02/05/19 - Nicolás Maduro, hizo una declaración que incomodó a muchos, fue tras su victoria (muy cuestionada) en las últimas elecciones presidenciales de Venezuela del 2018, «Ni Jesucristo que resucitara me ganaba estas elecciones» dijo, de acuerdo a lo informado por el Abc.

Luego de su reelección, fueron muy pocos los países que reconocieron la victoria de Maduro, apenas una docena, el resto le han calificado de usurpador, ilegítimo de origen y de ejercicio. Constitucionalmente las elecciones debían hacerse en enero que es cuando correspondía hacer la transmisión de la Presidencia de la República Bolivariana.

Actualmente, Venezuela se encuentra en un duro proceso en miras a la liberación, una fuerza liderada por Juan Guaidó, el hombre que busca restablecer la libertad.

Declaraciones desafortunadas

La declaración de Maduro sobre Jesucristo realizada en un acto estando presente su esposa,  y todo su equipo de campaña, han generado una gran indignación en las redes sociales, fueron muchos los comentarios de usuarios que lo han catalogado como “blasfemia”.

La frase de Maduro, nos trae a la memoria otro dicho de su antecesor el ya fallecido Hugo Chávez, cuando expresó: "Condeno Desde el Fondo de mi Alma y de mis Viseras, al Estado de Israel, Maldito seas, Estado de Israel".

Dios es misericordioso

Oremos por Venezuela, por su gente, por los más pobres, oremos también por sus autoridades como la palabra de Dios nos enseña, oremos por Maduro, porque Dios es grande en misericordia.

1Timoteo 2:2 Se debe orar por los que gobiernan y por todas las autoridades, para que podamos gozar de una vida tranquila y pacífica, con toda piedad y dignidad.

2 Pedro 3:9 El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.