¿Es la doctrina ortodoxa oriental de la «monarquía del Padre» coherente con el credo atanasiano?

caña magullada preguntó.

Antecedentes: Esta cuestión particular surgió al considerar el fundamento implícito de la siguiente pregunta: ¿La procesión del Espíritu Santo desde el Padre y el Hijo infringe la coigualdad de la Trinidad? El autor de la pregunta parte de una posición trinitaria coherente con el ‘credo atanasiano‘, con el fin de comprobar la legitimidad de las objeciones (doctrinales) de los ortodoxos orientales a la ‘cláusula filioque’.

Mi pregunta es: ¿Cómo es (si es que lo es) la comprensión ortodoxa oriental de la Trinidad -que incluye la doctrina de ‘la Monarquía del Padrecon el credo atanasiano? Particularmente las siguientes partes:

Así también el Padre es Señor; el Hijo, Señor; y el Espíritu Santo, Señor. Pero no son tres Señores, sino un solo Señor. Porque así como la verdad cristiana nos obliga a reconocer que cada persona es Dios y Señor por sí misma, la religión católica nos prohíbe decir que hay tres dioses o tres señores.

y

Y en esta Trinidad ninguno es anterior o posterior a otro; ninguno es mayor o menor que otro. Pero las tres Personas son coeternas, y coiguales.

Estoy más interesado en una perspectiva ortodoxa oriental, pero también agradecería una explicación de cómo la «coequidad» es reconciliable con otras visiones de la Trinidad que incluyen el «subordinacionismo económico» o el «surbodinacionismo relacional».


*También conocido como Quicumque vult – Me doy cuenta de que técnicamente no es un credo (en el sentido de haber sido aprobado por un concilio ecuménico) y casi con toda seguridad no es de la autoría de Atanasio de Alejandría, pero ha llegado a ser ampliamente conocido con este apelativo, ya que se considera totalmente coherente con sus puntos de vista defensores de la Trinidad, hasta el punto de ser considerado -al menos en Occidente- como una piedra de toque de la doctrina trinitaria.

Comentarios

  • La ortodoxia no enseña nada que contradiga las citas del credo atanasiano en su pregunta….la segunda habla de cómo la Trinidad trasciende el tiempo… «antes…después» ver: christianity.stackexchange.com/questions/14693/… – user5286
  • Trataré de trabajar en una respuesta en mi tiempo libre 🙂 – user5286
  • ¿estás asumiendo que la «Monarquía del Padre» es lo mismo que el subordinacionismo? – user5286
  • @CharlesAlsobrook No es que sean sinónimos, pero la primera es una forma de la segunda. –  > Por caña magullada.
6 respuestas
caña magullada

La respuesta oficial ortodoxa a esta cuestión se puede ver más claramente en las respuestas a dos preguntas del Catecismo Revisado:

094 ¿Qué diferencia entre las Personas de la Santísima Trinidad?

Dios Padre no es engendrado ni procede de ninguna otra Persona, es la causa, la fuente y el principio. Esto se llama la Monarquía del Padre.

etc.

y

095 ¿Las tres Hipóstasis o Personas de la Santísima Trinidad son todas de igual majestad? ¿Por qué entonces dice Jesús «el Padre es mayor que yo»?

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo comparten igual majestad por ser el Salvador y Señor eterno e increado. El Padre es verdadero Dios, el Hijo igualmente verdadero Dios y el Espíritu Santo verdadero Dios. Esta igualdad ontológica o esencial fue expresada por la Iglesia con la expresión «homoousion» (de la misma esencia) para condenar el arrianismo y afirmar que el Hijo es coeterno y co-creado con el Padre. Esto no niega los diferentes roles o funciones:

Ahora os alabo, hermanos, porque os acordáis de mí en todo y os mantenéis firmes en las tradiciones tal como os las entregué. Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios. (1 Corintios 11:2-3)

Porque Dios ha sometido todas las cosas bajo sus pies». Pero cuando se dice: «Todas las cosas están sometidas a él», es obvio que esto excluye al que sometió todas las cosas a él. Cuando todas las cosas estén sometidas a él, entonces el mismo Hijo también estará sometido al que puso todas las cosas bajo él, para que Dios sea todo para todos (1 Corintios 15:27-28).

