¿Qué traducción de las Confesiones de Agustín es la más fácil de leer en español?

Matt J. preguntó.

No todas las traducciones son iguales, y a menudo las de dominio público disponibles en línea de forma gratuita son algunas de las peores.

Los fans de Agustín, cuya traducción de Confesiones es la mejor en inglés? Lo que busco aquí es la legibilidad (en voz alta o no), no necesariamente la precisión técnica.

Aquí están las traducciones al inglés que conozco (dudo que sea una lista completa):

  • E.B. Pusey (1838) En el dominio público, gratis en línea en el Proyecto Gutenberg
  • J.G. Pilkington (1886), gratis en línea en www.newadvent.org
  • F.J. Sheed (1948)
  • Albert C. Outler (1955), gratis en línea en www.ccel.org
  • John K. Ryan (1960)
  • Maria Boulding (1997)
  • Hal M. Helms (2010)
  • Traducción de Pusey revisada por Cormac Burke (2012), gratis en línea www.cormacburke.or.ke
  • Benignus O’Rourke (2013)

Aquí hay cuatro extractos de diferentes traducciones, todos de las primeras frases del libro I, capítulo 3:

Pusey:

¿Los cielos y la tierra te contienen, ya que los llenas? ¿O los llenas y sin embargo te desbordas, ya que no te contienen? ¿Y dónde, cuando el cielo y la tierra están llenos, derramas el resto de Ti mismo? o ¿no tienes necesidad de que algo te contenga, ya que tú contienes todas las cosas, ya que lo que llenas lo llenas al contenerlo?

Burke:

Entonces, ¿te contienen el cielo y la tierra, ya que los llenas? o ¿los llenas y sin embargo te desbordas, ya que no te contienen? ¿Y dónde, cuando el cielo y la tierra están llenos, viertes el resto de Ti mismo? o no tienes necesidad de que nada te contenga, ya que Tú contienes todas las cosas, ya que lo que llenas lo llenas conteniéndolo?

Boulding:

Entonces, si llenas el cielo y la tierra, ¿significa eso que el cielo y la tierra te contienen? O, puesto que claramente no pueden contenerte, ¿queda algo de ti cuando los has llenado? Una vez que el cielo y la tierra están llenos, ¿dónde se desbordaría esa parte de ti que queda? ¿O tal vez no tengas necesidad de que nada te contenga, sino que tú mismo lo contengas todo, porque todo lo que llenas lo contienes, incluso mientras lo llenas?

O’Rourke:

Entonces, ¿el cielo y la tierra te contienen, ya que los llenas? o ¿los llenas, y sobra algo de ti porque no son capaces de contenerte? Si es así, ¿dónde más viertes el resto de tu ser, cuando el cielo y la tierra están llenos? ¿O es que nada puede contenerte, porque tú lo contienes todo y lo llenas todo?

Mi impresión inicial es que Boulding parece el más contemporáneo y, en muchos aspectos, es «más fácil de leer», pero quizá flojea en otros aspectos. Sheed parece estar en un segundo lugar muy cercano (y superior en otros aspectos). Las reseñas del libro en Amazon rara vez abordan la traducción, así que lo pregunto aquí.

