¿Celebraron los discípulos de Jesús su cumpleaños?

Kadalikatt Joseph Sibichan preguntó.

La celebración de los cumpleaños de algunas personas prominentes estaba muy en boga en la época de Jesús, como vemos en Mt 14:6.

Ahora que la Navidad ha llegado a ser una de las mayores fiestas del cristianismo uno se pregunta si el cumpleaños de Jesús se celebraba incluso cuando caminaba por la tierra. Mi pregunta es: ¿Las enseñanzas apócrifas de la Iglesia Católica hablan de alguna ocasión en la que el cumpleaños de Jesús fuera celebrado por los discípulos?

Comentarios

  • La pregunta/respuesta «duplicada» trata sólo de cuándo la Iglesia introdujo la celebración y no dice nada sobre los acontecimientos durante el primer siglo. Por lo tanto, NO es una pregunta duplicada. –  > Por Lesley.
  • ¿No era Herodes un judío , y era lo que leemos en Mtt 14:6-7 y la excepción: «En el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías bailó para los invitados y complació tanto a Herodes que prometió con un juramento darle todo lo que pidiera» –  > Por Kadalikatt Joseph Sibichan.
  • @Geremia Relacionado posiblemente pero no duplicado: ¿Cuándo comenzó la Navidad (el nacimiento de Cristo) como celebración cristiana? La presente pregunta se refiere al ministerio real de Cristo mientras vivía y no al escenario histórico de la Fiesta de la Navidad. Como tal, la abro. –  > Por Ken Graham.
  • Continuemos esta discusión en el chat. –  > Por Geremia.
  • También sería muy interesante saber si Jesús y sus discípulos se cepillaban los dientes. ¿Y si era una práctica común en la época? –  > Por Constantthin.
1 respuestas
Ken Graham

¿Celebraron los discípulos de Jesús su cumpleaños?

Una pregunta válida para decir lo menos, pero la respuesta corta parece ser simplemente: no.

La Iglesia católica no tiene esa tradición de la Iglesia primitiva o de los Padres de la Iglesia. Los apócrifos conocidos son igualmente silenciosos en este tema.

El gran problema de que los antiguos judíos celebraran los cumpleaños en la época de Cristo es que el calendario judío se basaba en un ciclo lunar y no en un ciclo solar como nuestro calendario actual actual. Es bastante sencillo entender este principio y el resultado final sería que el cumpleaños real de Jesús variaría de año en año según el calendario judío.

Los discípulos de Jesús eran judíos y también lo era Jesús. Vivían una vida judía tradicional y aceptaron a Jesús como el Mesías. Su forma de adoración cambió después de la muerte de Jesús. Esta pregunta se refiere a las celebraciones de su cumpleaños mientras Jesús estaba vivo.

Incluso Josefo admite que el pueblo hebreo no celebraba los cumpleaños.

El historiador judaico del siglo I, Josefo, señaló que las familias judaicas no celebraban los cumpleaños:

«No, en efecto, la ley no nos permite hacer fiestas en el nacimiento de nuestros hijos, y así dar ocasión de beber en exceso» (Josefo. Traducido por W. Whiston. Contra Apión, Libro II, Capítulo 26. Extraído de Josephus Complete Works, Kregel Publications, Grand Rapids (MI), 14ª impresión, 1977, p. 632).

En el judaísmo no existe la tradición de celebrar los cumpleaños, de lo contrario tendríamos una lista de cumpleaños desde Noé, Abraham hasta Moisés, el rey David y muchos otros, pero no existe tal cosa. Hay por supuesto Sabios que han sugerido que ciertos individuos nacieron en Moedim o días importantes de la historia de Israel, sin embargo no hay «cumpleaños» dentro del Judaísmo, la Torah, los Cristianos Judíos o la verdadera Ecclesia de YEHOVAH Dios a través de los tiempos.

Ahora bien, aunque no hay ningún mandamiento específico contra la celebración de los cumpleaños en la Biblia, la costumbre judaica en aquellos días estaba aparentemente basada en las ocurrencias negativas de la Biblia en torno a los cumpleaños, así como en las implicaciones astrológicas de la celebración de los mismos (las prácticas paganas, como la astrología, estaban específicamente prohibidas en la ley).

Dado que casi todos los primeros cristianos eran judaítas, esto puede explicar en parte por qué la celebración del nacimiento del Mesías no sería coherente con esa costumbre primitiva.

