¿Qué significa el sacrificio vivo en Romanos 12:1?

Richard preguntó.

Este pasaje es un poco vago a primera vista:

Romanos 12:1 (NVI)
Por lo tanto, os exhorto, hermanos, en vista de la misericordia de Dios, a que ofrezcáis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios; éste es vuestro verdadero y propio culto.

¿Qué significa exactamente ofrecer sus «cuerpos en sacrificio vivo»? ¿Y por qué era su «verdadera y propia adoración»?

Comentarios

  • Significa no arrastrarse fuera del altar. –  > Por Frank Luke.
7 respuestas
Kazark

Antecedentes

Este versículo es el comienzo de la llamada de Pablo a una vida santa (imperativo) sobre la base del rico Evangelio que ha presentado (el indicativo: justificación, regeneración, santificación…). Y Pablo, como es típico de la organización y cuidado de su pensamiento y especialmente de Romanos, da este versículo y un resumen o declaración de tesis de todo lo que va a decir durante la parte imperativa de la carta.

Traducción

Yo traduciría el versículo de la siguiente manera

Así que os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, vuestro culto espiritual/razonable.

Sacrificio

Posibles razones para usar el término sacrificio:

  • Los que están en Cristo imitan a Cristo y comparten sus sufrimientos en esta vida. Aunque su sacrificio no es redentor (en lugar de otro), sin embargo debe ser por otrocomo el suyo.
  • Connotación de sangre y vísceras: el lector está llamado a una vida de sufrimiento al servicio de Dios.
  • La entrega de lo mejor de uno a Dios (no se aceptaban sacrificios manchados).
  • Entrega total: un sacrificio no es algo que se recupere.
  • La sustitución del sistema del Antiguo Testamento: donde se ofrecían toros y cabras, los lectores debían ofrecerse a sí mismos.

Vivir

La sigma en el participio ζῶσαν es porque es femenino, no porque sea aoristo. Es un participio presente y como tal tiene un aspecto continuo al igual que el participio español vivo. «El sacrificio vivo contrasta con los que se mataban y se refiere a una dedicación constante» (La Nueva Clave Lingüística y Exegética del Nuevo Testamento Griego).

Espiritual

Esto es λογικός, refiriéndose al espíritu humano, no el más típico πνευματικός, que se refiere normalmente al Espíritu de Dios y a veces a los espíritus malignos. Se discute su significado preciso en este contexto (de ahí que la NVI lo traduzca como «verdadero y propio»), pero creo que, como mínimo, sirve para contrastar con «cuerpos»: sí, deben ofrecer sus cuerpos, pero ese sacrificio no debe pensarse de forma meramente externa.

Resumen

Pablo ordena a sus lectores que se entreguen totalmente a Dios. Como señala Paul Washer en varios de sus sermones, aquí no pretende restringir el mandato a los cuerpos físicos. Más bien, para que no se haga de la santidad algo efímero, da una encarnación concreta del mandato de santidad. Este es un culto verdadero y propio, porque el antiguo sistema de toros y machos cabríos ha desaparecido, y porque el verdadero culto a Dios es una acción integral del hombre. Dios pide una devoción total, no parcial, de cuerpo y alma. Sin embargo, una vez más, incluso el hecho de que les inste a ofrecer indica que el mandato se dirige al alma humana y, por tanto, se trata de una devoción total.

Comentarios

  • El participio, sin embargo, está subordinado al verbo principal, παραστῆσαι. Yo sostendría que el enfoque no se centra tanto en trazar un contraste entre el antiguo sistema de sacrificios, sino en el proceso constante e iterativo que define una forma de vida en la segunda parte de la definición de Rogers. –  > Por swasheck.
  • @swasheck Podría estar dispuesto a comprar eso. Mi griego aún no es lo suficientemente bueno como para entender los detalles de dónde está el énfasis en las distinciones finas sin la ayuda de materiales adicionales. (Aunque he estudiado griego por mi cuenta bastante, en realidad aún no he cursado el segundo año de griego en un aula). –  > Por Kazark.
  • No me malinterpretes: tu respuesta aborda con precisión la pregunta y maneja responsablemente el texto. Sólo defiendo tu conclusión a partir del texto y no de los paralelismos cognitivos –  > Por swasheck.
  • Paul Washer sobre Romanos 12:1. –  > Por Kazark.
swasheck

Romanos fue escrito a la iglesia romana, la cual había pasado por una serie de eventos significativos que pueden haber causado una severa crisis de identidad. Parece que había una población judía bastante importante en Roma, y algunos de ellos eran cristianos (por ejemplo, Priscila y Aquila). La mayoría, si no todos, habrían sido expulsados en el año 49 bajo el emperador Claudio. Por lo tanto, esto habría dejado a los creyentes gentiles como la influencia dominante en la iglesia. Luego, se permitió a los judíos regresar a Roma y la identidad de la iglesia tendría que cambiar de nuevo.

A partir de Romanos 9, Pablo inicia una conversación específica con un público judío. Toda la conversación hasta este punto había sido sobre las formas específicas en que Dios ha invitado a los gentiles a la familia. El capítulo 9 es un recordatorio del estatus privilegiado que los judíos tenían a los ojos de Dios y un recordatorio de que no han sido olvidados. Esta sección continúa en el capítulo 11, en el que se inicia la transición hacia este llamamiento a la unidad. Esta es la nueva realidad, no sólo para la Iglesia de Roma, sino para la Iglesia en su forma más amplia. El original sigue intacto (con algunas modificaciones importantes), pero hay un nuevo «brote de olivo» que crece dentro de él y que ahora se ha injertado en el árbol.