Cuando el Hijo dice que «el Padre es mayor que yo» (Juan 14,28) se refiere a que el Padre es la causa y el origen, tal como interpretan este texto los Santos Padres:

  • El Hijo no dice: «Mi Padre es mejor que yo», para que no se le conciba ajeno a su naturaleza, sino «mayor», no ciertamente en la grandeza ni en el tiempo, sino por su generación desde el mismo Padre. (San Atanasio, Oraciones contra los arrianos, 1.58)

  • Dado que el origen del Hijo (arche) es del Padre, en este sentido el Padre es mayor, como causa y origen. Por eso dice el Señor: «Mi Padre es mayor que yo». En efecto, ¿qué otra cosa significa la palabra Padre sino ser causa y origen de lo que es engendrado por Él? (San Basilio, Contra Eunomio, 1.25)

  • La grandeza superior pertenece a la causa, la igualdad a la naturaleza…. Decir que [el Padre] es más grande que [el Hijo] en su humanidad es ciertamente cierto, pero no es el punto aquí, ya que no es de extrañar que Dios sea más grande que el hombre… (San Gregorio de Nacimiento, Oración, 30.7)
  • Si alguien dice que el Padre es mayor en la medida en que es la causa del Hijo, no lo discutiremos. Pero esto, sin embargo, no hace que el Hijo sea de una esencia diferente. (San Juan Crisóstomo, Homilía, 70)

En resumen, la posición ortodoxa explica la monarquía del Padre en términos de su grandeza superior como «causa, fuente y principio», mientras que simultáneamente mantiene la co-igualdad entre las Personas de la Trinidad debido a que son de la misma esencia. Se mantiene que esto no es contradictorio con el «credo atanasiano» que (aunque no se utiliza litúrgicamente en las iglesias ortodoxas) se reconoce como sana doctrina (fuente).

Comentarios

  • Todavía no veo cómo la «Monarquía del Padre», tal como se expresa, es posiblemente reconciliable con «Y en esta Trinidad ninguno es antes, o después de otro; ninguno es mayor, o menor que otro», pero creo que esto es lo más cerca que vamos a llegar a penetrar las características místicas de la doctrina ortodoxa en esta área. –  > Por caña magullada.

No hay nada intrínsecamente contradictorio entre la Teología Trinitaria Ortodoxa y el Credo Atanasiano.

De hecho, el Credo Atanasiano se considera una de las fuentes fundacionales de la Iglesia Ortodoxa Oriental.

De la sitio web de la Arquidiócesis Ortodoxa Griega de América:

EL CREDO ATANASIANO

La siguiente fuente de las enseñanzas de la Iglesia Ortodoxa (después de las Escrituras, el Credo de los Apóstoles y el Credo de Nicea-Constantinopla) es el Credo de Atanasioque fue redactado y utilizado por la parte occidental de la Iglesia y posteriormente aceptado por la parte oriental, aunque no se utiliza en su vida litúrgica. Este Credo es una fuente porque establece la enseñanza ortodoxa de la fe de la Iglesia. Este Credo no fue escrito por Atanasio, pero se le atribuye, y algunos creen que fue escrito por San Ambrosio en latín. Se cree que fue escrito en el siglo IV o V.

La única línea del Credo de Atanasio que podría hacernos dudar es la relativa a la procesión del Espíritu Santo.

En Orthodoxwiki:

El Espíritu Santo es del Padre y del Hijo; no es hecho, ni creado, ni engendrado, sino que procede.

Observe que dice que el Espíritu Santo es del del Padre y del Hijo. No dice que el Espíritu Santo procede del del Padre y del Hijo.

