Jesús dijo que yo soy el camino, ¿cómo explica la Iglesia católica este pasaje?

marian agustin preguntó.

Juan 14:6 Nueva Versión Internacional (NVI)

«Jesús respondió: «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí».

Este pasaje del Evangelio de San Juan tiene un fuerte énfasis en Jesús como único medio de salvación.

A esto hay que añadir el pasaje de 1Timoteo2:5

«Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre».

Creo que las creencias cristianas y las enseñanzas católicas pueden armonizarse a la vista de estos dos importantes pasajes, sólo si se acepta una buena explicación bíblica de la Tradición Apostólica y de la Iglesia Primitiva como factor mediador.

La Iglesia Católica creo que nunca interpreta estos versos como nuestros hermanos cristianos magnifican la explicitud de este verso y siempre armonizan el significado bíblico de este a la luz de todo el evangelio.

Mi pregunta es, ¿cómo interpreta la Iglesia Católica estos pasajes en los tiempos apostólicos y en la Tradición de la Iglesia primitiva y comparte el Vaticano II el mismo punto de vista o enseñanza desde el principio del catolicismo?

Una buena explicación bíblica será un buen comienzo para que el Ecumenismo tenga éxito.

Comentarios

  • No soy cristiano. Pero es obvio que el pasaje concluye que en el tiempo de Jesús era el camino a Dios. Lo cual tiene sentido como un profeta. un mensajero. –  > Por David.
  • Mi entendimiento es el mismo Jesús es el Camino, pero la biblia tomada como un todo significó abrazar esa fe en la Verdadera Iglesia fundada por Jesús de lo contrario esa frase también te llevará al engaño por el enemigo esp. por el falso profeta & lobos con piel de oveja. Así que la pertenencia a la Iglesia Católica fundada por Jesús y con la sucesión apostólica es el primer & paso importante.Godbless –  > Por jong ricafort.
1 respuestas
lonesomeday

Me parece que tu pregunta es un poco difícil de entender. I creo que que dices que crees que la Iglesia católica debe tener dificultades con estos pasajes, presumiblemente por la aparente creencia de que la Iglesia funciona como mediadora. El estereotipo en ciertos círculos protestantes es que la Iglesia católica desplaza a Cristo como mediador de la salvación. Esto no es correcto.

Comencemos con el párrafo 74 del Catecismo de la Iglesia Católica, un largo resumen de las enseñanzas de la Iglesia:

Dios «quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad» (1 Tim 2,4): es decir, de Cristo Jesús (Juan 14,6). Hay que anunciar a Cristo a todas las naciones y personas, para que esta revelación llegue hasta los confines de la tierra

Así pues, se ve claramente que Jesús es la única verdad y el único medio de salvación. Este párrafo cita uno de sus versículos, y el versículo inmediatamente anterior al otro.

En otro lugar, tenemos el párrafo 1698:

El primer y último punto de referencia de esta catequesis será siempre Jesucristo mismo, que es «el camino, la verdad y la vida».

O el párrafo 2466:

En Jesucristo se ha manifestado toda la verdad de Dios. «Lleno de gracia y de verdad», vino como «luz del mundo», es la Verdad.

O el párrafo 2614:

La fe en el Hijo introduce a los discípulos en el conocimiento del Padre, porque Jesús es «el camino, la verdad y la vida».

Creo que esto indica claramente el papel mediador único de Jesús.

En cuanto al pasaje de 1 Timoteo, la parte clave del Catecismo es el párrafo 618:

La cruz es el único sacrificio de Cristo, el «único mediador entre Dios y los hombres». (1 Tm 2,5) Pero como en su persona divina encarnada se ha unido de algún modo a todo hombre, se ofrece a todos los hombres «la posibilidad de hacerse partícipes, de un modo conocido por Dios, del misterio pascual». Llama a sus discípulos a «tomar [su] cruz y seguirle», pues «también Cristo padeció por (nosotros), dejándonos un ejemplo para que (sigamos) sus pasos». En efecto, Jesús desea asociar a su sacrificio redentor a quienes iban a ser sus primeros beneficiarios. Esto se logra de manera suprema en el caso de su madre, que fue asociada más íntimamente que cualquier otra persona en el misterio de su sufrimiento redentor. Fuera de la cruz no hay otra escalera por la que podamos llegar al cielo.

Esta es una maravillosa explicación de la eclesiología católica. Los cristianos participan en la acción salvadora de Cristo, uniendo sus sacrificios al único sacrificio perfecto de la Cruz.

No se trata ni por un segundo de disminuir el lugar único del sacrificio de Cristo, ni su papel único de mediador.

De la misma manera, podemos ver esto en 1544s.

Todo lo que el sacerdocio de la Antigua Alianza prefiguraba encuentra su cumplimiento en Cristo Jesús, el «único mediador entre Dios y los hombres». La tradición cristiana considera a Melquisedec, «sacerdote del Dios Altísimo», como una prefiguración del sacerdocio de Cristo, el único «sumo sacerdote según el orden de Melquisedec»; «santo, irreprochable, sin mancha», «por una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los santificados», es decir, por el único sacrificio de la cruz.

El sacrificio redentor de Cristo es único, realizado de una vez para siempre; sin embargo, se hace presente en el sacrificio eucarístico de la Iglesia. lo mismo ocurre con el único sacerdocio de Cristo; se hace presente a través del sacerdocio ministerial, sin disminuir la unicidad del sacerdocio de Cristo: «Sólo Cristo es el verdadero sacerdote, los demás son sólo sus ministros».

El sacerdocio de la Iglesia en este tiempo es precisamente una participación en el único sacerdocio de Cristo. El sacrificio de la misa es precisamente una participación en el sacrificio de Cristo en el Calvario.

Como dices, creo que una correcta interpretación de esto es importante para el ecumenismo. Es vital para que la enseñanza católica correcta sea entendida por los fieles católicos y por otras iglesias, en lugar de la caricatura popular y engañosa que pervierte el Evangelio y enfrenta a los cristianos entre sí.