La prioridad de Marcos, Q y la parábola del grano de mostaza

Dr. Xorile preguntó.

Conozco y acepto en general el consenso actual sobre la redacción de los evangelios:

  • Marcos fue escrito primero
  • Q no existe, pero se cree que fue una fuente común para Mateo y Lucas
  • Mateo y Lucas escribieron de forma independiente, con Marcos y Q como material fuente, así como con material fuente único e independiente.

Me encontré con algo que a primera vista parecería cuestionar esto.

  • Marcos 4:30-33 es la parábola del grano de mostaza.
  • Mateo 13:31-32 y Lucas 13:18 son claros paralelos.
  • Luego, tanto Mateo como Lucas insertan la parábola de la levadura en el versículo siguiente (Mateo 13:33; Lucas 13:20).

Supongo que una explicación es que tanto Q como Marcos tenían el grano de mostaza, y sólo Q continuó con la levadura. ¿Es esto plausible?

O podría tratarse de una notable coincidencia. Tal vez ambos estaban enumerando independientemente los pasajes «El Reino de los Cielos es como…» y obtuvieron un orden similar en este caso.

¿O hay otras explicaciones que tengan más sentido?

Aquí hay un enlace a los pasajes pertinentes.

Comentarios

  • Para quien visite esto, ya no acepto Q como la mejor explicación. Ahora creo que fue Marcos->Mateo->Lucas, teniendo cada uno las fuentes anteriores. –  > Por Dr Xorile.
4 respuestas
LаngLаngС

Un problema fundamental de esta cuestión es el a priori de «el consenso actual de la redacción de los evangelios». Tal consenso no existe. Esta teoría de las dos fuentes es sólo uno de los varios intentos de conciliar las dificultades para explicar el problema sinópticoy admitido: bastante bastante popular.

Hay otras teorías que, como ésta, tienen sus ventajas e inconvenientes. Se pueden agrupar en prioridad marcana, prioridad mateana, prioridad lucana y una multitud de fuentes. Un resumen de los modelos más comunes se encuentra en Wikipedia y en el Sitio web del problema sinóptico. Por desgracia, no se menciona una tradición explicativa que va desde Harnack a Klinghardt: la prioridad (proto-)marcionista, que complica aún más las cosas. (Soy consciente de que la última línea es extremadamente impopular en América. Tiene sus méritos, pero es menos útil aquí ya que ese pasaje parece estar ausente en el evangelio reconstruido.)

Dicho esto, el pasaje en cuestión es realmente muy problemático para la mayoría de las teorías. Un ejemplo de la literatura es Zeba Antonin Crook, «Las parábolas sinópticas del grano de mostaza y la levadura: A Test-Case for the Two-Document, Two-Gospel, and Farrer-Goulder Hypotheses«, Revista para el estudio del Nuevo Testamento 22.78 (2000): 23-48 –

Mientras las diversas hipótesis sobre las fuentes sigan siendo hipótesis, el problema sinóptico seguirá sin resolverse e incluso sin solución. La naturaleza de cualquier hipótesis es que no puede dar cuenta de todos los datos todo el tiempo, porque al hacerlo dejaría de ser una hipótesis. Los datos que presentan las parábolas sinópticas del grano de mostaza (Mt. 13.31-32//Mk. 4.30-32//Lk. 13. I 8-19) y de la levadura (Mt. 13.33//Lk. 13.20-21) nos ofrecen una valiosa oportunidad para poner a prueba las afirmaciones de cada una de las tres soluciones actuales y populares al problema sinóptico: la hipótesis de los dos documentos (2DH), la hipótesis de los dos evangelios (2GH) y la hipótesis de Farrer-Goulder (F-G).

No es raro leer estudios que, o bien afirman explícitamente, o bien trabajan bajo el supuesto de que el problema sinóptico ha sido resuelto. Utilizando las parábolas del grano de mostaza y de la levadura como caso de prueba, queda claro que el problema está lejos de solucionarse. Cada una de las tres principales hipótesis de origen tiene sus puntos fuertes (y débiles) cuando intenta dar cuenta de los datos generados por estas dos perícopas. Aunque en este trabajo se concluye que la hipótesis de los dos documentos (2DH) es la que trata los datos con menos problemas, los puntos fuertes de las otras hipótesis junto con los puntos débiles de la 2DH deberían ayudar a mantener la honestidad de la 2DH.

