¿Qué significa la expresión «todo Israel» en Romanos 11:26?

Romanos 11:26a (ESV) afirma:

«Y así se salvará todo Israel…»

Muchos consideran que esto significa que algún día la nación de Israel (es decir, todos los descendientes físicos de Jacob o todos los elegidos dentro del Israel étnico) está destinada a ser salvada. Otros consideran que la expresión «todo Israel» se refiere, no al «Israel según la carne» (1 Corintios 10:18), sino a la Iglesia como «el Israel de Dios» (Gálatas 6:16) compuesta por judíos y gentiles por igual.

Otros puntos de vista parecen situarse entre estas dos posiciones.

¿Hay algo en el texto que apoye un punto de vista sobre otro (por ejemplo, la expresión «todo Israel» se refiere a una nación física o espiritual)?

Richard preguntó.

usuario6503

Comentarios

  • El texto de Romanos 11 distingue repetidamente entre «Israel» y «los gentiles», estableciendo contrastes entre ambos, por lo que la última interpretación (que Israel es aquí una «nación espiritual») parece dudosa. – usuario2910
  • Marcos – Estoy de acuerdo en que puede parecer dudoso para algunos, en una lectura superficial del texto, sin embargo, el pasaje no sólo se refiere al estado (presente y futuro) de los israelitas étnicos, sino que también incluye el hecho de que los gentiles están siendo injertados en el árbol israelita – por lo que la pregunta surge legítimamente: ¿qué significa la expresión «todo Israel» en el contexto del argumento? –  > Por Richard.
6 respuestas
Eutychus

A mi entender, Romanos 9:6-8 no deja lugar a dudas de que aquí Pablo se refiere al «Israel de Dios» (Gálatas 6:16) y no al Israel según la carne, que es una mezcla:

[…] «Porque no todos los que son de Israel son hijos, ni por ser descendientes de Abraham son todos hijos, sino que en Isaac será llamada tu descendencia. Es decir, los que son hijos de la carne, éstos NO son hijos de Dios; pero los hijos de la promesa son contados por la simiente.»

Puesto que esos tres términos que aparecen en Romanos 9:6-8 para describir a los elegidos de Dios («hijos de Dios, Israel de Dios, Israel») son todos usados como sinónimos por Pablo en un solo pasaje; y puesto que Pablo también deja claro en el mismo pasaje que Israel consiste tanto en aquellos judíos que son de la santa semilla de Isaac (ya sean nacidos naturalmente, o gentiles injertados por el Espíritu de adopción) como en aquellos judíos nacidos naturalmente de quienes Jesús dijo en Juan 8: 44, «sois de vuestro padre el diablo» (que por lo tanto no son genuinamente judíos, en lo que respecta a Jesús), me parece razonable concluir que «todo Israel se salvará» se refiere sólo a la elección. De lo contrario, Dios tendría que resucitar y llevar a cabo conversiones forzadas de los muchos judíos incrédulos que ya ha rechazado a lo largo de los siglos, independientemente de su incredulidad y rechazo de Cristo, si la genealogía realmente juega un papel en la determinación de la salvación.

Recuerde, Jesús también martilló este punto en sus cartas a los Esmirnianos y a los Filadelfianos. Dijo «Yo conozco la blasfemia de los que se dicen judíos, y no lo son, sino que son de la sinagoga de Satanás» (Apocalipsis 2:9), y llamó a los judíos naturales e incrédulos «los de la sinagoga de Satanás, que se dicen judíos, y no lo son, sino que mienten» (Apocalipsis 3:9), porque como sabemos, la circuncisión y el verdadero judaísmo ya no son una cuestión de genealogía o conformidad con la Ley.

