¿Qué idioma hablaba Jesús?

Sant 3,1 preguntó.

Cuando era un joven creyente, me atrajo rápidamente la idea de aprender algunas cosas sobre las «lenguas originales» de la Biblia. Después de todo, ¿cómo podría entender Juan 21:15-17 sin entender la diferencia entre el amor «agape» y el amor «phileo»? Jesús utilizó palabras específicas por una razón específica, ¿verdad? Eso es un material de sermón bastante básico.

Poco después de mi conversión, hablaba con un amigo mormón y le sugería que necesitábamos mirar el griego en ciertos casos para entender exactamente lo que querían decir ciertas frases de las Escrituras. Me miró extrañado y me preguntó por qué pensaba que el idioma original era el griego, ya que Jesús hablaba latín (o arameo… o algo así).

Para ser sincero, me resulta un poco difícil aceptar que los hebreos no hubieran hablado hebreo… dado que toda su cultura se construyó en torno al hebreo Escrituras hebreas.

De todos modos, ¿alguien puede aclarar todo esto para mí? ¿Jesús hablaba latín? … o griego? … o hebreo? … ¿o algo más?

También, por favor, explique cómo sabemos sabemos qué idioma hablaba. (Y por favorno respondas que Jesús era Dios y hablaba todos los idiomas).

Comentarios

  • Google es impresionante @Jas3.1: aramaicherald.blogspot.com/2010/07/… – usuario1054
  • Ver también: ¿Qué idioma hablaba comúnmente Jesús? –  > Por Jon Ericson.
  • @Jas3.1 ¿Por qué esta pregunta pide un solo idioma, cuando deberíamos esperar que, como la mayoría de la gente, fuera bilingüe? ¿Me permites editarla para preguntar qué idiomas hablaba? –  > Por curiousdannii.
  • @curiousdannii Como señalé en mi pregunta, me refiero a un debate muy común sobre el idioma original del grueso de los dichos de Jesús en las Escrituras. Esta es una pregunta común. No estoy preguntando si Él sabía más de un idioma, o si algunos dichos raros estaban en un idioma diferente al que Él hablaba típicamente durante sus dichos que están registrados en la Escritura. La pregunta se refiere a la lengua original de los dichos en la Escritura, que es un tema importante en la exégesis. –  > Por Jas 3.1.
  • @Jas3.1 ¿Por qué debe haber una sola lengua detrás del griego del Nuevo Testamento? Yo esperaría que hubiera tres. –  > Por curiousdannii.
4 respuestas
Frank Luke

Hay una plétora de pruebas de que el hebreo era una lengua viva en la Tierra en la época de Cristo y utilizada por el pueblo llano. Se llama hebreo misnáico en las gramáticas y enciclopedias. El hebreo misnáico era muy conocido en el siglo I y se distinguía del arameo en obras como la Carta de Aristeas y Josefo. Vea más detalles a continuación.

El hebreo misnáico como lengua común en la tierra

Basándose en antiguas investigaciones, algunos afirman que el hebreo no era una lengua viva en uso entre la gente común de la Tierra. En cambio, afirman que era una lengua erudita o litúrgica. Si bien es cierto que el hebreo amoraico posterior era una lengua erudita, cada vez salen a la luz más pruebas de que esto no es así para el hebreo mishnaico propiamente dicho (también llamado hebreo tanaítico).

Los estudiosos del Nuevo Testamento han traducido durante años el griego Ebraios en «arameo» cuando aparece en el NT en lugar de «hebreo». Hacen esto porque la teoría predominante durante muchos años era que el hebreo sólo era utilizado por los religiosos y los eruditos. Sin embargo, el peso de la evidencia dice lo contrario.

Histórico

Desde el regreso del Exilio, hubo un esfuerzo concertado para restaurar el hebreo como lengua nacional. Se había perdido entre la mayoría del pueblo durante el Exilio. Nehemías, Hageo, Zacarías y Malaquías están escritos exclusivamente en hebreo (Esdras tiene algunas secciones en arameo, pero se trata de correspondencia con un rey extranjero). La parte central de Daniel está en un arameo imperial impecable (desde 2:4a hasta el final del capítulo 7), pero el resto del libro está en hebreo bíblico (y es un buen hebreo). Esas secciones intermedias debían estar en arameo para reflejar la lengua original de los decretos y los acontecimientos.