Por lo tanto, actualmente no es posible llegar a una conclusión definitiva. Disertaciones enteras tratan de resolver los problemas de este pasaje, por ejemplo: Franz Kogler: Das Doppelgleichnis vom Senfkorn und vom Sauerteig in seiner traditionsgeschichtlichen EntwicklungEchter Verlag: Würzburg, 1988.

Kogler dio una respuesta, pero que también recibió críticas (Bartosz Adamczewski, Q o no Q: Las llamadas tradiciones triple, doble y simple en los evangelios sinópticos [Peter Lang, 2010], p. 121):

… deutero-Mark transformó la parábola marcana del grano de mostaza en una parábola gemela del grano de mostaza y de la levadura, adaptándola al entorno cultural helenístico […]

Kogler no abordó adecuadamente la cuestión crítica de la redacción sobre la atribución correcta de la composición de las parábolas gemelas, de género emparejado, dentro de la tradición sinóptica…

(Cabe señalar que el trabajo de Adamczewski también fue fuertemente criticado.) Si seguimos la evaluación de Crook al comparar tres teorías en su poder explicativo para esta perícopa – solo – que es efectivamente un «sí, es plausible» a la pregunta: según la hipótesis de los dos documentos:

Esto hace razonable pensar que Lucas lo encontró en Q y lo dejó allí.

Pero esto es sólo para esta perícopa y sólo comparando tres de las teorías populares. Para todo el problema sinóptico los hallazgos presentados son mucho más limitados en la resolución de problemas y sólo deben leerse como un indicador, no como una prueba para toda la teoría.


Estos son los pasajes de Crook que alaban principalmente la 2DH, mientras que destacan sólo algunos de sus defectos:

Que una perícopa sea de triple tradición suele ser suficiente para demostrar que Marcos es la única fuente de Mateo y Lucas. La Semilla de Mostaza presenta ciertos problemas para ello. Mientras que el grado y la naturaleza de los acuerdos entre Mateo y Marcos (véase el cuadro 1) exigen una dependencia literaria directa, los acuerdos entre Marcos y Lucas no lo hacen. Hay varios rasgos que sugieren la independencia lucana de Marcos en este caso. Las palabras que Lucas comparte con Marcos son débiles; no añaden nada significativo al significado o la aplicación de la parábola. Además, el único material que muestra que Lucas y Marcos están contando la misma historia es el material de triple concordancia; por lo tanto, no hay nada que exija que Lucas se apoye en Marcos.

Además, todas las palabras de doble concordancia de Lucas/Marco contra Mateo son lo suficientemente cómodas en Lucas como para que no haya necesidad de sugerir la influencia de Marcos en absoluto. El τινι (v. 18a) que Lucas parece tomar de Marcos es, en realidad, parte de una construcción lucana (τινι ομοισς) que Lucas utiliza sin paralelos marcanos (Lc. 6.47; 7.30; 13.20). Esto sugiere que Lucas no tiene por qué haber obtenido esta palabra (aunque sea menor) de Marcos. El orden innecesario de las dos parábolas también apoya la afirmación de que en nuestro texto sobreviven dos versiones de la Semilla de Mostaza. Por lo tanto, según la 2DH, se conservan dos versiones diferentes de esta parábola en los Evangelios sinópticos: la de Marcos y la de Q.

[…] Tuckett sugiere (para la Semilla de Mostaza) que mientras Marcos era trabajando a partir de una fuente anterior, nuestra parábola no ofrece razones para suponer que el propio Q (en la forma de que disponemos) sea esa fuente. El problema básico de proponer demasiados solapamientos Marcos/Q es la naturaleza de las pruebas; los datos que nos alertan de la posibilidad de un solapamiento Marcos/Q, a saber, que Marcos comparte tan poco en común con Mateo/Lucas(Q), son los mismos datos que militan en contra de que Marcos se base directamente en Q.

En la 2DH, Mateo confunde aquí Marcos y Q, como se dice que hace sistemáticamente. Se requiere que Mateo haya hecho ciertas alteraciones, algunas de las cuales son más fáciles de racionalizar que otras[…].