El P. Thomas Hopko comenta al respecto:

Así que Jesús puede decir: «Os enviaré el Espíritu», porque el Espíritu es su Espíritu, pero es el Espíritu de Dios el que está en Jesús porque es el Hijo de Dios. La Palabra de Dios y el Espíritu de Dios son ambos de Dios. Los Padres Capadocios -Basilio el Grande, Gregorio el Teólogo, Gregorio de Nisa- dicen simplemente el archē de la divinidad, el principium divinitatis en latín, el archē theotitoses sólo el Padre. El Padre es la causa. El Padre es la fuente del Espíritu y del Hijo: el Hijo, por generación o procesión, naciendo, es Hijo; y el Espíritu Santo, soplado o procedente de Dios Padre.


La doctrina de la «Monarquía del Padre» nunca ha sido considerada por la Iglesia Ortodoxa como lo mismo que el subordinacionismo.

De Wikipedia:

Los teólogos ortodoxos orientales sostienen que con la expresión «del Padre solo», y la oposición de Fotius al Filioque, Fotius estaba confirmando lo que es ortodoxo y consistente con la tradición de la iglesia. Extrayendo la enseñanza del Padre como causa única (su interpretación de la Monarquía del Padre) de tales expresiones de varios santos y textos bíblicos. Como la de San Ireneo, cuando llamó al Verbo y al Espíritu «las dos manos de Dios». Interpretan la frase «monarquía del Padre» de forma diferente a los que la ven como algo que no está en conflicto con una procesión del Espíritu Santo desde el Padre a través o desde el Hijo. Como el Padre ha dado al Hijo todo lo que pertenece al Padre, excepto ser Padre.

El Padre es «único (mono) padre». El Hijo es «único engendrado». El Espíritu «sólo procede». Ni el Hijo, ni el Espíritu están subordinados.

Sin embargo, la subordinación sí entra en juego con la cláusula filioque, simplemente porque la procesión del Espíritu Santo ya no es exclusiva de una sola Persona de la Trinidad ni compartida por todas las Personas, comprometiendo así la co-igualdad de las Personas de la Trinidad.

Véase la respuesta aceptada a la pregunta anterior.

Volviendo a Wikipedia:

Al insistir en el Filioque, los representantes ortodoxos dicen que Occidente parece negar la monarquía del Padre y el Padre como origen principal de la Trinidad. Lo cual
en efecto, la herejía del Modalismo (que afirma que la esencia de Dios y no el Padre es el origen de, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo). La idea de que Fotius haya inventado que el Padre es la única fuente de causa de la Santísima Trinidad es atribuirle algo que es anterior a la existencia de Fotius, es decir Atanasio, Gregorio Nacianceno, Juan Crisóstomo, Teodoro de Mopsuestia, Teodoreto de Ciro y Juan de Damasco. «Focio nunca exploró el significado más profundo detrás de la fórmula ‘a través del Hijo’ (διὰ τοῦ Υἱοῦ), o la necesaria relación eterna entre el Hijo y el Espíritu, aunque era una enseñanza tradicional de los padres griegos anteriores.»

Focio enseñó esto a la luz de las enseñanzas de santos como Ireneo, cuya Monarquía del Padre está en contraste al subordinacionismo, ya que los ortodoxos condenaron oficialmente el subordinacionismo en el 2º concilio de Constantinopla. Que la Monarquía del Padre que está en el Credo Niceno, Focio (y los ortodoxos orientales) la avalan como doctrina oficial. Así como San Juan de Damasco que enseñó que el Espíritu Santo procede del ser de Dios (al igual que Zizilious). Que es el Padre expresado en el concepto de la «monarquía del Padre» a través de Juan 14:28 («El Padre es más grande que yo»).

Los ortodoxos condenaron oficialmente el subordinacionismo en el 2º concilio de Constantinopla:

