En Lucas 20:36 ¿cómo obvia la inmortalidad el matrimonio?

Palpatine preguntó.

En Lucas 20:36Jesús parece relacionar la ausencia de matrimonio en la resurrección con la inmortalidad (como lo demuestra el uso del el término griego «gar»), sugiriendo que el matrimonio y la muerte van juntos.

Pero en Mateo 19 y Marcos 10parece enseñar que el matrimonio existía antes de la Caída (y, por tanto, presumiblemente antes de la muerte humana). ¿Cómo se pueden conciliar adecuadamente estos dos pasajes?

7 respuestas
kmote

Basado en una comparación de varias traducciones de este pasajeparece que la conjunción γὰρ no implica necesariamente siempre una dependencia directa. La NETBible, por ejemplo, la traduce como «de hecho».

Así que Jesús parece estar usando esta conjunción para «pivotar» desde el malentendido de los saduceos sobre el matrimonio en la otra vida, a su malentendido sobre la resurrección en general. En otras palabras, no está diciendo que no hay matrimonio porque no hay muerte; más bien está diciendo que no hay matrimonio Y no hay muerte en la resurrección porque es un tipo de vida totalmente diferente. Así que no hay contradicción con la idea de que la institución del matrimonio precedió a la entrada de la muerte y el pecado. Simplemente está señalando que TODAS estas cosas no existirán en el Cielo.

Comentarios

  • Esta respuesta sería mejor si apelaras a un léxico en lugar de a las traducciones, ya que a veces las traducciones se toman libertades. Aquí hay uno: logeion.uchicago.edu/%CE%B3%CE%AC%CF%81 –  > Por Rumiador.
למה זה תשאל לשמי

Independientemente de cómo se traduzca la partícula γὰρ, no creo que se pueda evitar una relación causal entre el matrimonio y la muerte en estos versículos. Si tomamos γὰρ en su sentido básico de «para», entonces Jesús parece estar diciendo que no habrá matrimonio en la resurrección porque no habrá muerte. Para entender por qué Jesús diría esto, primero debemos entender la pregunta que está respondiendo.

La pregunta de los saduceos

La pregunta de los saduceos se basa en la ley del matrimonio entre cuñados que se encuentra en Deuteronomio 25. Esta ley fue instituida porque la gente muere. Por lo tanto, si no hay muerte, esta ley se vuelve innecesaria. Los saduceos pensaban que las implicaciones de la ley hacían absurda la resurrección, cuando en realidad las implicaciones de la resurrección anulan la ley.

NT Wright, en su libro La resurrección del Hijo de Diosescribe:

Un punto clave, que a menudo pasa desapercibido, es que la pregunta de los saduceos no se refiere al afecto mutuo y a la compañía de marido y mujer, sino a cómo cumplir el mandato de tener un hijo, es decir, cómo se mantendrá en la vida futura la línea familiar. Es de suponer que esto se basa en la creencia, que se remonta a Génesis 1:28, de que el propósito principal del matrimonio era ser fructífero y multiplicarse… Porque en el nuevo mundo que hará el dios creador no habrá muerte,… por lo tanto [no habrá] necesidad de procrear.

Ni los evangelistas, ni Jesús, ni sus interlocutores, se enfrentan a la pregunta que se nos ocurre: si el matrimonio está pensado para procrear la especie frente a la muerte, ¿por qué Gen. 2 lo describe como instituido antes de la caída? La única respuesta parece ser que la presente pregunta y la respuesta quedan limitadas por el alcance implícito de la ley del levirato.

Si entendemos el alcance limitado de la pregunta de los saduceos y la respuesta de Jesús, entonces quizá podamos conciliar lo que Jesús dice sobre el futuro del matrimonio y lo que dice sobre su institución antes de la caída.

