¿Cuándo se escribió el libro de Joel?

Amichai preguntó.

La palabra de Yahveh que vino a Joel, hijo de Petuel. Oíd esto, ancianos, y prestad atención, todos los habitantes de la tierra. ¿Ha sido esto en vuestros días, o en los días de vuestros padres? Contadlo a vuestros hijos, y que vuestros hijos lo cuenten a sus hijos, y sus hijos a otra generación (JPS 1:1-3).

Comprender el contexto histórico en el que escribe Joel es fundamental para desenterrar el significado temático y teológico de sus profecías y su relación con otros relatos del Tanaj.

Entonces… ¿cuándo escribió Joel su libro y pronunció estas profecías?

Relacionado

2 respuestas
Amichai

[JPS traducción y numeración de los versículos, a menos que se indique lo contrario]

Joel es un libro corto (sólo tres o cuatro capítulos, dependiendo de cómo se dividan), rico en temas de escatología, arrepentimiento, redención y una descripción muy sardónica del hambre:

Despertad, borrachos, y llorad y lamentad, todos los bebedores de vino, a causa del vino dulce, porque se ha cortado de vuestra boca (1:5).

Como se ha señalado en esta respuesta, el texto casi no tiene anclajes temporales y es difícil de fechar. Sin embargo, la mayoría de los eruditos y comentarios bíblicos que he leído suponen que Joel fue escrito durante el período del Segundo Templo, entre el 520 y el 200 a.C. (Véase, por ejemplo, Marco Treves, «The Date of Joel», Vetus Testamentum, Vol. 7, Fasc. 2 (abr., 1957), pp. 149-156).

El argumento de la autoría tardía

Muchos de los argumentos proporcionados para el argumento de la autoría del Segundo Templo no son convincentes, por ejemplo: el «muro» al que se hace referencia en 2:7, 9 implica que la profecía fue dada después de que se construyera el muro de Nehemías (Nehemías 1:3). Los tres mejores argumentos a favor de la autoría tardía que conozco son los siguientes

  • «Porque he aquí que en aquellos días y en aquel tiempo, cuando haga volver la cautividad de Judá y de Jerusalén» (4:1) – implica que hubo recientemente algún exilio de Judá, el Reino del Sur de Israel. El período del Segundo Templo fue un tiempo en el que la nación de Israel estaba regresando a su tierra en Israel.
  • «También los hijos de Judá y los hijos de Jerusalén los vendisteis a los hijos de los jevanim [¿griegos?], para alejarlos de su frontera» (4:6) – algunos estudiosos utilizan este versículo para fechar el libro en la época de Ptolmey Soterun general griego que conquistó gran parte de Oriente Medio y, según Josefo, vendió a muchos israelitas como esclavos.
  • En su libro, Joel menciona muchas categorías diferentes de personas, entre ellas: los sacerdotes, los ancianos, todos los habitantes de la tierra, los niños, los lactantes, el novio y la novia, pero ni una sola vez menciona o hace referencia a un rey israelita o a la monarquía, lo que implica que no había una monarquía funcional en esa época.

El argumento de la autoría temprana

Creo que el libro fue escrito antes de la destrucción del primer Templo y después del exilio del Reino del Norte de Israel, durante el reinado de Menasés.

Según esta teoría de la autoría temprana, los griegos mencionados en 4:6 son los primeros jonios que controlaban las rutas comerciales locales de la época, y el regreso de los exiliados en 4:1 es una referencia a los del reino del Sur que fueron exiliados durante la conquista asiria del norte de Israel durante el reinado de Oseas hijo de Ela del reino del Norte y del rey Ezequías del reino del Sur (el padre de Menasés):

En el año catorce del rey Ezequías, Senaquerib, rey de Asiria, subió contra todas las ciudades fortificadas de Judá y las tomó (II Reyes 18:13).