Las ramas naturales, una vez rotas por su incredulidad, ya no pueden reclamar su pertenencia a la comunidad de Israel. Por el contrario, los gentiles injertados en la vid se han convertido en judíos de buena fe a los ojos de Dios, adoptados en las doce tribus de Israel, como indica Santiago en su epístola general (es decir el libro de Santiago se dirige exclusivamente a los miembros de las doce tribus, dejando muy claro a los cristianos que no hay un «Israel de Dios» separado para los conversos gentiles, ya que Cristo, con su sangre, ha «derribado la pared intermedia de separación entre nosotros [judíos y gentiles]… para hacer en sí mismo de dos un solo hombre nuevo», Efesios 2:13-15).


Nota: todas las citas de la Escritura son de la versión inglesa.

usuario6503

Comentarios

  • El «Israel de Dios» es un subconjunto de Israel, no una amalgama de Israel y gentiles creyentes. Los creyentes son bautizados en Cristo, no en Jacob ni en Moisés. –  > Por Rumiador.
  • @Ruminator-Eso no tiene sentido. Cristo es Israel, y todos los que están «en Cristo» son el Israel de Dios, sean judíos o gentiles. Tan simple como eso. No todos los que son de Israel (el patriarca, es decir, Jacob) son Israel (el Israel de Dios). (Rom. 9:6) –  > Por Der Übermensch.
  • @DerÜbermensch Si tú lo dices. ¿Pero puedes demostrarlo? –  > Por Rumiador.
  • @Ruminator-Demostraré lo mío si tú demuestras lo tuyo. –  > Por Der Übermensch.
  • ¿Por qué tendría que demostrar que Israel es Israel? ¿O incluso israelí? Israel era la sombra del cuerpo corporativo de Cristo, no (a mi entender) otro Israel. Podría estar equivocado. ¡Una vez me perdí caminando a casa desde la tienda de comestibles a unas pocas cuadras de distancia! Pero no hay un lenguaje de «segundo Israel» en las escrituras que yo conozca (como lo hay para un segundo Adán). –  > Por Rumiador.
Gina

Hoy, todos los que están en Cristo son ahora Israel.

En el AT «todo Israel» eran todos los hijos de Israel, toda la congregación de Israel, o todas las tribus de Israel, o toda la casa de Israel. También es sinónimo de la semilla de Jacob, o toda la semilla de Israel, o la semilla de Isaac, o la semilla de Abraham. Algunos ejemplos son:

Ex. 12:47,

«No se vieron unos a otros, ni se levantó ninguno de su lugar durante tres días; pero todos los hijos de Israel tuvieron luz en sus moradas».

Num. 14:22,

«Y todos los hijos de Israel murmuraron contra Moisés y contra Aarón; y toda la congregación les dijo: ¡Ojalá hubiéramos muerto en la tierra de Egipto! o ¡ojalá hubiéramos muerto en este desierto!»

Deu. 1:1,

«Estas son las palabras que Moisés dijo a todo Israel a este lado del Jordán en el desierto,….»

Salmo 22:23.

«Los que teméis al Señor, alabadle toda la descendencia de Jacobglorificadle; y temedle, toda la descendencia de Israel».

1 Crón. 16:13,

«Oh vosotros, linaje de Israel su siervo, vosotros, hijos de Jacobsus elegidos».

Isa. 45:19,

«No he hablado en secreto, en un lugar oscuro de la tierra; no he dicho a la semilla de Jacob, Buscadme en vano; yo, el Señor, hablo con justicia, declaro lo que es justo».

Isa. 45:25

» En el SEÑOR toda la descendencia de Israel serán justificados y se gloriarán».

Ezequiel 3:7,

«Pero la casa de Israel no te escuchará, porque no me escucharán a mí; porque toda la casa de Israel es insolente y dura de corazón».

Bajo el antiguo pacto eran la línea de sangre física y cualquier otra que se uniera a ellos.

Esdras 6:21,

«Y los hijos de Israel, que habían vuelto de la cautividad, y todos los que se habían separado de ellos de la inmundicia de los paganos de la tierra, para buscar al Señor Dios de Israel, comieron».

