¿Qué idioma hablaba comúnmente Jesús?

Jon Ericson preguntó.

Según Marcos 15:34 (ESV):

A la hora novena, Jesús clamó a gran voz: «Eloi, Eloi, lema sabachthani?», que significa: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?».

Jesús habló en arameo en sus últimos momentos. ¿Era éste su idioma habitual? Si es así, ¿por qué el resto de sus palabras se citan en griego?

Comentarios

  • Este es un caso en el que hacer bien la pregunta requirió suficiente investigación como para poder dar mi propia respuesta. Siéntase libre de responder a la pregunta usted mismo. (Apreciaría especialmente las opiniones discrepantes).  > Por Jon Ericson.
  • N.B. No estoy seguro de que la pregunta, tal y como está formulada, sea adecuada para este sitio: ¿Deben todas las cuestiones de interpretación incluir textos específicos? –  > Por Jon Ericson.
  • Se ha abierto una metapregunta sobre esta cuestión –  > Por Richard.
  • 20140527, y esta pregunta está en las noticias. Ver George Athas, «¿Qué idioma hablaba Jesús?» publicado hoy para una interesante discusión. –  > Por Dɑvïd.
  • Todavía estoy esperando que alguien encuentre los autógrafos en hebreo o hebreo/arameo. –  > Por Daisy.
6 respuestas
Frank Luke

Jon da una buena respuesta a por qué Jesús habría sido capaz de hablar griego, arameo y hebreo. También pide más información sobre la existencia del hebreo en la Tierra en la época de Jesús. El hebreo mishnaico era muy conocido en el siglo I y se distinguía del arameo en obras como la Carta de Aristeas y Josefo. Vea más detalles a continuación.

El hebreo misnáico como lengua común en la tierra

Basándose en antiguas investigaciones, algunos afirman que el hebreo no era una lengua viva en uso entre la gente común de la Tierra. En cambio, afirman que era una lengua erudita o litúrgica. Sin embargo, cada vez salen a la luz más pruebas de que esto no es así.

Los estudiosos del Nuevo Testamento llevan años traduciendo el griego Ebraios a «arameo» cuando aparece en el NT en lugar de «hebreo». Lo hacen porque la teoría predominante durante muchos años era que el hebreo sólo lo utilizaban los religiosos y los eruditos. Sin embargo, el peso de la evidencia dice lo contrario.

Histórico

Desde el regreso del Exilio, hubo un esfuerzo concertado para restaurar el hebreo como lengua nacional. Se había perdido entre la mayoría del pueblo durante el Exilio. Esdras, Nehemías, Ageo, Zacarías y Malaquías están escritos exclusivamente en hebreo (Esdras tiene algunas secciones en arameo, pero se trata de correspondencia con un rey extranjero). La parte central de Daniel está en un arameo imperial impecable (desde 2:4a hasta el final del capítulo 7), pero el resto del libro está en hebreo bíblico (y es un buen hebreo). Esas secciones intermedias debían estar en arameo para reflejar la lengua original de los decretos y los acontecimientos.

Durante la revuelta asmonea/macabea, se puso aún más énfasis en el hebreo. Las monedas de este período (y de otros períodos bilingües) son griego/hebreo y no griego/arameo (con un excepción en la mitad del periodo). La literatura de la época y del lugar casi nunca es griega o aramea, sino hebrea.

Esa literatura incluye: 1 Macabeos (originalmente en hebreo), los Rollos del Mar Muerto (casi exclusivamente en hebreo), todos los apócrifos y pseudoepígrafos palestinos, toda la literatura rabínica palestina (la Mishná, la Tosefta, el Talmud de Jerusalén, todo el Midrash). El Midrash puede compararse con las ilustraciones de los sermones que se utilizarían en un entorno de predicación. Hay que tener en cuenta que se le decían al pueblo llano y que estaban en hebreo.

La única colección de literatura rabínica en arameo es el Talmud de Babilonia. Esto no debería sorprender porque fue compilado en Babilonia, donde se hablaba arameo. Sin embargo, incluso el Talmud de Babilonia conserva su Mishnah en hebreo. El comentario de la Mishnah (llamado Gemerah) está en arameo, pero el Mishanh permanece en hebreo. Además, cada vez que se cita a un rabino palestino posterior en la Guemarála cita estará en hebreo mientras que la discusión de la cita está en arameo. Las parábolas también se conservan en la Guemará de Babilonia en hebreo. Las parábolas estaban destinadas a ser enseñadas a la gente común. No eran ni mucho menos ejercicios académicos. Aunque se han encontrado miles de parábolas en hebreo (o en griego, como se recoge en el Nuevo Testamento), no se ha encontrado ni una sola parábola en el Talmud o en cualquier otro lugar en arameo.

Los Targumim (paráfrasis en arameo de la Biblia hebrea) datan de los siglos II y III después de Cristo y surgieron debido a una inmigración de judíos de habla aramea desde Babilonia a Israel.

Los primeros rabinos prohibieron la enseñanza del griego a los hijos e insistieron en que sólo se utilizara el hebreo para la instrucción religiosa. La prohibición del griego sólo se aplicaba a los asuntos religiosos, ya que el comercio con Occidente requería el griego.

El Nuevo Testamento incluye modismos hebreos que no existen en arameo y hace juegos de palabras que sólo funcionan cuando se considera una fuente hebrea. Un buen ejemplo de ello es el juego de palabras «hijo de las piedras» que hace Jesús en Mateo 3:9. Además, nunca utiliza la palabra Suristi para describir el lenguaje utilizado. Sólo utiliza la palabra Ebraios.

Aunque la erudición moderna admite que el hebreo existía en las academias y el templo, la literatura rabínica dice que incluso los niños y las mujeres (a quienes no se les permitía obtener instrucción formal, rabínica) hablaban hebreo.

