22/11/18 - En Argelia, cerca del 95% de la población sigue el islam y menos del dos por ciento son cristianos profesos. El gobierno prohíbe la conversión de los musulmanes al cristianismo, controla los cultos y aplica las leyes contra la blasfemia, que pueden ser usadas para arrestar a los seguidores de Jesús.

"El crecimiento de la iglesia ha sido fuerte en mi país, pero recientemente las iglesias han sido víctimas de una fuerte represión del gobierno, con varias cerradas", dijo un pastor a la emisora ​​SAT-7, que transmite la programación evangélica a la región vía satélite.

"Cada tres meses nuestra iglesia realiza un bautismo, a veces para más de 100 personas", cuenta.

Pero cuando los oficiales del gobierno se enteraron de los bautismos, reaccionaron rápidamente. "El gobierno cerró nuestra iglesia, junto con otras cuatro. Cuanto más problemas se enfrenta la iglesia, más fuerte se vuelve", dijo el líder cristiano que no puede ser identificado por cuestiones de seguridad.


Las iglesias en los hogares han crecido rápidamente y las autoridades recientemente hicieron un anuncio oficial que llamó la atención de todos: "Si usted ve a su hijo repentinamente pasar a perdonar y mostrarse feliz, oyendo usted, no discutiendo, hablando de no odiar, esos son señales de que pueden estar en una iglesia clandestina. Eso es una amenaza para su familia".

La idea de que el gobierno "sospeche" de niños muy felices que se preocupan por sus padres es irónico, cree el SAT-7. El ministerio pide oraciones por los creyentes perseguidos en Argelia, especialmente los niños.
Fuente: Gospel Prime