Los subordinacionistas argumentaban que un Hijo plenamente divino pondría en peligro la monarquía del Padre, y creían que cualquier distribución de la sustancia divina a más de una persona indicaría que Dios es divisible y está sujeto a cambios. En consecuencia, sostenían que cualquier persona distinta del Padre debía ser creada por éste y estar subordinada a él. Así, argumentaban que el Hijo fue engendrado por el Padre como el primogénito de la creación antes del tiempo, que el Hijo está por tanto subordinado al Padre en todos los aspectos, y que el Padre es la única persona de la Trinidad que es Dios en el sentido más completo. Este punto de vista fue Esta opinión fue rechazada como herejía en el Concilio de Nicea en el año 325, que declaró que el Hijo no es una criatura, sino que ha sido engendrado eternamente del Padre. Como tal, el Hijo es tan plenamente divino como el Padre y digno del mismo culto que recibe el Padre. El debate sobre estas cuestiones continuó en las décadas siguientes, con Arrio y otros subordinacionistas enfrentados a Atanasio y otros defensores de la fórmula nicena. Un debate similar tuvo lugar en relación con el Espíritu Santo, y culminó con el Concilio de Constantino. culminó con el Concilio de Constantinopla en 381. Siguiendo el modelo de Nicea, este concilio condenó la subordinación del Espíritu como una herejía y argumentó que el Espíritu es igual en dignidad y digno del mismo culto que el Padre y el Hijo.


La conclusión es…

Estás confundiendo la enseñanza ortodoxa conciliar de la Monarquía del Padre con la enseñanza heterdoxa del arrianismo/subordinacionismo…

usuario5286

Comentarios

  • Ciertamente no estoy confundiendo la Monarquía del Padre con el arrianismo que no es la única forma de surbodinismo. Entiendo el rechazo ortodoxo del término ya que puede ser visto como perjuro, pero la lógica real de hacerlo mientras se mantiene la ‘Monarquía del Padre’ se me escapa. Hay muchas palabras en su respuesta, pero ninguna explicación clara de la doctrina de la Monarquía del Padre y cómo en particular es conciliable con la ‘co-igualdad’. –  > Por caña magullada.
la cristología primitiva

El Credo original de Nicea (325 d.C.) se opone al Credo de Atanasio en varios aspectos.

El Credo Atanasiano dice:

Adoramos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la Unidad, sin confundir las personas ni dividir la sustancia. Porque hay una persona del Padre, otra del Hijo y otra del Espíritu Santo.

Hasta aquí, todo bien. Esta es definitivamente la Trinidad de Nicea. Sin embargo, luego continúa:

Así que el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios; y sin embargo no hay tres Dioses, sino un solo Dios. Así también el Padre es Señor, el Hijo es Señor y el Espíritu Santo es Señor; y sin embargo no hay tres Señores sino un solo Señor.

Tal vez puedas distinguir la diferencia entre esa redacción -para la que no se encuentra ninguna Escritura- y esta del Credo de Nicea, citada casi directamente de 1 Corintios 8:6:

Creemos en un solo Dios, el Padre… y en un solo Señor, Jesucristo, el Hijo de Dios…

1 Corintios 8:6 y el Credo de Nicea dicen que el único Dios es el Padre. También dicen que Jesucristo es el único Señor.

El Credo Atanasiano, en cambio, dice que las tres personas de la Divinidad son el único Dios y las tres son el único Señor. Este es el «misterio» del punto de vista moderno, ¡pero el punto de vista moderno no existió hasta el siglo IV! En su lugar, las iglesias primitivas -y, según ellas, también los apóstoles- tenían una explicación clara de la Trinidad. Es cierto que la explicación es difícil, pero es clara.

El Credo de Nicea dice: «Creemos en un solo Dios, el Padre… y en un solo Señor, Jesucristo, el Hijo de Dios, el unigénito del Padre».

Para la Iglesia primitiva, el único Dios era el Padre. Desde el tiempo del Credo Atanasiano, no mucho después de Nicea, el único Dios es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Se trata más de una cuestión terminológica que de la sustancia real de nuestra fe en la Trinidad de Dios. La Iglesia primitiva creía que había una sola esencia divina, y que el Hijo y el Espíritu Santo eran ambos de esa única esencia divina. Por lo tanto, el único Dios, y su esencia divina, incluye al Hijo y al Espíritu Santo.

Sin embargo, su terminología (y la terminología bíblica) es que el único Dios es el Padre. Esta es la razón por la que Pablo escribe: «Para nosotros hay un solo Dios, el Padre… y un solo Señor, Jesucristo» (1 Cor. 8:6). También es la razón por la que cuando Jesús oró, lo hizo así: «Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado» (Juan 17:3).