Literario

  • No debemos permitir que unos pocos arameísmos empañen el caso de los muchos hebraísmos que aparecen en el Nuevo Testamento. Levonah (incienso, Mateo 2:11), mamón (Lucas 16:9), Wai (Ay, Mateo 23:13), rabino (Mateo 23:7,8), Belcebú (Lucas 11:15), corbán (Marcos 7:11), Satanás, cammon (comino Mateo 23:23), raca (Mateo 5:22), moreh (Mateo 5:22), mor (mirra, Lucas 7:37), sheekmah (sicómoro, Lucas 17:6), y amén que aparece unas 100 veces.
  • Junto a los nombres arameos del Nuevo Testamento hay muchos nombres hebreos como Judá (conservado como Judas y Jude), Jacob (conservado como Santiago), Yehushua (conservado como Jesús), Saúl, Mattithyahu (Mateo), María (viene de Miriam), Simeón, José, Y’hochanan (Juan), y otros. Sacar conclusiones a partir de los nombres personales y de lugar nos dice muy poco sobre el lenguaje de la gente común.
  • Joseph A. Fitzmyer, uno de los estudiosos del arameo más prominentes del mundo, admitió en 1975 en retrospectiva: «…la forma en que a veces se hacen afirmaciones sobre el sustrato arameo de los dichos de Jesús, cuando la evidencia es meramente ‘semítica’ en general, o, peor aún, derivada de alguna otra lengua semítica, por ejemplo, el hebreo, ya no debería ser tolerada». [Joseph A. Fitzmyer, «The Study of the Aramaic Background of the New Testament» (1975), reimpreso en Joseph A. Fitzmyer, A Wandering Aramaean: Collected Aramaic Essays (Missoula, MT: Scholars Press, 1979): 5.]
  • MH Segal en su Gramática del hebreo mishnaico (véanse las páginas 5 y 9-10) demuestra que se trataba de una lengua hablada y no de una lengua artificial de la academia.
  • Se han encontrado escritos de la época que nos muestran que el hebreo era una lengua viva. Entre ellos se encuentran los Fragmentos de Masadaque tienen 6 artículos que definitivamente no son material bíblico escrito en hebreo. (Hay otras piezas que son bíblicas [numeración 7] o no identificables [numeración 2]). En estos documentos se incluyen unos 2/3 de Ben Sira en hebreo. Datan del siglo I a.C.
  • Asimismo, el enorme conjunto de documentos de los Rollos del Mar Muerto (~250 a.C. – ~50 d.C.) demuestra que el hebreo se utilizó durante siglos mientras se creía desconocido. Aunque en las cuevas de Qumrán se descubrieron copias de la Biblia hebrea y algunas obras apócrifas, la gran mayoría era literatura sectaria exclusiva de la comunidad de Qumrán. Este material estaba escrito en hebreo mishnaico. Los escritos del Mar Muerto no estaban destinados a ser utilizados sólo por los eruditos, sino por todos los judíos dispuestos a convertirse en esenios.
  • Los Rollos del Mar Muerto también han demostrado que muchas de las obras apócrifas y pseudoepígrafas judías fueron escritas originalmente en hebreo. Estas obras estaban destinadas a que el común de los mortales pudiera leerlas (las sinagogas no predicaban en ellas). Por ello, se necesitaba una lengua comprensible. Esa lengua era el hebreo.
  • Un ejemplo de lo anterior es Tobitla obra apócrifa. Durante siglos, se asumió que Tobit había sido escrito primero en arameo. Sin embargo, en las cuevas de los Rollos del Mar Muerto se han descubierto versiones tanto en arameo como en hebreo. A partir de las comparaciones entre ambas, se determinó que el Tobit hebreo era el original.
  • Otras obras de los siglos II y III a.C. están escritas en hebreo: 1 Enoc, Jubileos, 1 Macabeos (aunque se conserva en griego, todos los expertos coinciden en que su lengua original de composición fue el hebreo, basándose en pruebas internas), Judith (ídem), Ben Sira (véase el prólogo, que indica que estaba en hebreo), y otras.
  • Los documentos de Nahal Hever están en hebreo mishnaico.
  • También está el Targum Neofiti y fragmentos hebreos de Ben Sira.
  • Aunque el griego tiene una palabra perfectamente válida para el arameo (Suristi), el Nuevo Testamento griego no la utiliza ni una sola vez. En su lugar, el Nuevo Testamento griego se refiere a Ebraios (o casos de ella) (Lucas 23:38; Juan 5:2; 19:13, 17, 20; Hechos 21:40; 22:2; 26:14; Apocalipsis 9:11; 16:16).
  • Suristi aparece en el epílogo del libro de Job en la Septuaginta. También aparece en el texto de la Septuaginta (2 Rey 18:26; Esdras 4:7; Isaías 36:11; Daniel 2:4). Por lo tanto, se sabía que Ebraios y Suristi eran lenguas distintas.
  • Josefo en Antigüedades 10 1.2 dice esto: «Cuando Rabsakeh hubo pronunciado este discurso en el hebreo lengua hebrea, pues era muy hábil en esa lengua, Eliaquim tuvo miedo de que la multitud que lo escuchaba se turbara, por lo que le pidió que hablara en sirio lengua siria». Josefo traza claramente una línea entre Ebraios y Suristi. Se puede leer más sobre el uso del hebreo por parte de Josefo aquí.
  • Una prueba muy importante en este sentido es la Carta de Aristeas 11: «Se supone que los judíos utilizan la lengua siria [aramea], pero no es asípues es otra forma [de lengua]». El autor de la carta afirma claramente que los judíos no utilizan el arameo. Aunque algunos afirman que se refiere a la escritura utilizada, esto no puede ser. El hebreo mishnaico compartía una escritura con el arameo. Ambas lenguas utilizaban la escritura cuadrada aramea para escribir. La escritura hebrea paleo había caído en desuso durante y después del Exilio.

