¿Cuál es el proceso para que las parejas que se han vuelto a casar se conviertan al catolicismo?

Grasper preguntó.

Estaba leyendo y tratando de entender Amoris Laetitia y se me ocurrió esta pregunta a continuación.

Los documentos hablan de las parejas irregulares y básicamente dicen que cada uno pasa por un tiempo de conversión diferente.

Esta es una situación:Una pareja católica no practicante se «divorcia» y se vuelve a casar por el estado. Acaban teniendo familia, digamos con 3 o más hijos con otro marido/mujer. Según la enseñanza católica, viven en adulterio. Ahora, empiezan a interesarse por la vida espiritual y pasan por lo que llamamos una conversión. Pero están atascados porque no pueden separarse y dejar a sus hijos o las dependencias que tengan.

Sé que lo ideal sería conseguir una anulación y resolver este problema. Pero digamos que no tienen derecho a la anulación. Mi pregunta es: ¿qué ofrece la Iglesia a estas parejas como solución? Sugerir que vivan como un hermano y una hermana no va a funcionar a menos que dejen de vivir en el mismo hogar, pero eso podría no ser ideal para los niños (supongo) o aún puede causar un escándalo.

¿Es realmente la separación de las parejas el único camino a seguir si quieren vivir una vida sacramental? Sé que esto le ocurrió a San Agustín pero su situación no era tan complicada. ¿Tenemos otros ejemplos del pasado en los que las familias necesitaban separarse para volver a vivir en estado de gracia?

¿Han escrito los teólogos católicos sobre este tema y si es así podría alguien explicármelo?

Comentarios

  • ¿Por qué los votos para cerrar? –  > Por Grasper.
  • Incluso con AL creo que la idea sería (y ciertamente debería) vivir eventualmente como hermano y hermana o tener el matrimonio convalidado. –  > Por Belinda.
  • Si vivir como hermanos no va a funcionar, no tanto porque no les interese sino porque saben que será difícil entonces la confesión frecuente. Este es un caso en el que no se puede evitar la ocasión cercana. –  > Por Belinda.
  • @Belinda, la confesión frecuente, en este caso, sería una presunción de la misericordia de Dios y eso es un pecado contra el HS. Un pecado imperdonable. No es el camino a seguir. –  > Por Grasper.
  • ¿Responde esto a su pregunta? christianity.stackexchange.com/a/42353/12563 –  > Por Matt Gutting.
3 respuestas
Stuart Gathman

G.K. Chesterton discute el absurdo lógico de pretender «cancelar» un voto de por vida con un pedazo de papel de un gobierno en «La Superstición del Divorcio». Recomiendo encarecidamente leer o escuchar (gratis en Librivox) este breve libro.

Descargo de responsabilidad, no soy católico, pero trato de estudiar sus posiciones seriamente. Creo que una perspectiva externa amigable puede ser útil.

Los católicos se centran en hechos objetivos verificables. La pareja hizo hizo votos como católicos nominales según las premisas de la pregunta. Esto puede verificarse en los registros de la Iglesia, firmados y atestiguados. Los protestantes se centran en realidades subjetivas. Posiblemente, los individuos sólo seguían la tradición familiar casándose en una iglesia católica, y no comprendieron la seriedad de su voto. El proceso de anulación católica intenta abordar la situación de hacer votos en la ignorancia o bajo coacción (matrimonio forzado) o falsos pretextos.

Si los votos originales eran reales, entonces ambas partes han estado viviendo en adulterio, y han tenido múltiples hijos en adulterio. Los niños van a quedar marcados. La Ley de Moisés decía: «Nadie de nacimiento ilegítimo (adúltero) entrará en la asamblea de Jehová hasta la décima generación».

Sin embargo, los hijos de «matrimonios putativos» (canon 1061.3 Se dice que un matrimonio no válido es putativo si ha sido celebrado de buena fe por al menos una de las partes. Deja de serlo cuando ambas partes tienen la certeza de su nulidad) son considerados legítimos por la Iglesia Católica.