La razón que damos para no usar esta terminología en el cristianismo moderno es que el Hijo es llamado regularmente Dios en las Escrituras (por ejemplo, Juan 1:1; Tit. 2:13; hay muchos otros). Si al Hijo se le llama Dios, y eso repetidamente, ¿cómo se puede llamar al Padre el único Dios, tanto en las Escrituras como en el Credo Niceno?

Afortunadamente, Tertuliano no nos dejó sin una explicación sobre este asunto. Lo abordó directamente:

Seguiré al apóstol [Pablo], de modo que si el Padre y el Hijo deben ser invocados por igual, llamaré al Padre «Dios» e invocaré a Jesucristo como «Señor».

Pero cuando sólo se invoque a Cristo, podré llamarlo «Dios». Como dice el mismo apóstol: «De quien es Cristo, que está por encima de todo, Dios bendito por los siglos» [Rom. 9:5].

Pues debería dar el nombre de «sol» incluso a un rayo de sol, considerado por sí mismo. Pero si mencionara el sol del que emana el rayo, ciertamente retiraría el nombre de sol al mero rayo. Pues, aunque no haga dos soles, consideraré que tanto el sol como su rayo son dos cosas -y dos formas de una sustancia indivisa- como Dios y su Verbo, como el Padre y el Hijo. (Contra Marción 2:13).

Cuando se menciona al Hijo solo, dice Tertuliano, podemos llamarlo Dios porque es de la sustancia del Padre. Cuando se le menciona conjuntamente, el Padre debe ser llamado Dios, y el Hijo debe ser referido como Señor.

Esto no sólo responde a la pregunta de por qué el Padre es llamado el único Dios en la Escritura, sino que también muestra que la idea de homoousios no era nueva en el Concilio de Nicea. Era de uso común incluso en el siglo II (o, en el caso de Tertuliano, a principios del siglo III).

¿Son iguales Dios y la Palabra?

Jesús dijo en Juan 14:28: «El Padre es mayor que yo».

Aquí encontramos otra diferencia entre la Trinidad nicena y la visión moderna. Nosotros, los cristianos modernos, entendemos que Jesús se refiere a sí mismo sólo durante su tiempo en la tierra. Él vivía en un cuerpo como hombre y estaba sometido al Padre. Sólo por eso el Padre era mayor que él.

Sin embargo, antes y después de su estancia en la tierra, creemos que era en todos los sentidos igual al Padre.

El Credo Atanasiano está de acuerdo, afirmando: «En esta Trinidad ninguno es anterior o posterior a otro, ninguno es mayor o menor que otro… . la fe correcta es que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, es… igual al Padre en cuanto a su divinidad, e inferior al Padre en cuanto a su humanidad».

El Concilio de Nicea, sin embargo, no estaría de acuerdo.

Hasta el Concilio de Nicea, incluido, la Iglesia creía que Dios era intrínsecamente mayor que su Palabra. El Padre es más grande que el Hijo, y eso es algo eterno. Dios siempre va a ser más grande que su Palabra, que es sólo una parte de Dios.

Tertuliano escribe:

El Padre es toda la sustancia, pero el Hijo es una derivación y porción del todo, como él mismo reconoce: «Mi Padre es mayor que yo» [Juan 14:28] … Así, el Padre es distinto del Hijo, siendo mayor que el Hijo, ya que el que engendra es uno, y el que es engendrado es otro». (ibíd. 9)

Este es un tema delicado de abordar, así que no lo dejemos solo a Tertuliano.