Comentarios

  • En realidad, esta es una pregunta excelente. Sé que algunos dirán que esto se basa principalmente en la opinión, pero en realidad es exactamente lo que los expertos querrían saber. –  > Por Afable Geek.
  • Por lo general, las traducciones posteriores son mejores, suponiendo que el traductor esté suficientemente cualificado, porque el lenguaje se aproximará más al del lector. Dicho esto, no conozco las cualificaciones de algunos de los traductores posteriores mencionados, pero definitivamente siento el dolor de leer a Pusey. ¡Es como estar atascado con una KJV y nada más! –  > Por Afable Geek.
  • Te escucho. Tengo dos ejemplares de Pusey en mi estantería. Es probable que cualquier cosa sea una mejora. Alguien tiene que rehacer el de Libravox con algo más novedoso ya que está. –  > Por Matt J..
  • Personalmente, me gusta más la versión de Pusey; me parece bastante poética y hermosa (además de que me gusta leer en inglés antiguo). Estoy de acuerdo contigo en que la de Boulding es la que suena más contemporánea, y como tal, me preguntaba si parece difícil de leer. Por supuesto, hay que pensar un poco para comprender lo que se dice realmente, pero a mí me parece que no habría manera de transmitir lo que se dice de manera más fácil, a menos que se desvíe drásticamente del original… –  > Por Bizantino.
  • Le pregunté a un amigo mío que enseña los clásicos en una universidad donde todos los estudiantes de primer año están obligados a leer las Confesiones. Me dijo: «Si te preguntas qué traducción utilizar, la que más he usado es la de Henry Chadwick (Oxford World Classics), y la disfruto, pero no es la más precisa. La edición de New City Press (Maria Boulding) es muy recomendable por su precisión. Si te preocupa la exactitud, yo elegiría esta última». –  > Por Matt J..
2 respuestas

Si, por alguna extraña razón, me viera obligado contra mi voluntad a leer Confesiones en voz alta ante una multitud, elegiría la traducción de F. J. Sheed.

En mi opinión, Sheed no sólo traduce suficientemente los originales al inglés, sino que también hace la mejor trabajo con la electrizante alta poesía de la escritura de Agustín.

Por ejemplo, compara la traducción de Sheed del libro I, capítulo III, con los ejemplos del cuerpo de tu pregunta:

Pero si llenas el cielo y la tierra, ¿te contienen? ¿O los llenas, y sin embargo te sobra mucho ya que no pueden contenerte? ¿Existe algún otro lugar en el que se vierte ese excedente de Ti que el cielo y la tierra no pueden contener? Seguramente no tienes necesidad de ningún lugar que te contenga, ya que Tú lo contienes todo, y lo llenas precisamente conteniéndolo.

Obsérvese que, a diferencia de las otras traducciones más técnicas, la última frase del fragmento anterior está moldeada como una oración imperativa en lugar de interrogativa. Esto parece ser un intento sutilmente significativo de transmitir tanto el dinamismo teológico como el emocional por el que San Agustín es canónicamente conocido. También se rompe la monotonía de las preguntas, dando un crédito inteligible a un gigante como Agustín.

Al leer la traducción de Sheed de Confesiones (así como sus otras obras) a menudo me sorprendo leyendo los pasajes con una especie de ritmo, casi como si estuviera leyendo una de las obras de poesía de C. S. Lewis. Combina en su justa medida el inglés posterior a Isabel, al estilo del rey Jaime, con una prosa más moderna al estilo de Chesterton, a la que le tengo verdadero cariño.

Aquí he reordenado libremente un pasaje de la traducción de Sheed para iluminar las estructuras rítmicas de las frases que me ayudan a mantenerme centrado en lo que Agustín está diciendo realmente:

Y si Tú ya estás en mí,

ya que de otro modo no debería estar,

¿Por qué clamo a Ti

para que entres en mí?

Aunque estuviera en el infierno, Tú estarías allí,

Porque si bajo al infierno, Tú también estás allí.

Así, oh Dios, no debería ser nada,

Absolutamente nada,

A menos que tú estuvieras en mí,

O más bien si yo estuviera en ti,

De quien y por quien y en quien,

son todas las cosas.

Libro I, Cap. II

La traducción de Sheed está completamente impregnada de una especie de perfección de la que parecen carecer otras traducciones que he leído (o que he intentado leer). Como en todas sus obras teológicas (que yo recomiendo encarecidamente recomiendo cada una de ellas) Sheed hace un trabajo increíble de manipular eficientemente el idioma inglés para transportar verdades eternamente comprensibles a mentes simples como la mía.