Pero, bajo el nuevo pacto hubo un cambio.

Gal. 3:24-29,

«24 Por lo tanto, la ley fue nuestro maestro de escuela para llevarnos a Cristo, para que fuésemos justificados por la fe. 25 Pero después de que la fe ha llegado, ya no estamos bajo un maestro de escuela.

26 Porque todos vosotros sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.

27 Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, os habéis revestido de Cristo.

28 No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, porque todos sois uno en Cristo Jesús.

29 Y si sois de Cristo, entonces sois simiente de Abrahamy herederos según la promesa». (RV)

Mat. 3:9,

«Y no penséis en decir dentro de vosotros mismos: Tenemos a Abraham por padre; porque os digo que Dios puede, de estas piedras, levantar hijos a Abraham.« (RV)

Juan les estaba diciendo a los fariseos y saduceos, las sectas de los judíos, que su linaje carnal con Abraham, su genealogía no era el factor decisivo para saber si eran dignos. Entonces se necesitaba algo más para ser considerado digno.

Mateo. 3:8,

«Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento».

Si van a ser dignos de la herencia, para ser considerados como hijos de Dios, de la casa de Israel, entonces tienen que ser obedientes y fieles bajo el evangelio de Cristo.

Rom. 4:8-13,

«Bienaventurado el hombre a quien el Señor no le imputa el pecado.

9 ¿Esta bendición recae, pues, sólo sobre la circuncisión, o también sobre la incircuncisión? Porque decimos que la fe le fue contada a Abraham por justicia.

10 ¿Cómo, pues, le fue contada, estando en la circuncisión o en la incircuncisión? No en la circuncisión sino en la incircuncisión.

11 Y recibió la señal de la circuncisión un sello de la justicia de la fe que tenía aún siendo incircunciso: para que sea el padre de todos los que creen aunque no estén circuncidados, para que la justicia les sea imputada también a ellos:

12 y padre de la circuncisión a los que no son sólo de la circuncisión sino que también siguen las huellas de la fe de nuestro padre Abraham, que tuvo siendo aún incircunciso.

13 Porque la promesa de que sería heredero del mundo no fue hecha a Abraham, ni a su descendencia, por la ley sino por la justicia de la fe».

Los fieles son la Casa de Israel. Los judíos circuncidados pensaban que eran tan especiales que todo el resto de la humanidad estaba maldita, y no debía ser considerada igual a ellos. El mensaje que Juan y Cristo trajeron en la plenitud del tiempo durante el primer siglo d.C. fue que los fieles, los que seguían a nuestro Padre celestial eran de la Casa de Israel.

Rom. 4:16-18,

«Por lo tanto, es por fe, para que sea por gracia; para que la promesa sea segura a toda la descendencia; no sólo a la que es de la ley, sino también a la que es de la fe de Abraham; que es el padre de todos nosotros, 17 (como está escrito: Te he hecho padre de muchas naciones) ante quien creyó, es decir, Dios, que vivifica a los muertos, y llama a las cosas que no son como si fueran. 18 El cual, contra toda esperanza, creyó en la esperanza, para llegar a ser padre de muchas naciones, según lo que se dijo: Así será tu descendencia».

Esta idea de que toda la humanidad, que todas las naciones del mundo estaban invitadas, estaban llamadas a volver a Dios era inconcebible para muchos de los judíos. Habían malinterpretado la relación del pacto con Dios desde el principio de ese pacto dado en el desierto del éxodo.

Debían ser un reino de sacerdotes, una nación santa (Ex. 19:6), un ejemplo para todas las demás naciones de la tierra de cómo ser aceptables para Dios. Debían ser santos, una esposa que honrara a su marido, y una madre para las demás naciones de la tierra.