Durante la revuelta asmonea/macabea, se puso aún más énfasis en el hebreo. Las monedas de este período (y de otros períodos bilingües) son griego/hebreo y no griego/arameo (con un excepción en la mitad del periodo). La literatura de la época y del lugar casi nunca es griega o aramea, sino hebrea.

Esa literatura incluye: 1 Macabeos (originalmente en hebreo), los Rollos del Mar Muerto (casi exclusivamente en hebreo), todos los apócrifos y pseudoepígrafos palestinos, toda la literatura rabínica palestina (la Mishná, la Tosefta, el Talmud de Jerusalén, todo el Midrash). El Midrash puede compararse con las ilustraciones de los sermones que se utilizarían en un entorno de predicación. Obsérvese que debían ser contados a la gente común y estaban en hebreo.

La única colección de literatura rabínica en arameo es el Talmud de Babilonia. Esto no debería sorprender porque fue compilado en Babilonia, donde se hablaba arameo. Sin embargo, incluso el Talmud de Babilonia conserva su Mishnah en hebreo. El comentario de la Mishnah (llamado Gemerah) está en arameo, pero el Mishanh permanece en hebreo. Además, cada vez que se cita a un rabino palestino posterior en la Guemarála cita estará en hebreo mientras que la discusión de la cita está en arameo. Las parábolas también se conservan en la Guemará de Babilonia en hebreo. Las parábolas estaban destinadas a ser enseñadas a la gente común. No eran ni mucho menos ejercicios académicos. Aunque se han encontrado miles de parábolas en hebreo (o en griego, como se recoge en el Nuevo Testamento), no se ha encontrado ni una sola parábola en el Talmud o en cualquier otro lugar en arameo.

Los Targumim (paráfrasis en arameo de la Biblia hebrea) datan de los siglos II y III después de Cristo y surgieron debido a una inmigración de judíos de habla aramea desde Babilonia a Israel.

Los primeros rabinos prohibieron la enseñanza del griego a los hijos e insistieron en que sólo se utilizara el hebreo para la instrucción religiosa. La prohibición del griego se aplicaba sólo a los asuntos religiosos, ya que el comercio con Occidente requería el griego.

El Nuevo Testamento incluye modismos hebreos que no existen en arameo y hace juegos de palabras que sólo funcionan cuando se considera una fuente hebrea. Un buen ejemplo de ello es el juego de palabras «hijo de las piedras» que hace Jesús en Mateo 3:9. Además, nunca utiliza la palabra Suristi para describir el lenguaje utilizado. Sólo utiliza la palabra Ebraios.

Aunque la erudición moderna admite que el hebreo existía en las academias y el templo, la literatura rabínica dice que incluso los niños y las mujeres (a quienes no se les permitía obtener instrucción formal, rabínica) hablaban hebreo.

