No se nos es permitido saber las fechas, pero sí los tiempos. Es a través de las señales, que el pueblo de Dios reconoce el tiempo de la venida de nuestro Señor. Él no tarda su promesa de advenimiento, pronto regresará a la tierra para reinar con poder, el tiempo de su regreso está cada vez más cercano.

El CoronaVirus se expande vertiginosamente por el mundo, y ni las potencias mundiales pueden detenerlo, su tasa de mortalidad ronda en un 3%, para algunos es poco, para otros es mucho, lo cierto es que es una señal de que vivimos en los tiempos finales junto con otras tantas señales que ocurren en todas partes.


Hoy es el tiempo de que como creyentes y conocedores de la fe cristiana, pongamos nuestras vidas totalmente en las manos del Señor, sabiendo que las promesas de Dios se cumplen. Él no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento.