Foto con fines ilustrativos

01/12/17 - A pesar de la ola de avivamiento que cubre África, algunas regiones sufren una persecución más acentuada. Es el caso de la República del Congo, que viene sufriendo con la actuación de algunos grupos rebeldes, como el ADF que promueve el terrorismo islámico.


Pero, en otros casos, la propia familia puede oprimir un nuevo convertido. Como en el caso de Manda, una mujer de 29 años, casada y madre de cuatro hijos. A principios de ese año se convirtió al cristianismo al oír un sermón en una iglesia local. La congolense experimentó el nuevo nacimiento.

Entonces, había llegado la hora de tomar una de las mayores decisiones de su vida. El bautismo en las aguas. Después de ser bautizada, ella se convirtió en un miembro de la iglesia. Al principio, su esposo presentó un temperamento hasta positivo y apoyó su decisión. Él incluso consideró unirse a su mujer para reunirse juntos en la nueva iglesia.

Pero, las cosas no fueron tan bien como parecían. En mayo de ese año, Manda llegó a casa después de haber salido de un culto. Su esposo no se encontraba en casa. Alrededor de las 23 horas finalmente apareció. Borracho. Lo que él hizo a continuación fue la causa de gran tristeza para la nueva convertida.

Acción brutal

Mientras Manda estaba amamantando al hijo menor, su marido arrojó gasolina en los dos y los encendió. Antes de salir de la casa, hizo el cierre de todas las salidas. Los vecinos lograron llevar a Manda al hospital, pero el bebé no sobrevivió. A pesar de haber sido arrestado, el esposo fue liberado bajo el pago de fianza. Después de su liberación simplemente desapareció.


Manda llegó a quedar internada por más de tres meses en el hospital. Durante ese período, su madre fue a visitarla una vez. Ella se fue al hospital para señalar que su familia ya no tenía nada que ver con ella. A pesar de todo esto, Manda encontró apoyo y consuelo a través de los hermanos de la iglesia.

Ella recibió alta en septiembre y sigue siendo cuidada por la iglesia local. Manda todavía está incapacitada para trabajar durante mucho tiempo bajo el sol, debido a sus lesiones. Por eso, ella ha encontrado dificultades para conseguir su sustento financiero. El Ministerio Puertas Abiertas está ayudando a Manda con el tratamiento médico.

Con información del Ministerio Puertas Abiertas y Guíame

Compartir