Las profecías de retorno eran comunes en esta época, véase por ejemplo Jeremías 31 y Oseas 6:11. Las profecías de retorno durante el reinado de Chizkiyahu y Menasseh se cumplieron poco después durante el reinado de Josías (el hijo de Menasseh):

Ve y proclama estas palabras hacia el norte, y di: Vuelve, Israel reincidente, dice Yahveh; no te frunciré el ceño, porque soy misericordioso, dice Yahveh, no guardaré rencor para siempre (Jeremías 3:12).

Desde el punto de vista textual, hay fuertes evidencias que anclan el libro de Joel en el contexto histórico y literario de otros profetas del Primer Templo. A Joel le gustaba hacer alusiones, referencias y variaciones a otros textos bíblicos. Para enumerar sólo algunos de los sorprendentes paralelos del libro con otros profetas del Primer Templo:

  • «Todos los rostros palidecen» (Joel 2:6, véase Nahum 2:10)
  • «Un día de oscuridad y tinieblas, un día de nubes y densas tinieblas» (Joel 2:2, ver Sofonías 1:15)
  • «Haz volver la cautividad de Judá» (Joel 3:1, véase Jeremías 30:3 y 31:23)
  • Joel 4:18 es paralelo a Ezequiel 47:1-12
  • Joel 2:3 es paralelo a Ezequiel 36:35
  • Isaías 2:4 describe:

Y juzgará entre las naciones, y decidirá por muchos pueblos y convertirá sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hocesy no alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra.

En 4:10, Joel parodia esta imagen:

Convertid vuestras rejas de arado en espadas, y vuestras podaderas en lanzasque los débiles digan: «Yo soy fuerte».

En la mayoría de los casos, Joel está haciendo referencia a una profecía anterior, en otros casos, los profetas posteriores pueden estar haciendo referencia a él. Sin embargo, lo que está claro para mí es que Joel está en conversación directa con estos textos y está escribiendo en un contexto del Primer Templo – Profetas posteriores.

El argumento más convincente que he encontrado a favor de la autoría temprana de Joel es un artículo publicado por Victor Avigdor Hurowitz, de la Universidad Ben Gurion de Israel, en 1993, titulado: «Joel’s Locust Plague in Light of Sargon II’s Hymn to Nanaya». Hurowitz señala sorprendentes paralelismos entre Joel y un himno acadio, titulado: «Himno de Sargón II a Nananya» (desenterrado a principios del siglo XX). Sargón II reinó entre el 721 y el 705 a.C. y Manasés tomó posesión en el año 687 a.C. (unos veinte años después). El himno:

La malvada langosta que destruye la cosecha/grano,
la malvada langosta enana que seca los huertos,
que corta las ofrendas regulares de los dioses y diosas –
(En verdad) Ellil te escucha, y Tutu está ante ti –
que por tu orden se convierta en nada.

Los paralelos:

  • El himno da dos nombres diferentes a la plaga de langostas, «erebu» y «zirziru». Esto es paralelo a los cuatro tipos diferentes de langostas que Joel enumera dos veces en el libro (1:4, 2:25):

Lo que la plaga de langostas ha dejado la grandes langostas lo que ha dejado la plaga de langostas se lo han comido las langostas jóvenes han comido; lo que las jóvenes langostas han dejado otras langostas han comido (1:4).

(Traducción de la NVI aquí)

(Existe un debate académico sobre cómo traducir los cuatro bichos destructivos enumerados en 1:4.) Ovid R. Sellers, «Stages of Locust in Joel» The American Journal of Semitic Languages and Literatures, Vol. 52, No. 2 (enero, 1936), pp. 81-85, presenta un argumento convincente de que los cuatro términos son cuatro etapas en el desarrollo de la langosta).

  • «Que destruye el grano» – esto es paralelo a Joel 1:11:

…la cosecha del campo es destruida.

  • «Que seca los huertos» – esto es paralelo a Joel 1:12:

La vid se ha secado, y la higuera languidece; el granado, la palmera y el manzano, todos los árboles del campo, se han secado; porque la alegría se ha desvanecido de los hijos de los hombres.

La palabra hebrea «yabash», que significa «seco», se encuentra cinco veces en la primera parte de Joel: 1:10, 12, 17, 20 (y tres veces más en forma de juego de palabras que significa «avergonzado»).