Dale una oportunidad a Sheed… no te arrepentirás.

usuario5286

Comentarios

  • Realmente interesante, y exactamente en la línea de lo que estaba buscando. Gracias. El hecho de que Sheed rompa algunas de las interminables cadenas de preguntas me parece una idea realmente genial. Lo investigaré un poco más. –  > Por Matt J..
  • Pasé mi hora de almuerzo comparando pasajes de Sheed, Chadwick y Boulding. ¡Hay tantas diferencias! Sheed es definitivamente el más poético de los tres, consiguiendo sonar elevado sin ser demasiado torpe. Boulding se destacó como el más contemporáneo o coloquial, más parecido a un libro de memorias que se podría encontrar escrito hoy en día que a algo antiguo. Sin embargo, tengo que admitir que a veces el Chadwick parecía tener mucha más fuerza. En cuanto a la amante de Agustín, otros escribieron «vivía con» y «placer carnal», pero Chadwick escribió «dormía con» y «indulgencia erótica». Tiene más fuerza. –  > Por Matt J..
Dɑvïd

Esta cuestión me interesa desde hace mucho tiempo, y la he investigado en varias ocasiones en el pasado, aunque nunca de forma «científica». Esta parece ser una pregunta fructífera, aunque sea una de esas «basadas en la opinión» (pero espero que «bien subjetiva») que no son ideales para un Q&A en el modelo de StackExchange.

Impresiones

Mi propio pasaje de prueba de interés es aquel en el que Agustín se encuentra por primera vez con las Escrituras, en el Bk. III, cap. 5(9). He comparado las traducciones que aparecen aquí (quizás no una lista exhaustiva, pero cercana, creo) — las letras corresponden a la hoja de cálculo, abajo. He adjuntado algunas impresiones puramente personales sobre la «legibilidad» de la traducción; más abajo hay algunas observaciones sobre este pasaje en sí.

  • A. El texto latino de Agustín
  • B. E.B. Pusey (1838)
    Aunque se trata de la más antigua de estas traducciones, el manejo del latín por parte de Pusey es a menudo agudo y generalmente conciso – y algo arcaico. En conjunto, el lector moderno puede encontrar esta traducción opaca. Sin embargo, vale la pena echarle un vistazo, ya que es fácil y ampliamente disponible.
  • C. J.G. Pilkington (1886)
    Cincuenta años después, y aunque la interpretación de Pilkington no parece que de la de Pusey, el aumento de la verbosidad es evidente… y sin ganar mucho (que yo vea) en «legibilidad».
  • D. F.J. Sheed (1948)
    Con una longitud similar a la de Pilkington, Sheed representa un notable avance en cuanto a fluidez y facilidad de comprensión. También se toma más libertades con el latín – en varios asuntos de detalle, así como la «volteada» de #8 y #9 en la versión de «frase» del texto, abajo; y «crece en Tus pequeños» (#13) es un fallo, en lo que a mí respecta.
  • E. Vernon J. Bourke (1953)