  • Las Bar Cochva demostraron de forma concluyente que el hebreo seguía siendo una lengua viva y que se utilizaba como principal medio de comunicación entre los judíos de Israel un siglo después de Jesús. Los estudiosos no dividen las cartas en tempranas y tardías. Todas son de la misma época. Se descubrieron 26 cartas: 2 son en griego, 8 en arameo, 3 podrían ser tanto arameas como hebreas (el texto es demasiado corto para concluirlo) y 13 son inequívocamente hebreas. Estas cartas no son todas religiosas (algunas hablan de artículos necesarios para la observancia religiosa), sino que son de conquistas militares y otros asuntos no religiosos.

  • La sabiduría se transmite a la gente común en hebreo. Escribe Shmuel Safrai:

    La parábola fue una de las herramientas más comunes de la instrucción rabínica desde el siglo II a.C. hasta el final del período amoraico, a finales del siglo V a.C. Se han conservado miles de parábolas en forma completa o fragmentaria, y se encuentran en todo tipo de composiciones literarias del período rabínico, tanto halájicas como aggádicas, tempranas y tardías. Todas las parábolas están en hebreo. La literatura amoraica contiene a menudo historias en arameo, y una parábola puede estar entretejida en la historia; sin embargo, la parábola en sí siempre está en hebreo (b. Baba Qam. 60b; o b. Sotah 40a). Hay casos de dichos populares en arameo, pero todas las parábolas están en hebreo.

    «Lenguas habladas y literarias en la época de Jesús», en La última semana de Jesús: Jerusalem Studies in the Synoptic GospelsVol. 1 [ed. R. S. Notley, M. Turnage y B. Becker; Leiden: E. J. Brill, 2005], 238; véase también Randall Buth y Brian Kvasnica, «Temple Authorities and Tithe Evasion: The Linguistic Background and Impact of the Parable of the Vineyard, the Tenants and the Son», en La última semana de Jesús, 58, n. 17. Énfasis añadido.

  • El material epigráfico del período del Segundo Templo está más a menudo en hebreo que en arameo. Un sarcófago reciente contenía estas palabras ben hacohen hagadol, es decir, «hijo del sumo sacerdote». Aunque algunos pueden decir que esto demuestra que se trata de un lenguaje religioso (al estar en la tumba del hijo de un sacerdote), hay que tener en cuenta que esto estaba en una tumba y que estaba destinado a que la persona común supiera quién estaba enterrado dentro.

  • Josefo (Guerra 5:269-272) señala que los soldados judíos utilizaban un juego de palabras que sólo tiene sentido en hebreo. En el 272, cada vez que una piedra estaba en camino (siendo lanzada desde ballistea), los vigilantes gritaban «en su lengua materna: «¡Viene el Hijo!»». Aunque los traductores se confunden por el texto griego, la respuesta tiene sentido en hebreo. El traductor incluso admite cómo las palabras podrían confundirse en hebreo pero no en arameo. Los vigilantes habrían gritado, en hebreo Ha-even ba’ah («¡viene la piedra!»). Sin embargo, debido a la urgencia, las palabras se recortarían a ben ba («¡viene el hijo!»). Redujeron las sílabas por falta de tiempo. Este juego de palabras es conocido en hebreo e incluso aparece en el NT (Mateo 3:9 y Lucas 3:8) «Dios puede de estas avanim [piedras] suscitar banim [hijos] a Abraham».

    Este juego de palabras es inequívocamente hebreo. En arameo, la frase sería kefa ate («la piedra viene») o la más literaria avna ata. Ninguna de las dos suena como bara ate («viene el hijo»). Otra opción para el arameo sería utilizar la palabra aven que está relacionada con la hebrea. Sin embargo aven cambiaría el género del verbo y seguiría sin funcionar para hacer un juego de palabras con «hijo», por lo que bar/a.

    Evidentemente, una advertencia de peligro tiene que ser rápida y en el lenguaje común. El hecho de que el juego de palabras funcione en hebreo, pero no en arameo, significa que los soldados (que no eran eruditos ni sacerdotes) hablaban en hebreo.

  • Josefo también se refiere a palabras que existen en hebreo pero no en arameo como Ebraion. Por ejemplo, en * Antigüedades de los Judíos* I 33, afirma:

Por lo que también pasamos este día en reposo del trabajo y lo llamamos el Sabbata, palabra que en hebreo significa «descanso».

El verbo SHBT no existe en arameo. Las traducciones arameas, como los targums, utilizan NCH.

Asimismo, en Antigüedades I 34

Este hombre se llamaba Adán, que en lengua hebrea significa «rojo».

Josefo deriva adam de adom (rojo). En arameo «rojo» se expresa con sumkano existe una raíz ADM en arameo.

Arqueología

  • Las monedas de la época están en hebreo. No tenían escritura aramea en ellas, con una excepción. Como el dinero requiere una lengua común del pueblo, el hebreo debe haber sido conocido.

    Durante el periodo asmoneo, Alejandro Jannai (78 a.C.) acuñó una serie de monedas que llevaban arameo (curiosamente, en escritura paleohebrea). Sin embargo, en otras ocasiones (antes y después) acuñó monedas en hebreo.

  • En su día se pensó que los Targums de Onkelos y Jonathan reflejaban la lengua utilizada en la época de Jesús. Sin embargo, ahora sabemos que estos targums son posteriores a Jesús.

  • La mayoría de las inscripciones de los alrededores de Jerusalén que datan del siglo I están en hebreo.
  • Una inscripción en una tumba del siglo II a.C. tiene arameo que traduce e incorpora modismos hebreos hablados que también se encuentran en la Mishnah.
  • Una reciente catalogación en curso de las inscripciones de los hallazgos arqueológicos muestra que desde el período del Segundo Templo (la época que estamos discutiendo), había 116 inscripciones claramente arameas y 137 claramente hebreas. Hay muchas que se solapan en las lenguas debido a las palabras comunes y a la escritura común utilizada para ambas. Además, los nombres personales no se incluyen en esta tabulación, ya que no son concluyentes.