No hay manera de descifrar este huevo. La prescripción católica de «vivir como hermano y hermana» con los cónyuges adúlteros es tan buena como cualquier otra que pueda sugerir una denominación protestante. El párrafo del Catecismo Católico 1649 y 1650 termina con:

«La reconciliación por el sacramento de la Penitencia sólo puede concederse a quienes se han arrepentido de haber violado el signo de la alianza y de la fidelidad a Cristo, y se comprometen a vivir en completa continencia.»

Hacia los cristianos que viven en esta situación, y que a menudo mantienen la fe y desean educar cristianamente a sus hijos, los sacerdotes y toda la comunidad deben manifestar una atenta solicitud, para que no se consideren separados de la Iglesia, en cuya vida pueden y deben participar como bautizados: Se les debe animar a escuchar la Palabra de Dios, a asistir al Sacrificio de la Misa, a perseverar en la oración, a contribuir a las obras de caridad y a los esfuerzos comunitarios por la justicia, a educar a sus hijos en la fe cristiana, a cultivar el espíritu y la práctica de la penitencia y a implorar así, día a día, la gracia de Dios.

Si los votos originales fueron hechos en la ignorancia por ambas partes, entonces tenemos dos familias paganas (nominalmente católicas), al menos dos miembros de las cuales ahora buscan obedecer a Cristo y reincorporarse a la Iglesia Católica. En este caso, el matrimonio original fue efectivamente una fornicación pagana. Esta afirmación no descarta la ceremonia católica: la pareja no la respetó al hacer votos serios que no querían. En este caso, el camino a seguir está claro: quedarse con la pareja actual. Si la iglesia católica no puede anular los votos hechos en la ignorancia (debido a su realidad objetiva indiscutible), entonces los nuevos matrimonios no pueden ser validados con votos (reales esta vez) por la Iglesia, y «vivir como hermano y hermana» es de nuevo la única opción para evitar la fornicación a ojos de la Iglesia.

Como la primera respuesta fue votada negativamente, seguro que esta también lo será. Los huevos rotos hacen un gran lío. DIOS ODIA EL DIVORCIO. Malaquías 2:13-16

No se menciona en la pregunta si las nuevas parejas son también creyentes que buscan obedecer a Cristo. ¿Son también católicos? ¿O algo más?

Ahora, porque están buscando Obedecer a Cristo, le corresponde a Cristo hacer algo hermoso de este desastre. No tienes que entender todo el cuadro, o saber el resultado final. Sólo haz lo que es y confía en que Dios hará que todas las cosas sean buenas.

Anexo de los comentarios: Sitio de derecho canónico: http://www.catholicdoors.com/misc/marriage/canonlaw.htmEsto confirma que el primer matrimonio es el único válido – pero no dice qué hacer con este lío. Si no hubiera hijos, el camino claro sería separarse de los cónyuges adúlteros.

También tiene un formulario web para hacer preguntas a un católico presuntamente entendido. Anteriormente había discutido una situación similar con un amigo católico serio y bien informado – no es una fuente que pueda enlazar, pero de ahí viene mi entendimiento sobre «vivir como hermano y hermana» como el enfoque católico para lidiar con el lío. La página de derecho canónico enlazada anteriormente confirma la necesidad de proteger a los niños en cualquier decisión.

Las confesiones (por ejemplo, la Confesión de Westminster) de la mayoría de los grupos protestantes son igual de estrictas con respecto al divorcio: hay diferentes enfoques para tratar los líos causados por el divorcio y las segundas nupcias. La práctica de estos ideales se ha deteriorado horriblemente en todas las comuniones, incluida la católica.

Todos necesitamos arrepentirnos – el Santo Matrimonio es la ilustración viva divinamente elegida de Cristo y la Iglesia. 2 Corintios 11:2 Apocalipsis 19:7-9 Cuando el matrimonio es profanado, Cristo es oscurecido.