Comentarios

  • Ya he pensado en esta línea de respuesta y solía sostener algo parecido, pero la principal dificultad que le veo es la de reconstruir el desafío saduceo de modo que (i) sea un desafío genuino y (ii) las palabras de Jesús respondan a él. ¿Cómo lo reconstruiría usted? (Sé que algunos comentaristas dicen que Jesús no intentaba realmente responder a la pregunta, pero a mí me parece que si hay que elegir entre una interpretación en la que Él la responde clara y hábilmente y otra en la que no lo hace y se muestra extrañamente evasivo, habría que preferir la primera sobre la segunda, en igualdad de condiciones). –  > Por Palpatine.
  • @Palpatine no estoy seguro de lo que quieres decir con «desafío genuino». Yo pensaría que para Jesús ningún desafío es verdaderamente desafiante, incluida la pregunta de los saduceos, aunque superficialmente parece presentar legítimas dificultades intelectuales al tratar de imaginar cómo será la vida en el nuevo mundo. Personalmente, creo que está bastante claro que respondió a su pregunta, y el público presente también lo pensó: «Entonces algunos de los expertos en la ley respondieron: «Maestro, has hablado bien»». (Lucas 20:39 NET). –  > Por למה זה תשאל לשמי.
  • Sin embargo, las respuestas de Jesús nunca tratan de la mera pregunta superficial, sino fundamentalmente de la ignorancia, los malentendidos y el corazón pecaminoso que la motivan. La respuesta del v. 40 parece indicar que su respuesta cerró la boca a los saduceos y a todos los demás presentes, por lo que aparentemente se dieron cuenta de que había respondido a la pregunta, y muy bien. Esto no quiere decir que mi interpretación de la respuesta de Jesús, o la de N.T. Wright, sea 100% exacta, pero admito que parece que la respuesta de Jesús tiene implicaciones más amplias que él no aborda. Creo que la respuesta de kmote también es una buena forma de tratar  > Por למה זה תשאל לשמי.
  • Me refería a un auténtico desafío a la mayoría de la gente, no a alguien muy sabio como Cristo. También estoy de acuerdo contigo en que Él respondió a la pregunta, pero lo que me cuesta encontrar es una reconstrucción plausible del intercambio que al mismo tiempo evite el problema que expuse. ¿Cómo reconstruirías la pregunta de Sadduca y la respuesta de Jesús? –  > Por Palpatine.
  • @Palpatine Los saduceos preguntan: «¿De quién será la esposa?». Piensan que es una pregunta capciosa y quieren demostrar que la resurrección lleva a absurdos, y por tanto es imposible. Jesús dice: «Vosotros, los saduceos, estáis equivocados. Esa ley de Deut 25 existe por la muerte. En la resurrección no hay muerte, por lo que esa ley no puede decidir lo que ocurre. El matrimonio ni siquiera existirá (la lógica podría no satisfacernos del todo, pero parecía satisfacer a los presentes). Por cierto (este es en realidad su punto principal), Moisés enseñó la resurrección de los muertos». La respuesta implícita es: No será la esposa de nadie. –  > Por למה זה תשאל לשמי.
Dhammadhatu

Algunas posibles respuestas pueden encontrarse en 1 Corintios 7. Aquí, Pablo explica la necesidad del matrimonio para aquellos creyentes que están oprimidos & atormentados por la lujuria sexual instintiva (natural).

Pero sobre la resurrección al estado sin muerte, Pablo afirma:

29. Lo que quiero decir, amigos míos, es lo siguiente: no queda mucho tiempo, y desde ahora los casados deben vivir como si no estuvieran casados; 30 los que lloran, como si no estuvieran tristes; los que ríen, como si no estuvieran contentos; los que compran, como si no fueran dueños de lo que compran; 31 los que comercian con bienes materiales, como si no estuvieran plenamente ocupados en ellos. Porque este mundo, tal como es ahora, no durará mucho más.

Lucas 20:36 se refiere al Espíritu, mientras que Mateo 19 y Marcos 10 se refieren a las leyes mundanas de la moral.

Comentarios

  • Le agradezco que se haya tomado el tiempo de responder a esto, pero no veo cómo lo que ha escrito responde a mi pregunta. –  > Por Palpatine.
  • ¿Por qué hay que relacionar ‘antes de la caída’ con la ‘resurrección’? ¿Por qué tú & los editores de la Biblia creen que hubo una ‘caída’ desde un lugar superior? Adán & Eva eran como animales mudos o niños recién nacidos. El Génesis describe que hubo 1. ignorancia primitiva; 2. el Árbol del Conocimiento (Muerte); & 3. El Árbol de la Vida. La resurrección es sobre el Árbol de la Vida. El Árbol de la Muerte (incluyendo el conocimiento de la Ley-Torah) es parte de la transición al Árbol de la Vida. Para ser resucitado, debe haber «Muerte». Los resucitados no vuelven a ser Adán y Eva, sino que son como los ángeles en el cielo según Lucas 20:36. –  > Por Dhammadhatu.
Der Übermensch

En Lucas 20:36, Jesús parece relacionar la ausencia de matrimonio en la resurrección con la inmortalidad (como lo demuestra el uso del término griego «gar»), sugiriendo que el matrimonio y la muerte van juntos.