  • «Que corta las ofrendas regulares» – esto es directamente paralelo a Joel 1:13:

Ceñíos y lamentaos, sacerdotes, lamentaos, ministros del altar; venid, acostaos toda la noche en tela de saco, ministros de mi Dios; porque la ofrenda de comida y la ofrenda de bebida está retenida en la casa de vuestro Dios.

La palabra hebrea «karat», que significa «cortar», se encuentra en 1:5 y 16.

  • El himno termina con una oración para que los dioses «ordenen» a la langosta que desaparezca. Esto es paralelo a la salvación descrita en Joel 2:18 – 27.

Tras un cuidadoso análisis de la imaginería de la langosta en el resto del Tanaj, Hurowitz resume:

En otras palabras, las imágenes comunes compartidas por Joel y otras descripciones de las plagas de langostas (comer, gran número, duración prolongada) no se encuentran en el himno de Nanaya, mientras que los motivos raros compartidos por el himno de Nanaya y Joel (destruir, desecar) no se encuentran en otros relatos bíblicos o acadios. La correlación es, pues, única.

A Joel, más que a otros profetas, le gustaba hacer alusiones a otros textos. Sabemos que utilizó ampliamente esta técnica al aludir a otros pasajes bíblicos y ahora vemos que también aludió a textos extrabíblicos contemporáneos de su época. (El modo en que los israelitas tenían acceso a este texto es en realidad un poco misterioso, y es posible que el conocimiento que el pueblo tenía de este himno fuera sólo indirecto y de segunda mano).

¿Por qué falta Menasseh?

Suponiendo una autoría temprana, la ausencia del rey Menasés en el libro de Joel es una cuestión fundamental e importante. «¿Por qué falta Menasés en Joel?» es paralela a la pregunta: ¿por qué escribiría Joel un libro que es tan difícil de fechar?

Un estudio cuidadoso de todos los Profetas Posteriores (Isaías, Jeremías, Ezequiel y los doce profetas menores) revela una tendencia histórica consistente: los reyes buenos reciben más profetas y profecías que los reyes malos. Por ejemplo, la gran mayoría de las profecías de Jeremías están dirigidas a Josías, a quien se describe como un rey justo, y la gran mayoría de las profecías de Isaías están dirigidas a Ezequías, a quien se describe como un rey justo. Los reyes mediocres como Achaz reciben algunas profecías. Los reyes malvados, como los del reino del norte de Israel, reciben muy pocas o ninguna. Según el libro de los Reyes, Menasés fue uno de los peores reyes de toda la historia de Israel:

E hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, según las abominaciones de las naciones que el SEÑOR echó delante de los hijos de Israel. Porque volvió a edificar los lugares altos que Ezequías su padre había destruido; y levantó altares a Baal, e hizo una Asera, como hizo Acab rey de Israel, y adoró a todo el ejército del cielo, y les sirvió. Y edificó altares en la casa del SEÑOR, de la cual dijo el SEÑOR: ‘En Jerusalén pondré mi nombre’. Y edificó altares para todo el ejército del cielo en los dos atrios de la casa de Yahveh (2-5).

La única profecía explícita que menciona al rey Menasseh en todo el Tanaj es una declaración impersonal de fatalidad que se encuentra en el libro de Jeremías:

Y haré que sean un horror entre todos los reinos de la tierra, a causa de Manasés hijo de Ezequías, rey de Judá, por lo que hizo en Jerusalén (15:4).

(…y posiblemente otra fuente que es similar pero que se me escapa de la memoria en este momento).

Entonces… ¿por qué sólo los buenos reyes tienen profetas activos? ¿Por qué Joel actúa como si Menasseh no existiera? He aquí algunas posibilidades:

  1. Los reyes descarriados (y las sociedades descarriadas que reflejan) no escucharán a un profeta de todos modos, por lo que la mayoría de los tipos de profecía habituales en esa sociedad no tendrían sentido.
  2. La capacidad de profecía es un reflejo de la salud de una sociedad. La profecía no puede existir en un contexto en el que el pueblo no tiene relación con Dios.
  3. Lo más conmovedor e irrespetuoso que puede hacer un profeta a un rey díscolo es ignorar por completo su existencia.

