Está ἐγώ εἰμι atestiguado en el griego extrabíblico como una expresión para decir «yo soy él»?

ScottS preguntó.

Esta pregunta surge de esta perspicaz respuesta a otra pregunta sobre Juan 8:58. Esa respuesta hace un argumento de que el griego ἐγώ εἰμι (literalmente «yo soy») es la redacción utilizada para traducir el hebreo אֲנִי הוּא (literalmente «yo él», pero es una cláusula sin verbo [o cláusula sustantiva], por lo que «yo [soy] él» está implícito). Como señala e ilustra esa respuesta, esto es incuestionablemente cierto en la forma en que se traduce realmente Isa 43:10 en los LXX.

Sin embargo, esto hace que el griego sustituya la cláusula hebrea sin verbo por una cláusula griega verbal que, en cambio, elude el predicado nominativo («él»). Pero la otra respuesta resume un comentario de C. K. Barrett como sigue:

El uso «absoluto» del egō eimi griego (sin «complemento» ni predicado) es (en palabras de C. K. Barrett) «apenas una expresión griega», «…ἐγώ εἰμι es en sí misma (como griego) una expresión sin sentido». Esto hace apremiante la búsqueda de sus antecedentes en la literatura judía.1

Esto esencialmente está diciendo que el uso absoluto de ἐγώ εἰμι es un mal griego. Esto implica que la cláusula griega no tenía un uso elíptico que significara «yo soy [él]» en el griego extrabíblico antes de a la LXX y al uso en el Nuevo Testamento, sino que adquirió tal significado en el NT sólo por el uso de la LXX. Es el uso anterior el que es crítico para probar esto -en el griego koiné o clásico temprano- ya que el uso posterior podría, por supuesto, estar influenciado por los LXX/NT.

Sin embargo, si no se atestigua tal uso temprano, parece extraño entonces que los traductores de los LXX hayan elegido usar una cláusula «sin sentido» para expresar el hebreo. Más bien las opciones más probables habrían sido:

  • ἐγώ οὗτος («Yo soy él», haciendo una cláusula sin verbo exactamente paralela a la hebrea, dejando así el verbo elidido), o…
  • ἐγώ εἰμι οὗτος («Yo soy él», añadiendo el verbo que falta en hebreo, pero conservando el predicado nominativo).

Esto nos lleva a la cuestión principal aquí. ¿Es el uso absoluto de ἐγώ εἰμι atestiguado en el griego extrabíblico como expresión para decir «yo soy [él]», lo que explicaría por qué se eligió como traducción para el hebreo?

Si no es (como parece insinuar Barrett), entonces puede ser probable que la creación de esa expresión «sin sentido» en griego por parte de los traductores de los LXX (para un uso como el de Isa 43:10) puede haber estado influida por el intento de comunicar sucintamente la expresión de ser declarado en Éxodo 3:14 (אֶֽהְיֶ֖ה אֲשֶׁ֣ר אֶֽהְיֶ֑ה-«YO SOY EL QUE SOY» [KJV], «YO SOY EL QUE SOY» [NASB], o «ἐγὼ εἰμί ὁ ὤν» [LXX]). En otras palabras, si se trata de una expresión especialmente creada, es posible que creyeran que la propia אֲנִי הוּא hebrea también hacía referencia a esta idea del ser eterno de Dios, y de ahí que elaboraran su cláusula ἐγώ εἰμι para tratar de reflejarlo.

Así que una posible sub-pregunta es si el uso de los LXX es no basado en absoluto en el uso griego estándar de la época, ¿es probable que refleje su derivación específicamente para comunicar alguna idea especial vista en el hebreo que (1) una traducción literal sin verbo de ἐγώ οὗτος podría haber sido peor para las preferencias lingüísticas griegas, y/o (2) ἐγώ εἰμι οὗτος podría haber hecho que fuera una frase griega demasiado común para mantener la idea especial evidente que querían transmitir (el ser eterno de Dios, si eso era lo que intentaban comunicar)?


