03/11/18 - HELLO CHRISTIAN - Muchos de los que entran en el mundo de las drogas terminan teniendo una muerte terrible. Esta podría ser la historia de Cesar Carbello, pero no la fue. De hecho, es dueño de un testimonio poderoso de liberación, sanidad y redención.

Cesar era miembro de banda y traficante. Él cuenta que a los 15 años comenzó a hacer uso de drogas, a pesar de tener siempre en cuenta el ejemplo de su abuela, una mujer de Dios y de oración, según él. Dos años después, a los 17, fue arrestado, pasando por uno de los peores momentos de su vida.

Durante el período en que estaba detrás de las rejas, Cesar recibió la visita de su madre y recuerda que él necesitaba un abrazo, pero no podía tocarla. "Mi madre es mi todo, pero en ese momento ella necesitaba un abrazo y yo también. Yo quería abrazarla, pero no podía, pues estaba detrás del cristal que separaba a la gente", recordó.

Cesar Carbello encontró a Cristo en un momento bastante sorprendente. Él tuvo que morir para entender que necesitaba a Jesús. Durante una pelea fue tiroteado y luego llevado al hospital. "Yo fui literalmente traído de vuelta a la vida".

Experiencia sobrenatural

Cesar contó lo que sintió mientras estaba en el lecho de la muerte. "Fue como si estuviera durmiendo, sentí que alguien me tomó con fuerza durante el sueño y me sacudió, me sentía sacudido", recordó. "Cuando esa mano me agarró, sentí la presencia, la majestad, el fuego, la vida, la gloria del mismo Jesucristo", dijo testigo de la increíble experiencia sobrenatural.


"Cuando me desperté, el médico ya estaba escribiendo en mi ficha la hora en que yo había muerto. Yo estaba mirando al brazo que acababa de agarrarme, pero él no estaba allí, no estaba en ningún lugar que yo pudiera ver", dijo.

"El médico que atendía en la sala de emergencia dijo que trabajaba allí hace 30 años y que nunca había visto algo así, no había ninguna explicación médica para lo que ocurrió, entonces se inclinó hacia mí y susurró: 'Eso fue Dios' "Hasta la enfermera estaba gritando por sorpresa", contó.

"Dios me sacó de un lugar de oscuridad y muerte para que hoy pueda ir de puerta en puerta testimoniando lo que me pasó. Hoy puedo vivir como Él mismo que quiere que viva", finalizó.