¿Existen santos católicos o teólogos notables que hayan interpretado el 666 de la manera que se explica a continuación?

Ken Graham preguntó.

¿Hay algún santo católico o teólogo notable que haya interpretado la Bestia del Apocalipsis número 666 de la siguiente manera?

El primer 6 está relacionado con los seis días de la creación y a los ojos del Señor un día es como mil días. – (2Pedro 3:8)

El segundo 6, está vinculado a la edad del mundo como de 6.000 años cuando la Bestia de Apocalipsis aparecerá.

El último 6, se refiere a la sexta edad de la Iglesia (o Creación).

Las seis edades

Las Seis Edades, tal y como las formuló San Agustín, se definen en De catechizandis rudibus (Sobre la catequesis de los no instruidos), capítulo 22:

  • La Primera Edad «se extiende desde el principio del género humano, es decir, desde Adán, que fue el primer hombre que se hizo, hasta Noé, que construyó el arca en el momento del diluvio», es decir, el período antediluviano.

  • La Segunda Edad «se extiende desde ese período hasta Abraham, que fue llamado el padre de todas las naciones…»

  • La Tercera Edad «se extiende desde Abraham hasta el rey David». La Cuarta Edad es «desde David hasta el cautiverio en el que el pueblo de Dios pasó a Babilonia».

  • La Quinta Edad es «desde esa transmigración hasta el advenimiento de nuestro Señor Jesucristo».

  • La Sexta Edad: «Con su venida [de Jesucristo] la sexta edad ha entrado en su proceso».

Las Edades reflejan los siete días de la creación, de los cuales el último día es el descanso del sábado, ilustrando el viaje humano para encontrar el descanso eterno con Dios, una narrativa cristiana común. – Las seis edades del mundo (Wikipedia)

Recuerdo vagamente haber leído sobre esto hace algunas décadas. ¿Puede alguien indicarme una fuente o fuentes de esta información?

Aquí está la sabiduría. Que el que tenga entendimiento cuente el número de la bestia porque es el número de un hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis.Apocalipsis 13:18

La interpretación dada se centraba más en el momento en que iba a aparecer el hombre, conocido como el Anticristo, que en la interpretación de que los números estaban más vinculados personalmente al hombre de la perdición.

¿Puede alguien recordar qué autor(es) católico(s) escribió(n) sobre esto?

2 respuestas
Alan Fuller

El padre de la iglesia Ireneo (130-202) dijo que había muchos nombres que podían producirse a partir del número, y especula sobre el nombre utilizando la «modo de cálculo griego«, utilizando el valor de las letras contenidas en el 666 y tratando de producir matemáticamente un nombre. Atribuye el número erróneo 616 a un error de los copistas, y afirma que ninguno de los nombres producidos es seguro. Esto indicaría que no fue algo que aprendió de la tradición de la enseñanza apostólica. Sin embargo, Ireneo ofreció una interpretación alternativa del 666.

Y hará que se ponga una marca en la frente y en la mano derecha, para que nadie pueda comprar ni vender, a menos que tenga la marca del nombre de la bestia o el número de su nombre; y el número es seiscientos sesenta y seis» (Ap 13:18), es decir, seis veces cien, seis veces diez y seis unidades. Esto lo da como resumen de toda la apostasía que ha tenido lugar durante seis mil años». Ireneo V.XXVIII.2

Porque en tantos días como fue hecho este mundo, en tantos mil años será concluido. Y por eso dice la Escritura: «Así fueron terminados el cielo y la tierra, y todo su adorno. Y Dios concluyó en el sexto día las obras que había hecho; y descansó Dios en el séptimo día de todas sus obras». Este es un relato de las cosas anteriormente creadas, como también es una profecía de lo que ha de venir. Porque el día del Señor es como mil años;(2 Pe 3:8) y en seis días se completaron las cosas creadas: es evidente, por lo tanto, que llegarán a su fin en el sexto milenio. Así, pues, los seiscientos años de Noé (Gn 7,6), en cuyo tiempo se produjo el diluvio a causa de la apostasía, y el número de los codos de la imagen por la que estos justos fueron enviados al horno de fuego (Dan 3: 1), indican el número del nombre de ese hombre en el que se concentra toda la apostasía de seis mil años, y la injusticia, y la maldad, y la falsa profecía, y el engaño; por causa de lo cual también vendrá un cataclismo de fuego [sobre la tierra]. » V.XXVIII.3