NOTAS

1 La referencia dada es «C.K. Barrett, El Evangelio según San Juan (SPCK 1978), pp. 341s».

Comentarios

  • ScottS, (A.) Lo que si tienes razón, y hay una conexión, como en el hebreo אֲנִי הוּא. (B.) Esto no explicaría necesariamente por qué Jesús lo empleó… a no ser que lo dijera originalmente en arameo o hebreo. (C.) Con el griego extrabíblico, ¿está usted abierto a considerar las obras arameas con contrapartes griegas–ya que ésta es también una construcción semítica? (D.) Como se trata de una muy difícil búsqueda, quería aclarar primero; (F.) Ejemplos interesantes: Dem. or. 3 § 21 «οὐ γὰρ οὕτως ἄφρων οὐδ᾽ ἀτυχής εἰμι ἐγώ». Hom. Od. 20.45 καὶ οὐ τόσα μήδεα οἶδεν: αὐτὰρ ἐγὼ θεός εἰμι … etc, etc. –  > Por elika kohen.
  • @e.s.kohen: Me interesa el uso del griego anterior a los LXX, que pueda o no tener vínculos con el arameo es admisible, pero mostrar que no hay vínculos sería mejor, ya que busco saber si el griego mismo es realmente una «expresión sin sentido». Ten en cuenta, sin embargo, que mi pregunta es puramente sobre el uso «absoluto» de ἐγώ εἰμι (que es de lo que trata la afirmación de Barrett), que no es ninguno de tus ejemplos: el primero tiene ἄφρων y el segundo tiene θεός como predicado nominativo. Sin duda hay miles de ejemplos de los términos en un uso no absoluto que son irrelevantes para esta pregunta. –  > Por ScottS.
4 respuestas
Dɑvïd

Esta es una buena pregunta – o más bien, un conjunto de preguntas. Empiezo reiterando un comentario de las preguntas y respuestas enlazadas por el OP: para abordar este conjunto de cuestiones en su totalidad, es necesario consultar a Catrin H. Williams, I Am He: The Interpretation of ʾAnî Hûʾ in Jewish and Early Christian Literature (WUNT II/113; Mohr Siebeck, 2000). Hay muchos otros estudios pertinentes, pero para abordar esta cuestión es obligatorio conocer la obra de Williams de primera mano. Las preguntas y respuestas de StackExchange no nos llevarán muy lejos.

Con esta salvedad esta pregunta hace avanzar el debate respecto a la anterior. Dividiré esta respuesta de forma ligeramente diferente a la sugerida por el OP, ya que el material que he reunido es más fácil de estructurar con una serie de títulos modificados.

1. ¿Griego extrabíblico?

La pregunta «principal» de la OP es:

¿Es el uso absoluto de ἐγώ εἰμι atestiguado en griego extrabíblico…?

No es una pregunta fácil de responder, pero es más fácil que antes gracias al Thesaurus Linguae Graecae (TLG).1 He hecho lo posible por buscar ejemplos. Hay, por supuesto, muchas coincidencias en ἐγώ εἰμι – como este tipo de cosas. Aquí está Diógenes Laercio, Vidas de Filósofos Eminentes 6.2. (Diógenes [VI.60]):

Ἀλεξάνδρου ποτὲ ἐπιστάντος αὐτῷ καὶ εἰπόντος, «ἐγώ εἰμι Ἀλέξανδρος ὁ μέγας βασιλεύς», «κἀγώ», φησί, «Διογένης ὁ κύων».

= Inglés:

Alejandro vino una vez y se puso frente a él y le dijo: «Yo soy Alejandro el gran rey». «Y yo», dijo él, «soy Diógenes el cínico».a

a. Literalmente «Diógenes el sabueso»; cf. ii. § 66.

Esto, obviamente es no es lo que buscamos: esto tiene un predicado («Alejandro…»).

De hecho, esta búsqueda se ha hecho desde hace tiempo. Williams (tampoco es el primero) hizo una búsqueda exhaustiva también usando el TLG y reportó esto:

El uso absoluto de ἐγώ εἰμι no está atestiguado en textos griegos no judíos, y también está ausente en los escritos de Josefo y Filón.2

Y yo la creo. No creo que esto sea para nada controvertido, de hecho, pero a uno le gusta clavar las cosas, y ella lo ha hecho. Así que la respuesta muy corta a la pregunta principal de OP es: «No».

2. Por quéEntonces, ¿el uso en los LXX del absoluto ἐγώ εἰμι?

La intuición de OP de que algúncosa tiene que explicar este uso aparentemente extraño en la Septuaginta [=LXX] (véase más adelante sobre este aspecto) es bastante sólida. Williams se ocupa de esto en varios puntos, pero el tratamiento principal viene en pp. 57-62. Para nuestro propósito, los principales puntos a tener en cuenta son estos:

  • La אֲנִי הוּא de la Biblia hebrea = ʾănî hûʾ es, en cualquier caso, muy difícil de traducir al griego.3
  • La madera ἐγὼ αὐτός (que sería la forma esperada, no ἐγὼ οὗτος, ¡que era la buena suposición de OP!) es «una formulación imposible en griego» (Williams, p. 58).
  • Varios traductores de los LXX tradujeron el hebreo הוּא (como predicado) con la cópula griega, utilizando alguna forma de εἶναι.
  • La formulación ἐγώ εἰμι αὐτός es posible (y, de hecho, aparece en 1 Sam 9:19; Isa 52:6; y Lucas 24:39; cf. Hechos 10:26), pero desgarbada, y «para conservar una fórmula bipartita en ambas lenguas… se adoptó ἐγώ εἰμι» (ibíd.).

