¿Cuál es el argumento protestante contra la Inmaculada Concepción?

la cristología primitiva preguntó.

La Iglesia Católica Romana enseña la idea de la Inmaculada Concepción, que es definida por Pío IX como sigue:

«En el primer caso de su concepción [de María], por un singular privilegio y gracia concedidos por Dios, en vista de los méritos de Jesucristo, el Salvador del género humano, fue preservada exenta de toda mancha de pecado original». Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854, Pío IX (fuente)

Sin embargo, la teología protestante suele rechazar por completo la idea de la Inmaculada Concepción.

¿Cuál es, entonces, el argumento protestante contra la doctrina de la Inmaculada Concepción?

Comentarios

  • Brevemente, que la Biblia no dice nada en absoluto para apoyar la hipótesis. –  > Por Matt Gutting.
  • Además, la Iglesia greco-católica ucraniana también acepta el dogma, así como las demás Iglesias particulares de la Comunión Católica: no sólo la Iglesia latina. –  > Por Lucrecio.
  • La doctrina de la Inmaculada Concepción también es rechazada en la Ortodoxia – probablemente por razones muy diferentes. –  > Por invitado37.
2 respuestas
Jecko

En primer lugar, hay que señalar que no todos los protestantes rechazan la doctrina de la Inmaculada Concepción. No es que haya una doctrina protestante uniforme que afirme taxativamente que la Inmaculada Concepción es falsa (si la hay la desconozco). El propio Martín Lutero defendió la Inmaculada Concepción:

Pero la otra concepción, es decir, la infusión del alma, se cree piadosa y convenientemente que fue sin pecado alguno, de modo que mientras el alma era infundida, quedaba al mismo tiempo limpia del pecado original y adornada con los dones de Dios para recibir el alma santa así infundida. Y así, en el mismo momento en que comenzaba a vivir, estaba libre de todo pecado.

Sólo más tarde refutó su posición original de la siguiente manera:

María fue concebida en pecado al igual que nosotros.

En menor medida, Juan Calvino y Ulrich Zwingli también parecen adornar a María (véase el enlace publicado anteriormente). Los seguidores de la Alta Iglesia Anglicana también parecen ser aficionados a la Inmaculada Concepción. Todos ellos son simplemente ejemplos de que el pensamiento protestante no tiene por qué equivaler a la «anti-inmaculada concepción».

Dicho esto, los siguientes son los argumentos más predominantes que he visto utilizar a los protestantes contra la Inmaculada Concepción.

VERSÍCULOS BÍBLICOS

Los siguientes versículos se utilizan a menudo en los argumentos contra la Inmaculada Concepción:

Romanos 3:23

Todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios.

1 Juan 1:8

Si alguno dice que no tiene pecado, es un mentiroso y la verdad no está en él».

Lucas 1:47

«Mi espíritu se alegra en Dios, mi salvador» (como lo dijo la propia María).

LA TEOLOGÍA PROTESTANTE

Siguiendo estos versículos, la teología protestante afirma con bastante firmeza el hecho del pecado y que tal hecho es la razón misma por la que Cristo vino al mundo. La principal teoría de la expiación presente en la teología protestante se conoce como sustitución penal. En esencia, afirma que Cristo asumió el castigo por todos los pecados que se han cometido o se cometerán. Por lo tanto, decir que una persona puede estar sin ese pecado sugiere no sólo que hay un alma que no necesita el poder de Cristo, sino también que la propia obra de Cristo no es totalmente necesaria. Obviamente esto presenta un gran problema. Así que típicamente la mayoría de los protestantes ven con bastante firmeza la idea de que incluso la Madre de Dios estaba libre de culpa.

PECADO ORIGINAL VS. PECADO PERSONAL

Aunque muchos protestantes aceptan la idea de que existe el pecado original en alguna medida, las sectas protestantes se enfrentan a una amplia gama de puntos de vista diferentes sobre lo que significa exactamente el término. No hace falta decir que la importancia del concepto teológico que es tan central para la teología católica y ortodoxa (que sostienen que Cristo ofreció penitencia por el pecado original más que por el pecado personal) sufre en importancia bajo la consideración teológica protestante. La distinción que es evidente para los pensadores católicos y ortodoxos entre el pecado original y el pecado personal se vuelve borrosa y menos significativa. El resultado es, según el pensamiento católico y ortodoxo, una inflación de la propiedad del pecado personal y una deflación de la propiedad del pecado original. Por lo tanto, cuando la proposición de que una persona es «sin pecado» entra en juego, es lo más herético que se puede hacer. Pero es una afirmación que bajo la teología protestante no sólo es confusa, sino que no puede ser entendida coherentemente con el marco de pensamiento actual.

En el protestantismo, proponer que uno es «sin pecado» es proponer que uno no necesita un salvador. Pero el catolicismo y el cristianismo ortodoxo dividen el «pecado» en dos partes esenciales: el pecado original y el pecado personal. El pecado original engendra continuamente la inclinación al pecado personal. Así que, en teoría, un alma puede estar libre de pecado en lo que respecta al «pecado personal», pero eso sólo indicaría que esa misma alma se unificó tan significativamente con la gracia de Cristo que no se enfrentó a las consecuencias del pecado original. Después de todo, hay dos maneras de salvar un alma; pueden ser salvadas cayendo en un pozo y requiriendo asistencia después del hecho, o pueden ser salvadas siendo cuidadas y guiadas alrededor del pozo. Este último sería el medio por el que los defensores de la Inmaculada Concepción sugerirían que María se salvó y quedó libre del pecado personal. María habría sido preservada del pecado original por la gracia de la penitencia que Cristo ofreció por el pecado original, y así habría sido reservada del pecado personal.