150 D.C: Lo adoramos razonablemente, habiendo aprendido que es el Hijo del mismo Dios verdadero, y teniéndolo a él en segundo lugar, y al Espíritu profético en tercero. (Justino Mártir, Primera Apología 13)

185 D.C: Porque si alguien preguntara la razón por la que el Padre, que tiene comunión con el Hijo en todas las cosas, ha sido declarado por el Señor como el único que conoce la hora y el día, no encontrará actualmente ninguna razón más adecuada, conveniente o segura que ésta: … Porque «el Padre», dice, «es mayor que yo». (Ireneo, Contra las herejías II:28:8)

A.D. 225: Concede que puede haber algunos individuos entre la multitud de creyentes que no están totalmente de acuerdo con nosotros y que incautamente afirman que el Salvador es el Dios Altísimo. Sin embargo, no estamos de acuerdo con ellos, sino que le creemos cuando dice: «El Padre que me ha enviado es mayor que yo». No haríamos inferior al Hijo de Dios a quien llamamos Padre, como nos acusa Celso. (Orígenes, Contra Celso VIII:14)

250 D.C: Quién no reconoce que la persona del Hijo es segunda después del Padre… cuando encuentra escrito: «Porque el que me envía es mayor que yo»? (Tratado de Novaciano sobre la Trinidad 26)

300 d.C.: Porque era conveniente que el que era más grande que todas las cosas después del Padre tuviera como testigo al Padre, que es el único más grande que él. (Metodio, El banquete de las diez vírgenes: Discurso VII: Procilla cap. 1)

320 D.C: La iglesia apostólica cree en un solo Padre no engendrado… que es inmutable y no cambia, que es siempre el mismo… y en un solo Señor, Jesucristo, el Hijo unigénito de Dios… . Que es igualmente con el Padre inmutable e inmodificable, que no le falta nada, y el Hijo perfecto, y semejante al Padre, lo hemos aprendido. Sólo en esto es inferior al Padre, en que no es inengendrado… como el mismo Señor nos ha enseñado cuando dice: «Mi Padre es mayor que yo». (Alejandro de Alejandría, Carta a Alejandro, obispo de la ciudad de Constantinopla, par. 12)

De estas citas, y de la coherencia que vemos en otros escritos de los primeros cristianos sobre la Trinidad, se desprende que la idea de que el Padre es mayor que el Hijo es una idea eterna, no temporal mientras estuvo en la tierra.

La idea no nos resulta familiar, pero no es tan difícil de entender. El Padre es el único Dios, y el Hijo es el Verbo de ese único Dios, engendrado por él en la eternidad pasada. El Verbo de Dios, siendo en cierto modo «parte» de Dios, dice que el Padre es más grande que él.

Por lo demás, es exactamente igual a Dios, en cuanto que es de la sustancia y esencia de Dios, siendo su Logos.

De hecho, incluso mientras cita a Jesús diciendo que el Padre es mayor, Tertuliano se refiere al Hijo como igual al Padre. Inmediatamente después de citar Prov. 8:22, escribe:

Así lo hace igual a él, pues procediendo de sí mismo se convirtió en su Hijo primogénito, porque fue engendrado antes de todas las cosas. (Contra Praxeas, capítulo 7)

CONCLUSIÓN

El Credo de Atanasio no refleja la enseñanza ortodoxa de la Trinidad.Claramente, el ortodoxo que utiliza el Credo original de Nicea del 325 sabe que el Padre no es mayor que el Hijo aunque no en naturaleza sino sólo en papel y función. El Hijo y el Espíritu son iguales al Padre en naturaleza pero subordinados en las relaciones eternas.El Hijo engendrado, el Espíritu procede y el Padre, la fuente singular [monarquía] de los dos. Esto es como la enseñanza de la subordinación funcional y la igualdad ontológica. También, de la Trinidad inmanente y de la Trinidad económica combinada con ella.