Conclusión

Tanto el arameo como el hebreo se utilizaban en la Tierra en la época de Jesús. Sin embargo, aunque no podemos decir que uno de ellos predominara, sí podemos afirmar que el hebreo misnáico era una lengua muy viva utilizada por personas de toda condición en Judea y Galilea.

Bibliografía

David Biven, El hebreo como lengua hablada en el Israel del siglo I, publicado el 18 de noviembre de 2008.

_______, Roy Blizzard, Jr, Understanding the Difficult Words of Jesus: New Insight from a Hebraic Perspective (Edición revisada), Destiny Image Publishers: Shippensburg, PA.

Waverly Nunnally, El hebreo como lengua primaria de Jesús, un intercambio de correos electrónicos.

________. Primacía de la Peshitta, un intercambio de correos electrónicos.

Baltes, Guido. «¿Hebreo o arameo? Algunas pruebas de las inscripciones». Jerusalem Perspective Online, 28 de noviembre de 2008.

Comentarios

  • @caseyr547, no hace falta que sea muy viajado. El griego era la lingua franca del Imperio Romano, y el arameo se hablaba en el este (aunque no tanto como en el pasado). La evidencia literaria y arqueológica (ver arriba y la respuesta de Jon) muestra que el griego, el arameo y el hebreo mishnaico se hablaban en la Tierra. –  > Por Frank Luke.
  • @e.s.kohen, te has fijado en las referencias y notas a pie de página de la respuesta, ¿verdad? Por ejemplo, Josefo (Guerra 5:269-272) señala a los soldados comunes utilizando un juego de palabras que funciona en hebreo pero no en arameo. Hay más cartas de Bar Cochva en hebreo que en arameo (citadas anteriormente). Hay todo tipo de trabajos que se muestran arriba. –  > Por Frank Luke.
  • @e.s.kohen, como Los fragmentos de Masada (de arriba)? 13 de las cartas de Bar Cochva están en hebreo. Pero no estás entendiendo lo que señala Josefo. Él muestra que la gente común (soldados en el muro) usó un juego de palabras que no funciona en arameo o griego, pero sí en hebreo. –  > Por Frank Luke.
  • @e.s.kohen, Yadin dice que también había letras hebreas en la cueva. JSTOR ofrece una reseña del libro. La reseña menciona «detallados y útiles estudios gramaticales del hebreo, arameo y nabateo-arameo de los textos». Los documentos griegos están en un volumen diferente. –  > Por Frank Luke.
  • @e.s.kohen, por el lugar en el que me encuentro y el tiempo, buscar manuscritos es difícil. Wikipedia (empezaré por ahí y hacia arriba), dice MH era una lengua hablada hasta el siglo IV de nuestra era. El Academia Hebrea también menciona el MH1 como lengua hablada (cortándolo hacia el año 200 d.C.). Citan el trabajo de Segal (arriba) para demostrar que era una lengua viva. –  > Por Frank Luke.
Jon Ericson

Palestina en la época de Jesús era una especie de encrucijada cultural y lingüística. Es muy posible que un joven que creciera en la región estuviera expuesto a por lo menos cuatro idiomas diferentes: Griego, arameo, latín y hebreo.

Arameo

La lengua más común en la que se cita a Jesús es el griego. Pero eso parece deberse en gran medida a que el Nuevo Testamento fue escrito para un público predominantemente de habla griega.1 Especialmente en Marcos, vemos citas que incluyen palabras y frases en arameo:

Marcos 5:41 (ESV)

Tomándola de la mano le dijo: «Talitha cumique significa: «Niña, te digo que te levantes».

Marcos 7:10-13 (ESV)

Porque Moisés dijo: «Honra a tu padre y a tu madre», y «El que ultraje al padre o a la madre morirá». Pero vosotros decís: ‘Si un hombre dice a su padre o a su madre: «Lo que hubieras ganado de mí es Corban «‘ (es decir, entregado a Dios), entonces ya no le permitís hacer nada por su padre o su madre, anulando así la palabra de Dios por vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas así hacéis».

Marcos 7:34 (ESV)

Y mirando al cielo, suspiró y le dijo: «Ephphatha«, es decir, «Ábrete».

Marcos 14:36 (ESV)

Y dijo: «AbbaPadre, todo es posible para ti. Aparta de mí esta copa. Pero no lo que yo quiera, sino lo que tú quieras».

Marcos 15:34 (ESV)

Y a la hora novena, Jesús gritó con gran voz: «Eloi, Eloi, lema sabachthani?», que significa: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?».

Algunas de estas palabras son comunes entre el arameo y el hebreo (Corban por ejemplo), pero algunas eran específicamente arameas excluyendo el hebreo. Por lo tanto, es posible argumentar que Jesús hablaba arameo y hebreo o sólo arameo. Pero no es posible argumentar que sólo hablaba hebreo.

Hebreo

El argumento de que Jesús hablaba hebreo depende de la medida en que la lengua se seguía utilizando en Jerusalén y sus alrededores. En la región de Galilea, donde se crió Jesús, el arameo parecía ser la lengua común de la época. Pero vemos a Jesús interactuando con una variedad de líderes religiosos en Jerusalén y es probable que hayan utilizado el hebreo para citar y discutir el Tanaj hebreo. Por otra parte, es posible que utilizaran el arameo. Una pista es la respuesta de la multitud a las últimas palabras de Jesús en Marcos 15:35 (ESV)

Algunos de los espectadores que lo oían decían: «He aquí que llama a Elías».

Aparentemente, algunas personas escucharon mal «Eloi» y pensaron que Jesús estaba llamando a Elías. (La diferencia es entre «elāhî» o «êlî», y «Ēlīyā» o «Ēlīyāhū» según Wikipedia.) Si los oyentes esperaban que Jesús hablara en hebreo cuando volvió al arameo, eso podría explicar su confusión. Suponiendo que esa sea la lectura correcta de este pasaje (y su paralelo en Mateo 27:46), indica fuertemente que Jesús también hablaba hebreo a veces. (Pero no en este momento concreto).