Comentarios

  • Creo que no has entendido la pregunta. Y tu entendimiento de católico vs. protestante es erróneo. Este sitio es diferente. No voy a votar en contra porque seas nuevo. Por favor, aprende más sobre cómo este sitio es diferente. –  > Por Grasa.
  • El que pregunta está buscando la práctica católica real en este asunto, y tú no has citado nada que diga cuál es la práctica católica. –  > Por DJClayworth.
  • Stuart, (1) te sugiero que vayas al Código de Derecho Canónico en línea y navegues por la discusión del sacramento del matrimonio, y los decretos de nulidad allí. Eso aclarará algunos conceptos erróneos. (2) Su marco de «esta denominación contra esa denominación» es antitético a la forma en que Christianity.SE ha creado un entorno en el que las personas de todas las denominaciones pueden explicar sus creencias sin entrar en la polémica Provt Verus Cath versus JW versus C de E versus ortodoxa (y así sucesivamente). Por favor, edita tu respuesta para eliminar las alusiones a ese tipo de disputas. –  > Por KorvinStarmast.
  • Bienvenido al sitio. Nos alegra que te hayas tomado el tiempo de participar. Como ya se ha dicho, la pregunta busca información sobre la práctica católica, a la que no has respondido. Este sitio es descriptivo no prescriptivo. Sé que es extraño, ya que el cristianismo hace hincapié en compartir la verdad y las buenas acciones, pero para que funcione aquí, nos ceñimos a describir creencias, prácticas e historia cristianas. Te voy a dar un up por el esfuerzo, pero no será fácil la próxima vez. Espero volver a verte pronto. –  > Por fгedsbend.
  • Un sitio con el derecho canónico católico para el matrimonio: catholicdoors.com/misc/marriage/canonlaw.htm Confirma que el matrimonio original es el válido, pero que hay que tener en cuenta a los hijos a la hora de llevar a cabo la separación (normalmente desaconsejada). También tiene un formulario web para hacer preguntas. No voy a hacer perder el tiempo a los funcionarios de la Iglesia por curiosidad personal. Pero el que pregunta aquí puede desear preguntar a una autoridad católica oficial. Mi entendimiento proviene de haber preguntado a amigos católicos conocedores de situaciones similares. –  > Por Stuart Gathman.
KorvinStarmast

El proceso se llama convalidación

La diócesis de Detroit tiene una cartilla sobre esto, que puede leer aquípero lo básico sigue siendo lo mismo.

  1. La presunción de cualquier matrimonio es que es válido a menos que sea impugnado. (Código de Derecho Canónico).

  2. Los católicos están obligados, cuando se casan, a esforzarse para que el matrimonio sea sacramental. (Código de Derecho Canónico)

  3. Cada caso tiene sus propios detalles y matices. Este es un punto crítico que hay que entender: el párroco, y en algunos casos la diócesis, investiga un matrimonio que se afirma que no es sacramental y descubrirá qué defectos, si los hay, están presentes (Código de Derecho Canónico).

    En algunos casos se necesita primero un decreto de nulidad de un matrimonio anterior, y en otros casos (como en el caso de un amigo mío que era católico, y su esposa era católica, pero tenían un matrimonio civil) se requiere un curso de instrucción y formación (en su caso, tomar la clase de RCIA hasta su finalización) y luego tener su matrimonio convalidado.

  4. Hay muchos puntos intermedios.

En cuanto a los «teólogos»: la Iglesia Católica sostiene que el hombre y la mujer se confieren mutuamente el sacramento (Catecismo de la Iglesia Católica)1 y el clero está presente (así como dos testigos) por diversas razones – una de las cuales es para que la Iglesia pueda dar fe de que el sacramento ha sido conferido.

Sobre tu caso «hipotético»:

Esta es una situación: Una pareja católica no practicante se «divorcia» y se vuelve a casar por el estado.

Supongo que se vuelven a casar con otras personas.

Acaban teniendo familia, digamos que con 3 o más hijos con otro marido/esposa. Según la enseñanza católica, viven en adulterio.

Estrictamente hablando, sí, a menos que se llegue a un decreto de nulidad con una conclusión favorable.