Williams pasa a considerar esta formulación en relación con las diversas ocurrencias en los LXX y sus posibles interconexiones. La principal sugerencia que hay que señalar aquí es que la dirección es más explicable a partir de los LXX-Deuteronomio (32:39 en particular) a los LXX-Isaías. También en este caso (como en el anterior BH.SE Q&A) hay que señalar que existe un amplio acuerdo en que LXX Éxodo 3:14 es no es parte de esta matriz (discutida por Williams en la p. 53), dada su formulación bastante diferente, y expresamente con su importantísimo predicado, ἐγώ εἰμι ὁ ὤν.

3. Así que lo raro es este griego?

Como señaló OP, en esa Q&A anterior cité la opinión de C.K. Barrett de que «…ἐγώ εἰμι es en sí misma (como griego) una expresión sin sentido». Una lectura más amplia sugiere que hay otros puntos de vista bien informados a tener en cuenta que ayudan considerablemente aquí.

  1. La propia construcción hebrea sugiere una formulación en la que el predicado está latente. Esta es la implicación de Joüon-Muraoka, Gramática del hebreo bíblico, § 154j (ver p. 540al final de esa sección; el § 154i también informa de esta opinión). Es plausible ver que la formulación griega también lleva un predicado «entendido» (como sugiere OP), aunque esto no funciona en todos los casos. No obstante, es interesante que los testigos hexaplaricos no parezcan tropezar nunca con esta construcción, ni se sientan obligados a completarla.4
  2. En el apéndice dedicado a ἐγώ εἰμι al final del vol. 1 de su comentario de la Anchor Bible John,5 Raymond Brown expresa la opinión de que no es excepcional, «una frase del habla común» (p. 533, un «espectro de uso, que se extiende desde lo banal hasta lo sacral…»). En la p. 536 tiene una discusión de los textos de Isaías que se cruza con el material de Joüon-Muraoka, señalando también el ejemplo de Isaías 45:18, donde el אֲנִי de MT יהוה se encuentra como ἐγώ εἰμι en los LXX.

Resumen

Una formulación hebrea perfectamente aceptable ha necesitado, sin embargo, algunos ajustes para ser representada adecuadamente en griego. Entre las fuerzas lingüísticas y la sensibilidad de los traductores de los LXX, el אֲנִי הוּא del MT llegó al griego como el distintivo, absoluto (sin predicado) ἐγώ εἰμι.


Lecturas complementarias

Esta es una pequeña muestra de algunos de los principales estudios anteriores con los que Williams interactúa sobre esta cuestión, con las fuentes en línea que he podido encontrar. La primera identificación de ʾănî hûʾ como la «fuente» de los usos absolutos de ἐγώ εἰμι en el NT se atribuye a F.A. Lampe, Commentarius in Evangelium Joannis (1726). Los desarrollos fundamentales fueron aportados a principios del siglo XX por Ethelbert Stauffer, vistos en una forma temprana en la sección ἐγώ εἰμι de su artículo más amplio ἐγώ en G. Kittel (ed.), Diccionario teológico del Nuevo Testamento (Eerdmans, 1964; alemán 1935), vol. 2, pp. 352-354, pero desarrollado en publicaciones posteriores. Un conjunto de estudios aún más completo y matizado procede del alumno de Stauffer, Johannes Richter, Ani hu und Ego eimi: die Offenbarungsformel ‘Ich bin es’ im Alten und Neuen Testament (1956). Contemporáneo, pero trabajando de forma independiente, Heinrich Zimmermann elaboró una disertación en 1953 en Bonn, «Das absolute ‘Ich bin’ als biblische Offenbarungsformel», a la que siguieron dos artículos de síntesis en 1960. Según Williams, Zimmermann desarrolla el material de los LXX en mayor medida que sus predecesores. En inglés, un estudio clave fue aportado por Philip Harner, El «yo soy» del Cuarto Evangelio: A Study in Johannine Usage and Thought (Fortress, 1970).