Las referencias a Jesús leyendo y enseñando en la sinagoga (Marcos 1:21-22 por ejemplo), sugieren que se formó en hebreo, aunque necesitamos saber más sobre el 1 siglo I para saberlo con certeza. Existían traducciones del Tanaj tanto en arameo (Targum) como en griego (Septuaginta).

Griego

Las pruebas de que Jesús hablaba griego parecen limitadas y se ven empañadas por el hecho de que se le cita en documentos griegos. Dado que el griego habría sido la lengua puente entre judíos y romanos, las interacciones de Jesús con los funcionarios romanos (el centurión en Mateo 8 y Pilato en Marcos 15 y paralelos) sugiere que Jesús hablaba algo de griego. Sin embargo, estas conversaciones podrían haber sido fácilmente a través de intérpretes.2 Se podría argumentar de forma más convincente que Jesús necesitaba hablar griego para desenvolverse en el ámbito comercial, que probablemente se llevaría a cabo principalmente en griego. En cualquier caso, el nivel de griego requerido sería bastante bajo.3

Por otro lado, koiné (literalmente «común») era la linga franca del Mediterráneo tras las conquistas de Alejandro. El alcance exacto de la helenización no está claro, pero sí vemos evidencia de ello en los Evangelios. Jesús pasó algún tiempo en la Decápolisdonde el griego había desplazado al arameo. Podemos especular que cuando era joven, Jesús pudo haber tenido negocios en la ciudad cercana de Séforis donde habría tenido contacto con muchos hablantes de griego. Su familia probablemente trabajaba como carpinteros para los judíos acomodados construyendo casas de bastante categoría. Sin duda, tuvo oportunidades de familiarizarse con el griego, pero no sabemos si las aprovechó.

Latín

Aunque los soldados romanos y otros funcionarios hablaban ciertamente el latín, las probabilidades de que Jesús necesitara, o incluso fuera capaz de adquirir, un conocimiento práctico de la lengua parecen muy escasas. Cualquiera que viviera en la región y que sólo supiera latín, probablemente necesitaría aprender griego en poco tiempo para desenvolverse.

Resumen

Jesús hablaba ciertamente arameo como lengua materna, probablemente hebreo en contextos religiosos, ciertamente un poco de griego (quizás con fluidez), y casi ciertamente nada de latín. En este caso concreto, Marcos citó directamente a Jesús debido a la confusión que sus palabras crearon en la multitud. En general, el arameo se utiliza sólo cuando las palabras originales de Jesús no pueden traducirse fácilmente al griego.


Notas a pie de página:

1 Me recuerda el chiste que he escuchado sobre por qué debemos usar la versión King James: «Si fue suficientemente buena para Jesús, es suficientemente buena para mí».

2 El mismo argumento no es tan fácil de hacer sobre las interacciones con los hablantes de hebreo, ya que muchos de los conflictos de Jesús con los líderes religiosos giraban en torno a la lectura cuidadosa de las Escrituras. Las conversaciones con los romanos no requerían distinciones lingüísticas muy finas.

3 Considere la diferencia en el dominio del idioma que se requiere para pedir comida en un restaurante francés frente a debatir con Rousseau.

Comentarios

    7

  • Vale la pena recordar que esto no es inusual, incluso hoy en día. La mayoría de las personas son al menos bilingües, y el cambio de códigos de diversas formas es la norma. Un texto de introducción a la sociolingüística mostraría que el tipo de diversidad lingüística representada en esta respuesta es bastante común en gran parte del mundo. –  > Por TRiG.
  • Tu argumento de que Jesús no hablaba griego parece bastante endeble. Estoy de acuerdo con tus conclusiones sobre el arameo y el hebreo, pero tu resumen de las cuestiones relacionadas con el griego no parece justificar tu conclusión de que «posiblemente hablaba un poco de griego». En general, tu razonamiento en este post y en otros parece muy ajustado a ciertas premisas sobre el uso de la lengua que sólo son válidas en las sociedades monolingües, especialmente en aquellas cuya lengua es la lengua franca. –  > Por Caleb.
  • La gente de algunos países ni siquiera identifica su «primera» lengua como nosotros, ya que al haber crecido con varias las encuentran totalmente intercambiables o las utilizan para diferentes propósitos sin los escollos que solemos encontrar al utilizar una «segunda lengua». –  > Por Caleb.
  • @JonEricson En la época de Jesús, el griego ático probablemente había caído en desuso. El griego koiné era la lengua franca en la época en que se escribieron los LXX. Lingua franca no significa que todo el mundo tuviera que hablar siempre esa lengua, sino que era la lengua del comercio y la interacción gubernamental. No creo que el caso del hebreo sobre el griego sea convincente y que probablemente se empleaban por igual, y que el arameo era la lengua «primaria» de interacción «social». –  > Por swasheck.
  • Creo que las pruebas presentadas aquí de que habría hablado griego son un poco endebles. Básicamente se basa en que necesitaba hacer negocios directamente con gente rica en Séforis. Pero los evangelios nunca mencionan a Séforis, y no sabemos casi nada sobre los detalles de las actividades comerciales de Jesús. Es posible que supiera un poco de griego, pero la mayoría de los estudiosos de este tema sugieren que muy pocos galileos rurales sabían una cantidad significativa de griego. –  > Por Noah.
Wad Cheber

¿Qué idioma hablaba Jesús con más frecuencia?

El consenso de los estudiosos es claro en esta cuestión: La lengua materna de Jesús era el arameo, concretamente un dialecto galileo del arameo.

¿Por qué se registraron las palabras de Jesús en griego?

