Desde el año 1949, el comunismo tomó el poder en China, y no fue hasta el año 1976 luego de la muerte de Mao Zedong, que China se ha abierto muy lentamente a la libertad religiosa, aunque su postura oficial es el "ateísmo". Hoy la mayoría de cristianos son "pentecostales", y se calcula que para el año 2030 ese número se multiplicará a una extraordinaria cifra de 130 millones, esto a pesar de las persecuciones que puedan existir.



El Partido Comunista considera que la influencia del cristianismo está experimentando un crecimiento significativo en el país, es por eso que miembros de la Iglesia local son amenazados de ser demandados.

Bajo este régimen contrario al cristianismo, China está vivenciando una cosecha enorme de almas para Cristo, la Mission Network News ha informado que durante un viaje reciente, el ministerio "Biblias para China" ayudó a la Iglesia con diferentes recursos, entre los cuáles se entregaron 10.000 Biblias. Esta cantidad, aún así, no es suficiente para saciar la creciente sed de la Palabra de Dios.

El cristianismo sólo está permitido en las iglesias oficiales "patrióticas" de China, mientras que las iglesias no registradas pueden estar sujetas a represiones del gobierno.

"Los cristianos de China han sufrido décadas de persecución. Ellos saben cómo lidiar con el gobierno chino".

El reconocido pastor Chan, hoy pastoreando en los Estados Unidos, dijo: "Me acuerdo cuando yo y mi hija fuimos a un culto clandestino en China años atrás. Los jóvenes oraban con tanta pasión, clamando a Dios para enviarlos a lugares más peligrosos. Ellos estaban realmente esperando morir como mártires. Yo nunca había visto nada así. Todavía no puedo superar la pasión por Jesús que aquella iglesia tenía", el pastor relata.

Chan se sorprendió cuando oyó las historias de persecución de los chinos y les explicó por qué estaba tan intrigado. "Les dije que la iglesia en Occidente vivía otra realidad. No puedo expresar cuánto ha sido abrumador intentar explicar que la gente asiste a los 90 minutos una vez a la semana en edificios, y eso es lo que llamamos 'iglesia'", recuerda.

"He contado cómo las personas cambian de iglesia si encuentran una predicación mejor, o una música más emocionante, o programas más desarrollados para sus hijos. Cuando describí la vida de nuestra iglesia, empezaron a reír. No fueron pequeñas risas, eran carcajadas. Me sentía un comediante, pero yo sólo estaba describiendo a nuestra iglesia. "Ellos creyeron ridículo que pudiéramos leer la misma Biblia y vivir algo tan incompatible", continuó Chan.


El pastor sintió la misma vergüenza cuando llevó a su amigo de la India a una conferencia en Dallas, Texas. "Cuando oyó la música y vio las luces, él dijo: 'Ustedes, americanos, son divertidos. Usted no aparece sin un buen predicador o banda. En la India, las personas se animan sólo a orar", relató.

"Él comenzó a contarme cómo los cristianos aman la comunión y cómo se reúnen en simples reuniones de oración. Yo imaginé a Dios mirando hacia abajo en la tierra, viendo gente de un lado del planeta reuniendo con expectativa siempre que había oración. Mientras tanto, del otro lado del planeta, las personas sólo aparecen cuando hay personas más talentosas y una 'atmósfera'", el pastor lamenta.

"Es vergonzoso. Deberíamos ser mejores que 'precisar una atmósfera' en nuestras iglesias. Debemos desear encontrarnos con Dios por encima de todo", alertó el pastor Chan.

El ministerio Biblias para China dijo que la Iglesia en China tiene una gran necesidad: "La necesidad que existe no es algo que se va... Los nuevos creyentes que están viniendo a Cristo, probablemente superarán el número de Biblias que somos capaces de entregar".

La Aid, una organización que lucha por los derechos de los Cristianos en China, ha informado que en el país se está viviendo una persecución que alcanza niveles récord, todo esto incitado por el gobierno local.

El régimen Chino no es el único en imponer persecución en forma autoritaria, también ocurren casos similares en Azerbaiyan, Corea del Norte, Eritrea, Birmania (Myanmar) y Uzbekistán.

Existen en el mundo cuatro tipos de gobiernos que representan una amenaza para los creyentes en Cristo, gobiernos como el propio China de índole comunista, luego países como India, en donde el hinduismo es la religión reinante; ocurre lo mismo en países budistas como Sri Lanka o Birmania; y luego quizás los más peligrosos, en los países islámicos militantes.

El informe de la Aid China, indica que en el año 2014 hubo un aumento de la persecución religiosa escalando a un 152 por ciento en relación con el año anterior. El documento señala que las persecuciones consisten en acosos, abusos, arrestos y en muchos casos, sentencia a prisión a pastores y miembros de iglesias.

El actual presidente Xi Jinping es conocido por su creencia "atea", y según lo constata la organización Aid China, es muy hostil hacia todos los que se oponen a su forma de pensamiento.

Existe en el país una campaña de demolición de iglesias cristianas en todo el territorio, manteniendo como argumento que deben "eliminar toda construcción ilegal".

A pesar del duro hostigamiento hacia los creyentes, se estima que para el año 2030 China será la nación con más cristianos en todo el mundo, realmente sorprendiendo esto al mundo entero. Hoy son 100 millones de Chinos los que profesan su fe en Cristo.