La investigación sobre este tema ha continuado desde la aparición del estudio de Williams. El anterior Q&A señaló a Yung Suk Kim, Verdad, testimonio y transformación: Una nueva lectura de los dichos «yo soy» de Jesús en el cuarto evangelio (Wipf & Stock, 2014). De forma algo tangencial, Jane Heath«, «Dices que soy un rey», es un artículo de Jane Heath.‘Tú dices que soy un rey’ (Juan 18.37)«, Revista para el estudio del Nuevo Testamento 34 (2012): 232-253, muestra algunos de estos trabajos puestos en práctica en el contexto de la teología juanina.


Notas

  1. Los interesados deben tener en cuenta que un subconjunto del TLG está disponible para su consulta para aquellos que no tienen acceso personal o institucional a la base de datos completa. La encuesta de la que se informa brevemente más arriba utilizó el TLG completo.
  2. Williams, I Am He, pp. 11-12 y véase también las notas a pie de página 50, 51 de esas páginas para conocer todos los detalles y las posibles salvedades y «cuasi-errores».
  3. Williams cita a Marguerite Harl como afirmando que «el MT emplea el ‘virtualmente intraducible’ אני הוא (Deut. 32:39a: ‘moi, moi, lui’) como nombre divino…». Williams, p. 58; M. Harl, «Le grand cantique do Moïse en Deuteronome 32…», en La langue de Japhet: Quinze études sur la Septante et le grec de chrétiens (Éditions du Cerf, 1992), p. 131.
  4. Véase F. Field, Origenis Hexaplorum2 vols. (1875), sobre Dt 32,39 o las referencias de Isaías.
  5. R.E. Brown, El Evangelio según Juan I-XII (Yale Anchor Bible 29; 1995; primera edición, 1966), pp. 533-538.

Comentarios

  • Para que sepas, todavía estoy digiriendo todo esto mientras tengo tiempo. Pero es una buena información. +1 –  > Por ScottS.
  • Esto es excepcional…. +1 –  > Por Dan.

Por los comentarios parece que la intención de la pregunta al limitar la búsqueda al griego extrabíblico es deducir que la única razón εγώ ειμι aparece en el NT es como referencia a ani hu usado de Dios en el AT hebreo.

Desde el OP:

Esto esencialmente está diciendo que el uso absoluto de ἐγώ εἰμι es mal griego. Esto implica que la cláusula griega no tenía un uso elíptico que significara «yo soy [él]» en el griego extrabíblico antes de la LXX y del uso en el Nuevo Testamento, sino que adquirió tal significado en el NT sólo por el uso de la LXX.

Sin embargo en Juan 9:9 encontramos al ciego respondiendo a una pregunta con Εγώ εἰμι, o «Yo soy [él]». Así vemos que se trata de un griego perfectamente bueno que no puede estar relacionado con los LXX, con un contexto que prohíbe una referencia a Dios.

Además, véase Juan 15:27 a continuación, otro ejemplo de un uso absoluto que no fue influenciado por la LXX.

Escasez de paralelos debido al estrecho alcance de la investigación

Es cierto que era difícil encontrar ejemplos que cumplieran los requisitos específicos de la pregunta. Lo que se necesita es algo como Juan 9:9, que es la respuesta a una pregunta. Eso reduce considerablemente las entradas de cualquier corpus.

Si se añade el requisito de que el pronombre personal (por ejemplo ) ἐγώ esté presente también se reduce aún más cualquier posible paralelismo.

Nótese que el ἐγώ εἰμι del Jenofonte cita de abajo está acentuada en la ἐγώ que enfatiza la «I» e indica una expresión copulativa.

La pregunta ignora las reglas griegas para acentuar el enclítico ειμι.

De hecho, si uno busca ἐγώ εἰμι con acento en ἐγώ, sólo encontrará ejemplos de copulativas.

Esto no es lo que vemos en Juan 8:58, que me parece el fondo de la cuestión. Allí ειμι es existencial y lleva el acento. En esta construcción el εγώ no puede tener sustantivo o adjetivo como predicado porque el verbo es el predicado de existencia.


Una pregunta mejor

Creo que tu pregunta podría mejorarse ampliando las condiciones. Pides dos palabras concretas, «εγω ειμι», pero desde el punto de vista lingüístico no hay razón para limitar la comparación a esa frase concreta. Eso contribuye a la dificultad de encontrar ejemplos y también supone lo que la investigación debe tratar de descubrir. La verdadera cuestión es si la frase es una gramática griega normal o un término teológico específico.