Es sencillo entender por qué los Evangelios se escribieron en griego. La mayoría de las comunidades de los primeros cristianos eran de habla griega; esto era ciertamente cierto en el caso de la mayoría de los gentiles que asumían el cristianismo, pero incluso muchos judíos eran probablemente bilingües durante este período. Gentil o judío-cristiano, el griego era el medio más fácil para que una comunidad se comunicara con otra, o para que un movimiento difundiera su mensaje y ganara adeptos. El hebreo, el arameo o el latín simplemente no se entendían a un nivel amplio en el Mediterráneo oriental. De hecho, fuera de Palestina, sólo las ciudades griegas de Oriente tenían comunidades cristianas.
Fuente

El registro histórico es consistente en este punto: los evangelios fueron escritos originalmente en griego. Esta base de datos de fragmentos de manuscritos tempranos muestra lo consistente que es el registro. Todos los primeros fragmentos de textos del NT están escritos en griego.

Esto se debe principalmente al hecho de que las clases educadas de la antigua Roma utilizaban la lengua franca del Imperio, que era el griego.

Aunque el latín siguió siendo la principal lengua escrita del Imperio Romano, el griego pasó a ser la lengua hablada por la élite culta, ya que la mayor parte de la literatura estudiada por los romanos estaba escrita en griego. En la mitad oriental del Imperio Romano, que se convirtió en el Imperio Bizantino, el griego era la principal lengua franca, como lo había sido desde la época de Alejandro Magno, mientras que el latín era utilizado principalmente por la administración romana y sus soldados. Con el tiempo, el griego suplantó al latín como lengua oficial escrita y hablada del Imperio Romano de Oriente, mientras que los diversos dialectos del latín vulgar utilizados en el Imperio Romano de Occidente evolucionaron hasta convertirse en las lenguas romances modernas que aún se utilizan hoy en día.
Wikipedia

Durante la época de la civilización helenística y el Imperio Romano, las lenguas francas eran el griego koiné y el latín. Durante la Edad Media, la lengua franca era el griego en las zonas de Europa, Oriente Medio y el norte de África donde el Imperio bizantino tenía la hegemonía, y el latín se utilizaba principalmente en el resto de Europa.
Wikipedia

También tuvo que ver con los bajísimos índices de alfabetización en el Imperio Romano: las mejores estimaciones suelen señalar que la tasa media de alfabetización rondaba el 5-10% en el mejor de los casos.

La estimación más favorable que he encontrado afirma que la tasa de alfabetización era un poco más alta que la opinión general de consenso, pero todavía sólo el 15% en las mejores circunstancias posibles:

«La alfabetización en el Imperio Romano se limitaba a alrededor del 15% de la población, con una tasa mucho más baja en las zonas rurales. En contra de las antiguas suposiciones sobre que «los judíos» eran un «pueblo del libro», la tasa de alfabetización en Judea y Galilea era mucho menor, quizá menos del 10% o el 5%.»
Manual para el estudio del Jesús histórico

Se ha afirmado que las tasas de alfabetización en el mundo grecorromano no superaban quizá el 10% de media en el imperio romano, aunque con grandes variaciones regionales, y que probablemente nunca superaron el 5% en las provincias occidentales, y que los alfabetizados en la Grecia clásica no superaban en mucho el 5% de la población.
Harris W.V. «Ancient literacy», 1989, Harvard University Press, Cambridge, Mass.

«La alfabetización en el imperio romano, según una estimación muy aproximada, no superaba el 10 por ciento de media».
Wayne Meeks, El mundo moral de los primeros cristianos

En realidad, para llegar a las estimaciones más optimistas se utilizó una definición muy poco precisa de «alfabetización». Lo que consideraríamos una verdadera alfabetización quedó relegado a una pequeña fracción de la población, y estas personas constituyen el 5% que estaba verdaderamente alfabetizado. El resto de las personas llamadas «alfabetizadas» no tuvieron tanta suerte; sólo se les cataloga como alfabetizados en virtud del hecho de que eran capaces de escribir sus propios nombres. Esto no se ajusta a la definición moderna de alfabetización. Incluso entre la minoría alfabetizada de buena fe, en la mayoría de los casos, los niveles de competencia en lectura y escritura estarían probablemente muy por debajo de nuestras expectativas. Esto no quiere decir que la antigua Roma careciera de escritores brillantes, ya que evidentemente no es el caso; se trata de una evaluación general de la población en su conjunto.

La gran mayoría de las personas que hablaban arameo como primera lengua eran, como hemos visto, campesinos analfabetos; el Manual para el estudio del Jesús histórico sugiere que la tasa de alfabetización en Galilea era aún más baja que en el resto del Imperio, «quizás menos del 10% o del 5%». Incluso para el afortunado 5% que sabía arameo y era capaz de leer y escribir, escribir un libro en su lengua materna sería casi inútil: la gran mayoría de los hablantes de arameo no podría leer el libro de todos modos.

Las personas que necesitaban los textos estaban alfabetizadas y educadas. Se sentían más cómodos leyendo y escribiendo en griego. Los textos eran copiados por el escriba local, que podía no ser tan instruido como cabría esperar. Los únicos que podían utilizar los textos eran los pocos individuos de clase alta que tenían algún grado de educación. Estas personas eran principalmente paganos romanos, pero también había algunos judíos helenizados.

Todas estas personas sabían leer y escribir en griego. Un número mucho menor de personas sabría latín, que era más común en el Imperio de Occidente, y se reservaba principalmente para las funciones oficiales. Un número ínfimo sabría hebreo, y un número aún menor podría saber arameo.

La mejor manera de difundir una idea, por tanto, sería escribir sus libros en la lengua más utilizada por las clases alfabetizadas. Es decir, publicar sus libros en griego.

