¿Qué quiere decir Pablo con «ministros de una nueva alianza» en 2 Corintios 3:6?

Rumiador preguntó.

NVI 2 Cor 3:6 Nos ha hecho competentes como ministros de un nuevo pacto: no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

Westcott y Hort / [variantes NA27] ὃς καὶ ἱκάνωσεν ἡμᾶς διακόνους καινῆς διαθήκης, οὐ γράμματος ἀλλὰ πνεύματος, τὸ γὰρ γράμμα ἀποκτείνει / ἀποκτέννει, τὸ δὲ πνεῦμα ζωοποιεῖ.

Pablo parece no apelar nunca al pacto para autentificar su evangelio y la justificación por la sola fe. Pero en 2 Cor 3:6 parece hablar del evangelio como un nuevo pacto que obvia el antiguo. ¿Está siendo metafórico o realmente ve el evangelio como el nuevo pacto prometido a Israel por Jeremías?

Jer 31:31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá:  Jer 31:32 No según el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; el cual rompieron, siendo yo su esposo, dice Jehová; Jer 31:33 sino que éste será el pacto que haré con la casa de Israel: Después de aquellos días, dice Jehová, pondré mi ley en su interior, y la escribiré en su corazón; y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.  Jer 31:34 Y no enseñarán más cada uno a su prójimo, y cada uno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré su maldad, y no me acordaré más de su pecado.

1 respuestas
Ken Banks

El significado de este versículo es una de las cuestiones más significativas hoy en día, ya que se aplica a varios sistemas hermenéuticos. En la teología del pacto no hay dificultad de su parte en asociar a Pablo con el nuevo pacto en Jeremías 31 y su teología de reemplazo sugiere que la iglesia es el nuevo Israel. En ese sistema se dice que las promesas hechas a Israel se cumplen en la Iglesia. El debate entre los teólogos del pacto se convierte entonces en una cuestión de hasta qué punto esas promesas, incluyendo el nuevo pacto, se han espiritualizado.

Entre los dispensacionalistas progresistas existe la noción de que la Iglesia cumple parcialmente el nuevo pacto como parte de su sistema de teología «ya/todavía». Así que en este punto de vista Pablo está sugiriendo que los ministros en la iglesia están cumpliendo o llevando a cabo los aspectos que se están cumpliendo ahora, con la mayor parte siendo cumplida en el futuro por un Israel restaurado. Gunn (véase más adelante) y otros señalan que se da mucha importancia a este versículo como pilar de su sistema de hermenéutica.

Los dispensacionalistas tradicionales han tenido un trato mucho más variado y difícil con este versículo. George Gunn enumera las propuestas que han presentado los dispensacionalistas tradicionales:

Punto de vista dispensacional: Participación – La iglesia, al cumplir con la Gran Comisión, no cumple parcialmente con el nuevo pacto, pero sí participa en algunas de las bendiciones del nuevo pacto.

Punto de vista dispensacional: Dos Nuevos Pactos – La iglesia tiene su propio «nuevo pacto» con Dios que es distinto y separado del nuevo pacto de Israel de Jeremías 31.

Punto de vista dispensacional: No hay relación – La iglesia no está directamente relacionada con el nuevo pacto de ninguna manera. La iglesia está relacionada con el Mediador del nuevo pacto y con la sangre de ese pacto, pero no es un participante en el pacto mismo.

George Gunn, «2 Corintios 3:6 y la relación de la iglesia con el nuevo pacto» Haga clic aquí

Una de las cuestiones centrales del debate es la función del genitivo en la frase διακόνους καινῆς διαθήκης. Según Gunn, si la frase es un genitivo objetivo entonces la frase significaría: «los que ministran (o ‘administran’) la nueva alianza», y que «Pablo se estaría refiriendo a la nueva alianza como el contenido de su ministerio». También según Gunn si el genitivo es un «genitivo de descripción» entonces se traduciría como «ministros del nuevo pacto» y «proporciona una descripción útil del tipo de ministerio en el que estaba comprometido».

La conclusión de Gunn, basada en siete cuestiones exegéticas muy detalladas, (véase el enlace anterior), es la siguiente:

Habiendo examinado varias cuestiones exegéticas/hermenéuticas, es mi estudiada opinión que Pablo no estaba describiendo el contenido de su mensaje, sino más bien la forma en que llevó a cabo su ministerio. En última instancia, la principal cuestión exegética/hermenéutica cuestiona si la epresión διακόνους καινῆς διαθήκης representa un genitivo objetivo o un genitivo de descripción. Una consideración del referente de ἡμᾶς, el contexto de la declaración, el uso/no uso del artículo, el punto de vista teológico del autor y de los receptores y la forma en que Pablo se refiere al AT llevan, creo, a la conclusión de que el punto de Pablo era que su ministerio es un «ministerio similar al del nuevo pacto», no que estaba administrando el nuevo pacto. La referencia era al estilo de su ministerio, más que al contenido doctrinal del nuevo pacto. Por lo tanto, este versículo no apoya ningún tipo de escatología realizada, ni la participación de la iglesia en el nuevo pacto.

George Gunn, «2 Corintios 3:6 y la relación de la iglesia con el nuevo pacto» Haga clic aquí

Yo mismo he pasado por varias «fases» en lo que respecta a la cuestión del nuevo pacto. Al principio apoyaba el punto de vista de los dos nuevos pactos, habiendo sido influenciado por Miles Stanford y los primeros escritos de Lewis Sperry Chafer. Hoy me situaría más en el campo de los que sostienen que el nuevo pacto pertenece sólo a Israel. Hay puntos fuertes y débiles en cada uno de los puntos de vista sobre la naturaleza de la Nueva Alianza en lo que respecta a la Iglesia.

Comentarios

  • La respuesta es excelente y probablemente se reciba como la respuesta a menos que aparezca algo más definitivo. Aprecio en particular los comentarios de Gunn, que resuenan en mí. Ciertamente estoy decidido a que el Nuevo Pacto sea específico para Israel. Pero no estoy seguro de que no esté diciendo que su evangelio cumple la promesa de un nuevo pacto en relación con los judíos. Creo que no, ya que la nueva alianza, tratada en detalle en «A los hebreos», tiene otras diferencias llamativas con el evangelio. –  > Por Rumiador.