02/01/19 - Según lo informado por el medio CBN News, el neurólogo David Perlmutter dijo que dar gracias a Dios puede fortalecer el cerebro.

"Estoy hablando de la gratitud en términos de acción", dijo en una entrevista. "La expresión de gratitud sobrepasa nuestros pensamientos. Ella se extiende a nuestras acciones cotidianas".

"Nosotros sabemos que cuando participamos en acciones que están en torno a la gratitud, lo que es ciertamente nuestra noble obligación, hay cambios químicos en el cuerpo y en el cerebro que son buenos para nosotros", afirmó el Dr. Perlmutter.

El médico prosiguió explicando: "Tenemos reducción en varios productos químicos de estrés que son perjudiciales, como el cortisol, y fomentamos el crecimiento de ciertas áreas del cerebro que aumentan la percepción del mundo como un buen lugar".


Perlmutter explica que cuanto menos vemos el mundo de forma positiva, más el cerebro lo enfrenta de manera negativa. "Por lo tanto, es la práctica de la oración, de la expresión de gratitud y del amor en el día a día que nos envuelve y, por fin, tiene una positividad muy autosuficiente. Es bueno para nuestro cerebro y para la salud".

El especialista también enfatizó que ser agradecido puede provocar un impacto positivo en las relaciones. "Al expresar gratitud, cambiamos la manera como vemos el mundo. El mundo parece menos amenazador. Nos volvemos más propensos a comprometer esas relaciones con otras personas y sentimos que otras personas están siendo bendecidas", observa.