¿Qué obligó a los pescadores a seguir «inmediatamente» a Jesús?

Permanecer con los pies en la tierra preguntó.

El Evangelio de Mateo describe la llamada de Jesús a Pedro, Andrés, Santiago y Juan:

Mientras caminaba junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, que se llama Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar; eran pescadores. Les dijo: «Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres». Al instante dejaron las redes y le siguieron. A partir de allí, vio a otros dos hermanos, Santiago, hijo de Zebedeo, y su hermano Juan. Estaban en una barca, con su padre Zebedeo, remendando las redes. Los llamó, y inmediatamente dejaron la barca y a su padre y le siguieron.

(Mateo 4:18-22, Nueva Biblia Americana; énfasis añadido)

Lucas no utiliza la palabra «inmediatamente», pero sí dice

Cuando acercaron las barcas a la orilla dejaron todo y lo siguieron.

(Lucas 5:11, Nueva Biblia Americana; énfasis añadido)

Puesto que los pescadores a los que Jesús llamó estaban aparentemente ocupados con el trabajo y la familia y presumiblemente no le conocían, ¿por qué se vieron obligados a «dejarlo todo» y seguirle «inmediatamente»?

Comentarios

  • ¿Puede editar esto para citar los pasajes relevantes? –  > Por curiousdannii.
  • @curiousdannii He añadido las citas y he actualizado ligeramente la pregunta. –  > Por Matt Gutting.
  • Tengo curiosidad por saber a qué te refieres con «ocupado con el trabajo y la familia», en particular la parte de la familia. Está claro que dejaron a su padre, ¿es eso lo que quieres decir o estás sugiriendo que los apóstoles enumerados tenían esposas e hijos? La sugerencia de que los apóstoles tenían esposas e hijos que dejaron atrás puede cambiar considerablemente la naturaleza de esta pregunta. Sugiero una comparación con la sugerencia de que Pedro tenía una esposa viva, cuando sólo su suegra fue mencionada en las escrituras, dejando una esposa viva y la familia se añade a la escena, sin embargo, nunca se mencionan en las escrituras. –  > Por Marc.
  • @Marc Mi conjetura es que esto se refiere a Santiago y Juan, que estaban trabajando con su padre – por lo que dejaron no sólo un negocio, sino un negocio que involucró al menos un miembro de la familia. Por lo tanto, su partida afectaría inevitablemente no sólo el negocio sino las relaciones con los miembros de la familia (específicamente con Zebedeo). –  > Por Matt Gutting.
3 respuestas
ShemSeger

Rabino y Talmidim

En primer lugar, le animo a leer este artículo 1Fue lo primero que me vino a la mente cuando leí su pregunta, ya que la responde perfectamente. Haré lo posible por resumirlo:

En resumen, la razón por la que los Apóstoles dejaron lo que estaban haciendo y siguieron a Cristo ante las palabras, «Sígueme» es porque Jesús los sorprendió con la oportunidad de su vida.

Jesús estaba en una posición en la que la situación debería haberse invertido, sus discípulos deberían haber sido los que se acercaran a Él y le dijeran, «Déjame seguirte», lo que ocurrió en alguna ocasión (ver Marcos 5:19; Lucas 9:57). Pero, sólo prometiendo Talmidin eran típicamente elegidos por un rabino. Los talmidim eran básicamente estudiantes, aprendices; la ley se enseñaba oralmente en aquellos días, y un talmid buscaba un maestro-un rabino al que pudiera escuchar y aprender las escrituras y la ley, y cómo ponerlas en práctica. Cuando un talimid encontraba un maestro del que deseaba aprender, preguntaba si podía «seguir» seguirlo. Jesús era una figura muy prominente en Galilea, y extremadamente bien educado, lo sabemos por el hecho de que fue llamado «Rabí» por sus discípulos (Lucas 7:40), abogados (Mateo 22:35-36), gente común (Lucas 12:13), los ricos (Mateo 19:16), fariseos (Lucas 19:39) y saduceos (Lucas 20:27-28). Jesús se ajustaba a la descripción de un rabino del primer siglo, especialmente uno del nivel más avanzado, el que buscaban los talmidim.

Si un rabino se acercaba a un talmid, y le decía «Sígueme» era una gran cosa, porque significaba que el rabino creía que el talmid potencial tenía la capacidad y el compromiso de llegar a ser como él.