FUENTES

http://mychristianity.tripod.com/essays/subordination.html

http://orthodoxwiki.org/Trinity

http://www.christian-history.org/trinity-heresy.html

Comentarios

  • Gracias, aprecio el esfuerzo que has hecho en esta respuesta. Parece que, leyendo entre líneas, estás afirmando que el «credo atanasiano» no es totalmente coherente con la concepción ortodoxa de la Trinidad (especialmente cuando dice que «ninguno es mayor»), ¿sería una afirmación justa? –  > Por caña magullada.
  • Estoy de acuerdo con la versión de la Trinidad del Credo Niceno porque es plenamente bíblica que el Credo Atanasiano. Pero estoy de acuerdo con el Filioque. El HS procede del Padre a través del Hijo o de ambos como de una sola fuente. –  > Por la cristología primitiva.
  • No creo que 1 Cor 8,6 pueda significar que sólo el padre es Dios o sólo Jesús es el señor. A mí me parece un paralelismo. Está argumentando contra la idolatría mostrando cómo la clásica afirmación judía de que hay un solo Dios se aplica a los cristianos: tanto el padre como el hijo son los creadores de todo. Este verso los está equiparando, para mostrar que ambos deben ser llamados tanto Dios como señor. Si hubieras citado todo el versículo sería mucho más fácil de ver. –  > Por curiousdannii.
  • El enfoque de Pablo y de los padres es transmitir la Trinidad usando modos adecuados de explicación/apelaciones. El Padre es Dios( elohim), el Hijo es Señor ( YHWH). Ambos títulos son verdaderamente divinos, de Dios. –  > Por la cristología primitiva.
  • El Credo de Nicea también llama a Jesús «Dios» y al Espíritu Santo «Señor». –  > Por MR. TOODLE-OO’D.
Matt J

Me sorprende un poco el razonamiento que pretende justificar que el Credo Atanasiano es plenamente ortodoxo. Sin embargo, me siento reacio a descartarlo rotundamente. Sin embargo, me siento obligado a tratarlo con sospecha.

Porque cuando leí la versión latina del mismo, destacaron las palabras «SpiritusSanctus a Patre et Filio». Eso me suena al Filioque.

Sin duda, Hopko y otros señalan con razón que hay una distinción entre el envío del Espíritu al mundo y la procesión eterna, pero me resulta difícil leer las palabras anteriores del Credo Atanasiano como si se refirieran a algo más que a la procesión eterna (el contexto inmediato está, después de todo, establecido por las siguientes palabras: nec factus, nec creatus, nec genitus sed PROCEDENS). Por lo tanto, lo atribuye tanto al Padre como al Hijo, que es exactamente lo que está mal con el Filioque. La procesión de ambos viola el principio de Monarquía, como muy bien explicó Lossky.

Es bueno tratar a Lossky como la fuente más autorizada aquí, ya que las fuentes más modernas que hablan del Filioque han sido escritas a menudo por personas bajo presión de sus jerarcas para predicar la Unión con Roma. Por eso no volveré a asistir a las parroquias del GOA.

Comentarios

  • Bienvenido a Christianity.SE. Para una rápida visión general, por favor tome el Tour del Sitio. Gracias por ofrecer aquí una respuesta a una pregunta complicada. Sin embargo, en mi opinión, su respuesta podría ser un poco más clara y centrarse en la pregunta precisa formulada, que es si la doctrina de la Monarquía es coherente con el Credo Atanasiano. Parece que das a entender que no lo es, pero no queda del todo claro. Además, ¿quién es Lossky? Los lectores curiosos quieren saberlo. Véase también: ¿Qué hace una buena respuesta apoyada? –  > Por Lee Woofenden.
T.W.

Sólo añadiría que conozco un lugar en el que una publicación ortodoxa oriental discrepa explícitamente de la frase del Credo Atanasiano, «del Padre y del Hijo». El Salterio de la Llanura de San Dunstan (útil para muchos que utilizan la tradición litúrgica occidental, pero producido en afiliación con el Vicariato de Rito Occidental de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía), p. 432, omite las palabras «y del Hijo», dándolas en una nota a pie de página y diciendo simplemente: «El texto latino dice… Sin embargo, la versión del Horologion griego y ruso se da arriba». Esto también me dice que el Credo Atanasiano se da en el griego y Horologion sin estas palabras.