Ahora, empiezan a interesarse por la vida espiritual y pasan por lo que llamamos una conversión. Pero están atascados porque no pueden separarse y dejar a sus hijos o las dependencias que tengan.

La respuesta sencilla es (aunque no es sencilla de hacer):

Convencer a su cónyuge de que se haga católico. Solicitar un decreto de nulidad. Conseguir la convalidación del nuevo matrimonio. Sólo se tarda (de meses a años) en pasar por esto.

Sé que lo ideal sería conseguir la anulación y resolver este problema. Pero digamos que no tienen derecho a la anulación.

El derecho no es la cuestión. Cada caso se investiga por sus propias particularidades. Nadie tiene derecho a un decreto de nulidad; dicho decreto es la constatación de un tribunal. La respuesta puede ser afirmativa o negativa. De su caso expuesto, no estoy convencido de que las dos parejas hayan intentado obtener decretos de nulidad. Es posible que haya habido un defecto que pueda demostrar que el primer matrimonio no era sacramental. Eso no se puede saber hasta que se molesten en hacer el proceso.

Mi pregunta es ¿qué ofrece la Iglesia a esas parejas como solución?

Supongo que se refiere a las dos nuevas parejas. No especifica que las cuatro personas son católicas.

Sugerir que vivan como un hermano y una hermana no va a funcionar a menos que dejen de vivir en el mismo hogar, pero eso podría no ser ideal para los niños (supongo) o aún puede causar un escándalo.

Para algunas parejas puede funcionar, para otras no. He visto ambos casos… el resultado varía.

¿Es realmente la separación de las parejas el único camino a seguir si quieren vivir una vida sacramental? Sé que esto le ocurrió a San Agustín, pero su situación no era tan complicada. ¿Tenemos otros ejemplos del pasado en los que las familias necesitaron separarse para volver a vivir en estado de gracia?

No hay necesidad de separar a la pareja, y seguro que en mi experiencia la Iglesia no promoverá la separación de la familia.

Esto me toca de cerca.

Conozco a una pareja (trabajé con el marido durante siete años) que sigue casada, en esta misma situación, y vienen a nuestra iglesia regularmente. Los dos adultos no comulgan, pero por lo demás son miembros activos de nuestra parroquia y están educando a sus hijos como católicos. Esto es a solución. Le he animado a buscar la convalidación, pero entre los dos aún no han elegido ese camino por sus propias razones.

Desafío el marco de esta pregunta: esto no es una cuestión de lo que escriben los teólogos, es una cuestión de administración sacramental según el Código de Derecho Canónico.

¿Cómo sé esto?

Pasé unos 6 años en el ministerio de RCIA y parte de ese tiempo lo dediqué a ayudar a la gente a través del proceso de convalidación, y el proceso, a menudo difícil, de determinar si era necesario o no un decreto de nulidad de un matrimonio anterior. Cada caso se abordaba según sus propios méritos.


1 El hombre y la mujer se confieren mutuamente …

{CCC} II. LA CELEBRACIÓN DEL MATRIMONIO

1621 En el rito latino la celebración del matrimonio entre dos fieles católicos tiene lugar normalmente durante la Santa Misa, debido a la conexión de todos los sacramentos con el misterio pascual de Cristo. En la Eucaristía se realiza el memorial de la Nueva Alianza, en la que Cristo se ha unido para siempre a la Iglesia, su amada esposa por la que se entregó. Conviene, por tanto, que los esposos sellen su consentimiento de entregarse el uno al otro mediante la ofrenda de su propia vida, uniéndola a la ofrenda de Cristo por su Iglesia hecha presente en el sacrificio eucarístico, y recibiendo la Eucaristía para que, comunicándose en el mismo Cuerpo y en la misma Sangre de Cristo, no formen sino «un solo cuerpo» en Cristo.

1622 «En cuanto acción sacramental de santificación, la celebración litúrgica del matrimonio… debe ser, per se, válida, digna y fecunda». Por lo tanto, es conveniente que los novios se preparen para la celebración de su matrimonio recibiendo el sacramento de la penitencia.