El análisis lingüístico de los evangelios sugiere que los dichos de Jesús fueron pronunciados en arameo, pero registrados (significativamente más tarde) en griego. Por ejemplo, el pasaje de Juan en el que Jesús habla con Nicodemo muestra claros indicios de que la conversación no se produjo, al menos no de la forma en que Juan la describe. A modo de juego de palabras, Jesús le dice a Nicodemo que para entrar en el reino de Dios debe nacer de arriba/nacer de nuevo. Este doble sentido sólo tiene sentido en griegoporque las palabras «nacido de arriba» y «nacido de nuevo» son las mismas en griego: «ἄνωθεν» (anōthen). En arameo, sin embargo, las palabras no tienen nada en común. Unos versos más adelante, se produce una situación similar, esta vez con un doble sentido utilizando la palabra griega para «espíritu» y «viento»: «πνεῦμα» (pneuma). El hecho de que Juan sea el único evangelio en el que Jesús utiliza un doble sentido, el hecho de que Juan sea el único evangelio en el que Jesús dice cosas que sólo tienen sentido en griego (los sinópticos suelen ser neutrales en cuanto al idioma o proporcionan indicios de raíces arameas), y todos los demás factores que hacen que Juan sea tan diferente de los sinópticos, parece probable que Juan esté contando una historia que nunca ocurrió realmente.

Contrasta esto con el pasaje de Mateo en el que Jesús debate con los fariseos sobre la recogida de espigas en sábado. El argumento de Jesús es:

«El sábado fue hecho para el hombre, no el hombre para el sábado, por lo tanto el hijo del hombre es el señor del sábado». La palabra «por lo tanto» es un non sequitur en inglés y griego – el hecho de que el sábado fue hecho para el hombre no significa necesariamente que el hijo del hombre es el señor del sábado. Pero en arameo, se deduce lógicamente, porque los términos para «hombre» e «hijo del hombre» son coloquialmente los mismos – es decir, «bar enash».

«El sábado fue hecho para bar enash, no bar enash para el sábado, por lo tanto bar enash es señor del sábado»

Los casos en los que Jesús habla en arameo son casi con toda seguridad un reflejo de su lengua materna; los casos en los que habla en griego es probable que se escriban así por pura comodidad.

Comentarios

  • Este argumento parece confundir la capacidad de leer/escribir en griego con la capacidad de hablar griego. El hecho de que muchos/algunos/pocos/ningún galileo supiera leer/escribir en griego no es relevante para la pregunta de la OP. Como se ha señalado en otros mensajes aquí, hay pruebas de que hablaban griego. La idea de que hay que ser muy culto para hablar más de un idioma es un error común entre los hablantes nativos de inglés de hoy en día. –  > Por Agarrate a la vara.
elika kohen

1. Replanteamiento de la pregunta

¿Qué idioma hablaba comúnmente Jesús?

… Resúmenes de autoridades históricas expertas :


2. Respuesta corta

Es más que plausible que se hablaran varias lenguas coloquiales, en Israel, durante la vida de Jesús: el arameo, el griego y el hebreo mishnaico (al menos por los eruditos religiosos).

Sin embargo fuera de Jerusalén – hay mucha más evidencia de que el arameo se usaba coloquialmente – especialmente en Galilea, (Ver el dialecto galileo del arameo, Wikipedia). Jesús, cuyo padre era carpintero, y que incluso había vivido en Egipto, pudo -y muy probablemente- hablar en los dialectos de la gente con la que hablaba.

Sin embargo, – En la época de la revuelta de Bar Kokhba (132-135 d.C.) – el hebreo mishnaico tuvo que ser revivido en Israel – presumiblemente porque el griego y el arameo habían sido adoptados :

Pero Yadin menciona que fue Bar Kokhba quien revivió la lengua hebrea e hizo del hebreo la lengua oficial del Estado durante la revuelta de Bar Kokhba (132-135 d.C.). Yigael Yadin también notó el cambio del arameo al hebreo durante la época de la revuelta de Bar Kokhba, (Wikipedia, hebreo mishnaico, ocurrencias históricas).

La Academia de la Lengua Hebrea, hebreo misnáico – Hay dos capas de hebreo misnáico. El MH1 es el estrato lingüístico más antiguo de la Mishna, la Tosefta [~2 CE], y las Baraytot en los Talmudim; el MH1 era la lengua hablada de los Tannaim [10-220 D.C.]. El MH2, en cambio, ya no se hablaba de forma natural, sino que era la lengua del discurso literario y religioso de los Amoraim [200-500 d.C.] en los Talmudim.

La única forma plausible de hebreo que se hablaba «coloquialmente» en la época de Jesús – es en realidad «hebreo mishnaico tanaítico«y no el «hebreo misnáico de los amoraim».

Sin embargo, El hebreo mishnaico NO ES hebreo bíblicosino que incorpora importantes «cambios semánticos o morfológicos, y palabras extranjeras de acadio, persa, griego, latín y especialmente arameo, (ver Academia Hebrea)».

A todos los efectos… El hebreo bíblico era una lengua muerta y no se hablaba coloquialmente en la época de Jesús.


3. Según la Enciclopedia Judía, la lengua común, en ese momento, era el arameo :

Enciclopedia Judía, Lengua Hebrea, Hebreo Bíblico – La corrección de la opinión de que el arameo era la lengua internacional de Asia anterior ya en el siglo VIII a.C. no es segura (comp. el comentario de A. Ehrlich a II Reyes xviii. 26), pero no hay no hay duda de que esto fue así después del exilio babilónico.

Poco a poco el arameo fue ganando terreno en el imperio persa, desplazando las formas locales de hablar, y el hebreo, como otras lenguas, tuvo que sucumbir a su influencia y dejó de hablarse. Como era de esperar por la estrecha relación entre las dos lenguas, una tomó prestada la otra durante todo el período en que el hebreo y posteriormente el arameo estuvieron juntos en Palestina. Incluso los escritos bíblicos más antiguos, como el Libro de los Jueces, el documento Elohístico e Isaías, muestran arameísmos…

En cuanto al hebreo mishnaico :

Enciclopedia judía, lengua hebrea, hebreo misnáico – Pero con el paso del tiempo el círculo de la población de habla hebrea se redujo, a pesar de que esa lengua tenía el control exclusivo de la escuela, la sinagoga y la literatura, hasta que El hebreo se convirtió en la lengua exclusiva de la literatura y la oración. En la casa del patriarca Judá I [135 d.C. – 220 d.C.] la sirvienta seguía hablando hebreo (Meg. 18a). Los monumentos literarios de esta última fase del hebreo vivo se han conservado en la literatura tanática, cuya obra principal es la Mishná.