En lugar de eso, los israelitas se volvieron orgullosos, se rompieron los tirantes, creyendo que eran el único pueblo de la tierra al que Dios amaba. Jesús se empeñó en decir a los de Nazaret que había otros fuera de Israel que habían recibido las bendiciones de Dios cuando ninguno en Israel lo había hecho. (Lucas 4: 25-27)

Fue por la promesa que Dios hizo a Abraham – por amor a Abraham – que Dios utilizó a los hijos de Abraham, a través de Isaac y Jacob para bendecir a todas las naciones de la tierra. (Génesis 26:24; 28:4; Éxodo 32:13; Isaías 41:8; Hechos 3:25)

Nunca fue por el bien de los hijos de Israel, sino por el bien de Abraham. La fe de Abraham le fue contada como justicia. (Gn. 15:6)

Romanos 9:7-8,

» *Ni por ser descendencia de Abraham son todos hijos sino: En Isaac será llamada tu descendencia.

8 Es decir, los que son hijos de la carne, éstos no son hijos de Dios: pero los hijos de la promesa son contados por la simiente «*.

Rom. 9:25-26,

«Como dice también en Osee, Llamaré pueblo mío a los que no eran mi pueblo; y a su amada, a la que no era amada. 26 Y sucederá que en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois mi pueblo allí serán llamados hijos del Dios vivo».

Rom. 9:30-32,

«¿Qué diremos entonces? Que los gentiles, que no seguían la justicia, han alcanzado la justicia, la justicia que es de la fe. 31 Pero Israel, que seguía la ley de la justicia, no ha alcanzado la ley de la justicia. 32 ¿Por qué? Porque no la buscaron por la fe sino como por las obras de la ley. Porque tropezaron con esa piedra de tropiezo».

Ya no importa el ADN de nadie, ni la línea de sangre de nadie. El llamado del evangelio de Cristo está abierto a todos los de cada nación y tribu de la tierra. Todo el que cree y es bautizado en Cristo, se reviste de Cristo y se convierte en la semilla de Abraham.

Rom. c. 11 viene después de la enseñanza del cap. 4-10 de que los fieles eran siempre el Israel de Dios, y comienza haciendo la distinción de que el Israel carnal no estaba siendo desechado.

Rom. 11:1,

«Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? Dios no lo permita. Porque también yo soy israelita, del linaje de Abraham, de la tribu de Benjamín».

Pablo entonces separó a los infieles del remanente que era fiel.

Rom. 11:5,

«Así también en este tiempo hay un remanente según la elección de la gracia».

El injerto de las naciones (gentiles) a través de las ramas rotas del árbol (los hijos infieles e incrédulos de Israel) fue la misma oportunidad para el llamado de las tribus de Israel a regresar a Dios…. a través del evangelio de Cristo.

Rom. 11:22-23,

» Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios: sobre los que cayeron, severidad; pero para contigo, bondad, si permaneces en su bondad; de lo contrario, tú también serás cortado. 23 Y ellos también, si no permanecen en la incredulidad, serán injertados; porque Dios puede volver a injertarlos.»

Entonces, bajo el evangelio de Cristo todos los creyentes, tanto las ramas originales (la línea de sangre de Abraham, Isaac y Jacob) como las ramas injertadas (todas las naciones) se convierten en una sola en Cristo, y son contados como la semilla.

Y, Rom. 11:26 se refiere a las ramas unidas del árbol como «todo Israel». El Israel carnal tuvo la misma oportunidad de estar en Cristo que todas las naciones. Este es el evangelio que fue predicado desde el principio.

Génesis 22:18,

«Y en tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, porque has obedecido mi voz».