En su ensayo titulado «Birthdays, Jewishly», Lisa Farber Miller y Sandra Widener señalan que la Enciclopedia Judaica es muy tajante en este tema:

«La celebración de los cumpleaños es desconocida en el ritual judío tradicional».

Para el resto de mi respuesta, voy a dejar que el rabino Mendy Kaminker termine con el tema de los cumpleaños según la antigua nación hebrea.

El Primer Cumpleaños

El primer individuo que celebró un cumpleaños fue Adán. Bueno, teniendo en cuenta que no «nació», los quisquillosos argumentarán que en realidad no tuvo un «cumpleaños»; pero no obstante, su primer día en la tierra fue bastante agitado.

Adán fue creado el primer viernes, el sexto día de la creación, después de que D’s terminara de poner la mesa de cumpleaños cósmica con los cielos y la tierra; el sol y la luna; las plantas y los árboles; las bestias, las aves y los peces. Poco después de la creación de Adán, siempre el mismo viernes, D’s formó y dio vida a Eva.

Los resultados fueron considerablemente peores que un mal dolor de estómagoAunque no hay constancia de que participaran en una tarta de cumpleaños, lo celebraron comiendo otro manjar: el fruto del Árbol del Conocimiento. Los resultados fueron mucho peores que un dolor de estómago.

Todos los años celebramos el cumpleaños de Adán y Eva. Rosh Hashanah, el Año Nuevo judío, no se celebra el día en que se creó el mundo, sino seis días después, en el aniversario de la creación de Adán y Eva. Ese es el día en el que todo empezó de verdad; el día en el que se puso en marcha la visión del Creador de habitar en un hogar construido por el hombre.

Un invitado intimidante

«Y Abraham hizo una gran fiesta el día en que Isaac fue destetado» (Génesis 21:8).

Según una opinión expresada en el Midrash, esta fiesta celebraba el decimotercer cumpleaños de Isaac; el día en que fue «destetado» de la infancia y asumió las responsabilidades de un adulto judío. Según otra opinión, esta fiesta tuvo lugar en su segundo cumpleaños. En cualquier caso, era una celebración de cumpleaños.

Según la tradición, Isaac nació en Pascua. Por lo tanto, la «gran fiesta» debió incluir matzá y cocina kosher para la Pascua. Pero la cocina no era la principal atracción, sino la distinguida lista de invitados que incluía a todo el «quién es quién» de la época.

Uno de los invitados VIP era Og, el rey de Basán, un hombre gigantesco con una fuerza sobrehumana. Comentó condescendientemente: «¿Por qué todo el mundo se preocupa por este niño? Con mi meñique puedo acabar con su vida».

A D’os no le gustó demasiado esta arrogancia. «Sólo espera. Vivirás para ver cientos de miles de descendientes de este niño. De hecho, tu fin estará en sus manos…»

Y eso es precisamente lo que ocurrió años después, cuando fue derrotado por los ejércitos israelitas dirigidos por Moisés

Una fiesta de cumpleaños «memorable»

La primera referencia bíblica a una fiesta de cumpleaños se encuentra en el libro del Génesis. El faraón organizó una gran fiesta de cumpleaños para todos sus ministros. Durante la fiesta se acordó de dos de sus chambelanes, su mayordomo y su panadero jefe, a los que había encarcelado por su negligencia en el trabajo. Exactamente como un joven hebreo, José, había predicho tres días antes, el Faraón perdonó al mayordomo y lo restituyó a su puesto. El panadero, en cambio, fue enviado a la horca.

Hasta los 120 años… ¡de verdad!

Un deseo de cumpleaños judío común es: «Que vivas hasta los 120 años». En la Torá encontramos una personalidad que vivió hasta los 120 años, en la nariz. Se trata de Moisés, el mayor profeta de todos los tiempos, que nació y falleció en la misma fecha: el 7 de Adar.

Siglos más tarde, cuando Amán quiso exterminar a los judíos, lanzó una lotería para determinar el mes más propicio para poner en práctica su nefasto plan. Amán estaba eufórico cuando la lotería eligió el mes de Adar, «¡es el mes en que murió Moisés, el salvador de los judíos!».

