06/03/19 - La reconocida cantante radicada en los Estados Unidos Christine D’Clario, ha hecho una confesión sobre un difícil momento que vivió luego del parto de su hija menor Kenzi, de 6 meses de edad.

Aunque a muchos pueda sorprenderles esta confesión, porque Christine es una referente de la música cristiana, y muchas veces se cree que los cristianos más reconocidos viven otra realidad, lo cierto es que ella lucha contra las tribulaciones de la vida como cualquier cristiano, por supuesto, siempre tomada de la mano de Dios.

“Les confieso que después de que nació mi hija y que todo estaba tan aparentemente feliz, comencé sufrir y a batallar contra una Depresión Posparto muy, muy grave”, manifestó la cantante de "Cómo dijiste".

“Y tuve una lucha muy, muy grande porque sentía esta clase de nube gris sobre mi cabeza. No podía sentirme feliz, todo el tiempo en una tristeza y una penumbra que no me podía explicar. Sentidos de desesperanza, sentidos de que no soy lo suficientemente adecuada para estar en la vida de nuestros seres queridos, sentidos de que mi vida ya había terminado y nunca iba a poder tener la esperanza de un nuevo día y que la Christine que había estado antes de ser mamá ya había sido diferente e iba a ser para mi destrucción. Esos eran los pensamientos que el enemigo ponía en mi mente”, confesó durante un concierto en Bogotá, Colombia. 

Las declaraciones de D’Clario fueron tan conmovedoras, ella también reconoció que hasta sintió la tentación de cometer suicidio.

En ese momento de vulnerabilidad vino un espíritu de suicidio a mí y les confieso, los pensamientos de quitarme la vida eran constantes, hostigantes y muy, muy, muy en alta voz y parecían tan convincentes que estuve muy cerca de perder la vida”, comentó.


La salida con la ayuda de Dios y sus seres queridos 

Y cuando decidí confesar a mi familia, a mi circulo de madres, a mi circulo de expertos de maternidad y decir: ‘Algo no anda bien, creo necesitar ayuda’. Eso trajo mucha libertad a mi vida porque cuando estamos sufriendo del embate del ataque del enemigo, él siempre usa la tiniebla como su territorio de predilección”, expresó.

“Sin embargo, cuando nosotros decidimos confesar nuestras fallas por más vergüenza que nos dé, por más tristeza que nos dé, por más agobiados que nos haga sentir el que otros sepan nuestra debilidad, el poder de la confesión es mayor de lo que pensamos, porque al confesar lo que nos sucede le quitamos al enemigo la tiniebla e irradiamos la luz de Dios sobre nuestro problema y Él ya no tiene poder para seguirnos asechando”, agregó.

“Para mí significa tanto el estar aquí con ustedes porque si hubiese sido por mi razón quebrantada estando enferma por una Depresión Posparto, pudo haber sido que este evento nunca se diera y que yo hubiese perecido. Pero, gloria a Dios porque Él nunca llega tarde y aunque todavía con la ayuda de Dios estoy levantándome puede que esté herida, pero estoy de pie, puede que haya sufrido un poco, pero sé que más adelante tendré una autoridad mayor para libertar a otros en el nombre de Jesús”.

La enfermedad que padece D’Clario es un trastorno del estado de ánimo que puede afectar a las mujeres después de dar a luz. Las madres que padecen depresión posparto tienen sentimientos de extrema tristeza, ansiedad y cansancio que les dificultan realizar las actividades diarias del cuidado de sí mismas y de otras personas, según el Instituto Nacional de la Salud Mental.

Kenzi es el segundo “milagro” que recibió la cantante, luego de haber sido diagnosticada como estéril. Ian Anthony, de 1 año, es su primogénito, quien tuvo complicaciones luego de su nacimiento.

Aquí puede ver el video completo de la confesión de Christine D’Clario: 



Fuente de la información: CBN News / G12