A continuación, hay que ver cómo trata Lucas las dos versiones del grano de mostaza. Según la 2DH, Lucas prefiere la Q y la altera muy poco cuando se enfrenta a un pasaje similar en Marcos. Aunque ni Mateo ni Lucas tienen el monopolio de la redacción original en lo que respecta a la mayoría de los comentaristas de la 2DH coinciden en que Lucas refleja la versión Q de la Semilla de Mostaza más estrechamente que Mateo. Aunque Lucas sigue muy de cerca a Q, hay algunos cambios que Lucas probablemente hizo a Q.[…] Hay un debate considerable sobre si la doble pregunta de apertura de Lucas refleja la influencia de Marcos.25 Ya se ha señalado que, dado que Lucas está cinco capítulos por encima de la Semilla de Mostaza de Marcos, la 2DH puede explicar fácilmente los escasos acuerdos entre las dos versiones. Sin embargo, la doble pregunta de Lucas plantea un problema a la 2DH, ya que no se puede decir que evite categóricamente este rasgo característico de Marcos. No es justo afirmar que Lucas está demasiado alejado de Marcos para tomar un vocabulario significativo, o afirmar, como hace Friedrichsen […]

El 2DH debe decidir si Lucas utiliza a Marcos para la Semilla de Mostaza o no. Fleddermann afirma que las dos preguntas dobles de Lucas contienen un lenguaje igualmente poco lucano, pero esto no puede indicarnos la fuente de Lucas […]

Hay tres palabras problemáticas en Lucas que la 2DH elude sugiriendo que Lucas las encontró en Q. Si esto no es del todo satisfactorio, es una hipótesis mucho mejor de lo que podría sugerir la hipótesis de la 2GH o la F-G que, como veremos, deben atribuirlas a la redacción lucana. Estas palabras son κηπος y βαλλω en la Semilla de Mostaza y παλιν en la Levadura. Hay pocos indicios de que a Lucas le «gustara» κηπος y, por tanto, pudiera estar predispuesto a añadirlo a su fuente, ya que sólo aparece aquí en Lucas (y nunca en Marcos o Mateo). Esto hace razonable pensar que Lucas lo encontró en Q y lo dejó allí. La imagen de impureza que se crea al plantar mostaza en un jardín se refleja en la Levadura, por lo que podría haber formado parte de las parábolas radicales originales.

Así pues, aunque sigue siendo imposible explicar por qué Mateo eliminó el παλιν de la Levadura, su aparición en la Levadura de Lucas se explica mejor porque lo encontró en Q y lo mantuvo como antes.

Para repasar brevemente, en general, la fusión de Mateo con Marcos y Q no presenta problemas, al igual que la mayoría de los cambios que se observa que hizo. El área en la que la 2DH muestra debilidad en su relato de la Semilla de Mostaza y la Levadura es principalmente en la doble pregunta en Lucas, ya que para todas las demás diferencias no se fija en Marcos. Con respecto a los presentes históricos en Mateo, su elección de αυξανω en lugar de αναβαινω, su evitación del επι της γης de Marcos, y la inclusión del ελθειν de las aves, ninguna de ellas contradice los patrones de redacción alegados, simplemente no pueden explicarse sin replantear el problema. […]

Hemos visto en el curso de este estudio que las tres hipótesis populares y actuales sobre las fuentes pueden dar cuenta de algunos de los datos de manera bastante adecuada. Esto no es sorprendente; si no fueran buenas hasta cierto punto, nos sorprendería que tuvieran algún adepto. Ninguna de ellas es capaz de dar cuenta de todos los datos por igual; algunas tienen problemas con palabras concretas, otras con la presentación de procedimientos redaccionales coherentes. Lo que separa a las hipótesis sobre las fuentes no es que una de ellas pueda responder a todas las preguntas que se le plantean, sino que es la que tiene menos problemas. Puede ser una situación triste que tengamos que aceptar como mejor respuesta la que falle menos veces, pero éste es el estado actual del problema sinóptico. Para el grano de mostaza y la levadura, la hipótesis de los dos documentos es la que trata los datos de forma menos problemática.