Literario

  • No debemos permitir que unos pocos arameísmos empañen el caso de los muchos hebraísmos que aparecen en el Nuevo Testamento. Levonah (incienso, Mateo 2:11), mamón (Lucas 16:9), Wai (Ay, Mateo 23:13), rabino (Mateo 23:7,8), Belcebú (Lucas 11:15), corbán (Marcos 7:11), Satanás, cammon (comino Mateo 23:23), raca (Mateo 5:22), moreh (Mateo 5:22), mor (mirra, Lucas 7:37), sheekmah (sicómoro, Lucas 17:6), y amén que aparece unas 100 veces.
  • Junto a los nombres arameos del Nuevo Testamento hay muchos nombres hebreos como Judá (conservado como Judas y Jude), Jacob (conservado como Santiago), Yehushua (conservado como Jesús), Saúl, Mattithyahu (Mateo), María (viene de Miriam), Simeón, José, Y’hochanan (Juan), y otros. Sacar conclusiones a partir de los nombres personales y de lugar nos dice muy poco sobre el lenguaje de la gente común.
  • Joseph A. Fitzmyer, uno de los estudiosos del arameo más prominentes del mundo, admitió en 1975 en retrospectiva: «…la forma en que a veces se hacen afirmaciones sobre el sustrato arameo de los dichos de Jesús, cuando la evidencia es meramente ‘semítica’ en general, o, peor aún, derivada de alguna otra lengua semítica, por ejemplo, el hebreo, ya no debería ser tolerada». [Joseph A. Fitzmyer, «The Study of the Aramaic Background of the New Testament» (1975), reimpreso en Joseph A. Fitzmyer, A Wandering Aramaean: Collected Aramaic Essays (Missoula, MT: Scholars Press, 1979): 5.]
  • MH Segal en su Gramática del hebreo mishnaico (véanse las páginas 5 y 9-10) demuestra que se trataba de una lengua hablada y no de una lengua artificial de la academia.
  • Se han encontrado escritos de la época que nos muestran que el hebreo era una lengua viva. Entre ellos se encuentran los Fragmentos de Masadaque tienen 6 artículos que definitivamente no son material bíblico escrito en hebreo. (Hay otras piezas que son bíblicas [numeración 7] o no identificables [numeración 2]). En estos documentos se incluyen unos 2/3 de Ben Sira en hebreo. Datan del siglo I a.C.
  • Asimismo, el enorme conjunto de documentos de los Rollos del Mar Muerto (~250 a.C. – ~50 d.C.) demuestra que el hebreo se utilizó durante siglos mientras se creía desconocido. Aunque en las cuevas de Qumrán se descubrieron copias de la Biblia hebrea y algunas obras apócrifas, la gran mayoría era literatura sectaria exclusiva de la comunidad de Qumrán. Este material estaba escrito en hebreo mishnaico. Los escritos del Mar Muerto no estaban destinados a ser utilizados sólo por los eruditos, sino por todos los judíos dispuestos a convertirse en esenios.
  • Los Rollos del Mar Muerto también han demostrado que muchas de las obras apócrifas y pseudoepígrafas judías fueron escritas originalmente en hebreo. Estas obras estaban destinadas a que el común de los mortales pudiera leerlas (las sinagogas no predicaban en ellas). Por ello, se necesitaba una lengua comprensible. Esa lengua era el hebreo.
  • Un ejemplo de lo anterior es Tobitla obra apócrifa. Durante siglos, se asumió que Tobit había sido escrito primero en arameo. Sin embargo, en las cuevas de los Rollos del Mar Muerto se han descubierto versiones tanto en arameo como en hebreo. A partir de las comparaciones entre ambas, se determinó que el Tobit hebreo era el original.
  • Otras obras de los siglos II y III a.C. están escritas en hebreo: 1 Enoc, Jubileos, 1 Macabeos (aunque se conserva en griego, todos los expertos coinciden en que su lengua original de composición fue el hebreo, basándose en las pruebas internas), Judit (ídem), Ben Sira (véase el prólogo, en el que se afirma que estaba en hebreo), y otras.
  • Los documentos de Nahal Hever están en hebreo mishnaico.
  • También está el Targum Neofiti y fragmentos hebreos de Ben Sira.
  • Aunque el griego tiene una palabra perfectamente válida para el arameo (Suristi), el Nuevo Testamento griego no la utiliza ni una sola vez. En su lugar, el Nuevo Testamento griego se refiere a Ebraios (o casos de ella) (Lucas 23:38; Juan 5:2; 19:13, 17, 20; Hechos 21:40; 22:2; 26:14; Apocalipsis 9:11; 16:16).
  • Suristi aparece en el epílogo del libro de Job en la Septuaginta. También aparece en el texto de la Septuaginta (2 Rey 18:26; Esdras 4:7; Isaías 36:11; Daniel 2:4). Por lo tanto, se sabía que Ebraios y Suristi eran lenguas distintas.
  • Josefo en Antigüedades 10 1.2 dice esto: «Cuando Rabsakeh hubo pronunciado este discurso en el hebreo lengua hebrea, pues era muy hábil en esa lengua, Eliaquim tuvo miedo de que la multitud que lo escuchaba se turbara, por lo que le pidió que hablara en sirio lengua siria». Josefo traza claramente una línea entre Ebraios y Suristi. Se puede leer más sobre el uso del hebreo por parte de Josefo aquí.
  • Una prueba muy importante en este sentido es la Carta de Aristeas 11: «Se supone que los judíos utilizan la lengua siria [aramea], pero no es asípues es otra forma [de lengua]». El autor de la carta afirma claramente que los judíos no utilizan el arameo. Aunque algunos afirman que se refiere a la escritura utilizada, esto no puede ser. El hebreo mishnaico compartía una escritura con el arameo. Ambas lenguas utilizaban la escritura cuadrada aramea para escribir. La escritura hebrea paleo había caído en desuso durante y después del Exilio.