Para establecer algunas analogías, imagina que un corredor de bolsa se acercara a un chico en un puesto de perritos calientes y le dijera: «Quiero hacerte mi aprendiz». O si un profesor universitario se acercara a un niño cualquiera que ni siquiera hubiera terminado la escuela primaria y le dijera que lo apadrinaría para que obtuviera un doctorado.

Esto es esencialmente lo que Cristo hizo con sus discípulos, el rabino se dirigió a los pescadores, que se ganaban la vida a duras penas, que no eran eruditos, y que probablemente nunca tendrían la oportunidad de obtener tal educación o estatus, hombres que eran los que menos posibilidades tenían de ser tomados como talmid por un rabino tan grande y les dijo, «Sígueme».


1 En caso de que el vínculo se rompa alguna vez:

De https://www.thattheworldmayknow.com/rabbi-and-talmidim

Rabinos y talmudistasLos habitantes de Galilea eran los judíos más religiosos del mundo en la época de Jesús. Esto es bastante contrario a la opinión común de que los galileos eran simples e incultos campesinos de una zona aislada. Esta perspectiva se debe probablemente a los comentarios hechos en la Biblia, que parecen menospreciar a la gente de esta zona. En la fiesta de Shavuoth en el libro de los Hechos, por ejemplo, la gente parece asombrada de que los galileos fueran capaces de hablar en otras lenguas. Pero esto es ciertamente un prejuicio contra los galileos por parte de la gente de Judea y de otros países, debido a los compromisos religiosos muy fuertes y apasionados de la gente de Galilea. Además, los galileos tenían más interacción con el mundo al vivir en el "camino del mar" (la ruta comercial, véase Mateo 4:15) que los judíos de Jerusalén, que estaban más aislados en las montañas. Los galileos eran en realidad más educados en la Biblia y su aplicación que la mayoría de los judíos. Hay más maestros judíos famosos que provienen de Galilea que de cualquier otra parte del mundo. Eran conocidos por su gran reverencia a las Escrituras y el deseo apasionado de ser fieles a ellas. Esto se tradujo en comunidades religiosas vibrantes, dedicadas a familias fuertes, a su país, cuyas sinagogas se hacían eco del debate y las discusiones sobre el cumplimiento de la Torá. Resistieron a las influencias paganas del helenismo mucho más que sus homólogos de Judea. Cuando finalmente se produjo la gran revuelta contra los romanos paganos y sus colaboradores (66-74 d.C.), ésta comenzó entre los galileos.Jesús nació, creció y desarrolló su ministerio entre personas que se sabían las Escrituras de memoria, que debatían su aplicación con entusiasmo y que amaban a Dios con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas (Dt. 6:5). Dios preparó este entorno cuidadosamente para que Jesús tuviera exactamente el contexto que necesitaba para presentar su mensaje de Malchut Shemayim '�"El reino de los cielos" y sus seguidores lo entendieran y se unieran a su nuevo movimiento. Se adaptó perfectamente a su mundo. Entender esto ayuda a comprender la gran fe y el coraje de sus seguidores que dejaron Galilea y fueron al mundo entero a llevar la buena nueva. Su valor, su mensaje, los métodos que utilizaron y su completa devoción a Dios y a su Palabra nacieron en las comunidades religiosas de Galilea.La educación en GalileaLa Mishnah(1) describe el proceso educativo de un joven judío en la época de Jesús. A los cinco años [uno es apto] para la Escritura, a los diez años la Mishnah (Torá oral, interpretaciones) a los trece para el cumplimiento de los mandamientos, a los quince el Talmud (hacer interpretaciones rabínicas), a los dieciocho la cámara nupcial, a los veinte perseguir una vocación, a los treinta la autoridad (capaz de enseñar a otros)Esto describe claramente al estudiante excepcional, ya que muy pocos llegarían a ser maestros, pero indica la centralidad de la Escritura en la educación en Galilea. Es interesante comparar la vida de Jesús con esta descripción. Aunque se dice poco sobre su infancia, sabemos que "crecía en sabiduría" cuando era niño (Lucas 2:52) y que alcanzó el "cumplimiento de los mandamientos" indicado por la primera Pascua a los doce años (Lucas 2:41). Luego aprendió un oficio (Mateo 13:55, Marcos 6:3) y pasó un tiempo con Juan el Bautista (Lucas 3:21; Juan 3:22-26) y comenzó su ministerio a los -alrededor