Pero Amán no sabía que Adar es también el mes en que nació Moisés. Y lo auspicioso de un cumpleaños compensa cualquier cualidad negativa asociada a la muerte. El resto es historia…

Un cumpleaños luctuoso pero finalmente alegre

El redentor nació en el momento posterior a la destrucciónEl día más triste del calendario judío es el 9 de Av, fecha en la que -entre otras tragedias- se destruyeron los dos templos sagrados, lo que provocó el exilio de nuestra nación de Tierra Santa. Sin embargo, nuestros sabios nos dicen que a pesar de la tristeza y el dolor, este es el cumpleaños de Moshiach, nuestro futuro redentor:

«El día en que el Templo Sagrado fue destruido, un judío estaba arando su campo cuando su vaca gritó de repente. Un árabe pasaba por allí y escuchó el grito de la vaca. Dijo el árabe: ‘¡Judío, judío! Desata tu vaca, libera la estaca de tu arado, porque tu Santo Templo ha sido destruido’. La vaca volvió a bajar por segunda vez. Dijo el árabe: ‘¡Judío, judío! Une tu vaca, vuelve a colocar la estaca de tu arado, porque el Redentor ha nacido ahora…'»

El redentor, y con él el potencial de redención, nació al momento de la destrucción. – Los cumpleaños en la historia judía

Si Jesús celebró o no su cumpleaños es algo que se pierde en la historia. Si María o José celebraron el cumpleaños del Señor también se ha perdido para la historia. Pero la Iglesia ha resuelto esta cuestión con la institución de la Fiesta de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, colocando esta fiesta el 25 de diciembre, ahora conocida como el día de Navidad.

Pero no fue hasta el siglo IV que las iglesias de Oriente comenzaron a celebrar la fiesta del nacimiento de nuestro Salvador en el mes de diciembre. Hasta ese momento la habían celebrado en una ocasión el 6 de enero, uniéndola así, bajo el término genérico de Epifanía, con la Manifestación de nuestro Salvador hecha a los Magos, y en ellos a los gentiles; en otra ocasión, como nos dice Clemente de Alejandría, la celebraban el 25 del mes de Pachón (15 de mayo), o el 25 del mes de Pharmuth (20 de abril). San Juan Crisóstomo, en la Homilía que acabamos de citar, que pronunció en el año 386, nos dice que la costumbre romana de celebrar el nacimiento de nuestro Salvador el 25 de diciembre sólo se había observado entonces diez años en la Iglesia de Antioquía. Es probable que este cambio haya sido introducido en obediencia a los deseos de la Sede Apostólica, deseos que recibieron un peso adicional por el edicto de los emperadores Teodosio y Valentiniano, que apareció hacia el final del siglo IV, y decretó que la Natividad y la Epifanía de nuestro Señor debían ser dos festividades distintas. La única Iglesia que ha mantenido la costumbre de celebrar los dos misterios el 6 de enero es la de Armenia; debido, sin duda, a la circunstancia de que ese país no estaba bajo la autoridad de los emperadores; como también porque se retiró en un período temprano de la influencia de Roma por el cisma y la herejía. – Historia de la Navidad (Dom Guéranger)

Comentarios

  • La pregunta está etiquetada [catolicismo] y pide «enseñanzas de la Iglesia católica», no de los rabinos judíos. Además, la Iglesia no colocó arbitrariamente el cumpleaños de Cristo el 25 de diciembre; «que Cristo nació el 25 de diciembre es la tradición común de la Iglesia y de todas las épocas», como muestra el P. Cornelius à Lapide en su comentario sobre Lucas 2; cf. ¿Nació Cristo el 25 de diciembre?. –  > Por Geremia.
  • Una respuesta clara y concisa a la pregunta formulada se da antes y después de la fascinante información de fondo desde la perspectiva de la antigua nación hebrea. Qué refrescante es obtener un «valor añadido» de la investigación adicional. –  > Por Lesley.
  • @Geremia No hay escritos de la Iglesia sobre el tema de si los discípulos de Jesús celebraron su cumpleaños o no. Podría haber dejado la respuesta simplemente como no. Pero sentí que sería una respuesta demasiado corta. Así que me salí de la caja y amplié mi respuesta. ¡Dixit Candice! –  > Por Ken Graham.
  • @KenGraham Aunque el judaísmo no celebrara los cumpleaños, eso no prueba que los discípulos cristianos no lo hicieran. El cristianismo celebra tres cumpleaños: El de Cristo, el de María y el de San Juan Bautista. –  > Por Geremia.
  • El problema con esa línea de pensamiento es que la Iglesia no llegó a existir hasta Pentecostés. Antes de que eso ocurriera, los discípulos de Jesús eran judíos muy devotos. –  > Por Ken Graham.