Pero en Mateo 19 y Marcos 10, parece enseñar que el matrimonio existía antes de la Caída (y, por tanto, presumiblemente antes de la muerte humana). ¿Cómo se pueden conciliar adecuadamente estos dos pasajes?

Cuando Dios creó a Adán y Eva, después de que se casaran, les ordenó «ser fructíferos y multiplicarse y llenar la tierra».1 Podemos suponer tres cosas: (1) el matrimonio existe para la procreación, (2) la procreación existe para llenar la tierra indigente, y (3) la tierra indigente eventualmente se convertiría en llena en cuyo momento la procreación, y por tanto el matrimonio, ya no serían necesarios.

En el mundo venidero, después de la resurrección, el reino de Dios (¿la nueva tierra?) estará llena de aquellos que están predestinados a vivir en él. Como ya no morirán, al ser inmortales, el matrimonio ya no será necesario ya que la procreación no será necesaria ya que el reino estará siempre lleno. Esto parece conciliar la supuesta dificultad.


Notas a pie de página

1 Génesis 1:27-28, 2:24 cf. Mateo 19:3-6

Posibilidad

¿Enseñó Jesús que el matrimonio existía antes de la caída?

En Mateo 19, Jesús utiliza el significado judío de la escritura para responder a una pregunta sobre el divorcio de una manera que desafía el significado judío de la escritura.

Él respondió: «¿No habéis leído que el que los creó desde el principio los hizo varón y mujer, y dijo: «Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se convertirán en una sola carne»? Así que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre». Mateo 19: 4-6

El hecho de que Jesús haga referencia a las escrituras no significa necesariamente que Jesús verifique que lo que está escrito/leído es la verdad, sino que está escrito/leído. El Sermón de la Montaña es un ejemplo perfecto de esto.

Lo que Jesús enseña a partir de esta referencia particular al Génesis no es que el matrimonio existiera antes de la Caída, sino que, una vez casados, un hombre y su mujer «ya no son dos, sino una sola carne». Cuando se menciona la ley de Moisés que permitía el divorcio, Jesús descarta esta ley como una concesión a la «dureza de corazón» del pueblo judío, y reitera su enseñanza:

«Y yo os digo: el que se divorcia de su mujer, salvo por inmoralidad sexual, y se casa con otra, comete adulterio». Mateo 19:9

¿Sugiere Jesús que el matrimonio y la muerte van juntos?

Jesús está respondiendo en Lucas 20 a «los saduceos, los que niegan que haya resurrección», que intentan demostrar la incompatibilidad de las escrituras con la resurrección mediante su hipotética esposa de siete hermanos. La razón de la ley de Moisés a la que se refieren los saduceos se revela en la escritura original:

Si los hermanos viven juntos y uno de ellos muere sin hijo, su viuda no debe casarse fuera de la familia. El hermano de su marido la tomará y se casará con ella y cumplirá el deber de cuñado con ella. El primer hijo que dé a luz llevará el nombre del hermano fallecido para que su nombre no se borre de Israel.

Sin embargo, si un hombre no quiere casarse con la mujer de su hermano, ella irá a los ancianos de la puerta de la ciudad y dirá: «El hermano de mi marido se niega a a llevar el nombre de su hermano en Israel. No cumplirá conmigo el deber de cuñado». Deuteronomio 25: 5-7

El matrimonio, tanto en la época de Moisés como en la de Jesús, se consideraba una solución a la amenaza de no existir en la muerte. Proporcionaba una forma de que los hombres se aseguraran de que los hijos nacidos de una determinada mujer continuaran tanto su código genético como su nombre -prueba de su existencia- después de su muerte. Así que el matrimonio es una forma de evitar esa sensación de inexistencia que viene con la muerte, asegurando que el nombre propio (el yo) siga vivo.

