En el catolicismo, ¿qué distingue una bendición sacerdotal de una bendición laica?

svidgen preguntó.

Se anima a los católicos laicos a bendecir a sus hijos [¿y a sus hogares?] utilizando fórmulas o patrones particulares. Según tengo entendido, éstas deberían diferir en «forma» y fórmula de las bendiciones realizadas por un sacerdote.

¿Cuáles son las diferencias en la fórmula y la manera? ¿Hay alguna diferencia en el efecto o la eficacia?

2 respuestas
Alypius

Todos los bautizados pueden bendecir, incluso los no católicos. Pero no todas las bendiciones pueden ser dadas por todas las personas.

Como una vaga Como regla general, las bendiciones implican cosas y personas sobre las que se ha concedido autoridad espiritual por parte de Dios. Por esta razón, los padres pueden bendecir apropiadamente a sus hijos, las personas a sus hogares, y aquellos con órdenes sagradas apropiadas pueden bendecir el agua, que además sirve para consagrar agua, que además sirve para consagrarla: se convierte en agua bendita. Que un laico intente dar ciertas bendiciones no estaría en el orden correcto de las cosas. Las personas tienen diferentes vocaciones: algunos actos sólo son apropiados para quienes han sido llamados por Dios al sacerdocio, y muy inapropiados para otros.

Las bendiciones específicas difieren en su forma de la misma manera que las oraciones específicas difieren en su forma. A medida que aumenta la solemnidad del acto, también aumenta su formalidad. Las bendiciones muy importantes tendrán ciertas formas estrictas.

Así que una diferencia es que las bendiciones sacerdotales tienden a ser más formalizadas. Las otras diferencias, ya mencionadas, son que las bendiciones sacerdotales particulares están restringidas a los sacerdotes, y que algunas de esas bendiciones sirven para consagrar.


Según el Catecismo:

1668 Los sacramentos se instituyen para la santificación de ciertos ministerios de la Iglesia, de ciertos estados de vida, de una gran variedad de circunstancias de la vida cristiana y del uso de muchas cosas útiles para el hombre. De acuerdo con las decisiones pastorales de los obispos, también pueden responder a las necesidades, a la cultura y a la historia especial del pueblo cristiano de una determinada región o época. Siempre incluyen una oración, a menudo acompañada de un signo específicocomo la imposición de manos, la señal de la cruz o la aspersión de agua bendita (que recuerda el bautismo).

1669 Los sacramentos derivan del sacerdocio bautismal: todo bautizado está llamado a ser una «bendición» y a bendecir. De ahí que los laicos puedan presidir ciertas bendiciones; Cuanto más se refiere una bendición a la vida eclesial y sacramental, más se reserva su administración al ministerio ordenado ministerio ordenado (obispos, sacerdotes o diáconos).

1670 Los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia, nos preparan para recibir la gracia y nos disponen a cooperar con ella. «Para los fieles bien dispuestos, la liturgia de los sacramentos y los sacramentales santifica casi todos los acontecimientos de su vida con la gracia divina que brota del misterio pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. De esta fuente extraen su fuerza todos los sacramentos y sacramentales. Apenas hay apenas un uso adecuado de las cosas materiales que no pueda dirigirse así a la santificación de los hombres y a la alabanza de Dios».

1672 Algunas bendiciones tienen una importancia duradera porque consagran a las personas a Dios, o reservan objetos y lugares para el uso litúrgico.

(Una bendición es un sacramental. Un sacramental no es lo mismo que un sacramento).

Intentar realizar ciertas bendiciones como laico es una mala idea. Por ejemplo, el blog de este abogado canónico se opone rotundamente a que los ministros laicos intenten conferir una bendición utilizando la Sagrada Eucaristía:

Bendecir a los fieles con el Santísimo Sacramento está expresamente reservado a los ordenados. Los laicos no pueden conferir ninguna bendiciones con la Hostia (El culto eucarístico fuera de la misa nn. 91, 97-99, y 1983 CIC 1168). Por lo tanto, esta práctica debe ser inmediatamente inmediatamente en todos los lugares en los que ha surgido.

En general, las cosas que se ven hacer sólo a los sacerdotes son cosas que sólo deben hacer los sacerdotes.

(Y si no estás seguro, es mejor que lo averigües: pregúntale al sacerdote).


Un par de ejemplos concretos de diferencias de fórmulas de http://forum.catholic.org/viewtopic.php?t=14564 (todos del primer post)

En la bendición de una mesa o comida: cuando se dice la oración de bendición, la clásica oración «Bendícenos, Señor, y a estos tus dones….» el laico que lo hace se persigna sobre sí mismo, como es habitual, mientras que el diácono o el sacerdote lo hace sobre los alimentos.

Y para la versión sacerdotal de las bendiciones:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Respuesta: Amén.

Gracia y paz de parte de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo.

Respuesta: Y con tu espíritu (Et cum spiritu tuo.

Contra la versión laica:

La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con todos nosotros.

Respuesta: Amén.

Comentarios

  • Esta es una buena explicación de las diferencias generales. ¿Conoce usted alguna diferencia en las fórmulas? Por ejemplo, tengo la impresión de que un católico laico no debe hacer la señal de la cruz sobre alguien, pero se le permite trazar la señal de la cruz en la cabeza de su hijo. –  > Por svidgen.
  • @svidgen Disculpas por la generalidad; el Catecismo no se extiende lo suficiente para especificar, y no quería especular. Mi intuición es que hacer la señal de la cruz de esa manera imita al sacerdote, y no debería ser hecho por los laicos (mi opinión es que cuanto mayor sea el gesto, mayor será la autoridad implícita). He desenterrado este hilo que parece confirmarlo. También recuerdo que los laicos nunca deben bendecir durante la misa (incluidas las formas de «que Dios te bendiga»), ni siquiera «junto» al sacerdote; y las bendiciones sacramentales deben ser realizadas por un sacerdote. –  > Por Alypius.
  • He añadido un par de ejemplos del hilo. Espero que no les moleste… –  > Por svidgen.
  • @svidgen Se ve bien – no quería decir «siempre es así», pero los ejemplos son definitivamente útiles. Voy a ver si encuentro mejores referencias para lo que digo en el comentario de arriba también. –  > Por Alypius.
ppaulojr

La bendición del sacerdote es un sacramental (no un sacramento). Así que puede conferir a la persona que la recibe una gracia especial. También puede traer indulgencias como en la bendición Urbi et Orbi o la Bendición del Santísimo Sacramento.

La bendición paterna es importante y una tradición muy antigua, como se indica en la Biblia: «Benedictio patris firmat domos filiorum» (La bendición del padre establece las casas de los hijos) – Eclesiástico 3:7