de treinta años- (Lucas 3:23). Esto coincide con la descripción de la Mishnah. Las escuelas estaban asociadas a la sinagoga local en la Galilea del siglo primero. Al parecer, cada comunidad contrataba a un maestro (llamado respetuosamente "rabino") para la escuela. Aunque este maestro era responsable de la educación del pueblo, no tenía ninguna autoridad especial en la propia sinagoga. Los niños comenzaban a estudiar a los 4-5 años en el Beth Sefer (escuela elemental). La mayoría de los estudiosos creen que tanto los niños como las niñas asistían a la clase en la sinagoga. La enseñanza se centraba principalmente en la Torá, haciendo hincapié tanto en la lectura como en la escritura de las Escrituras. Se memorizaban grandes porciones y es probable que muchos alumnos se supieran toda la Torá de memoria al terminar este nivel de enseñanza. En este punto, la mayoría de los estudiantes (y ciertamente las chicas) se quedaban en casa para ayudar a la familia y, en el caso de los chicos, para aprender el oficio familiar. Es en este momento cuando un chico participaba en su primera Pascua en Jerusalén (una ceremonia que probablemente constituye el trasfondo del actual bar mitzvah en las familias judías ortodoxas de hoy). Las excelentes preguntas de Jesús a los maestros en el templo en su primera Pascua indican el estudio que había realizado.Los mejores estudiantes continuaron su estudio (mientras aprendían un oficio) en el Beth Midrash (escuela secundaria) también enseñado por un rabino de la comunidad
 Aquí (junto con los adultos del pueblo) estudiaban los profetas y los escritos (3) además de la Torá y empezaban a aprender las interpretaciones de la Torá Oral (4) para aprender a hacer sus propias aplicaciones e interpretaciones de forma muy parecida a como lo haría una clase de catecismo en algunas Iglesias hoy en día. La memorización seguía siendo importante porque la mayoría de la gente no tenía su propia copia de las Escrituras, así que tenían que saberlas de memoria o ir a la sinagoga a consultar el rollo del pueblo. La memoria se reforzaba recitando en voz alta, una práctica todavía muy utilizada en la educación de Oriente Medio, tanto judía como musulmana. La repetición constante se consideraba un elemento esencial del aprendizaje (5).Unos pocos (muy pocos) de los alumnos más destacados del Beth Midrash pedían permiso para estudiar con un rabino famoso, a menudo dejando su casa para viajar con él durante un largo periodo de tiempo. Estos estudiantes eran llamados talmidim (talmid, s.) en hebreo, que se traduce como discípulo. Un talmid es mucho más que lo que llamamos estudiante. Un estudiante quiere saber lo que el profesor sabe para la nota, para completar la clase o el grado o incluso por respeto al profesor. Un talmid quiere ser como el profesor, es decir, convertirse en lo que el profesor es. Eso significaba que los alumnos se dedicaban con pasión a su rabino y tomaban nota de todo lo que hacía o decía. Esto significaba que la relación rabino-talmid era un sistema de educación muy intenso y personal. Mientras el rabino vivía y enseñaba su comprensión de las Escrituras, sus alumnos (talmidim) escuchaban, observaban e imitaban para llegar a ser como él. Como resultado, Galilea era un lugar de intenso estudio de las Escrituras. La gente conocía su contenido y las diversas aplicaciones de su tradición. Estaban decididos a vivir según ella y a transmitir su fe, sus conocimientos y su estilo de vida a sus hijos. A este mundo llegó Jesús como niño y, finalmente, como rabino.Jesús el rabinoEl término rabino en la época de Jesús no se refería necesariamente a un cargo u ocupación específicos. Eso sólo sería cierto después de la destrucción del Templo de Jerusalén (70 d.C.). Más bien, era una palabra que significaba "gran" o "mi maestro" que se aplicaba a muchos tipos de personas en el habla cotidiana. Está claro que también se utilizaba como término de respeto hacia el propio maestro, aunque el cargo formal de rabino llegaría más tarde. En un sentido, pues, llamar a Jesús "rabino" es un anacronismo. En otro sentido, el uso de este término para él por parte de la gente de su época es una medida de su gran respeto por él como persona y como maestro y no sólo una referencia a la actividad de enseñanza que realizaba.Mucha gente se