La necesidad de mantener el nombre a través de los hijos dentro del matrimonio sólo es necesaria cuando uno se enfrenta a la muerte como fin de su existencia. Pero este no es el caso en la resurrección:

Y Jesús les dijo: «Los hijos (e hijas) de este siglo se casan y se dan en matrimonio, pero los que son considerados dignos de llegar a ese siglo y a la resurrección de entre los muertos ni se casan ni se dan en matrimonio, porque ya no pueden morir, porque son iguales a los ángeles y son hijos (e hijas) de Dios, siendo hijos (e hijas) de la resurrección.» Lucas 20: 34-36

Si ya no pueden morir, entonces no necesitan esforzarse por reproducirse para llevar su nombre. Por lo tanto, no necesitan casarse ni tener hijos, porque su nombre continúa al vivir para Dios. Jesús pasó a demostrar cómo Moisés entendió que Abraham, Isaac y Jacob continúan «viviendo para Dios» de esta manera, y su nombre se mantiene:

Pero que los muertos resucitan, lo demostró incluso Moisés, en el pasaje de la zarza, donde llama al Señor el Dios de Abraham y el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Ahora bien, no es Dios de los muertos, sino de los vivos, porque todos viven para él». Lucas 20: 37-38

Entonces, ¿es mejor no casarse?

Esto también está relacionado con el siguiente pasaje de Mateo, cuando los discípulos sugieren que «es mejor no casarse»:

Los discípulos le dijeron: «Si tal es el caso de un hombre con su mujer, es mejor no casarse». 11 Pero él les dijo: «No todos pueden recibir esta frase, sino sólo aquellos a quienes se les ha dado. 12 Porque hay eunucos que lo son de nacimiento, y hay eunucos que han sido hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que se han hecho eunucos por el reino de los cielos. El que pueda recibirlo, que lo reciba». Mateo 19: 3-12

Jesús sugiere aquí que hay quienes deciden no casarse ni tener hijos «por el reino de los cielos». Me imagino que Jesús se cuenta a sí mismo como uno de ellos, al igual que Pablo y muchos santos posteriores. El reino de los cielos se construye entonces a través de su ejemplo: mostrando que no necesitan tener descendencia ni casarse para llevar su nombre. Como Abraham y Moisés y Jesús, su nombre continúa en la forma en que viven para Dios.

¿Cómo se vive eternamente viviendo para Dios?

Tal y como se describe, esta forma de llevar la existencia se parece mucho a la fama. Pero construir monumentos, inscribir el nombre de uno en todo, conseguir que su nombre aparezca en las luces o su cara en la televisión… no es algo eterno.

Elvis «vive» para sus fans, no a través de su fama, su música o sus películas, sino a través del impacto continuo en sus propias vidas de la forma única en que se conectó con el mundo. Jesús vive para los creyentes de esta misma manera – no a través de la palabra escrita o de pruebas documentadas, sino porque la forma en que su expresión única del amor y la conexión de Dios impactó en las vidas de los escritores de la iglesia primitiva sigue impactando en las vidas de los creyentes de hoy.

El nombre de Jesús nunca fue documentado durante su vida, ni fue transmitido a través del matrimonio o de la descendencia – de esta manera, él experimentó no sólo la muerte, sino la aparente inexistencia que viene de la muerte sin que su nombre sea transmitido. Su nombre fue esencialmente «borrado de Israel».

Sin embargo, el nombre de Jesús sigue vivo más de dos mil años después en la forma en que se relacionó con los demás: sus ejemplos de amor incondicional, compañerismo, ausencia de juicios e inclusión, en lo que compartió de su relación con Dios, y su invitación a los demás a conectarse con Dios de la misma manera, a través de su ejemplo vivo.

Conclusión

Al principio nos casamos porque tememos que la muerte provoque la inexistencia: nos sentimos impulsados a reproducirnos a través de una descendencia que tiene la garantía de ser nuestra, y a llevar nuestro nombre (una extensión de nosotros mismos) más allá de nuestra muerte.

La resurrección obvia la necesidad del matrimonio y de los hijos para aquellos que se consideran dignos, al asegurar que el nombre de uno, su existencia, continúa más allá de la muerte mientras «viven para Dios»: es decir, expresan el amor y la conexión de Dios a través de la forma única en que se conectan con el mundo.

Johannes

TL;DR: no son «el matrimonio y la muerte» los que van juntos, sino «el matrimonio y las vidas individuales finitas en la tierra que son órdenes de magnitud más cortos que la vida total de la humanidad en la tierra, es decir, desde la creación del hombre hasta el final de los tiempos».

