09/04/19 - Un niño vietnamita de 11 años de edad adicto a los videojuegos violentos, llegó a un estado de depresión que le provocó una tendencia suicida, de acuerdo a lo informado por CBN News.

Minh Viet comenzó a los 8 años de edad con los videojuegos, y desde entonces, pasó gran cantidad de horas al día frente a una pantalla. Un efecto visible de su obsesión por los juegos fue el incontrolable parpadeante de sus ojos.

Pero más alarmante que el espasmo de los ojos fue cómo estos juegos llevaron a Minh Viet a pensar en suicidio. Una vez su madre le reprendió y sacó su iPad.

Minh Viet dijo: "En ese momento lloré y pensé en cometer suicidio". Cuando se le preguntó sobre cómo tuvo esa voluntad, el chico que aprendió a hacerlo desde sus juegos. "En los videojuegos, saltan de la azotea".

Ngocanh Le, madre de Minh Viet, dice que quedó perturbada cuando el hijo le contó eso. "Él dijo que quería suicidarse, no puede hacer lo que los adultos esperan que haga, siente que es un fracaso", contó.


Como cristiana, Ngocanh sabía que la oración y la Palabra de Dios podrían ayudar a su hijo. Pero ella también sabía que Minh Viet necesitaba algo que llamara su atención, así como los videojuegos.

Ella decidió mostrarle las historias de la Biblia al hijo, y el chico terminó interesándose por el Superbook.



Ngocanh dice: "Él ama mucho el Superbook, cambió los videojuegos para el Superbook y ahora sabe mucho más sobre la Biblia. Y a veces me dice que se siente mal por ser un pecador, pero también sabe que Dios lo salvó. Él fue tocado por Dios, y en la escuela, él también mejoró mucho".

A través del Superbook, Minh Viet aprendió cuánto le ama a Jesús. Minh Viet dice: "Yo amo a Jesús porque él me salvó muchas veces".