refería a Jesús como Rabí. Sus discípulos (Lucas 7:40), los abogados (Mateo 22:35-36), la gente corriente (Lucas 12:13), los ricos (Mateo 19:16), los fariseos (Lucas 19:39) y los saduceos (Lucas 20:27-28). Jesús se ajustaba a la descripción de un rabino del primer siglo, especialmente uno del nivel más avanzado, el que buscaban los talmidim.Viajaba de un lugar a otro con sus discípulos dependiendo de la hospitalidad de otros (Lucas 8:1-3) y a menudo se reunía en casas particulares (Lucas 10:38-42)En los viajes, los rabinos visitaban las sinagogas locales debido a la discusión de las Escrituras que se producía regularmente en estos centros comunitarios (Mateo 4:23)Los rabinos utilizaban métodos similares para interpretar las Escrituras. Por ejemplo, los grandes maestros utilizaban una técnica que hoy se denomina remez o insinuación, en la que utilizaban parte de un pasaje de las Escrituras en la discusión suponiendo que el conocimiento de la Biblia por parte de su audiencia les permitiría deducir por sí mismos un significado más completo. Al parecer, Jesús utilizaba este método con frecuencia. Cuando los niños le cantaron el Hosanna en el Templo y los saduceos exigieron a Jesús que los callara, éste respondió con una cita del Salmo 8:2 "De labios de niños y de párvulos has ordenado la alabanza". Su enfado con Jesús se entiende mejor cuando te das cuenta de que la siguiente frase del Salmo añade la razón por la que los niños y los infantes alabarían, a causa de los enemigos de Dios que serían silenciados (Salmo 8:2). En otras palabras, los jefes de los sacerdotes se dieron cuenta de que Jesús estaba insinuando que eran enemigos de Dios.Otro ejemplo son los comentarios de Jesús a Zaqueo (Lucas 19:1-10). Jesús dijo "Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido". (Lucas 19:10) El trasfondo de esta declaración es probablemente Ezequiel 34. Dios, enojado con los líderes de Israel por dispersar y dañar su rebaño (el pueblo de Israel) declara que él mismo se convertirá en el pastor y buscará a los perdidos y los liberará (salvará). Basándose en esto, la gente de la época de Jesús entendió que el Mesías que vendría "buscaría y salvaría" a los perdidos. Al usar esta frase, sabiendo que la gente conocía la Escritura, Jesús dijo varias cosas. Al pueblo le dijo "Yo soy el Mesías y nada menos que Dios". A los líderes (cuya influencia mantuvo a Zaqueo fuera de la multitud) les dijo "habéis dispersado y dañado el rebaño de Dios
" A Zaqueo le dijo "tú eres una de las ovejas perdidas de Dios, él todavía te ama". Los rabinos utilizaban técnicas de enseñanza similares, como el uso de parábolas. Todavía existen más de 3.500 parábolas de los rabinos del siglo I y las de Jesús están entre las mejores. También utiliza temas similares (terrateniente, rey y agricultor). (Mat. 13:3,34)Jesús parece ser un tipo de rabino que se cree que tiene s'mikhah o autoridad para hacer nuevas interpretaciones. La mayoría de los maestros eran maestros de la Torá (maestros de la ley) que sólo podían enseñar interpretaciones aceptadas. Los que tenían autoridad (hoy "ordenación") podían hacer nuevas interpretaciones y emitir juicios legales. Las multitudes se asombraban porque Jesús enseñaba con autoridad (hebreo s'mikhah, griego exousia) y no como sus maestros de la Torá (Mateo 7:28-29). Jesús fue cuestionado sobre su autoridad (Mateo 21:23-27). Los rabinos invitaban a la gente a aprender a cumplir la Torá. Esto se llamaba tomar "el yugo de la Torá" o "el yugo del reino de los cielos". Los rabinos con s'mikhah tendrían una nueva interpretación o yugo. Los maestros de la Torah enseñarían las interpretaciones aceptadas o el yugo de su comunidad. La invitación de Jesús a los que escuchaban a muchos maestros e interpretaciones ayuda a establecerlo como un rabino presentaría una interpretación que era fácil y ligera (para entender, no necesariamente para hacer) (Mateo 13:11-30). Como tal, probablemente no se dirigía a personas no salvas y cargadas de pecado, sino a personas inseguras de las muchas interpretaciones que escuchaban en el dinámico debate religioso de Galilea.Cumplir la Torá era la tarea de un rabino del siglo I. El término técnico para interpretar la Escritura para que fuera obedecida correctamente era "cumplir". Interpretar la Escritura incorrectamente para