24/02/20 - Seis estados de los Estados Unidos discuten el acoger clases electivas de historia Bíblica en su currículo escolar.

En varios estados legisladores están contribuyendo leyes destinadas a que las escuelas públicas, para ofrecer clases de alfabetización bíblica, y el cual el presidente Donald Trump indicó estar satisfecho por la iniciativa.

Después de un debate sobre el tema en el programa de televisión “Fox y sus amigos” el lunes, el presidente argumentó en su Twitter: “Numerosos estados están incluyendo clases de alfabetización bíblica, permitiendo a los estudiantes la opción de estudiar la Biblia. ¿Comenzando a girar de regreso? ¡Genial!”

Las propuestas legislativas hasta ahora, en al menos seis estados (Missouri, Dakota del Norte, Florida, Indiana, Virginia y Virginia Occidental) animaran a las escuelas a brindar clases electivas sobre la Biblia y sus importancias históricas.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, señaló que al igual el año pasado también fueron estimados varios proyectos de ley de alfabetización bíblica en Iowa, Alabama y Virginia Occidental. Pero sin embargo estos no fueron aprobados.

El congresista Aaron McWilliams, del estado de Dakota del Norte, que también es uno de los patrocinadores de un proyecto de ley que exigiría que las escuelas secundarias públicas del estado ofrezcan dichos cursos, dijo de esta manera, “La Biblia es una parte integral de nuestra sociedad y merece un lugar en el aula”.


Este estimuló a la alfabetización Bíblica, la cual se debe al Proyecto Blitz de la Fundación del Comité de Oración del Congreso, esta es una iniciativa basada en la fe y concertada por varios grupos cristianos.

El objetivo de esta iniciativa es “proteger el libre ejercicio de los valores y creencias religiosas judeo-cristianas tradicionales en público, y definir de una manera adecuada a la narrativa que apoya a tales creencias”.

No obstante, no todos son animados de esta campaña legislativa para la alfabetización bíblica, y los críticos afirman que tales proyectos de ley interrumpen la llamada ruptura de la Iglesia y el estado.