Demostremos lo anterior yendo paso a paso.

  1. El fin principal [1] del matrimonio es la procreación.

  2. Antes de la caída, las personas necesitaban alimentos para mantener su vida, al igual que ahora. Esto se desprende de la narración de los Evangelios que muestra a Jesús, cuya naturaleza humana gozaba de los mismos dones preternaturales que la de Adán y Eva antes de la caída, sintiendo hambre (Mc 11,12).

  3. A partir de 2, la cantidad de personas que pueden vivir simultáneamente en la tierra en cualquier momento, con o sin caída, está limitada por la cantidad de alimentos de que disponen.

  4. Dado que la tierra es finita, la cantidad de alimentos que puede producirse globalmente en un tiempo determinado, con o sin caída, es finita.

  5. A partir de 3 y 4, la cantidad de personas que pueden vivir simultáneamente en la tierra en un momento dado, con o sin caída, es finita.

  6. Si, en un escenario sin caída, la gente permanece en la tierra indefinidamente y las nuevas generaciones siguen casándose y procreando, la cantidad de personas que viven simultáneamente en la tierra tenderá a infinito, lo que contradice 5.

Por lo tanto, en un escenario sin caída

o bien la gente no permanece en la tierra indefinidamente

o biendespués de que el número total de personas que viven en la tierra alcance un valor máximo M determinado por la cantidad máxima de alimentos que se puede producir globalmente, todos dejan de procrear. En este caso, el número total de personas que alcanzarán la Visión Beatífica al final de los tiempos será sólo M. Además, como la última generación tendrá que abstenerse de procrear, si la población crece geométricamente por un factor de K con cada generación sucesiva (como puede esperarse en un escenario de no caída), entonces una fracción de (K-1) / K de todas las personas que alguna vez existieron tendrá que abstenerse de procrear. Así, si la población se duplica con cada generación, la mitad de todas las personas que han existido tendrán que abstenerse de procrear.

Por lo tanto, si Dios quiere ya sea que el número de personas que alcanzarán la Visión Beatífica sea mayor que el número de personas que pueden vivir simultáneamente en la tierra o que más de la mitad de las personas que han existido tengan la posibilidad de procrear, o ambos extremosentonces las personas no deberían permanecer en la tierra indefinidamente en un escenario de no caída.

Si asumimos (IMV bastante razonablemente) que este era el escenario de no caída «real en el sentido de diseñado aunque contrafactual en el sentido de logrado», entonces no es «matrimonio y muerte» lo que va junto, sino «matrimonio y vidas individuales finitas en la tierra que son órdenes de magnitud más cortos que la vida total de la humanidad en la tierra, es decir, desde la creación del hombre hasta el final de los tiempos». Esto no implica la muerte o incluso el envejecimiento. Más bien, las personas podrían alcanzar su estado óptimo de desarrollo biológico, por ejemplo a los 35 años, y permanecer en ese estado hasta que tengan, por ejemplo, 144 años, cuando su cuerpo sería glorificado por Dios y serían llevados al Cielo sin pasar por la muerte [2].

Notas

1] Entendiendo «fin» en sentido teleológico, no temporal.

2] El apóstol Pablo menciona este caso en dos ocasiones: al referirse a las personas que aún viven en la tierra en el momento de la parusía y la resurrección final (1 Co 15:51-52), y al manifestar su deseo de que éste fuera su caso real (2 Co 5:4).

Eric Breaux

En Lucas 20:36 Jesús afirma que una de las razones para no casarse y ser dados en matrimonio es porque los justos resucitados ya no pueden morir sino que serán como los ángeles en el cielo. El contraste con los ángeles no es sobre el deseo sexual, él está contrastando la mortalidad con la inmortalidad. Dios creando relaciones sexuales antes de que los humanos pecaran y pudieran morir contradice que la muerte sea una razón para el sexo. Solo las costumbres legales del matrimonio se inventaron después de que la humanidad pecara, así que eso es todo a lo que Jesús podría estar refiriéndose. El griego original en el relato con los saduceos para casar y dar en matrimonio significaba que el proponente masculino pagaba una cuota al padre de la mujer y que la mujer era entregada al hombre respectivamente, porque ella no podía elegir. Esto no se hizo con la primera pareja humana por lo que no dice nada sobre el matrimonio en sí. ¿Se asombrarían las personas que escucharon la respuesta de Jesús si él quisiera decir que los sentimientos y las relaciones sexuales serían eliminados? Estoy bastante seguro de que los judíos tenían tanto deseo sexual como la mayoría de la gente, así que habrían sentido desesperación si ese fuera el contexto.