Hechos 17:26,

«Y ha hecho de una sola sangre todas las naciones de los hombres para que habiten sobre toda la faz de la tierra, y ha determinado los tiempos antes señalados, y los límites de su habitación;»

Gal. 3:8-9,

«Y la Escritura, previendo que Dios justificaría a los paganos por medio de la fe, predicado antes del evangelio a Abraham, diciendo, En ti serán bendecidas todas las naciones. 9 Así que los que tienen fe son bendecidos con el fiel Abraham.«

Gálatas 3:16,

» Ahora bien, a Abraham y a su descendencia fueron hechas las promesas. No dice: Y a las simientes, como a muchas; sino como a una sola, Y a tu descendencia, que es Cristo.«

ADEMÁS, debemos recordar la primera «leche» de la palabra cuando estudiamos la «carne» más pesada de la palabra (Heb. 5:13).

Marcos 16:16,

«El que crea y se bautice se salvará;…»

y, Rom. 11:26

«Y así todo Israel se salvará:…»

Ambas afirmaciones son verdaderas, ya que el Espíritu Santo no se contradice. Por lo tanto, el que crea y sea bautizado (en Cristo) se salvará, y todo Israel se salvará une las dos, y las hace iguales. La definición de «todo Israel» son aquellos que creen y son bautizados en Cristo.

Cristo es la semilla de la promesa hecha a Abraham. Es a través de Cristo que podemos llegar a ser hijos de Abraham, por la fe.

Por lo tanto, la casa de Israel fueron siempre los fieles de Dios, los que siguieron el espíritu de Dios, y son hijos de Dios. (Roms. 8:14)

Por lo tanto, cuando Dios dijo que haría un nuevo pacto con la casa de Israel (Jer. 31:31, 33), entonces la promesa del nuevo pacto es bajo el evangelio de Cristo, y el Israel que está en Cristo.

Bajo el antiguo pacto la casa de Israel eran los hijos físicos de Jacob, todos aquellos que podían trazar su genealogía hasta su ancestro físico, Abraham. Cuando leemos el Antiguo Testamento, sabemos que las referencias a la casa de Israel se refieren a las tribus de Israel, los descendientes de Jacob.

Pero, bajo el nuevo pacto la definición de la casa de Israel se completó – se cumplió – y cambió de la línea de sangre a la promesa. ¡Todos los que han sido bautizados en Cristo son ahora la línea de los fieles!

Así que el nuevo pacto que Él hizo con la casa de Israel es con todos los que están en Cristo, y el Israel que está en Cristo es ahora salvo con una salvación eterna. (Isa. 45:17)

Hoy en día, la casa de Israel está extendida por todas las naciones del mundo, dondequiera que se encuentren, quienes han sido bautizados en Cristo. Así como Dios prometió a Abraham que su descendencia se multiplicaría como las estrellas del cielo, ¡así es! (Gen. 22:17; 26:4; Ex. 32:13)

(Toda la escritura es de la KJV. Todo el énfasis en negrita es mío).

Comentarios

  • He votado a la baja, porque tu respuesta no interactúa ni exegeta el texto de Romanos 11.26. – usuario2910
  • Sí, creo que el punto de Mark Edward es válido. Observo que algunos teólogos importantes apoyan el punto de vista de que toda la nación física de Israel es a la que se refiere el v.26 – John Stott, John McArthur, John Piper, J.C. Ryle, Doug Moo y muchos otros… así que un argumento en contra necesitaría exegetar el texto(s) relevante. –  > Por Richard.
  • He añadido la exégesis solicitada para Rom. c. 11. Si es tan amable de leer de nuevo ….. –  > Por Gina.
  • Gina – No estoy en desacuerdo con tu teología, sin embargo, exegéticamente, puede ser insuficiente afirmar simplemente «…Y, Rom 11:26 se refiere a las ramas unidas del árbol como «todo Israel»». La razón por la que tantos teólogos notables tienen un problema con esta interpretación es que el nombre «Israel» se utiliza en el verso anterior como una clara referencia a la nación física (en contraste con los «gentiles» creyentes) pero «Israel» tendría que llevar un significado totalmente diferente en el verso siguiente (26). Los versículos siguientes también parecen contrastar a los judíos (incrédulos) con los creyentes gentiles (27-28). –  > Por Richard.
  • Sé que esto es confuso de entender. El contraste en el conjunto de estos capítulos son los creyentes frente a los incrédulos; los fieles frente a los infieles. «Y, así» comienza un pensamiento final. «Se salvarán» sólo puede referirse a los creyentes… no a los incrédulos. Como tal, «todo Israel» son los creyentes que están en Cristo. Los incrédulos del Israel carnal apóstata o de las naciones paganas pueden ser injertados cuando creen y son bautizados en Cristo. Pero los creyentes se salvan cuando se han revestido de Cristo. Así que «todo Israel» sólo puede referirse a los «salvados» en Cristo. –  > Por Gina.
Rumiador