  • Las Bar Cochva demostraron de forma concluyente que el hebreo seguía siendo una lengua viva y que se utilizaba como principal medio de comunicación entre los judíos de Israel un siglo después de Jesús. Los estudiosos no dividen las cartas en tempranas y tardías. Todas son de la misma época. Se descubrieron 26 cartas: 2 son en griego, 8 en arameo, 3 podrían ser tanto arameas como hebreas (el texto es demasiado corto para concluirlo) y 13 son inequívocamente hebreas. Estas cartas no son todas religiosas (algunas hablan de artículos necesarios para la observancia religiosa), sino que son de conquistas militares y otros asuntos no religiosos.

  • La sabiduría se transmite a la gente común en hebreo. Escribe Shmuel Safrai:

    La parábola fue una de las herramientas más comunes de la instrucción rabínica desde el siglo II a.C. hasta el final del período amoraico, a finales del siglo V a.C. Se han conservado miles de parábolas en forma completa o fragmentaria, y se encuentran en todo tipo de composiciones literarias del período rabínico, tanto halájicas como aggádicas, tempranas y tardías. Todas las parábolas están en hebreo. La literatura amoraica contiene a menudo historias en arameo, y una parábola puede estar entretejida en la historia; sin embargo, la parábola en sí siempre está en hebreo (b. Baba Qam. 60b; o b. Sotah 40a). Hay casos de dichos populares en arameo, pero todas las parábolas están en hebreo.

    «Lenguas habladas y literarias en la época de Jesús», en La última semana de Jesús: Jerusalem Studies in the Synoptic GospelsVol. 1 [ed. R. S. Notley, M. Turnage y B. Becker; Leiden: E. J. Brill, 2005], 238; véase también Randall Buth y Brian Kvasnica, «Temple Authorities and Tithe Evasion: The Linguistic Background and Impact of the Parable of the Vineyard, the Tenants and the Son», en La última semana de Jesús, 58, n. 17. Énfasis añadido.

  • El material epigráfico del período del Segundo Templo está más a menudo en hebreo que en arameo. Un sarcófago reciente contenía estas palabras ben hacohen hagadol, es decir, «hijo del sumo sacerdote». Aunque algunos pueden decir que esto demuestra que se trata de un lenguaje religioso (al estar en la tumba del hijo de un sacerdote), hay que tener en cuenta que esto estaba en una tumba y que estaba destinado a que la persona común supiera quién estaba enterrado dentro.

  • Josefo (Guerra 5:269-272) señala que los soldados judíos utilizaban un juego de palabras que sólo tiene sentido en hebreo. En el 272, cada vez que una piedra estaba en camino (siendo lanzada desde ballistea), los vigilantes gritaban «en su lengua materna: «¡Viene el Hijo!»». Aunque los traductores se confunden por el texto griego, la respuesta tiene sentido en hebreo. El traductor incluso admite cómo las palabras podrían confundirse en hebreo pero no en arameo. Los vigilantes habrían gritado, en hebreo Ha-even ba’ah («¡viene la piedra!»). Sin embargo, debido a la urgencia, las palabras se recortarían a ben ba («¡viene el hijo!»). Redujeron las sílabas por falta de tiempo. Este juego de palabras es conocido en hebreo e incluso aparece en el NT (Mateo 3:9 y Lucas 3:8) «Dios puede de estas avanim [piedras] suscitar banim [hijos] a Abraham».

    Este juego de palabras es inequívocamente hebreo. En arameo, la frase sería kefa ate («la piedra viene») o la más literaria
    avna ata. Ninguno de los dos suena como bara ate («el hijo viene»). Otra opción para el arameo sería utilizar la palabra aven que está relacionada con la hebrea. Sin embargo aven cambiaría el género del verbo y seguiría sin funcionar para hacer un juego de palabras con «hijo», por lo que bar/a.