4. Respuesta a las objeciones – Otras autoridades históricas que refutan las afirmaciones sobre el «hebreo mishnaico coloquial» durante la época de Jesús:

  1. El significado de las Cartas de Bar Kokhba : TRES de las «Cartas de Bar Kokhba» fueron escritas en hebreo mishnaico – y sólo fueron enviadas, principalmente, a DOS personas. Si esto es suficiente para indicar el uso coloquial del hebreo misnáico, también indica el uso coloquial del griego y el arameo** :

    De quince cartas, la mayoría fueron escritas en arameo y hebreo, y dos en griego, (Wikipedia, Cartas de Bar Kokhba);

  2. Cuando Senaquerib se enfrentó a Ezequías – (715-686 a.C.) – esto fue antes de las Deportaciones a Babilonia(597+ AEC) – y ciertamente, los judíos probablemente no sabían arameo en ese momento.
  3. No debemos permitir que unos pocos arameos nublen el caso de los muchos hebraísmos que aparecen en el Nuevo Testamento – De hecho, los historiadores israelíes se basan en los numerosos arameos de las Escrituras hebreas. Véase la Enciclopedia Judía, Hebreo Bíblico :

    Incluso los escritos bíblicos más antiguos, como el Libro de los Jueces, el documento Elohístico, e Isaías, muestran arameísmos (, etc.).

  4. Nombres judíos : «Junto a los nombres arameos en el Nuevo Testamento hay muchos nombres hebreos como Judá (conservado como Judas y Jude), Jacob (conservado como Santiago), Yehushua (conservado como Jesús)». Pero de hecho – incluso las lenguas modernas conservan nombres antiguos; Y, el propio nombre de Jesús «Yeshua» parece ser un arameo posterior del hebreo más antiguo, «Yehoshua», (Ver Cristianismo.SE «¿Cuál es el origen del nombre de Jesús?».
  5. Las monedas israelíes más antiguas en arameo –

    … colección de 1.200 monedas persas de plata, entre ellas un dracma del siglo IV a.C. con mención más antigua de Judea … El principal de los raros artefactos es un dracma de plata, una moneda antigua basada en el dracma griego, que, en una escritura claramente legible escritura aramealleva la palabra yehud, o Judea. (Véase El Museo de Israel obtiene la «primera moneda judía» del mundo;

  6. Uso litúrgico de las traducciones del arameo : Targum Jonathan50 A.C.
  7. Miles de manuscritos arameos, que representan el siríaco coloquial : Véase el Archivos de la Iglesia Armenia. No parece haber ningún depósito de «hebreo coloquial mishnaico» – durante ese período.
  8. Uso arquitectónico del hebreo / siríaco : Cualquier argumento de este tipo sería «discutible/desconocido» – ya que es una práctica común – incluso hoy en día, el uso del latín, griego, etc, en los edificios modernos.

5. Conclusiones :

Es incontrovertible que se hablaban múltiples lenguas «coloquialmente» durante la vida de Jesús.

También es incontrovertible que el hebreo bíblico se convirtió en una «lengua muerta», y que el hebreo misnáico fue utilizado en gran medida por los eruditos, en Jerusalén, en la liturgia y en la documentación legal; pero – el arameo había pasado a dominar el habla coloquial.

¿Cuándo se produjo esta transición? No ocurrió de una sola vez, sino a partir de un período de tiempo que comenzó con las deportaciones de Israel a Babilonia, (~597 CE) – hasta los intentos de Bar Kokhba y Judá I de revivir el hebreo mishnaico, (~132 CE a ~200 CE).

Comentarios

  • ¡Madre mía! ¡Qué respuesta! ¡Muchas gracias! –  > Por brillante.

Aquí hay algunas citas que he encontrado:-

El profesor Wright dice: «La lengua hablada por Jesús ha sido muy debatida. No tenemos forma de saber con certeza si podía hablar griego o latín, pero en su ministerio de enseñanza usaba regularmente el arameo o el hebreo popular altamente arameado. Cuando Pablo se dirigió a la multitud en el Templo, se dice que hablaba hebreo (Hechos 21:40). Los eruditos generalmente han tomado esto como arameo, pero es muy posible que un hebreo popular fuera entonces la lengua común entre los judíos» -Biblical Archaeology, 1962, p. 243.

Alan Millard en su libro Discoveries From the Time of Jesus dice: «En el curso de sus deberes diarios los gobernadores romanos ciertamente hablaban griego, y Jesús puede haber respondido a las preguntas de Pilato en su juicio en griego.»

user26950

Tony Chan

Jesús era inteligente. Jerusalén era internacional.

Juan 19:20

Muchos de los judíos leyeron esta señal, pues el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y la señal estaba escrita en arameo, latín y griego.

Muchos lugareños hablaban diferentes idiomas.Jesús probablemente hablaba varios idiomas.

Juan 12:20 Había algunos griegos entre los que subían a adorar en la fiesta. 21Se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, con una petición. «Señor», le dijeron, «nos gustaría ver a Jesús». 22Felipe fue a decírselo a Andrés; Andrés y Felipe, a su vez, se lo dijeron a Jesús.

La mayor parte del tiempo, Jesús se relacionaba con judíos. Hablaba el arameo común.

Al final, los evangelios fueron escritos en griego, cuya autoridad no se puede negar.

2 Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, reprender, corregir y educar en la justicia.