Ken Banks

Como ya se ha señalado en una respuesta, y tu comentario más adelante en la pregunta indica que no hay nada parecido a un consenso real sobre cómo resolver el problema sinóptico.

En la pregunta mencionas la frase

«así como el material de fuente única e independiente».

Una solución al problema que a menudo se pasa por alto es la idea de que cada uno de los autores escribió de forma independiente. Esta posición está representada por varios autores, pero la obra de Robert Thomas y F. David Farnell La crisis de Jesús: The Inroads of Historical Criticism into Evangelical Scholarship es una de las mejores.

Señalan que la solución a los versos que mencionas es que Jesús pronunció un largo discurso que era de naturaleza repetitiva y que las diferencias provenían de la forma en que se repetía el material. En el siglo XIX, Benjamin Warfield señaló versos como Marcos 10:17 y el verbo imperfecto -los discípulos siguieron preguntando- como un excelente ejemplo de cómo los discípulos hicieron la misma pregunta varias veces y Jesús respondió varias veces con ligeras variaciones cada vez.

En cuanto al pasaje de Mateo 13:32 y Marcos 4:32 aquí está lo que los autores ponen en la crisis de Jesús:

La parábola del árbol de mostaza (Mateo 13:32; Marcos 4:32) proporciona otra ilustración de la repetición. Mateo hace que Jesús diga que las aves del cielo descansan «en sus ramas», pero Marcos las hace descansar «bajo su sombra». Probablemente Jesús contó la parábola de ambas maneras. La crisis de Jesús (370)

Inherente al punto de vista independiente es la idea de que ningún evangelio registra todo lo que Jesús dijo en una ocasión concreta. De hecho, puede haber habido múltiples ocasiones en las que el mismo tema se repitió y sólo aparece que fue una ocasión. Por ejemplo: el sermón de la llanura puede haber sido una repetición del sermón de la montaña, con algunas diferencias menores.

Los autores de la La crisis de Jesús afirman que este método de armonización es llamado «enfoque de armonización aditiva» por quienes son críticos con este método. Esa podría ser una frase útil para buscar en Google para saber más.

Comentarios

  • En su libro, Cold Case Christianity, J. Warner Wallace, antiguo detective de homicidios con una larga carrera en el sur de California, analiza los evangelios como si fueran testimonios dados por individuos en una de sus investigaciones de casos sin resolver. Describe los métodos que utilizó para determinar la connivencia o para descubrir fallos o encubrimientos, y cómo les iría a los escritores de los evangelios. Creo que este es un enfoque mucho mejor que el realizado por personas no cualificadas para analizar testimonios. –  > Por Dieter.
  • Dieter: ¿argumenta Wallace que eran testigos independientes o que había alguna corroboración entre los escritores? –  > Por Ken Banks.
  • Es una excelente pregunta, Ken. Los detectives de homicidios deben ser capaces de detectar colusión entre testigos. Wallace examina los métodos para desenmascarar los testimonios falsos, así como las sutiles pistas que proporcionan algunos testigos, como los pequeños detalles y los pronombres que utilizan. Para resolver un homicidio sin resolver, los detectives deben construir un caso con abrumadoras pruebas circunstanciales lo suficientemente fuertes como para condenar a alguien en un tribunal. Por eso creo que el enfoque de Wallace es único, y que merece la pena leer su libro. A sus 35 años, se describió a sí mismo como «un ateo furioso» cuando empezó. –  > Por Dieter.
  • «Una solución al problema que a menudo se pasa por alto es la idea de que cada uno de los autores escribió de forma independiente» – Bueno, eso sería increíble, ¿no? ¡+1 para ti! –  > Por user33515.
Noah

La prioridad marcana tiene pruebas muy sólidas y es sostenida por casi todos los estudiosos críticos. Pero aunque la teoría de las dos fuentes (es decir, que Mateo y Lucas utilizaron independientemente Marcos y Q pero no el uno al otro) es la posición dominante, no se sostiene tan universalmente debido a algunos problemas persistentes con ella. Usted ha encontrado exactamente uno de esos problemas.