¿Hay algo en el texto que apoye un punto de vista sobre otro (por ejemplo, la expresión «todo Israel» se refiere a una nación física o espiritual)?

  • Pablo parece excluir la idea de que toda la nación de Israel es parte del Israel de Dios:

Berea Study Bible Romanos 9:6No es que la palabra de Dios haya fallado. Porque no todos los que descienden de Israel son Israel.

Así que claramente no todos los que son israelíes son verdaderos judíos:

BSB Romanos 2: 27El que es físicamente incircunciso y sin embargo guarda la Ley, te condenará a ti que, aunque tienes el código escrito y la circuncisión, eres un transgresor de la ley. 28Un hombre no es judío [simplemente] porque lo es por fuera, ni la circuncisión sólo exterior y física.

  • tampoco es razonable pensar que «todo Israel» se refiere a los creyentes gentiles solamente o a los judíos + gentiles porque Israel se cuenta específicamente a través de Jakob alias Israel.

  • por lo que queda «el Israel de Dios» que son los judíos fieles.

NOTA:

La gente a menudo imagina erróneamente que Pablo enseñó que un gentil que su conciencia le lleva a vivir rectamente se convierte en un judío. Ese no es el punto que él está haciendo. En cambio, está diciendo que un judío que no vive rectamente no es un verdadero judío.

Otro error que la gente comete es imaginar que las ramas que fueron cortadas en Romanos 9-11 fueron cortadas de Israel y los gentiles fueron injertados en su lugar. Pero lo que Pablo está diciendo en realidad es que los judíos desobedientes fueron desgajados de Abraham y los gentiles fieles son injertados en Abraham. Gran diferencia:

NIV Romanos 4: 9¿Esta bendición es sólo para los circuncisos, o también para los incircuncisos? Hemos estado diciendo que la fe de Abraham se le acreditó como justicia. 10¿En qué circunstancias se le acreditó? ¿Fue después de ser circuncidado, o antes? No fue después, sino antes. 11Y recibió la circuncisión como una señal, un sello de la justicia que tenía por la fe mientras estaba incircunciso. Así pues, es el padre de todos los que creen pero no se han circuncidado, para que se les acredite la justicia. 12Así pues, también es el padre de los circuncidados, que no sólo están circuncidados, sino que también siguen las huellas de la fe que nuestro padre Abraham tenía antes de ser circuncidado.

Los judíos son ramas naturales de Abraham en el sentido de que tienen una conexión física con Abraham por nacimiento mientras que los que siguen los pasos de la fe de Abraham descienden de la fe de Abraham. Imagina un árbol que tiene dos ramas. En una rama están las ramas naturales y en la otra están las ramas gentiles. Las ramas naturales son los descendientes de Abraham a través de Isaac y Jakob mientras que las ramas gentiles son descendientes de Abraham en la misma fe. Esta ramificación ocurrió en el pronunciamiento inicial a Abraham:

BSB Génesis 15: 17 «En efecto, te bendeciré en gran manera, y multiplicaré en gran manera tu descendencia [NATURAL] como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos. 18 «En tu semilla [Jesús] serán bendecidas todas las naciones [GENTILES] de la tierra, porque has obedecido mi voz».

