02/01/18 - Una crisis hídrica que preocupa al gobierno de Israel fue aliviada el primer día de 2018 con una fuerte lluvia que cayó en el país y por la previsión de que las aguas no cesarán tan pronto. 


La semana pasada, el gobierno pidió a los judíos y cristianos que oraran por la lluvia, y los pedidos fueron oídos.

El ministro de Agricultura de Israel, Uri Ariel, un judío ortodoxo, fue al Muro de las Lamentaciones el pasado jueves 28 de diciembre, en compañía de rabinos para hacer una oración pidiendo por la lluvia. El país enfrenta una escasez hídrica intensa desde hace cuatro años.


Según las informaciones del portal Breaking Israel News, las lluvias torrenciales alcanzaron el país del norte al sur del pasado lunes, 01 de enero de 2018. La meteorología prevé que las lluvias continúen cayendo por todo el territorio israelí en los próximos días.

Como Israel se queda en un área desértica, la infraestructura de las ciudades y las carreteras no están planeadas para lluvias intensas. Con los 30 milímetros de lluvia registrados, varias calles y carreteras quedaron inundadas, de acuerdo con el portal YNet News.

Compartir