EN MI OPINIÓN: Suponiendo que Joel se dirige a una nación sumida en la idolatría, que se recupera de una terrible derrota militar a manos de Asiria y que se encuentra entre dos de los reyes más justos que ha tenido Israel, los temas del libro sobre el arrepentimiento, la guerra, la calamidad y la redención adquieren un interés e importancia únicos.

Comentarios

  • Bien hecho. No puedo decir exactamente por qué, pero Joel suena como si viniera de la época del Imperio Asirio más que del Babilónico o posterior. Así que estoy de acuerdo con tu datación y es impresionante tener tantos puntos de referencia para respaldarlo. –  > Por Jon Ericson.

Se han dado excelentes razones para una autoría pre-exílica del libro de Joel. Yo quería presentar algunas de las razones para una autoría post-exílica.

  1. El templo está en pie, y el sacerdocio está activo. (1.9,13,16; 2.17) Esto podría aplicarse ciertamente al período pre-exílico, pero por supuesto también podría aplicarse al post-exílico.
  2. Sólo tres veces se menciona a «Israel» por su nombre (2,27; 3,2,16). Todas estas referencias parecen tener un sentido genérico de «pueblo de Dios», más que el sentido específico de «reino del norte». Esto parece reflejar una perspectiva muy posterior.
  3. El profeta da a entender que el pueblo de Dios ya ha sido desterrado al menos una vez (3.1-2). En particular, Joel profetiza una inversión de la suerte, en la que el pueblo de Judá y Jerusalén, una vez exiliado, será el que tenga poder sobre sus esclavizadores (3.3-8).
  4. La mención específica de los griegos (3.6) implica una fecha posterior; los griegos no se mencionan en los textos bíblicos hasta los períodos exílico y postexílico. (Todas las demás referencias a los griegos proceden de Génesis, 1 Crónicas, trito-Isaías, una profecía posterior en Ezequiel, Daniel y deutero-Zecarías). Sin embargo, dado que los griegos no son lo suficientemente prominentes en su profecía, esto sitúa a Joel antes de la llegada de Alejandro, a finales del siglo IV a.C. Estamos viendo la interacción con los griegos, no la dominación total por parte de ellos.
  5. Los únicos líderes mencionados son los sacerdotes (1.9,13; 2.17) y los ancianos (1.2,14; 2.16,28). No se mencionan reyes ni príncipes. Si bien es posible que Joel simplemente haya omitido mencionar a la realeza, esto hace que un período pre-exílico sea bastante dudoso. El hecho de que el liderazgo esté compuesto principalmente por sacerdotes y ancianos es más coherente con la época postexílica.
  6. Joel contiene numerosos ecos o alusiones a otros profetas: Isaías 13.6 y/o Ezequiel 30.1-3, Sofonías 1.14-16, Isaías 44.3, Abdías 17, Isaías 4.2 y/o Miqueas 4.3, Amós 1.2, Abdías 17 (de nuevo), Amós 9.13, Ezequiel 47.1 y/o Zacarías 14.8. Y otros más ya señalados. Aunque es posible que todos estos profetas decidieran tomar prestado a Joel, esto parece una posibilidad muy ínfima. Lo más probable es que Joel escribiera después de todos ellos, de modo que un autor tomara prestado de muchos.
  7. Uno de los ejemplos más interesantes es el paralelo de Joel con Malaquías. Joel 2.31 y Malaquías 4.5 comparten la única frase ‘antes de que llegue el gran y asombroso día de YHWH’, que es idéntica en el hebreo. (לפני בוא יום יהוה הגדול והנורא) Joel 2.11 y Malaquías 3.2 también plantean la pregunta ‘quién podrá resistir’ en ‘el día de YHWH’ / ‘el día de su venida’.

Es imposible dar un año exacto, pero una estimación general para la autoría de Joel sería el siglo V o IV a.C.

usuario2910