que no fuera obedecida como Dios quería era "destruir" la Torá. Jesús también utiliza estos términos para describir su tarea (Mateo 5:17-19). Contrariamente a lo que algunos piensan, Jesús no vino a eliminar la Torá de Dios o el Antiguo Testamento. Vino a completarla y a mostrar cómo guardarla correctamente. Una de las maneras en que Jesús interpretó la Torá fue subrayando la importancia de la actitud correcta del corazón, así como de la acción correcta (Mateo 5:27-28).Los discípulos como talmidimLa decisión de seguir a un rabino como talmid significaba un compromiso total en el primer siglo, al igual que hoy. Como un talmid se dedicaba totalmente a ser como el rabino, habría pasado todo su tiempo escuchando y observando al maestro para saber cómo entender la Escritura y cómo ponerla en práctica. Jesús describe su relación con sus discípulos exactamente de esta manera (Mateo 10:24-25; Lucas 6:40) Los eligió para que estuvieran con él (Marcos 3:13-19) para que pudieran ser como él (Juan 13:15).La mayoría de los estudiantes buscaban a los rabinos que deseaban seguir. Esto le ocurrió a Jesús en alguna ocasión (Marcos 5:19; Lucas 9:57). Había algunos rabinos excepcionales que eran famosos por buscar a sus propios alumnos. Si un estudiante quería estudiar con un rabino, le preguntaba si podía "seguir" al rabino. El rabino consideraba el potencial del estudiante para llegar a ser como él y si asumiría el compromiso necesario. Es probable que la mayoría de los estudiantes fueran rechazados. Algunos, por supuesto, fueron invitados a "seguirme". Esto indicaba que el rabino creía que el talmid potencial tenía la capacidad y el compromiso de llegar a ser como él. Sería una afirmación notable de la confianza que el maestro tenía en el alumno. A la luz de esto, considere si los discípulos de Jesús eran talmidim tal como los entendía la gente de su tiempo. Debían estar "con" él, Marcos 3:13-19; seguirle, Marcos 1:16-20; vivir de acuerdo con sus enseñanzas, Juan 8:31; imitar sus acciones, Juan 13:13-15; hacer que todo lo demás fuera secundario respecto a su aprendizaje del rabino, Lucas 14:26. Esto puede explicar que Pedro caminara sobre el agua (Mateo 14:22-33). Cuando Jesús (el rabino) caminó sobre el agua, Pedro (el talmid) quiso ser como él. Ciertamente, Pedro no había caminado antes sobre el agua ni podía imaginarse ser capaz de hacerlo. Sin embargo, si el maestro, que me eligió porque creía que podía ser como él, puede hacerlo también yo. Fue un milagro, ¡pero era igual que el rabino! Y entonces... dudó. ¿Dudó de qué? Tradicionalmente hemos visto que dudó del poder de Jesús. Tal vez, pero Jesús todavía estaba de pie en el agua. Creo que Pedro dudó de sí mismo, o quizás mejor, de su capacidad para ser empoderado por Jesús. La respuesta de Jesús "¿por qué dudaste?" (14:31) significa entonces "¿por qué dudaste de que yo pudiera darte el poder de ser como yo?" Este es un mensaje crucial para el talmid de hoy. Debemos creer que Jesús nos llama a ser discípulos porque sabe que puede instruirnos, darnos poder y llenarnos de su Espíritu para que podamos ser como él (al menos en nuestras acciones)
 Debemos creer en nosotros mismos. De lo contrario, dudaremos de que pueda utilizarnos y, como resultado, no seremos como él.Ser como el rabino es el principal objetivo de la vida de los talmidim. Escuchan y preguntan, responden cuando se les pregunta, siguen sin saber a dónde les lleva el rabino sabiendo que éste tiene una buena razón para llevarles al lugar adecuado para que su enseñanza tenga más sentido. En la historia registrada en Mateo 16, Jesús caminó casi treinta millas en un sentido para estar en Cesarea de Filipo para una lección que se ajustaba perfectamente al lugar. Seguramente habló con ellos durante el camino, pero todo el viaje parece haber estado orientado a una lección que dura menos de diez minutos (Mateo 16:13-28).Esto significa que el talmid (discípulo) de hoy en día no debe estar menos centrado en el rabino. Debemos estar con él en su Palabra, debemos seguirle aunque no estemos seguros del destino final, debemos vivir según sus enseñanzas (lo que significa que debemos conocer bien esas enseñanzas), y debemos imitarle siempre que podamos. En otras palabras, todo pasa a ser secundario en la vida para ser como él. Cuando habían