    Evidentemente, una advertencia de peligro tiene que ser rápida y en el lenguaje común. El hecho de que el juego de palabras funcione en hebreo, pero no en arameo, significa que los soldados (que no eran eruditos ni sacerdotes) hablaban en hebreo.

  • Josefo también se refiere a palabras que existen en hebreo pero no en arameo como Ebraion. Por ejemplo, en * Antigüedades de los Judíos* I 33, afirma:

Por lo que también pasamos este día en reposo del trabajo y lo llamamos el Sabbata, palabra que en hebreo significa «descanso».

El verbo SHBT no existe en arameo. Las traducciones arameas, como los targums, utilizan NCH.

Asimismo, en Antigüedades I 34

Este hombre se llamaba Adán, que en lengua hebrea significa «rojo».

Josefo deriva adam de adom (rojo). En arameo «rojo» se expresa con sumkano existe una raíz ADM en arameo.

Arqueología

  • Las monedas de la época están en hebreo. No tenían escritura aramea en ellas, con una excepción. Como el dinero requiere una lengua común del pueblo, el hebreo debe haber sido conocido.

    Durante el período asmoneo, Alejandro Jannai (78 a.C.) acuñó una serie de monedas que tenían arameo (curiosamente, en la escritura hebrea paleo). Sin embargo, en otras ocasiones (antes y después) acuñó monedas en hebreo.

  • En su día se pensó que los Targums de Onkelos y Jonathan reflejaban la lengua utilizada en la época de Jesús. Sin embargo, ahora sabemos que estos targums son posteriores a Jesús.

  • La mayoría de las inscripciones de los alrededores de Jerusalén que datan del siglo I están en hebreo.
  • Una inscripción en una tumba del siglo II a.C. tiene arameo que traduce e incorpora modismos hebreos hablados que también se encuentran en la Mishnah.
  • Una reciente catalogación en curso de las inscripciones de los hallazgos arqueológicos muestra que desde el período del Segundo Templo (la época que estamos discutiendo), había 116 inscripciones claramente arameas y 137 claramente hebreas. Hay muchas que se solapan en las lenguas debido a las palabras comunes y a la escritura común utilizada para ambas. Además, los nombres personales no se incluyen en esta tabulación, ya que no son concluyentes.

Conclusión

Tanto el arameo como el hebreo se utilizaban en la Tierra en la época de Jesús. Sin embargo, aunque no podemos decir que uno de ellos predominara, sí podemos afirmar que el hebreo misnáico era una lengua muy viva utilizada por personas de toda condición en Judea y Galilea.

Bibliografía

David Biven, El hebreo como lengua hablada en el Israel del siglo I, publicado el 18 de noviembre de 2008.

_______, Roy Blizzard, Jr, Understanding the Difficult Words of Jesus: New Insight from a Hebraic Perspective (Edición revisada), Destiny Image Publishers: Shippensburg, PA.

Waverly Nunnally, El hebreo como lengua primaria de Jesús, un intercambio de correos electrónicos.

________. Primacía de la Peshitta, un intercambio de correos electrónicos.

Baltes, Guido. «¿Hebreo o arameo? Algunas pruebas de las inscripciones». Jerusalem Perspective Online, 28 de noviembre de 2008.

Comentarios

  • Tomado en su mayor parte de una respuesta a una pregunta similar en BH.SE. –  > Por Frank Luke.
Santiago T

En la época de Jesúse incluso durante muchos siglos antes, el arameo era la lengua vernácula o común de todos los días. El Tanaj está mayoritariamente en hebreo (en particular, la Torá), pero hay algunas secciones en arameo, sobre todo en Daniel. Por tanto, el hebreo era la lengua «alta» de la religión, pero el arameo era la lengua «baja» de la vida normal. (Los judíos helenizados también habrían hablado griego. Los ocupantes romanos, también helenizados, habrían utilizado principalmente el griego, con un poco de latín).