Considere ἐστέ en Juan 15:27 que se acentúa como εἰμί en Juan 8:58. [Nótese el agudo acento en ambos] No hay ninguna razón para sospechar que Juan 15:27 tuviera una influencia de los LXX. Es sólo un ejemplo en el que el verbo se está usando existencialmente. Pero su pregunta se basa meramente en la forma «εγω ειμι» sin exigir también un sentido existencial para el verbo ser. La forma copulativa de ειμι y la forma existencial no tienen el mismo sentido.

He dedicado algún tiempo a la lingüística del verbo to-be, aquí.

Parece que muchas lenguas tratan el uso existencial de la forma del verbo to-be de la misma manera. Cuando no son copulativos y el verbo se usa existencialmente el verbo es el predicado y no puede ser copulativo.

Así que, además de ampliar la búsqueda para buscar otras formas tensas de εἰμί, hay que considerar la posibilidad de buscar ejemplos que sean existenciales y no copulativos.

También diré que ninguno de los ejemplos de ἐγὼ εἰμί en los LXX se compara con Juan 8:58. Todos son copulativos y se acentúan de forma diferente a Juan 8:58 para reflejar eso. En hebreo los ejemplos de los LXX son de Ani Hu que es literalmente «yo él». Por lo tanto, semánticamente todos los ejemplos de los LXX tienen un predicado explícito en el hebreo y un predicado implícito en el griego.

Por lo tanto, si usted no puede encontrar una forma existencial de ἐγὼ εἰμί en los LXX como en Juan 8:58, no tiene ninguna base gramatical para afirmar que los ejemplos en los LXX influyeron en Juan 8:58.


Un contraejemplo ambiguo

Encontré uno en Jenofonte Hist. Anábasis 6.6.21.2 con un predicado implícito en la traducción seguido de una coma y sin cláusula relativa directamente después.

Yo soy la persona es simplemente e)gw/ ei)mi seguido de una coma

21] Después de esto, Agasias se adelantó y dijo «Yo soy la personaCleandro, que rescató a este hombre de Dexipo cuando lo llevaba, y que dio la orden de golpear a Dexipo.

21] meta tau=ta parelqw
o( *)agasi/as ei)=pen: EGW EIMIw)= *kle/andre, o( a)felt/menos *deci/ppou a)/gontos tou=ton to
a)/ndra kai pai/ein keleu/sas *de/cippon.

usuario33125

Comentarios

  • Eso no podría calificarse como un ejemplo, porque tiene un predicado (no implícito). El «ὁ οὐκ ἀπιὼν ἀλλὰ παραμένων» es el predicado de ἐγώ εἰμι. El ejemplo que habría que encontrar no tendría nada a continuación de ἐγώ εἰμι para actuar como predicado (como el uso de Juan 8:58). –  > Por ScottS.
  • Como ἀπιὼν es masculino, y ὁ es el neutro del pronombre relativo, probablemente el ὁ es el artículo para la frase de participio masculina que responde al aspecto de predicado de «soy ….» Aun así, si una frase tiene alguna «respuesta» dada a lo que el «soy» se refiere, en lugar de simplemente «soy» (sin más comentarios sobre lo que la persona está «siendo»), entonces es no es un uso absoluto del «yo soy» (y por tanto no es paralelo al uso de Jn 8:58). La respuesta aceptada da más que Barrett (Williams, Lampe, Stauffer, Richter, etc.) como que no encuentra un uso absoluto anterior al material fuente bíblico. –  > Por ScottS.
  • @ScottS Si ahora reconoces que εγώ ειμι no tiene predicado en mi ejemplo, cumple los criterios de la forma absoluta. El hecho de que la versión inglesa lo haya traducido como «I am he, who…» lo demuestra, ya que «he»‘es el predicado suministrado, no la cláusula relativa. La observación relativa a la cláusula puede ignorarse y «I am he» permanece. Esa es la sintaxis. – usuario33125
  • Yo no reconozco eso. Digo que tiene un predicado. La traducción al inglés no demuestra nada, ya que los participios sustantivos suelen traducirse en inglés de esa manera (o como «the one», por lo que «I am the one not quitting but remaining»). Pero en el griego, el participio articular sigue siendo el predicado del ser verbo en este ejemplo. «El que» proviene de la relación ὁ … ἀπιὼν (participio articular), no del εἰμι. –  > Por ScottS.
  • En lo que no estamos de acuerdo es en que yo no veo ὁ como el pronombre relativo neutro (como tú), sino el artículo masculino («el») que convierte al participio αρχών en un sustantivo (convirtiéndolo en sustantivo), y por lo tanto, como sustantivo, está funcionando exactamente como tu léxico ha señalado: un sustantivo terminando el complemento del verbo. Los participios sustantivos tienden a traducirse como «el/la que…» o «el/la que…» (cualquiera que sea el verbo que indica que la persona está «siendo» como; por lo que aquí es «soy el que no está lejos sino que permanece al lado»; más wooden literalmente, «soy la [persona] no lejana sino que permanece cerca»). –  > Por ScottS.
elika kohen