    Bourke comparte algunas de las características de Sheed, pero sin la idiosincrasia en comparación con el latín. No es especialmente llamativo en sus frases, pero es claro.
  • F. A.C. Outler (1955)
    En el manejo de Outler, la prolijidad del latín se desempaca un poco más, añadiendo a la claridad, aunque no encuentro su fraseo tan agraciado como el de algunos de estos comparadores.
  • G. John K. Ryan (1960)
    Con 166 palabras, la de Ryan es la más larga de estas traducciones (el latín tiene 98 palabras, y Pusey utiliza 140). Las partículas y modificadores adicionales contribuyen a la claridad; también las encuentro un poco pesadas.
  • H. R.S Pine-Coffin (1961)
    La versión de Pine-Coffin para los Penguin Classics es notoriamente «libre»; aunque esto puede favorecer la legibilidad y la resonancia de la frase, se aleja un poco del latín. Fue la primera versión de las Confesiones que leí (hace muchos años), y todavía la disfruto, incluso con sus defectos. Es «legible», sin duda.
  • I. Rex Warner (1963)
    En mi opinión, la traducción de Warner es la más fluida de todas las presentes -al menos en este extracto-, aunque algunos la encuentren un poco pedestre.
  • J. Henry Chadwick (1991)
    Henry Chadwick fue uno de los más destacados eruditos de la Patrística del siglo XX, por lo que su traducción (realizada en su madurez) inspira respeto. Creo que se toma más libertades con la metáfora (véase, por ejemplo, su «dificultad montañosa» en el número 6, más abajo), pero son diferentes de las de Pine-Coffin.
  • K. Maria Boulding (1997)
    Boulding consigue un grado de sencillez en su prosa que no alcanza la mayoría. Tiene algún «relleno» ocasional, pero por lo general con buen efecto. Aunque no es tan literal como otros, sus decisiones sobre la reflexión tienden a tener sentido.
  • L. Benignus O’Rourke (2013)
    La traducción de O’Rourke, que adopta un enfoque muy particular, se dirige a los «jóvenes» y se presenta en estrofascomo si fueran líneas poéticas. Es accesible y, a menudo, llamativa. A continuación encontrará una imagen de esta página en el manejo de O’Rourke, y un extracto de una reseña de la misma.

ACTUALIZACIÓN (13.10.2017) Una nueva traducción de las Confesiones ha aparecido desde que se publicó esta «respuesta», la de Sarah Ruden. Véase el final de esta respuesta para su interpretación del pasaje de prueba.


Los datos

Aquí están los textos para comparar. Están ordenados cronológicamente de izquierda a derecha; está claro que las traducciones tienden a aumentar su verbosidad desde el comienzo bastante escueto de Pusey, no mucho más largo que el propio latín:

Pero esta versión facilita las comparaciones detalladas (el texto en azul es donde el traductor ha transpuesto la secuencia de frases en inglés por comparación con el latín en la columna A):

Observaciones textuales

Más allá de los esbozos impresionistas anteriores, hay algunos puntos en este breve extracto que ponen de manifiesto las diferencias de nuestros traductores de forma más clara. (Me refiero a las «filas» numeradas del gráfico inmediatamente anterior). (Lo que sigue aquí es selectivo, no exhaustivo).

  1. En #6 Agustín da su caracterización madura de la Escritura -no sus primeras impresiones, que luego relata en ##7ff. El latín tiene una calidad poética:

    sed incessu humilem,
    successu excelsam
    et velatam mysteriis.

    Para mi ojo/oído, las traducciones que se inclinan hacia la brevedad son a la vez «legibles» y reflejan la dicción de Agustín aquí:

    de bajo acceso,
    en sus recovecos elevado,
    y velado con misterios; (= Pusey)

    Outler comparte parte del lenguaje de Sheed, pero con una mejor cadencia (IMO):

    algo bajo en el oír,
    pero sublime en el hacer,
    y velado en los misterios. (= Outler)

    (No estoy seguro de «hacer» para succēdō, pero no soy realmente competente para juzgar). Chadwick muestra aquí cierta audacia al extrapolar la metáfora implícita de Agustín para llegar a una interpretación que me parece atractiva y evocadora:

    un texto humilde para el principiante pero,
    en la lectura posterior, de dificultad montañosa
    y envuelto en misterios. (= Chadwick)

Y, más brevemente, un par que vienen hacia el final de este texto:

  1. #13 recibe un tratamiento bastante variado: verum autem illa erat quae cresceret cum parvulis, escribe Agustín. Algunos de los intentos me parecen bastante torpes:

    En efecto, eran de una naturaleza que crecía en tus pequeños. (= Sheed)

    no tiene mucho éxito, creo. Chadwick muestra su propensión a la expansión con esta interpretación bastante clara:

    Sin embargo, la Biblia fue compuesta de tal manera que a medida que los principiantes maduran, su significado crece con ellos. (= Chadwick)

    que todavía no es tan elegante como la de Boulding:

    La Escritura es una realidad que crece junto con los niños pequeños, (= Boulding)

    Y observo que la interpretación de Warner también se acerca bastante a eso.

