Cruzada en Kenia. (Foto: Reproducción / Facebook)

16/03/20 - Cuando vemos la situación del cristianismo en el mundo de hoy, vemos una imagen algo sorprendente. En muchas partes, hay noticias inspiradoras sobre el crecimiento de la iglesia. En otros, no tanto.

En África y Asia, millones de personas están conociendo a Cristo a través de grupos de discipulado. Casi todos los africanos están experimentando la transformación del evangelio en los últimos 12 años, a pesar de la persecución.

Comunidades musulmanas enteras están siendo impactadas por el amor de Jesús, donde el Islam ha gobernado durante siglos.

El promedio de conversiones diarias por continentes, según los datos de El estado del cristianismo global , entre 2000 y 2020 (7300 días) fue:

37835 (África)
16988 (América Latina)
12443 (Asia)
1999 (América del Norte)
473 (Oceanía)
8 (Europa)

Lo que plantea la pregunta: ¿qué está haciendo la iglesia en el hemisferio sur de manera diferente?

Buscando responder a la pregunta, dos investigadores, Glenn Sunshine, profesor y Jerry Trousdale, pastor y misionero, pasaron cinco años identificando varios valores bíblicos que se adoptan en la "iglesia en el hemisferio sur", pero no en la "iglesia en el hemisferio norte".

De la investigación surgió el libro The Kingdom Unleashed. Los investigadores también resumieron algunos de sus hallazgos a The Christian Post. Son ellas:

Oración abundante y audaz

En África es normal que las iglesias pasen de 50 a 100 días en oración y ayuno. En las iglesias estadounidenses, los períodos de ayuno y oración no son la norma, y ​​si hay reuniones de oración, puede haber pocos participantes. La investigación también revela que los estadounidenses pasan poco tiempo en el "lugar secreto".

Es fácil confiar en nuestros muchos recursos, no en Dios. Y en el proceso, perdemos el privilegio de depender de Dios todos los días.

En el "sur", las personas generalmente no tienen más remedio que confiar en Dios para satisfacer sus necesidades; no tienen los recursos para pensar lo contrario. Su aguda conciencia de sus necesidades los lleva a orar no solo por sus necesidades físicas, sino también por orientación y dirección, poder y descubrimientos espirituales, curación, liberación e identificación de personas para discipular.

Discipulado para la conversión

Los evangélicos del "norte" tienden a pensar en el cristianismo en términos de conversión, perdón de pecados y vida eterna. En el "sur", se centran mucho menos en la conversión y más en el discipulado.

Cuando Jesús llamó a los Doce, los discipuló durante casi tres años antes de pedir una declaración de fe: "¿Quién dices que soy?"

En otras palabras, los discipuló para la conversión, en lugar de convertirlos y luego discipularlos.

Discipulado basado en la obediencia

Incluso la idea de lo que significa ser un discípulo es diferente. Para nosotros, el discipulado se basa en el conocimiento. Pero en la Gran Comisión, Jesús nos dice que hagamos discípulos (no convertidos) y les enseñemos a obedecer todo lo que Él ha mandado.

Por lo tanto, el discipulado bíblico se basa en la obediencia, no en el conocimiento.

Este enfoque resulta, por lo tanto, en la transformación personal y comunitaria. A medida que las personas se sumergen en las Escrituras, aprenden que influye en todas las áreas de la vida. Si Jesús es el Señor de todos, entonces no hay área de la vida que no sea legítimamente suya.

Empoderar a las personas "ordinarias" para el ministerio

Esto cambia fundamentalmente la forma en que el "sur" entiende el "ministerio". En los Estados Unidos, "ingresar al ministerio" significa convertirse en pastor o misionero.

Los pastores deben predicar, orar, visitar a los enfermos, aconsejar a las personas, discipular a los miembros de la iglesia, evangelizar, guiar a la iglesia, administrar o supervisar la administración, etc. En otras palabras, son responsables de casi todo lo que hace la iglesia.

¿Pero es todo esto realmente el trabajo de pastores? Efesios 4 nos dice que los pastores deben equipar a los creyentes para el ministerio; en otras palabras, deben ser entrenadores y maestros, pero el verdadero trabajo del ministerio debe ser realizado por la gente de la congregación, algo que vemos en las iglesias en el "sur".

Hacer discípulos "replicadores", no "convertidores"

Los miembros del grupo de discipulado también son alentados a contarles a otros lo que están aprendiendo. Entonces, incluso antes de convertirse a la fe, se les enseña a compartir lo que están aprendiendo acerca de Dios.

Como resultado, cuando llegan a la fe, es lo más natural del mundo compartir con otros, comenzar nuevos grupos de discipulado e incluso comenzar pequeñas iglesias. Carpinteros, maestros, taxistas, granjeros e incluso políticos están haciendo discípulos y plantando iglesias.

En algunas partes de África, podemos identificar movimientos con más de treinta generaciones de plantadores de iglesias. Así es como se extiende el evangelio en estos países.



Entrenamiento de liderazgo sin fin para todos

El ministerio laico también es central en el "sur" para encontrar pastores. En muchas iglesias en los EE. UU., Convertirse en pastor requiere años de educación formal, al menos un título en teología y, a menudo, un título de Master of Divinity.

Además de una pasantía, no se necesita evidencia de efectividad en el ministerio pastoral, al menos para las personas que recién comienzan.

Donde el cristianismo crece rápidamente, la evidencia de un ministerio efectivo precede al llamado pastoral. Necesitas tener una historia de hacer discípulos y plantar iglesias antes de que puedas ser reconocido como pastor.