Replanteamiento de la pregunta:

  1. (Parte 1) ¿Existen precedentes extrabíblicos para traducir «ἐγώ εἰμι» como «yo soy»?
  2. (Parte 2) ¿Hay algún indicio, en los textos hebreos, o arameos, o en la liturgia, que indique un uso formulista de «Yo soy él» que justifique la invención de la «Sintaxis Griega Excepcional»?
  3. (Parte 3) Y si nada de lo anterior, ¿por qué se usa esta Sintaxis para traducir la cláusula no verbal, «Yo [soy] Él» en Juan 8:58, Y en Isaías del hebreo, o del arameo, (en lugar de usar algo como «ἐγώ εἰμι οὗτος.» Andoc. 1 126, etc, que notablemente no aparece en los LXX).

Objeciones a algunas suposiciones sobre esta cuestión:

  1. El Deut. 32:39 de los LXX «ἐγώ εἰμι» NO es una traducción de «אני הוא», sino el muy extraño escrito, «אני אני הוא».
  2. La afirmación de Jesús se asocia con Is. 41:4-8, más que con Is. 43:10, y cualquier asociación de lo que dijo Jesús probablemente estaría ahí.
  3. Aunque PORCIONES de la Septuaginta son aceptadas como anteriores a Cristo, y autorizadas, una gran parte es cuestionada, (incluyendo Isaías), y no representan el texto hebreo, Ver Wikipedia, Análisis textual.
  4. El Evangelio de Juan no es/era una fuente fiable de nada de lo que supuestamente dijo Jesúsen griegoe incluso si se tradujo del arameo, o se escribió de lado a lado en griego, podría haberse hecho ciertamente conforme a la LXX, o viceversa.
  5. Se supone que Jesús realmente quería que le entendieran, cuando le convenía provocarles, y permitirles permanecer «ciegos»;
  6. En cualquier caso, aunque Jesús hablara en arameo, (Yo [soy] él, אנא איתי, Peshitta), esto probablemente no fue reconocido como «fórmulas», o un «canto litúrgico» específico, ya que era un muy común expresión en hebreo y arameo -seguramente no es una referencia al Éxodo’. 3:14, אהיה אשר אהיה, («Seré quien seré«).

No, ningún precedente griego

(Parte 1) Respuesta: También estoy de acuerdo en que no hay ningún precedente para traducir «Yo [soy] él» del arameo/hebreo a «ἐγώ εἰμι» en griego, ni para expresar «Yo soy él» en griego de esta manera–excepto de Deut. 32:39–que es en sí mismo un caso muy excepcional, porque del hebreo escrito de forma muy extraña, «אני אני הוא».

La metodología que utilicé para buscar en unos 20 autores griegos antiguos, (utilizando Perseus), fue la de realizar una búsqueda amplia, sin coincidir con conjugaciones específicas, o diacríticas, permitiendo todas las formas. Mi búsqueda es más amplia que la requerida, pero no obstante falló.

La búsqueda incluyó, pero no se limitó a:

  1. ἐγώ εἰμι
  2. ἐγὼ ἔσομαι
  3. ἐγὼ ἤμην
  4. ἐμοῦ ἐγὼ

Generalmente, como se ha afirmado antes, «yo soy él», no aparece realmente en este gran corpiño de texto, en la forma, «ἐγώ εἰμι», sino más bien como: «ἐγώ εἰμι οὗτος». Andoc. 1 126, etc.

Esto es un argumento desde el silencio, por supuesto, pero no parece haber ningún precedente en el griego para indicar cómo esta declaración habría tenido sentido, (no es que Jesús habló originalmente en el griego, de todos modos).

¿Existe un reconocimiento litúrgico o fórmico?

(Parte 2) Respuesta: No, no hay ningún intento obvio de preservar una construcción formulaica, de una fuente litúrgica o bíblica.