Del mismo modo, el arameo era la lengua común del imperio neoasirio1mientras mantenían simultáneamente el acadio como lengua «superior». Los neobabilonios2 siguieron el mismo patrón: la gente hablaba arameo en el mercado, pero utilizaba el acadio, o incluso el sumeriopara fines formales. La koiné (común) se distingue del griego literario y del latín vulgar del latín clásico. También se puede pensar que los eruditos europeos hasta hace poco utilizaban el latín como lengua escrita común, mientras hablaban su propio inglés/francés/alemán/etc. en la calle.

En cuanto a los idiomas que conocía Jesús, tenemos la siguiente evidencia:

  • En el contexto de donde creció Jesús, sin duda habría conocido el arameo como lengua por defecto. Algunas frases conocidas en los evangelios tienen a Jesús hablando explícitamente en arameo, como Eli, eli, lama sabachthani (Mateo 27:46, Marcos 15:34); racha en el Sermón de la Montaña, etc. Dado que la mayoría de las personas con las que se relacionaba hablaban arameo como primera lengua, es plausible que él mismo hablara arameo la mayor parte del tiempo.

  • El evangelio de Lucas también demuestra el conocimiento del hebreo: Jesús lee del rollo de la Torá (4:16-20) e incluso de niño podía discutir asuntos religiosos con los maestros del Templo, también probablemente en hebreo (2:46-47). La mujer samaritana (Juan 4) habría hablado hebreo y no arameo.

  • Hay varias ocasiones en las que Jesús habla con romanos, incluido Pilato. Estas conversaciones habrían tenido lugar en griego, la lengua habitual del Imperio oriental, y no en latín; en cambio, el arameo es posible si los romanos se rebajan a ello.

Así que un sí definitivo al arameo y al hebreo, siendo el arameo su primera lengua, y un quizá-sí para el griego. Por supuesto, esto excluye cualquier idioma que pudiera haber sido capaz de utilizar por medios milagrosos.


1. El Imperio neoasirio tuvo una racha de unos 300 años de dominio sobre el Cercano Oriente, que terminó alrededor del año 612 a.C. con la caída de su capital, Nínive (el lugar al que Jonás realmente no quería ir). Sus aficiones incluían bajar como el lobo al redilhaciendo esculturas de toros aladosy gobernar a sus vecinos. Obtuvieron un prestigio considerable con la conquista de Babilonia (y fracasaron en la conquista de Jerusalén) pero…
2. …el Imperio neobabilónico los derrocó. Este imperio no tenía mucho que ver con los babilonios originales, aparte de tener su sede en la misma ciudad; los dirigentes eran todos ex asirios. Por eso trataron de legitimarse utilizando abundantemente el sumerio y dándose nombres que parecían babilónicos. El más famoso de sus reyes es Nabucodonosor, que aparece en el libro de Daniel.

Comentarios

  • Todavía no tengo claro cómo sabemos sabemos que que Jesús hablaba principalmente arameo. De un libro de texto: «El arameo casi se extinguió con la difusión del helenismo y el esfuerzo por unificar el imperio griego bajo una lengua común». (ca. 350 a.C.) Sí, tenemos algunas frases en arameo registradas en los Evangelios (así que Jesús claramente hablaba algo de arameo), pero también tenemos muchas más griego Por la misma lógica, ¿no nos llevaría a creer que el griego era su idioma principal? Si no, ¿por qué leer el arameo y concluir que hablaba arameo? (Espero que mi pregunta tenga sentido).  > Por Jas 3.1.
  • @Jas3.1 – Los evangelios fueron escritos en griego. Eso no nos dice necesariamente nada sobre qué idioma(s) hablaba Jesús. –  > Por Wad Cheber.
afterraincomessun

Cuando Jesús estaba en la tierra, Palestina se había convertido, en gran medida, en una región políglota o multilingüe. Hay pruebas sólidas de que los judíos aún conservaban el uso del hebreo, pero también se hablaba arameo y koiné. El latín también aparecía en las inscripciones oficiales de los gobernantes romanos del país (Juan 19:20) y sin duda se escuchaba de los soldados romanos estacionados allí. En cuanto a la lengua hablada generalmente por Jesús, véase el arameo; también el hebreo, II.

Fuente: Biblioteca en línea de la Atalaya

wildmangrove

Arameo, hebreo y griego

Stanley Porter, en «¿Enseñó Jesús alguna vez en griego?» (Boletín Tyndale 44, no. 1 [1993]: 199-235).