Al principio Dios dijo que fuéramos fructíferos, que nos multiplicáramos, que renováramos la tierra y que la sometiéramos, sin que hubiera ninguna indicación de que eso fuera a parar. Estar solo fue lo único que Dios dijo durante la creación original que no es bueno, hizo a Eva para completar la humanidad con ambos géneros y dijo que esa es la razón por la que una persona dejará a sus padres y se unirá con un cónyuge para convertirse en una sola carne. El matrimonio era necesario para eliminar la soledad, no la amistad. La reproduccion y la representacion de la relacion ideal de Dios con las personas nunca son declaradas como razones para el matrimonio. Dios no puede cambiar de opinión sobre lo que no es bueno si es el mismo siempre y el celibato no es algo considerado bueno durante la creación original. Después de que Dios creó el matrimonio declaró que todo era muy bueno porque ya no faltaba nada para que todo fuera mejor. La mayoría de los cristianos han afirmado que se requeriría algo no especificado por la biblia para hacer la vida mejor para siempre y también hacer inútil el matrimonio y el sexo, ignorando irónicamente el hecho de que el matrimonio era necesario para que la creación no careciera de nada bueno. Es contradictorio y más parecido al budismo que al cristianismo. Si tener algo mejor es una razón para eliminar el sexo, es una razón para eliminar todo lo que Dios hizo, y todos deberíamos simplemente sentir la presencia de Dios, obteniendo alegría de eso y no estar nunca con nadie más ni hacer nada más por la eternidad.

Si simplemente ser más consciente de la presencia y el amor de Dios hace que el matrimonio sea innecesario, entonces Dios no habría tenido ninguna razón para crear el género y el sexo para empezar, porque Dios y Adán tenían exactamente ese tipo de relación que la gente tendrá con él en la creación renovada, antes de que Eva fuera hecha. Si el simple hecho de ser parte de la imagen de Dios es toda la razón necesaria para tener un género, entonces los rasgos externos que distinguen los rostros de los géneros y las formas del cuerpo para atraerse sexualmente, y las hormonas y partes utilizadas para el placer sexual, la reproducción y para los bebés, todo sería un desperdicio. Todo eso es parte de lo que nos hace ser los géneros que somos y Dios no crea nada para no ser utilizado. La figura de la mujer humana tiene la forma que tiene para que quepan los bebés durante el parto. mantener la libido está justificado. Que el género tenga otras funciones no es razón para deshacerse de ninguna de ellas, o de cualquier función, salvo que una no sea necesaria y no haya más razón para tener otras funciones.

Si la gente interpreta la respuesta de Jesús a los saduceos como que ya nadie se casará, entonces tampoco podremos casarnos con Jesús después de la última resurrección. La descripción de Dios como esposo de su pueblo se da en partes del antiguo testamento, como Oseas, Jeremías y Ezequiel. Eso no pretendía reemplazar el matrimonio sexualmente íntimo más de lo que ser descrito como la novia de Jesús es en la revelación. Son diferentes tipos de relaciones que satisfacen diferentes deseos.

Lo que la mayoría de los cristianos han afirmado es una interpretación delirante que afirma que amar algo más que cualquier otra cosa que Dios hizo pero no preocuparse por ello de todos modos debido a lo que los salvados experimentarán no es una manipulación del libre albedrío. Que no haya desilusiones no es una enseñanza de que la creación restaurada será automáticamente satisfactoria aunque elimine lo que produjo más placer de ella. Dios creó cosas específicas para satisfacer deseos específicos. Si no hay más matrimonio para la intimidad sexual, entonces el deseo más apasionado por cualquier cosa que Dios creó será la única excepción a sus creaciones siendo restauradas, pero él enseña que restaurará todo. Hay un libro entero dedicado a la alegría de la pasión sexual, el Cantar de los Cantares. No hay un libro bíblico enteramente sobre la alegría de cualquier otra creación, o el celibato. El cielo no es el destino final, es la tierra renovada. Lo único que hay que eliminar es lo que hizo el pecado, porque no había nada malo en lo que hizo Dios.