Así que Jesús es la rama justa por la que los gentiles descienden de Abraham, a través del Cristo mientras que los judíos son los descendientes naturales de Abraham:

BSB Gálatas 3: 7Entiende, pues, que los que tienen fe son hijos de Abraham. 8La Escritura previó que Dios justificaría a los gentiles por la fe, y predijo el evangelio a Abraham: «Todas las naciones [gentiles] serán bendecidas por medio de ti.» 9Así que los que tienen fe son bendecidos junto con Abraham, el hombre de fe

Así que los gentiles creyentes son injertados en Cristo y por lo tanto en el pacto de Abraham a través de un camino no judío. Esto es grandioso porque los creyentes no judíos no están sujetos a la circuncisión o al pacto del Sinaí porque no son judíos y no son parte de Israel.

ACTUALIZACIÓN:

Más evidencia de que «todo Israel» se refiere al «remanente» de Israel:

NVI Miqueas 2: 12″Ciertamente reuniré a todos ustedes, Jacob; ciertamente reuniré al remanente de Israel. Los reuniré como ovejas en un corral, como un rebaño en su pasto; el lugar se llenará de gente. 13El que abre el camino subirá delante de ellos; romperán la puerta y saldrán. Su Rey pasará delante de ellos, el Señor a su cabeza».

Comentarios

  • WoundedEgo – usted afirma: «Israel se cuenta específicamente a través de Jakob alias Israel» esto es cierto – sin embargo, Israel siempre incluyó a aquellos conversos gentiles que, aunque no eran descendientes físicos de Jacob, debían ser tratados como «…nativos entre los hijos de Israel» y se les asignó debidamente «…una herencia con ustedes entre las tribus» (Ezequiel 47:22-23). En cuanto al uso que hace Pablo de la analogía del olivo, no dice que las ramas «desgajadas» fueran «desgajadas de Abraham» como tú sugieres. La referencia clara es a Jeremías 11:16, donde el olivo es identificado como Israel. –  > Por Richard.
  • Los gentiles que se unieron al Israel nacional quedaron sujetos a las mismas leyes que los judíos, al igual que los que se mudan a Francia están bajo la jurisdicción de las leyes de Francia. Tienen los mismos privilegios y responsabilidades. Pero unirse a Israel no los hizo partícipes del pacto con Abraham que se basa en la fe y es independiente de la circuncisión y la ley. –  > Por Rumiador.
  • El olivo es el pacto de Abraham. Son las «ramas delgadas», no las ramas principales, las que son cortadas de la rama natural y los gentiles son injertados en la semilla singular, la rama de la fe. Dios no quemó a los fieles, sólo a los infieles. –  > Por Rumiador.
  • WoundedEgo – la gente que se muda a Francia NO es considerada como «nativa» – según la cita de Ezequiel arriba. Además, ¿tienes una referencia bíblica para tu afirmación de que «el olivo es el pacto de Abraham»? Por lo demás, ambas afirmaciones parecen forzadas. –  > Por Richard.
  • Ezequiel 47 se refiere claramente a los niños nacidos de extranjeros que viven en Israel y no es el pasaje relevante. Vea la sección de Romanos 4 que cito en mi respuesta para un pasaje relevante. En cuanto al pacto con Abraham, en realidad se hace con Jesús y los que están en Cristo se benefician de él: Gálatas 3:7 Versión inglesa revisada Sepa, pues, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. –  > Por Rumiador.
JDubya

La intención de la declaración en Romanos 11:26 es asegurar a los gentiles que los israelitas no habían sido «abandonados» por Dios. Él les estaba dando tiempo a los israelitas para que ‘entraran en razón’ y se dieran cuenta de que su Mesías había aparecido realmente como se había profetizado. La afirmación exacta se refiere al resto de los que aún no habían aceptado a Jesús como Mesías por lo que indica ‘para que todo Israel se salve’. Permitir que los gentiles ‘entraran’ era una especie de castigo para los judíos.