NOTA: La conservación de una «n fórmulas de palabras» no era necesariamente un objetivo de los traductores de los LXX, como se evidencia en el Salmo 150, que se basa en una construcción de palabras, «הַֽ֭לְלוּהוּ», pero que se traduce en griego como, «αἰνεῖτε αὐτὸν».

NOTA: Análisis omitido de los textos arameos: Cureton, Harklean, etc.

Deut. 32:39 – es único entre los enunciados «אני הוא», y por tanto se traduce de forma única, «אני אני הוא» , literalmente, «Yo, [siendo] yo, [soy] él». En ese momento, el excepcional fraseo del griego «ἐγώ εἰμι» empieza a tener mucho sentido, apuntando al excepcional hebreo.

En cuanto a la coherencia litúrgica:

«אני הוא», en hebreo, se utiliza sistemáticamente en Is. 41:4, 43:10, 43:13, 45:18, 48:12 y 51:12.

Sin embargo, el arameo es incoherente: en la Peshitta, Jesús dijo: «אנא איתי», lo cual es diferente incluso del Targum Yonaton arameo, «אְנָא הוּא»– Además, al examinar el Targum Yonaton, no parece ser coherente consigo mismo.

Por lo tanto, no hay ninguna razón para inferir que esto era de alguna manera «consistente/formulaico–en su expresión aramea. Sin una referencia litúrgica específica, este argumento es muy difícil de hacer. Un antiguo, griego koiné, Siddur judío, sería realmente útil para esta cuestión …

Deu 32:39, LXX – ἴδετε ὅτι ἐγώ εἰμι καὶ οὐκ ἔστιν θεὸς πλὴν ἐμοῦ ἐγὼ ἀποκτενῶ καὶ ζῆν ποιήσω πατάξω κἀγὼ ἰάσομαι καὶ οὐκ ἔστιν ὃς ἐξελεῖται ἐκ τῶν χειρῶν μου

Isaías 43:10, Peshitta – ܐܢܬܘܢ ܐܢܘܢ ܣ̈ܗܕܝ ܐܡܿܪ ܡܪܝܐ ܘܥܒ̈ܕܝ ܕܓܒܿܝܬ܂ ܘܬܕܥܘܢ/ܕܬܕܥܘܢ#3#/ ܘܬܗܝܡܢܘܢ ܒܝ܂ ܘܬܣܬܟܠܘܢ ܕܐܢܐ ܗܘ܂ ܘܩܕܡܝ ܠܐ ܐܬܒܪܝ ܐܠܗ܂ ܘܒܬܪܝ ܠܐ ܢܗܘܐ܂

Targum Jonathan, Is. 43:10 – אַתוּן סָהְדִין קְֹדָמַי אְמַר יוי וְעַבדִי מְשִיחָא דְאִתרְעִיתִי בֵיה בְדִיל דְתִדְעוּן וֻתהֵימְנוּן קְֹדָמַי וְתִסתַכְלוּן אְרֵי אְנָא הוּא דְמִלְקַדמִין אַף עָלְמֵי עָלְמַיָא דִילִי אִנוּן וֻבָר מִנִי לֵית אְלָה׃

Juan. 8:58, Peshitta – ܐܡܪ ܠܗܘܢ ܝܫܘܥ ܐܡܝܢ ܐܡܝܢ ܐܡܪ ܐܢܐ ܠܟܘܢ ܕܥܕܠܐ ܢܗܘܐ ܐܒܪܗܡ ܐܢܐ ܐܝܬܝ ܀ אמר להון ישׁוע אמין _COPY8 אנא לכון דעדלא נהוא אברהם אנא איתי .

Deut. 32:39 – ראו ׀ עתה כי אני הוא ואין אלהים עמדי אני אמית ואחיה מחצתי ואני ארפא ואין מידי מציל׃

Entonces, ¿por qué esta sintaxis griega inventada?