El padre de la iglesia Ireneo asoció el número de la bestia (Apocalipsis 13:18) con los seis días de la creación, así como con los 6.000 años de historia de la Tierra. Ireneo era discípulo de Policarpo, que era discípulo de Juan. Por supuesto, Ireneo obtuvo el número del libro del Apocalipsis. Según este padre de la iglesia, el número fue prefigurado por los seis días de la creación, el diluvio y el libro de Daniel. 

Sorprendentemente, la idea del 666 fue precedida por el erudito judío del siglo I Filón de Alejandría (25 a.C.-50 d.C.).

Puesto que, por lo tanto, el primer comienzo de la generación de nuestra raza, después de la destrucción causada por el diluvio, comenzó con Noé, siendo los hombres nuevamente sembrados y procreados, por lo tanto, él también es reconocido como semejante al primer hombre nacido de la tierra, hasta donde tal semejanza o reconocimiento es posible. Y el año seiscientos tiene por origen el número seis; y el mundo fue creado bajo el número seis, por lo tanto, por este mismo número reprende a los malvados, poniéndolos en evidencia porque, incuestionablemente, nunca, después de haber creado el universo por medio del número seis, habría destruido a todos los hombres que vivían en la tierra bajo la forma de seis, si no hubiera sido por el exceso absurdo de sus iniquidades. Pues la tercera potencia del seis y la potencia menor es el número seiscientos, y la media entre ambos es sesenta, ya que el número diez representa más evidentemente la semejanza de la unidad, y el número cien representa la potencia menor.» Filón, Libro 42: Preguntas y respuestas sobre el Génesis, II

He aquí una cita de Hipólito de Roma (170-235).

  1. Pero para que no dejemos nuestro tema en este punto sin demostrar, estamos obligados a discutir el asunto de los tiempos, de los cuales un hombre no debe hablar apresuradamente, porque son una luz para él. Porque como los tiempos están señalados desde la fundación del mundo, y contados desde Adán, nos ponen claramente ante el asunto de que trata nuestra investigación. Porque la primera aparición de nuestro Señor en la carne tuvo lugar en Belén, bajo Augusto, en el año 5500; y sufrió en el año treinta y tres. Y es necesario que se cumplan 6.000 años para que llegue el sábado, el descanso, el día santo «en que Dios descansó de todas sus obras». (Heb 4:4) Porque el sábado es el tipo y el emblema del futuro reino de los santos, cuando «reinarán con Cristo» (Heb 4:5, Ap 20:6) cuando Él venga del cielo, como dice Juan en su Apocalipsis: porque «un día con el Señor es como mil años». (2 Pe 3:8, Sal 90:4) Como, pues, en seis días Dios hizo todas las cosas, se deduce que deben cumplirse 6.000 años. Y aún no se han cumplido, como dice Juan: «cinco han caído; uno es», es decir, el sexto; «el otro aún no ha venido». (Ap 17:10) La interpretación de Hipólito, Daniel