  2. #15 Cómo considerar la autodescripción de Agustín como grandis en esta frase final? Hay dos enfoques generales al respecto:

    • «gran uno/gran hombre»: Pusey, Pilkington, Sheed, Ryan, Pine-Coffin
    • «adulto maduro»: Bourke, Outler, Warner, Chadwick, Boulding
       

    Aquí, O’Rourke da «sofisticado», lo que me parece una forma inteligente de implicar ambas opciones. Todas estas opciones son «legibles», pero interpretan el contraste que Agustín está dibujando aquí de diferentes maneras.

Hacia la «legibilidad»

Como se prometió, aquí está la interpretación de Benignus O’Rourke tal como aparece en la p. 93 de su edición. Es una versión muy fácil de leer: es una lástima que haya decidido omitir los libros X-XIII.

DECEPCIONADO POR LAS ESCRITURAS

Así que me propuse
de leer las Sagradas Escrituras
para ver qué clase de libros eran.
Y esto es lo que encontré, pero sólo después
algo que estaba más allá del alcance
de los orgullosos,
algo que no está claro para los inmaduros.
Algo simple cuando uno lo encuentra por primera vez,
pero sublime cuando uno avanza.
Algo envuelto en un profundo misterio.

En ese momento yo no era el tipo de persona
que aceptaba la palabra de Dios
para agachar la cabeza y seguir sus indicaciones.
Pero en aquellos días no pensaba en las Escrituras
como lo hago ahora.
A mí me parecía que no eran comparables
con el estilo digno de Cicerón.
Mi orgullo hinchado retrocedía ante su simplicidad.
Mi mente no pudo captar su profundidad.

La Escritura es tal que crece
con los pequeños, incluso mientras crecen.
Pero yo era demasiado engreído para soportar ser un niño.
Estaba hinchado de orgullo
y me veía a mí mismo como alguien sofisticado.

Miles Hollingworth -uno de los muchos biógrafos de Agustín- lo reseñó en Revista de Estudios Teológicosy este extracto resume su juicio:

Mi impresión es que, al haber buscado una traducción de fácil lectura que, como él espera, pueda ser disfrutada por un joven de 16 años, O’Rourke también ha aprovechado lo que hizo que las Confesiones originales fueran tan atractivas en su tiempo. Me he sentido profundamente conmovido por su fidelidad a las palabras de Agustín. … Los estudiosos se han dado cuenta hace tiempo de que cada una de las palabras de Agustín puede llevarnos lejos en los fascinantes terrenos de la historia y la filología que las acompañan. Pero O’Rourke ha optado, en cambio, por mirar hacia adelante, como lo hizo el autor Agustín, cuando divisó al público cuyas almas pensó que este libro podría salvar.

La obra de William Mallard, Language and Love: Introducing Augustine’s Religious Thought Through the Confessions Story (Pennsylvania State Univ Press, 1994) incluye este esbozo sobre una variedad de estas traducciones:

Varias traducciones al inglés de las Confesiones están disponibles. La traducción de Pusey del siglo XIX sigue siendo un texto cuidadoso y vigoroso; sin embargo, su lenguaje es muy arcaico para el oído de finales del siglo XX. Dos series de fuentes traducidas de mediados de siglo han incluido las Confesiones en inglés: Vernon Bourke, notable estudioso agustino, ha ofrecido una traducción de 1953 en la extensa Padres de la Iglesia y Albert Outler, una autoridad en materia de Juan Wesley, ha publicado una traducción en 1955 en la Biblioteca de Clásicos Cristianosvol. 7. La traducción de Bourke es una interpretación clara y literal. La de Outler incluye útiles notas a pie de página de vez en cuando sobre los principales puntos del pensamiento agustiniano. R. S. Pine-Coffin ofrece una traducción parafraseada en Penguin Books, valiosa para una lectura rápida e inicial. Comparable a Pine-Coffin es la traducción de Rex Warner de 1963 (Mentor Books); sin embargo, Pine-Coffin es superior en la introducción y las notas, y en el hábil uso del inglés, especialmente en la frase llamativa. La traducción de J. K. Ryan para Image Books (1960) es una lectura cuidadosa y cercana, aunque de expresión contemporánea, con valiosas notas, referencias e introducción. Henry Chadwick ha proporcionado una nueva traducción (1991) a través de Oxford University Press con notas a pie de página, introducción e índice especialmente útiles y bien informados.

