26/09/18 - Luego de que el huracán "Florence" alcanzara a Carolina del Norte durante este mes, dejando a su paso muerte y destrucción, una "Megaiglesia" decidió transformar el templo en un hospital para cuidar a los afectados por el imponente huracán.

Debido al aumento en el número de personas que necesitaban camas en los hospitales en la región de Raleigh, la megaiglesia C3 (Christian City Church), cedió parte de su templo para ser utilizado como un centro médico hospitalario, de acuerdo a lo informado por The Christian Post.

El pastor Matt Fry explica que deseaba ver su iglesia siendo proactiva en respuesta al huracán Florence, ya que sus efectos devastadores eran previstos hace bastante tiempo. Por eso, avisó a las autoridades locales que estaba ofreciendo el templo para ser usado como refugio.


Gracias a una asociación con el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, la iglesia cuenta con un equipo de 72 profesionales médicos liderados por Keren Hilger, que vino de Alaska. Hay un equipo de voluntarios de la iglesia de "turno" en el sitio todo el día.

El templo también está sirviendo como depósito de víveres que se ofrecen a la población que busca ayuda. Hollie Benson, que lidera interinamente el trabajo del Servicio de Salud Pública, explica que hay un diferencial en lo que se está haciendo en el lugar.

"Vemos gente cantando con los pacientes, sirviendo agua para quien tiene sed. Algunas voluntarias están pintando uñas o cuidando el cabello ... Es algo totalmente diferente de lo que hace una enfermera, un farmacéutico o un dentista. Entonces, ver a los pacientes alegres con el cuidado que damos para ayudarles mientras están aquí es realmente la mejor cosa", destaca.

Además de cubrir las necesidades básicas de los afectados por el fenómeno natural, la iglesia brinda ayuda también en el área espiritual.