(Parte 3) Respuesta:

  1. Como se mencionó antes, Deut. 32:39, «אני אני הוא» es en sí mismo excepcional, y la sintaxis especial del griego, y la naturaleza enfática, tiene sentido, ya que señala la naturaleza única de la frase hebrea.
  2. Teniendo en cuenta la singularidad de los enunciados «אני אני», (Deut. 32:39, Is. 48:15, Oseas 5:14), la mala calidad de las traducciones posteriores de los LXX, (como la de Isaías), es posible que esta sintaxis griega haya sido tomada simplemente prestada de Deut. 32:39, después de intentar traducir «אני אני«.
  3. Dado que el escritor no estaba tratando de transmitir lo que Jesús dijo en arameo, es una certeza que, como mínimo, el escritor/traductor empleó efectivamente esta sintaxis para llevar a los cristianos que sabían griego a asociar el pasaje con todo el contexto en la LXX, Is. 41+; tal vez su intención era que consideraran la primacía de los textos de Isaías–(lo que siempre ha sido objeto de un importante debate, es decir, Jerónimo, etc).
  4. En el mejor de los casos, el escritor/traductor estaba tratando de parafrasear a Jesús, quien pudo haber estado citando realmente Isaías 41:4-8, para provocar tal respuesta, o en el peor de los casos trataron de ser astutos y conformaron lo que Jesús dijo para que coincidiera con la LXX;

Conclusión

Por último, en cuanto a Juan 8:58, se entiende que Jesús sabía que lo que estaba sobre a decir, sobre su aparente inmortalidad, llevaría a su audiencia a hacer inferencias, que les harían tropezar, provocándoles violencia.

El hecho es que, obviamente, la claridad no era la intención de Jesús, ni de Juan, pues de lo contrario Jesús lo habría explicado, o uno de los discípulos lo habría hecho, pero esto está ausente en el texto.

Por lo tanto, la flagrante ausencia de aclaración – que resulta en un «intento de apedreamiento», es más que suficiente para persuadir a una persona de mente justa que Jesús estaba simplemente «Provocando» a la élite religiosa a tropezar en su propio «intelectualismo», para que su propósito real podría ser cumplido.

La idea de que Jesús quería provocarlos, para que se llevaran a malas inferencias, es muy consistente con las acciones para «ocultar el misterio». Por ejemplo, Jesús llegó a ocultar que Judas estaba a punto de traicionarlo, al resto de los discípulos…

Juan 12:40, NASB – «Les ha cegado los ojos y les ha endurecido el corazón, para que no vean con sus ojos y no perciban con su corazón, y se conviertan y yo los sane».

Tal vez la intención de Jesús de provocar a esta élite religiosa, permitiéndoles cegarse con su propia capacidad intelectual, sigue teniendo efecto hoy en día …

Comentarios

  • Reevaluaré su edición cuando tenga algo de tiempo más tarde. –  > Por ScottS.
  • @elikakohen +1 «Por eso les hablo en parábolas…» Gracias por esta respuesta. –  > Por Mike Borden.
elika kohen

Replanteamiento de la pregunta: ¿Cuál es la base lingüística de la forma abreviada de «Yo soy» en griego, «ἐγώ εἰμι», en la Septuaginta, Isaías 43:10.

Hay bastantes afirmaciones «Yo soy…» en Isaías, y tal vez esto pretende ser una «construcción elíptica», en la que el lector hace todas las inferencias necesarias.

No esperaría encontrar construcciones elípticas como ésta en los textos griegos, así que esa línea de investigación es innecesaria. Pero sería convincente si las construcciones elípticas «Yo soy» se encuentran en otros lugares.

Respuesta propuesta: «ἐγώ εἰμι», puede dejarse «colgado», en forma elíptica, poéticamente para expresar lo que no se puede expresar, «el eterno, el primero y el último», etc.

Isa 41:4 τίς ἐνήργησεν καὶ ἐποίησεν ταῦτα ἐκάλεσεν αὐτὴν ὁ καλῶν αὐτὴν ἀπὸ γενεῶν ἀρχῆς ἐγὼ θεὸς πρῶτος καὶ0 εἰς τὰ ἐπερχόμενα ἐγώ εἰμι

Isa 45:18 οὕτως λέγει κύριος ὁ ποιήσας τὸν οὐρανόν οὗτος ὁ θεὸς ὁ καταδείξας τὴν γῆν καὶ ποιήσας αὐτήν αὐτὸς διώρισεν αὐτήν οὐκ εἰς κενὸν ἐποίησεν αὐτὴν ἀλλὰ κατοικεῖσθαι ἐγώ εἰμι καὶ οὐκ ἔστιν ἔτι

Isa 48:12 ἄκουέ μου Ιακωβ καὶ Ισραλ ὃν ἐγὼ καλῶ ἐγώ εἰμι πρῶτος καὶ ἐγώ εἰμι εἰς τὸν αἰῶνα:

NOTA: Sí, sé que esta respuesta se contradice con la otra que he posteado. 😀 No creo que esta pregunta conduzca posiblemente a ninguna verdad «cierta», sino que un cúmulo de «posibilidades», existen.