12/08/19 - Open Doors - A medida que la persecución contra los cristianos se intensifica en Irán, la iglesia se mantiene firme. De hecho, ¡está creciendo! 

En este país del Medio Oriente, donde tanto la conversión del Islam como el compartir su fe son ilegales, los musulmanes están llegando rápidamente a Cristo, tan rápido que los líderes del gobierno de Irán están reconociendo el crecimiento exponencial de la iglesia.

Al dirigirse a una reunión de líderes musulmanes chiítas, el Ministro de Inteligencia de Irán, Mahmoud Alavi, admitió abiertamente que convocó a conversos cristianos para interrogarlos, diciendo que las conversiones en masa "están sucediendo justo bajo nuestros ojos".

Alavi admitió que su agencia está colaborando con seminarios religiosos musulmanes para combatir la amenaza percibida de conversiones masivas al cristianismo en todo el país.


En su discurso, Alavi también admitió que "estos conversos son personas comunes, cuyos trabajos son vender sándwiches o cosas similares". Según el Director de Defensa del Artículo 18, Mansour Borji, esta admisión representa un "gran cambio" de la retórica habitual de Irán de que los conversos son agentes de Occidente que han recibido capacitación significativa para socavar la seguridad nacional.

"También es interesante ver al ministro de inteligencia admitir la conversión de familias enteras", dijo Borji, señalando que esto es "una admisión de que tales conversiones están lejos de ser un evento raro; más bien están sucediendo en masa y en todo el país".