observado y aprendido durante un tiempo, fueron enviados a comenzar a practicar el ser como el maestro (Lucas 9:1-6; 10:1-24). El asombro de los talmidim al descubrir que podían ser como su maestro es encantador (10:17). Es muy comprensible para cualquiera que haya visto el profundo apego de los talmidim a su rabino incluso hoy en día. Es una gran afirmación cuando un alumno descubre que es posible ser como el maestro. La alegría del maestro no es menor cuando descubre que sus alumnos han aprendido bien y están dotados y capacitados por Dios para actuar como el rabino (Lucas 10:21; véase también Juan 17:16, 18).Cuando el maestro creía que sus talmidim estaban preparados para ser como él, les encargaba que se convirtieran en hacedores de discípulos. Les decía: "En la medida de lo posible, sois como yo. Ahora id a buscar a otros que os imiten. Porque sois como yo, cuando os imiten serán como yo". Esta práctica ciertamente está detrás de la gran comisión de Jesús (Mateo 28:18-20). Aunque en un sentido nadie puede ser como Jesús en su naturaleza divina, o en su perfecta naturaleza humana, cuando es enseñado por el rabino, facultado y bendecido por el Espíritu de Dios, imitar a Jesús se convierte en una posibilidad. La misión de los discípulos era buscar a otros que los imitaran y, por lo tanto, llegaran a ser como Jesús. Esa estrategia, bendecida por el Espíritu de Dios, daría un fruto asombroso, especialmente en el mundo gentil.También ayuda a entender la enseñanza de Pablo, que buscaba hacer discípulos. Invitó a Herodes Agripa y al gobernador romano a ser como él (Hechos 26:28-29). Enseñó a las iglesias jóvenes a imitarle a él y a otros que eran como Jesús (1 Cor. 4:15-16, 11:1; 1 Tes. 1:6-7, 2:14; 2 Tes. 3:7-9; 1 Ti. 4:12. El escritor a los hebreos tenía la misma misión (Heb. 6:12, 13:7).Este es uno de los conceptos más significativos del Nuevo Testamento. Jesús, el Mesías divino, eligió el sistema rabino-talmid. Enseñó como un rabino en situaciones de la vida real, utilizando los métodos más brillantes jamás ideados. Interpretó la palabra de Dios y la completó. Demostró obediencia a la misma. Eligió discípulos a los que capacitaría para ser como él y los guió hasta que empezaron a imitarle. Luego (después del don del Espíritu Santo) los envió a hacer discípulos... a llevar a la gente a imitarlos obedeciendo a Jesús. Y esa estrategia, con la bendición de Dios, cambiaría la más pagana de las culturas. Jesús nos llama a ser sus talmidim. Debemos conocer la Palabra de Dios y la interpretación que hace Jesús de ella. Debemos ser apasionados en nuestra devoción a esa palabra y al ejemplo de Jesús. Al estar llenos de su Espíritu, debemos estar obsesionados con ser como él hasta donde sea humanamente posible. Debemos esforzarnos por relacionarnos con los demás para que nos observen y traten de imitar nuestro amor y devoción a Dios y nuestro estilo de vida similar al de Jesús (1 Cor. 2:16, 11:1; Gál. 3:27). Por la gracia de Dios, esa estrategia PUEDE cambiar la más pagana de las culturas: ¡la nuestra! 1. La Mishnah contiene interpretaciones rabínicas de las Escrituras escritas durante el siglo II d.C. Los eruditos judíos creen que contiene las tradiciones orales presentes durante el siglo I a.C. hasta el siglo I d.C. y, por lo tanto, reflejaría lo que era cierto durante la vida de Jesús.2. Aboth 5:21, The Mishnah, Herbert Danby, ed., Oxford University Press, Oxford, 1985.3. El pueblo judío llama a la Biblia hebrea (Antiguo Testamento) Tanakh un acrónimo tomado de Torah (Pentateuco), Navi'im (Profetas incluyendo los libros de historia ya que la historia es profética), Ketubim (escritos). Los varones comenzaron el estudio de la Torá ya que era el fundamento de la fe judía y se creía que los otros (escritos y profetas) comentaban y aplicaban la Torá.4. La Torá Oral era la interpretación y aplicación de la Torá que se creía que se originaba con Moisés y que se había transmitido oralmente durante siglos. Muchos de los debates de Jesús con los escribas fueron sobre cuestiones de la Torá Oral (Mateo 23:5
 Dios había ordenado el uso de borlas [Lev. 19:18] pero la Torá Oral especificaba la longitud).5. Un excelente tratamiento de esta educación puede encontrarse en The Jewish People in the First Century. ll, de Shmuel Safrai, Amsterdam: Van Gorcum, 1