Sí, la palabra «procede» no se utiliza en el Credo Atanasiano, pero el muy general «es de/de» parece más ontológico/definitorio que una expresión alternativa como «es enviado por». Creo que hay dos posiciones ortodoxas orientales racionales sobre el texto del Credo Atanasiano con estas palabras: (1) No tiene autoridad conciliar detrás, pero, teológicamente, es inobjetable o, al menos, se puede explicar de forma coherente con la enseñanza de la Iglesia. (Este sería, obviamente, el bando que se opone al filioque como una desviación del acuerdo conciliar y de la tradición de la Iglesia, sin insistir en que no puede ser entendido de forma mínimamente ortodoxa). (2) Tanto esto como el filioque son igualmente heréticos. (Este es el campo que insiste en que el filioque compromete a la iglesia occidental con la falsa enseñanza).

Lo que no veo es cómo el grupo (2) -los que encuentran en el lenguaje «procede» una violación de la ortodoxia que no puede ser explicada distinguiendo la procesión eterna y la misión temporal- encontraría menos que objetar en el lenguaje «es de/para» del Credo Atanasiano.

Comentarios

  • La pregunta se refiere específicamente a la monarquía del Padre. Esta entrada no aborda directamente esa cuestión. –  > Por bradimus.
  • @bradimus Esta sigue siendo una contribución muy útil, junto con la de Matt J, parece representar más fielmente el pensamiento ortodoxo que las otras respuestas más votadas. –  > Por caña magullada.
  • Bienvenido a Christianity.SE. Para una rápida visión general, por favor tome el Tour del Sitio. Para saber más sobre lo que es este sitio, vea: En qué nos diferenciamos de otros sitios. Mientras tanto, espero que navegues por algunas de las otras preguntas y respuestas de este sitio. –  > Por Lee Woofenden.
DenisMath

Aquí está el símbolo de la fe de los cristianos ortodoxos:

Creo en un solo Dios, el Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, y de todas las cosas visibles e invisibles:

Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, Unigénito, Engendrado por el Padre antes de todos los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, Engendrado, no hecho; de una sola esencia con el Padre, por quien todas las cosas fueron hechas:

Que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó de los cielos, y se encarnó del Espíritu Santo y de la Virgen María, y se hizo hombre;

Y fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado;

Y resucitó al tercer día, según las Escrituras;

Y subió a los cielos, y está sentado a la derecha del Padre;

Y vendrá otra vez, con gloria, para juzgar a los vivos y a los muertos, cuyo reino no tendrá fin.

Y en el Espíritu Santo, el Señor, el Dador de Vida, que procede del Padre, que con el Padre y el Hijo juntos es adorado y glorificado, que habló por los Profetas;

En una sola Iglesia Santa, Católica y Apostólica.

Confieso un solo Bautismo para la remisión de los pecados.

Espero la Resurrección de los muertos

Y la vida del siglo venidero, Amén.

Puedes ver doce elementos del credo ortodoxo. Aquí no hay palabras sobre «la Monarquía del Padre». Es simplemente entender que todo el mundo creado es la Monarquía del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Trinidad de una esencia e inseparable, Un Dios.

Como dijo el Señor Jesucristo (Juan 16:15)

Todo lo que tiene el Padre es mío

ADICIÓN:

¡El credo atanasiano, si tiene palabras sobre el Filioque, es la herejía y no pertenece al Santo Atanasio de Alejandría! Por lo tanto, nunca se puede cohonestar la verdadera fe ortodoxa con el herético Filioque, incluso utilizando algunas construcciones auxiliares como «la Monarquía del Padre».

Comentarios

  • Ese es el credo niceno, no el credo atanasiano – su respuesta carece de investigación básica. –  > Por caña magullada.
  • Respondo sobre «la Monarquía del Padre» con respecto al credo ortodoxo. ¡¡¡El credo atanasiano, si tiene palabras sobre el Filioque, es la herejía y no pertenece al Santo Atanasio de Alejandría!!! –  > Por DenisMath.
  • Es generalmente reconocido que el Credo Atanasiano no fue escrito por Atanasio (o de hecho escrito en el siglo cuarto). Se le conoce frecuentemente como Quicunque Vult precisamente por esa razón. Además, esto no responde a la pregunta. Es evidente que hay más en la teología ortodoxa que el Credo Niceno-Constantinopolitano, y la doctrina de la monarquía del Padre ha sido tradicionalmente una enseñanza ortodoxa. –  > Por lonesomeday.