ÚLTIMAS OBJECIONES PROTESTANTES

Esta aclaración sirve para descartar el uso del versículo lucano con la esperanza de que contradiga la Inmaculada Concepción. Pero los protestantes podrían igualmente señalar varias objeciones a toda esta línea de pensamiento, incluyendo la noción de que parecería injusto que si Dios pudiera salvar a las almas de la misma oportunidad del pecado, dejara pasar la oportunidad. Si Dios pudo eximir a María del pecado original, ¿por qué no podría eximir a todas las almas del pecado original, o más aún, por qué no lo hace? Otra objeción viene de la mano de los versos ya mencionados. Es decir, que los versículos que afirman que «ninguna persona está libre de pecado» o bien a) sólo deben tomarse de forma general o b) se refieren al «pecado» de una forma que permite excepciones teológicas. Estas objeciones son quizás las respuestas más primarias a la doctrina real de la Inmaculada Concepción.

Comentarios

  • ¿De qué sirve citar a Lutero si luego cambió de opinión? Al fin y al cabo, cambió de opinión sobre muchas cosas, ese es el objetivo de la reforma. Tu última sección no tiene cabida aquí; esta pregunta no pide las dos partes de la cuestión, y otras preguntas ya buscan argumentos a favor de la inmaculada concepción. –  > Por curiousdannii.
  • Si tu respuesta fuera sólo los versículos bíblicos la votaría. –  > Por curiousdannii.
  • Incluí la cita de Lutero porque me pareció interesante que no encontrara una contradicción directa entre la concepción inmaculada y su otra teología. El sentido de su inclusión ya fue explicado en la respuesta; pretendía mostrar que el rechazo a la inmaculada concepción no es universal en la iglesia protestante. En cuanto a la dilucidación del pecado original y del pecado personal, me pareció que su inclusión aportaba algo a la conversación. No veo la necesidad de ceñirse demasiado al minimalismo que parece pedir la pregunta. –  > Por Jecko.
  • ¿Podría aclarar en qué momento se produjo la primera cita de Lutero? Si es de antes de su conversión o de 20 años después de su conversión, eso marca una gran diferencia en cómo debe interpretarse. –  > Por Nathaniel protesta.
  • @Lucretius Todo está bien. Estoy de acuerdo con tu observación respecto a la gracia infusa e imputada. Realmente parece que esta sola diferencia es la fuente de la mayor parte de la distinción entre el pensamiento católico y el protestante. –  > Por Jecko.
Raphael Rosch

No hay ninguna base bíblica para llegar a la noción de que la concepción de María sea «inmaculada» en primer lugar. Tampoco hay necesidad teológica para ello, como tampoco había necesidad de que nadie más del linaje de Jesús lo fuera. La noción, citada por usted más arriba, parece surgir como resultado de una exigencia lógica de que Jesús, como Hijo de Dios, debe entrar en la existencia humana a través de un recipiente «no manchado» por el pecado. Pero de nuevo, esto no es teológicamente necesario, ni bíblicamente apoyable. Es decir, la Biblia no crea una necesidad teológica para ello. De hecho, el Nuevo Testamento cita a María refiriéndose a Dios como su «Salvador». Sólo los pecadores necesitan un salvador, lo que significa que María no estaba en absoluto libre de pecado antes de su nacimiento. La idea original parece ser el resultado de intentar armonizar el concepto sincretizado de «Madre de Dios» (cf. Isis) que fue absorbido de la Iglesia Pagana Romana (la progenitora de la Iglesia Católica Romana y de muchas, si no la mayoría, de sus prácticas), y el requisito deducido de que la «Madre de Dios» debe ser también tan pura como Dios.

Dado que el «protestantismo» clásico nació en la Reforma, que mantuvo como base de su sistema teológico las 5 Solasuna de las cuales es Sola Scriptura (las otras 4 son Sola Gratia, Sola Fide, Solus Christus, Soli Deo Gloria
— (aunque no se sistematizaron como tales hasta mucho después) que dice que sólo la Escritura (es decir, la Biblia) debe ser la fuente de la doctrina y la práctica. Dado que la doctrina de la «Inmaculada Concepción» de María no se encuentra en las Escrituras, y no puede ser apoyada por las Escrituras, no puede ser aceptada por los miembros del movimiento reformado.

Como punto de aclaración, muchos movimientos que se consideran «protestantes» simplemente en virtud de ser «no católicos/ortodoxos» no caen realmente bajo una definición estricta e histórica del protestantismo. Por esta razón, sólo es realmente el movimiento reformado (que equivale al término Calvinismo) que mantiene las 5 solas, y no puede aceptar la doctrina.

Espero que esto ayude.

Comentarios

  • Las iglesias no reformadas, como los luteranos, siguen manteniendo las cinco solas tanto como las iglesias reformadas. –  > Por curiousdannii.
  • @Raphael Ese no es un entendimiento convencional de lo que significa Sola Gratia. La fe no es considerada una obra por ningún protestante que yo conozca, sea reformado o no. –  > Por curiousdannii.
  • Los comentarios no son para extender la discusión; esta conversación ha sido trasladada al chat. –  > Por Caleb.
  • @Caleb, gracias, ¿cómo puedo hacer eso en el futuro? ¿Mover un conjunto de comentarios al chat? ¿O tiene que hacerlo un administrador? –  > Por Raphael Rosch.