1623 Según la tradición latina, los cónyuges, como ministros de la gracia de Cristo, se confieren mutuamente el sacramento del matrimonio expresando su consentimiento ante la Iglesia. En la tradición de las Iglesias orientales, los sacerdotes (obispos o presbíteros) son testigos del consentimiento mutuo dado por los cónyuges, pero para la validez del sacramento es necesaria también su bendición.

1624 En las distintas liturgias abundan las oraciones de bendición y la epíclesis en las que se pide la gracia y la bendición de Dios para los nuevos esposos, especialmente para la novia. En la epíclesis de este sacramento los esposos reciben el Espíritu Santo como comunión de amor de Cristo y de la Iglesia. El Espíritu Santo es el sello de su alianza, la fuente siempre disponible de su amor y la fuerza para renovar su fidelidad.

Comentarios

  • Creo que no has contestado nada con esta respuesta. Básicamente lo que estás sugiriendo es que sigan viviendo re-casados, tal vez se mantengan activos en los servicios parroquiales(lo que sería un escándalo) pero que eviten recibir los sacramentos. Al decir que no tienen derecho me refiero a que dejaron a su cónyuge por adulterio, por otra persona con la que ahora están casados. –  > Por Grasper.
  • @Grasper No tengo todos mis apuntes a mano en este momento. Cuando pueda desenterrar mis viejos apuntes puede que tenga un poco más a mano la parte central de la respuesta. –  > Por KorvinStarmast.
Sielu

En la iglesia católica haces el voto de no dejar nunca a tu mujer/marido hasta la muerte. No hay «arreglo». El único «arreglo» es reunirse o vivir separados, pero sin ninguna nueva esposa/esposo. Jesús dijo exactamente que no se puede hacer tal cosa y nada puede cambiarlo (gracias a Dios).

Ya que el reencuentro parece imposible, tenemos que ver la otra opción. «Sugerir que vivan como un hermano y una hermana no va a funcionar a menos que dejen de vivir en el mismo hogar». En mi opinión esto no es cierto. Se trata de que tu alma y tu mente sean puras, no de que vivan una al lado de la otra. Es difícil, muy difícil, pero no imposible.

Tengo amigos que estaban en una situación similar (pero vivían sin casarse). Dejaron de tener relaciones sexuales, pero seguían viviendo en la misma casa (por razones económicas). Esperaron a casarse y lo consiguieron. Si te divorcias, el problema no se va a resolver solo, pero esa es la consecuencia del voto (es decir, tus propias acciones).

Si quieres estar alineado con la Iglesia, tienes que estar alineado con tus votos.

Hay un hermoso libro de Karol Wojtyla (antes de convertirse en el Papa Juan Pablo II) titulado «Milosc i odpowiedzialnosc» (eng. «Amor y responsabilidad«). Un poco difícil de leer, pero muy, muy profundo. Sugiero su lectura completa.

Actualización:Relacionado con el tema está «Familiaris consortio«de Juan Pablo II. Es de 1981 pero sigue siendo preciso y está en línea con «Amoris Laetitia» (no es de extrañar, ¿verdad?)

Comentarios

  • Gracias por la respuesta pero si viven juntos y evitan tener el acto paterno, siguen estando en un pecado que provoca un escándalo y además se ponen en ocasión de pecado y están inválidamente casados. –  > Por Grasper.
  • @Grasper no están en pecado en ese caso, pero puede ocurrir el escándalo. Pueden asistir a la misa en la iglesia donde no son conocidos. Y ante la familia (incluidos los hijos) pueden testificar «Sí, cometimos errores, pero ahora lo hacemos lo mejor que podemos». Para mí es como un asesinato que no puede deshacerse (y su presencia provoca un escándalo), pero puede formar parte de la iglesia y dar testimonio. Por lo que entiendo de Amoris Laetitia, las reglas sobre el matrimonio no cambian, pero deberíamos mirarnos con más empatía y misericordia. –  > Por Sielu.