Comentarios

  • Esta respuesta podría mejorarse con referencias a la Mishnah judía y tal vez a otras tradiciones, como que el rabino sólo tenía 3 talmidim mientras que Jesús tenía doce. También está claro que el ministerio de Cristo al que esos hombres saltaron era diferente al de cualquier otro maestro. Disfruté de esta respuesta e hice que se investigara. Siento que le faltan referencias que sugiere. –  > Por Marc.
  • @Marc Como dije en el preámbulo de mi respuesta, esto es básicamente un resumen de este artículoque proporciona sus fuentes. –  > Por ShemSeger.
  • @ShemSeger ¿Y si el enlace se rompe, entonces qué? Sugiero resumir las fuentes como una nota al final para que como respuesta independiente esto no sufra de la ruptura del enlace. –  > Por KorvinStarmast.
Gregory Magarshak

Jesús era capaz de hacer milagros y sanar a personas incluso que estaban lejos. Jesús también fue capaz de conseguir instantáneamente que la gente se liberara de los demonios y le siguiera. Dios le dio a Jesús el poder de afectar la mente de las personas.

De Juan: «Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y me siguen. Yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás; nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno».

Muchos cristianos interpretan que esto significa que Jesús es Dios, pero en cualquier caso está claro que Jesús y Dios son uno en su propósito. Así que lo que Jesús necesitaba que sucediera, sucedió.

¿Cómo sucedió exactamente? El Espíritu Santo también estaba trabajando en esos días, haciendo que la gente se diera cuenta de las cosas. Es de suponer que no en la medida en que los profetas fueron capaces de percibir la palabra de Dios, pero los pescadores sintieron inmediatamente algo que les impulsó a seguir a Jesús.

¡Ojalá todos tuviéramos esa sensación! Entonces sabríamos con seguridad por qué creemos en lo que creemos.

timf

¿Por qué se sintieron impulsados a «dejarlo todo» y a seguirle «inmediatamente»?

Había gente que tenía fe y buscaba al Mesías.

Juan 1:41 Primero encuentra a su propio hermano Simón y le dice: Hemos encontrado al Mesías, que es, interpretado, el Cristo.

Juan 1:45 Felipe encuentra a Natanael y le dice: Hemos encontrado a aquel de quien escribieron Moisés en la ley y los profetas: Jesús de Nazaret, hijo de José.

La idea de una restauración del reino en Israel habría conmovido el corazón de la mayoría de los judíos. Puede que no tuvieran una idea tan clara de la salvación personal y de la nueva vida en Jesús. Sin embargo, su respuesta fue coherente con los que eran «de la verdad».

Juan 18:37 Pilato le dijo: «Entonces, ¿eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad oye mi voz.

Lucas 24:32 Y se decían unos a otros: ¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros, mientras nos hablaba por el camino, y mientras nos abría las Escrituras?

El abandono del empleo no tendría los efectos devastadores de la pérdida del sostén de la familia en la actualidad. La mayoría de la gente tenía familias extensas que, por reflejo, habrían asumido cualquier necesidad de apoyo.