Misty Burdette junto a su pastor, Brad Smith, 
en la Iglesia de la Asamblea de Dios. 
(Foto: Reproducción / Facebook)

24/04/19 - Según los médicos, Misty Burdette estaba muriendo. El cáncer de mama que estaba en remisión durante ocho años, había regresado con más fuerza. Esta vez la cura no era una posibilidad para los médicos frente al cáncer en etapa 4.

De acuerdo a lo informado por AG NEWS, Misty fue diagnosticada con cáncer de mama en la etapa 1 en 2007, a los 32 años de edad. Después de pasar por una mastectomía doble y la quimioterapia, Misty tuvo una recuperación completa. Pero en marzo de 2015, el cáncer volvió a su nivel más grave, extendiéndose hacia otros órganos.

Ella tenía metástasis en sus pulmones, caderas, pelvis y columna. En octubre de 2018, Misty tuvo que dejar su empleo en un hospital de Oklahoma (EE.UU.) para dedicarse al tratamiento. Sin embargo, el cáncer se extendió a sus ganglios linfáticos, la cadena mamaria interna, los pulmones y el hígado.


"Parece que cada vez que ella iba al médico, los resultados eran peores", recuerda el pastor de Misty, Brad Smith, de la Primera Asamblea de Dios de Woodward. "Ella estaba realmente luchando con eso, entonces se puso firme con Dios". "Cuando empecé a construir mi fe, teniendo más adoración en mi vida y pasando tiempo de calidad con Dios, las cosas empezaron a cambiar", cuenta Misty.

Toque de Dios

En noviembre, apenas unas semanas después de que Misty supo que el cáncer se había diseminado, Smith predicó sobre la gratitud. Fue en este culto que ella sintió una presencia intensa del Espíritu Santo.

"En aquel momento, miré hacia arriba y le agradezco a Dios por mi curación, desde el lugar más profundo de mi alma. En aquel día, el Espíritu Santo hizo un milagro en mi vida. En aquel día mi cuerpo cambió - pude sentir que mi cuerpo era diferente", recuerda.

Misty tuvo la certeza de su sanación en aquel instante. Su constatación fue confirmada el 4 de febrero, cuando un nuevo examen mostró que el cáncer había desaparecido completamente.