Comentarios

  • Esta respuesta da dos de tres de los seises como se interpreta en la pregunta. Mi suposición es que algún autor católico puede haber citado a San Ireneo además de las seis edades de la iglesia (mundo). –  > Por Ken Graham.
  • 6 – Días de la creación 60 – La media, 600 dividido por 10 es sesenta, o 60 y 6 codos (Dan 3:1) 600 – El diluvio de Noé, Noé tenía 600 años cuando comenzó el diluvio (Gen 7:11). (Castigo de los malvados, la idea del Juicio. ) –  > Por Alan Fuller.
  • He añadido una cita de Hipólito de Roma. –  > Por Alan Fuller.
  • Su respuesta con las edades del mundo parece ser lo que estoy buscando. –  > Por Ken Graham.
  • He añadido algunas referencias bíblicas a la cita de Hipólito. Añadí la Xref a Heb 4:4 donde el ANE dice: «Esto es lo que condenó Focio en Hipólito. Irenæus, sin embargo, sostuvo la misma opinión (libro v. c. 28 y 29). La misma opinión se expresa aún antes en la Epístola de Bernabé (sec. 15). Era una opinión adoptada de los rabinos». –  > Por Alan Fuller.
Geremia

Así es como el P. Kramer comenta el versículo 13:18 en su El Libro del Destino (1956), el mejor comentario católico sobre el Apocalipsis de San Juan:

Verso 18

San Juan afirma claramente que la Bestia no es más que un hombre, pues tiene el nombre de hombre que le ha dado otro; y las letras numéricas de ese nombre permitirán a los verdaderos creyentes conocerlo cuando aparezca. No se dice en qué idioma debe estar escrito este nombre para tener el número; pero como el Apocalipsis fue escrito en griego, el número probablemente estará formado por el nombre escrito en ese idioma. Se han propuesto explicaciones de diversa índole, pero ninguna de ellas ha sido satisfactoria. El padre Sloet propone la solución de que si el nombre «rey de Israel» se escribe en hebreo, se obtendrá el número 666. Pero entonces hay que violentar la ortografía hebrea. Sin duda, se llamará a sí mismo rey de Israel. San Ireneo advierte que no se debe proponer ningún nombre como seguro, pues él, aunque había conocido a Policarpo, discípulo de San Juan, no se atrevería a sostener ningún nombre. Sugiere el nombre de «LATEINOS» o «Nero Caeser» en griego, pero prefiere «Teitan». Sin embargo, «no se arriesga a pronunciarse positivamente sobre el nombre».

Podría tratarse de un mero número simbólico. En una explicación moderna, el Anticristo puede halagar a las sociedades secretas afirmando que su reivindicación de la derivación de sus símbolos místicos de Salomón es histórica y así ganarlas para que se conviertan en sus partidarios. Afirman que se organizó una orden o gremio entre los obreros que construyeron el Templo de Salomón, y de esta orden datan sus símbolos. De ahí el número 666 (3 reyes X. 14; 2 Para. IX. 13
) alude a los ingresos de Salomón, que se supone que gastó en gran medida para la erección del Templo. Pero esto es tan fantástico e irreal como otras explicaciones. Es probable que el número no sea ningún símbolo, sino un mero criptograma que se descifrará en la época del Anticristo.

Según el testimonio de San Ireneo (V. 30 – 1 ss), todas las copias antiguas y buenas tenían χξς, y esta lectura fue atestiguada como la original por aquellos que habían visto a San Juan. Estas letras que probablemente eran el criptograma en el manuscrito original, pueden ser simplemente las iniciales del nombre de Anticristo, del nombre y del apellido. Incluso en la época de San Ireneo había dos lecturas χξς y χις. En el capítulo quince, los vencedores sobre el Anticristo y sobre «el número de su nombre» tienen el privilegio de cantar un nuevo cántico de alabanza a Dios por la victoria. Esto insinúa un criptograma corto, probablemente uno que contiene las tres letras. Y probablemente la marca que llevarán sus esclavos en la frente o en la mano consistirá en las tres letras griegas. En cuanto a su nombre, San Ireneo dice: «Si fuera necesario que su nombre fuera revelado claramente en este tiempo, habría sido anunciado por aquel que contempló la visión apocalíptica». «Porque eso se vio no hace mucho tiempo, sino casi en nuestros días, HACIA EL FINAL DEL REINO DE DOMITIAN».

Comentarios

  • Gracias por su respuesta, pero esto no da la interpretación de los tres seises como se demuestra en la pregunta. –  > Por Ken Graham.