Para que los gentiles se convirtieran en parte de Israel, tendría que ocurrir una poderosa ‘conversión de la roca’. Y esto hace que la necesidad de los 144.000 en el Apocalipsis sea algo discutible. ¿Por qué especificar israelitas si todos vamos a ser israelitas?

Algunas personas sugieren que los gentiles son ‘injertados’, pero algo que es injertado produce frutos de su propia clase, no de la misma clase de la que obtienen su sustento – decir que un gentil es injertado a la raíz es decir que se producirán más gentiles – realmente no puedo creer que exista esa posibilidad.

La mejor manera y realmente descrita por Jesús es que nos convertimos en herederos con Él y seremos transformados para ser como Él como hermanos (sin género) sólo porque aceptamos lo que Él hizo por nosotros y habló al Padre en nuestro nombre.

Dan Crawford

Israel se refiere al linaje físico de Jacob. Israel es todos los nacidos de Jacob. «Todo Israel se salvará» significa literalmente «todos los nacidos físicamente de Jacob se salvarán». Esta es la promesa de Yahvé a sus hijos. El versículo se refiere a los descendientes de carne y hueso de Jacob. Así que TODO Israel, que ha permanecido «limpio» y no se ha mezclado con sangre edomita/cananea (esta es la razón por la que Esaú era odiado – por tomar esposas extranjeras, también revise Dt 23:2 donde «bastardo» significa «mamzer o mestizo» será salvado, de acuerdo con las promesas de Yahweh a Abraham.

Aunque todo Israel será salvado, algunos serán resucitados a la vergüenza y el desprecio eternos – aquellos incrédulos y pecadores que tendrán que llevar su culpa por la eternidad, mientras que los que son obedientes a Cristo despertarán a la gloria y las recompensas en el Reino. Ambas situaciones siguen siendo la salvación.

Las promesas de Yahvé son dadas al Israel físico y no deben ser revocadas – TODO Israel recibe la vida eterna, ni uno de sus hijos se perderá, según Cristo. Israel se refiere al linaje de Jacob, y no debe interpretarse como alguna forma de Israel «espiritual», a menos que la Biblia nos lo diga.

Fe Mendel

«Y de esta manera todo Israel se salvará…»

¿De qué manera?
Versículo 25..

No quiero que ignoréis este misterio, hermanos, para que no os envanezcáis: Un endurecimiento en parte ha venido a Israel, hasta que el número completo de los gentiles haya entrado.

Así que… ¡La Plenitud de los Gentiles entrando a través del Endurecimiento de Israel en parte! Es la manera en que todo es real será salvado.

¿Cómo? Versos 30-32 30 Así como ustedes que antes desobedecieron a Dios, ahora han recibido misericordia por su desobediencia,

31 así también ellos han desobedecido ahora, para que también ellos reciban ahora misericordia por la misericordia mostrada a ustedes.

32 Porque Dios ha consignado a todos los hombres a la desobediencia para tener misericordia de todos ellos.

El verso 31 dice, Así que «ellos» refiriéndose a Israel -Todo Israel

¡Todos ellos Israel serán salvados por la gracia! Como los Elegidos según la gracia ya estaban siendo salvados . Ver versos 5-7

5 De la misma manera, en el tiempo presente hay un remanente elegido por gracia. xref-1

6 Y si es por gracia, entonces ya no es por obras. De lo contrario, la gracia ya no sería gracia. c xref-1 [xref-1]

7 Entonces, ¿qué? Lo que Israel buscaba, no lo obtuvo, pero los elegidos sí. Los demás se endurecieron, xref-1

Así que del Texto, Todo Israel = Descendientes Físicos.

El contexto general de ese capítulo se llamaría mejor :Salvación de los Judíos