Tomo nota de un reciente curso universitario sobre las Confesiones en la Universidad Católica de América asignó la traducción de Chadwick como su texto de referencia (ese programa de estudios tiene algunas lecturas adicionales útiles que serían de interés para cualquiera que siga leyendo este post).


Si alguien está interesado en la hoja de cálculo de LibreOffice Calc con estos datos, puede verla o descargarla desde Google Drive. La hoja con el texto dividido en frases/cláusulas utiliza Venturis ADF Condenseddisponible para descarga gratuita (o vea la familia completa). (N.B. las erratas en los PNGs de arriba se han corregido en el archivo ODS; lo actualizaré con cualquier otra corrección, si fuera necesario).


Y por último…


Actualización (13.10.2017) Aquí está la interpretación del «pasaje de prueba» de Confesiones / Agustín; una nueva traducción de Sarah Ruden. Nueva York: The Modern Library, 2017.

Por lo tanto, me comprometí a considerar los textos sagrados y obtener un sentido de ellos. Y he aquí que el tema no era «fáctico» en opinión de los pretenciosos, ni tampoco se exponía directamente a los ojos de los niños, sino que era bajo cuando me acercaba a ella, de elevada dignidad cuando me acercaba, y estaba velado por los misterios. Pero entonces, yo no era el tipo de persona que podía entrar en ella, o doblar mi cuello sumisamente para seguir sus propios pasos. El tono que adopto ahora, como ves, no muestra la forma en que me sentí al acudir por primera vez a estos escritos, que no parecían ni siquiera dignos de ser comparados con la excelencia de Cicerón. Mi hinchada opinión sobre mi propio gusto retrocedía ante su mediocridad, y mi ojo crítico no podía penetrar en las cualidades que había detrás. En realidad, este escrito es del tipo que crece al lado de los niños pequeños, pero yo no iba a rebajarme a ser un niño pequeño; estaba hinchado de engreimiento y me parecía a mí mismo, de todos modos, bastante crecido.


Traducciones omitidas

Ahora se incluye en esta respuesta en aras de la exhaustividad.

  • William Watts (1631) en la primera edición de Loeb de las Confesioneseditada por W.H.D. Rouse (1912); véase el «pasaje de prueba» en Vol. 1, pp. 113-115. Esta fue la base de la traducción de Pusey.
  • Philip Burton, Las Confesiones (Everyman’s Library) (Alfred Knopf, 2001).
  • Carolyn Hammond, Agustín, Confesiones(nueva) edición Loeb; 2 vols. (Harvard, 2014, 2016).

Comentarios

  • Si eligieras 2 o 3 de esos 11 para recomendar ¿cuáles serían? –  > Por curiousdannii.
  • @curiousdannii – Difícil pregunta (por eso la evité arriba :). Pero ahí va: (1) si se trata de un freebie, entonces Outler, disponible en un PDF con un buen formato. Chadwick no es impecable, (2) su sería mi compra de elección, sobre todo porque disponible en rústica barata. Encontré su explicación de la estructura del pensamiento de las Confesiones enormemente esclarecedora. (3) No conozco bien la versión de Boulding, pero me han impresionado los fragmentos que he leído. O’Rourke es un honorable (4º), ya que su enfoque es pero la omisión de los libros X-XIII es una pena. –  > Por Dɑvïd.
  • @Dɑvïd ¿Podrías resumirlo al final de tu respuesta? (Tus mejores elecciones). –  > Por KorvinStarmast.