Hay varios pasajes en los que Mateo y Lucas están de acuerdo entre sí y en desacuerdo con Marcos, lo cual es inusual y notable porque en general el patrón es que Marcos esté de acuerdo con Mateo o Lucas en contra del otro. Además de su ejemplo, dos pasajes igualmente difíciles son Mateo 3.11-12/Marco 1.7-8/Lucas 3.16-17 y Mat. 4.1-11/Marco 1.12-13/Lucas 4.1-13 (ver aquí). El argumento más común dado por las personas que sostienen la teoría de las dos fuentes es que estos acuerdos importantes entre Mateo y Lucas contra Marcos provienen de pasajes en los que Marcos y Q se superponen. Así que aunque este pasaje esté en Marcos, tanto Mateo como Lucas lo toman de Q en lugar de Marcos. Por el contrario, personas como Goodacre, que sostienen que Lucas utilizó a Mateo, dirían simplemente que Lucas estaba siguiendo a Mateo en lugar de a Marcos en este pasaje.

Iver Larsen

Sí, sugiero que hay otra opción que tiene más sentido. Para un tratamiento completo y erudito del problema sinóptico recomiendo el libro de John Wenham: Redating Matthew, Mark & Luke. En él analiza ocho teorías sinópticas diferentes. En lo que sigue, sigo a Wenham y a muchos otros en aceptar el consenso de la iglesia durante los primeros 1900 años: Los evangelios fueron escritos en el orden en que aparecen en el NT.

Si tomamos la teoría de la relevancia en términos de por qué se escribieron los evangelios, podemos ver que mientras Mateo escribió para un público judío (se cumplen muchas citas del AT), Marcos escribió principalmente para un público gentil (probablemente en Roma). Marcos explica costumbres judías que Mateo no necesita explicar (por ejemplo, Marcos 7:1-5). Marcos también omite material que se dirigía específicamente a un público judío, como el largo «Sermón de la Montaña». Esto demuestra que Marcos está tratando de comunicar de forma clara y sucinta a un público no judío que no está familiarizado con las tradiciones judías.

Para abordar tu excelente ejemplo, si asumimos que Q nunca existió, que Mateo fue el primero y que Marcos conocía a Mateo, ya sea en la forma que tenemos ahora o en una forma anterior, posiblemente una versión hebrea, entonces no es un problema sugerir que Marcos decidió no retomar la parábola de la levadura, pero Lucas decidió incluirla basándose en Mateo. La levadura es normalmente una imagen de algo malo, así que quizá Marcos no quería confundir a su audiencia urbana y gentil con un sentido positivo de la levadura. Sólo podemos especular sobre los motivos que tuvo para omitir ciertas partes.

Comentarios

  • Sólo el último párrafo aborda realmente el análisis de este paralelo sinóptico específico, y es muy escaso en detalles. Por favor, edite esto para condensar sus pensamientos generales sobre la crítica de las fuentes, y para dar una explicación más detallada de este conjunto específico de pasajes paralelos. –  > Por curiousdannii.
  • Ok, he editado un poco y he añadido detalles. No vi la necesidad de repetir detalles que se pueden encontrar en las otras respuestas. –  > Por Iver Larsen.
  • Has hecho lo contrario de lo que te sugerí, ampliando tus ideas generales sobre la crítica de las fuentes y la Q, que no es de lo que trata esta pregunta… Si todo lo que quieres aportar es un párrafo, entonces considera hacer una edición sugerida de otra respuesta con la que estés de acuerdo la próxima vez. –  > Por curiousdannii.
  • Gracias, pero no estoy de acuerdo contigo cuando dices que la pregunta no va de eso. El autor de la pregunta aceptó con dudas el «consenso» de la red. Luego da un ejemplo que refuta la hipótesis. Da 3 posibles soluciones, y yo intento explicar por qué las dos primeras no son soluciones, pero hay otra solución que es la que él pide. ¿Puedes preguntar a la persona que ha planteado la pregunta qué opina de lo que he escrito? ¿O pedir una segunda opinión? ¿O hay otra pregunta en la que mi post sea apropiado? ¿O debería hacer mi propia pregunta sobre esta hipótesis? –  > Por Iver Larsen.
  • Gracias. Soy muy nuevo en este foro y no sabía que podía responder a mi propia pregunta. Voy a seguir tu consejo, pero dame un poco de tiempo. –  > Por Iver Larsen.