22/10/18 - El gobierno de Donald Trump está tratando de terminar definitivamente la ideología de género en los Estados Unidos y tiene la intención de retirar el término "trans" oficial de su ley federal al cambiar la definición de género para una determinada condición biológica al nacer como hombre o mujer.

La medida pretende acabar también con las leyes especiales, como retirada de documentos con el 'nombre social' y también la política de baños transgéneros en locales públicos y establecimientos, como tiendas y supermercados, además del tratamiento para 'transición de género', que envuelve la administración de bloqueadores de pubertad en adolescentes.

Según un memorándum obtenido por The New York Times, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) está liderando un esfuerzo para establecer una definición legal de sexo bajo el Título IX, la ley federal de derechos civiles que prohíbe la discriminación basada en el sexo.

Bajo ella, la designación de género de una persona no podría ser alterada, una vez que fue definida por los genitales con los que una persona nació.

Bajo el gobierno de Obama, el concepto legal de género se determinó por medio de una serie de decisiones, reconociendo el género como una elección individual y no una determinada al nacimiento.

En la época, la política de Obama llevó a desafíos legales referentes a baños, dormitorios, programas para personas del mismo sexo y otras áreas en que el género ya había sido identificado como masculino o femenino.

El diario norteamericano informó que una portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) se negó a comentar lo que ella llamó "documentos supuestamente vacados". Pero autoridades del Departamento dijeron que estaban siguiendo una decisión de un juez distrital de Texas como guía para la política de transgéneros.

En 2016, el juez Reed O'Connor decidió impugnar una disposición de la Ley de Cuidados accesibles, que prohibía la discriminación por motivos de raza, color, sexo y otras características. Él escribió que "el Congreso no veía necesidad de incluir el término 'identidad de género' como algo que interfiera en la identidad sexual 'sexo'.


"La orden judicial continúa en pleno vigor y el HHS está cumpliendo a medida que seguimos analizando la cuestión", dijo Roger Severino, director de la Oficina de Derechos Civiles del HHS, en un comunicado.

Pero el artículo destaca que otras decisiones judiciales favorecieron la posición del gobierno de Obama. Esta fue una de las razones para cambiar a una nueva definición estándar por el HHS. El memorando del departamento dice que la falta de una definición independiente "permitió que la administración y los tribunales de Obama aprovechara esa circunstancia para incluir la identidad de género y la orientación sexual en una multiplicidad de agencias y bajo una infinidad de leyes, que por su parte ha llevado a la confusión y consecuencias políticas negativas en la salud, la educación y otros contextos federales.

El HHS también pidió a las principales agencias federales que adopten esta definición de género, de modo que será la misma en varios reglamentos gubernamentales, lo que aumentaría la probabilidad de que los tribunales la aceptaran.

Fuente: Portal Guíame