¿Qué le faltaba al Trento con respecto a la Inmaculada Concepción que no le faltaba al Ineffabilis Deus?

Sola Gratia preguntó.

A menudo he oído decir que «la Inmaculada Concepción no fue un dogma hasta que Pío IX la definió en 1854». Sin embargo, no puedo conciliar esto con lo que el Concilio dogmático de Trento ya declaró 300 años antes.

A saber,

  1. Si alguien no confiesa que el primer hombre, Adán [perdió la rectitud original] … … que sea anatema.

  2. Si alguien afirma que la prevaricación de Adán se perjudicó a sí mismo y no a su posteridad… … que sea anatema.

  3. Si alguien afirma que este pecado de Adán, que en su origen es uno, y que siendo transfundido a todos por propogación, no por imitación, está en cada uno como propio, es quitado o por los poderes de la naturaleza humana, o por cualquier otro remedio que el mérito del único mediador, nuestro Señor Jesucristo … … sea anatema.

  4. Si alguien niega que los niños, recién nacidos del vientre de sus madres, aunque sean de padres bautizados, deban ser bautizados; o dice que son bautizados, ciertamente, para la remisión de los pecados, pero que no derivan nada del pecado original de Adán … … que sea anatema.

  5. Si alguien niega que, por la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que se confiere en el bautismo, se remite la culpa del pecado original … … que sea anatema.

Este mismo Santo Sínodo declara, sin embargo, que no es su intención incluir en este decreto, donde se trata el pecado original, a la bendita e inmaculada Virgen María, la madre de Dios; pero que las constituciones del Papa Sixto IV, de feliz memoria, deben ser observadas, bajo las penas contenidas en dichas constituciones, las cuales renueva.

-Concilio de Trento, Sesión V, Primer Decreto, Sobre el pecado original.


CANON 23 – Si alguien dice que un hombre una vez justificado no puede pecar más, ni perder la gracia, y que por lo tanto el que cae y peca nunca fue verdaderamente justificado; o, por el contrario, que es capaz, durante toda su vida, evitar todos los pecados, incluso los veniales, -salvo por un privilegio especial de Dios, como sostiene la Iglesia respecto a la Santísima Virgen; que sea anatema.

-Concilio de Trento, Sesión VI, Sobre la Justificación.

Pregunta

Si esto ya era dogma según el decreto de Trento, ¿por qué el Papa Pío IX lo definió con una definición extra-ordinaria?

1 respuestas
K-HB

El Papa Pío IX escribió en Ineffabilis Deus explícitamente:

Además, debemos señalar un hecho de la mayor importancia. Incluso el mismo Concilio de Trento, al promulgar el decreto dogmático sobre el pecado original, siguiendo los testimonios de las Sagradas Escrituras, de los Santos Padres y del renombrado Concilio, decretó y definió que todos los hombres nacen infectados por el pecado original; sin embargo, declaró solemnemente que no tenía intención de incluir a la bendita e inmaculada Virgen María, la Madre de Dios, en este decreto y en la extensión general de su definición. En efecto, considerando los tiempos y las circunstancias, los Padres de Trento insinuaron suficientemente con esta declaración que la Santísima Virgen María estaba libre de la mancha original; y así dieron a entender claramente que nada podía citarse razonablemente de las Sagradas Escrituras, de la Tradición o de la autoridad de los Padres, que se opusiera en modo alguno a tan gran prerrogativa de la Santísima Virgen[12].

[…]

  1. Sess. V, Can. 6; Denz. n. 792. Declarat tamen haec ipsa sancta Synodus, non esse suae intentionis, comprehendere in hoc decreto, ubi de peccato originali agitur, beatam et immaculatam Virginem Mariam Dei genitricem, sed observandas esse constitutiones felicis recordationis Sixti Papae IV, sub poenis in eis constitutionibus contentis, quas innovat.

Así que menciona explícitamente la primera cita en la pregunta (el texto en latín en la nota a pie de página es el último paragraoh de su cita), pero eso no le hizo pensar que no debía escribir la encíclica.

Cuando se mira de cerca el Decreto de Trento se ve que sólo dicen que no hacen definiciones sobre la Virgen María. Conocen el título de Inmaculada y están de acuerdo con él, pero no hacen una definición exacta sobre esto. Históricamente hablando el Concilio de Trento quiso condenar las enseñanzas de los protestantes, pero no quiso reiniciar (y luego terminar) la discusión sobre la Inmaculada Concepción de la Edad Media.

El Concilio nunca dijo «Si alguno niega la Inmaculada Concepción que sea anatema» y tampoco explicó en detalle lo que significa el concepto de Inmaculada Concepción. Ambos lo hizo el Papa Pío IX. Su encíclica muestra el Concilio como si hubiera dicho todo antes, porque un dogma es una enseñanza que siempre fue creída por la iglesia y él quiere demostrarlo. Pero sabía que quedaba trabajo por hacer, así que lo hizo.

Convertir algo en un dogma significa (idealmente) que una fe que la iglesia tuvo a través de todos los tiempos está exactamente definida. Esto puede ser necesario, por ejemplo, debido a un ataque a esta fe desde dentro o fuera de la iglesia. El Papa Pío IX ha hecho exactamente esto con la Ineffabilis Deus.

Comentarios

  • ¿Pero está «implícito»? La Ineffabilis Deus dice que Trento, «suficientemente insinuado» y «y por lo tanto significó claramente que nada podía ser razonablemente citado [en contra]». En efecto, ¿existe un sano manera de leer esta causa excepcional de cualquier forma que no reconozca la inmaculada concepción de María? ¿Cómo se puede interpretar, en el Decreto sobre el Pecado Original ‘por excelencia’: ‘no incluimos a María con la prevalencia universal del pecado original; y además, hay que observar la Fiesta de la Inmaculada Concepción’ de cualquier otra forma que conceder y creer en su inmaculada concepción? –  > Por Sola Gratia.
  • Incluso si asumimos que el Concilio de Trento «significó claramente que nada podía ser razonablemente citado [contra él]» (esa es la interpretación del Papa Pío IX, que tiene interés en declarar el nuevo dogma como siempre creído), no definir Inmaculada Concepción. Así que quedaba un margen para teologizar sobre los detalles. El Papa Pío IX quiso cambiar esto. Además el Concilio no dijo «Si alguno niega la Inmaculada Concepción que sea anatema». Esto hizo el Papa Pío IX. –  > Por K-HB.
  • Añade esto a tu respuesta (textualmente si lo deseas), y lo marcaré como la respuesta 🙂 –  > Por Sola Gratia.
  • @SolaGratia hecho –  > Por K-HB.