Romanos 12:1 comienza con el conspicuo «Por lo tanto» y luego está el aoristo, activo, infinitivo παραστῆσαι («estar (estar) presentes») que puede llevar un sentido ingresivo (es decir, tienen que comenzar la conducta), por lo que «os exhorto a comenzar a presentar vuestros cuerpos como sacrificios vivos.» Los sacrificios mueren. Ese es uno de los objetivos del sacrificio, sustituir al ofensor. Sin embargo, Pablo ya ha establecido claramente que este sacrificio ya ha sido hecho, y que el cristiano ya ha llegado a identificarse con eso. Sin embargo, los sacrificios eran también una señal continua de compromiso con un pacto, algo de mantenimiento de la relación o una muestra de que se continúa en el compromiso que se ha hecho. Como tal, con sus cuerpos, la vida diaria y todo lo que abarca esa vida diaria (como ya ha señalado maravillosamente @Kazark) debe reflejar su compromiso continuo con el pacto que Dios ha hecho con ellos.

Salomón R.

El lenguaje utilizado en Rom 12:1 es simbólico del servicio relacionado con el templo y los altares por parte de los sacerdotes, pero no de la manera que usted piensa. Pablo nunca tuvo la intención de exigir a los cristianos que imitaran el sacrificio final de Jesús esperando que sus buenos modales en la carne fueran un sacrificio agradable a Dios porque está escrito «En nuestra carne no habita nada bueno».

Más bien, debido a que estaban experimentando una crisis de identidad con respecto a si el judío y su pacto eran todavía necesarios y si no, a qué debía referirse el gentil para su acceso a cristo; Pablo señala que sus cuerpos son santos y aceptables debido al sacrificio de cristo. La crisis de identidad les habría hecho rehuir el ministerio y tener una falta de confianza para presentarse ante Dios en cualquier capacidad. Pablo les asegura que pueden estar en pie sin los ritos judíos. Son aceptables. Si hubieran sido sacerdotes como en los viejos tiempos, su comisión o servicio en el altar en las cosas de Dios habría sido aceptado. Continúa en el capítulo animándoles a profetizar, exhortar a otros, etc. Son las «misericordias de Dios» las que lo han hecho posible.

Un sacrificio no sólo connota la cosa que debe sufrir, sino que un sacrificio era también símbolo de la cosa que agradaba a Dios cuando se ofrecía. Es muy posible que Pablo esté alentando una confianza en los gentiles antes desechados, para acercarse al trono de la gracia con audacia en la santidad que Cristo hizo posible. En las antiguas imágenes y tipos del servicio del templo serían tan aceptables y agradables como la fragancia del sacrificio que al quemarse ascendía al cielo.

2 Corintios 2:15 Porque somos para Dios olor grato de Cristo, en los que se salvan…

Es justo que liberemos nuestro agradable sabor como sacrificios que están vivos. Nuestra misma condición de cristianos en Cristo nos permite aparecer o presentar nuestros cuerpos como agradables ya en la presencia de Dios.Debemos llevarnos como un pueblo redimido, de acuerdo. Sin embargo, el que lo hagamos no ayuda de ninguna manera al proceso que inicialmente nos hizo aceptables. Pablo está diciendo a los romanos: «Considérense presentables ante Dios como el sacrificio que sirve para liberar un dulce sabor ante Dios».

Cuando Dios vino a buscar a Adán en el Edén, Adán no estaba presentable y como resultado no se presentó ante Dios. Dios sigue llamando a Adán en Romanos 12:1 para que se presente ante Dios y sea lavado y ungido y empleado de nuevo en un servicio razonable o activo y aceptable. El servicio en el altar por parte del cristiano del nuevo testamento es aparecer como un hijo adoptivo y no como un esclavo contratado.Su ofrenda es más una conciencia confiada y purificada en contraposición a aparecer ante Dios constantemente en el miedo y la desconfianza. Un hombre se presenta aceptablemente ante Dios cuando su conciencia está purificada de la confianza en las obras muertas y la culpa. Es más una buena conciencia que los buenos modales lo que hace que un cuerpo sea presentable ante Dios. Adán se preocupó por la aparición de su desnudez. Dios le preguntó: «¿Quién te ha dicho que estás desnudo?». El buen comportamiento comienza en la mente. Los cuerpos pecadores también lo toman de la mente.

Me arriesgaría a interpretar que Rom 12:1 está diciendo lo siguiente;Hebreos 10:22 Acerquémonos con corazón verdadero y con plena certeza de fe, purificados nuestros corazones de una mala conciencia, y lavados nuestros cuerpos con agua pura.

G. R. Wilbourn

Mira algunas escrituras para ayudar a llegar debajo de las palabras en la página: «No es Dios de los muertos, sino de los vivos, porque para él todos son vivos» Lucas 20:38; «Si la semilla cae en la tierra y muere, da mucho fruto» Juan 12:24; y lee en Gálatas 3:15-29 sobre la «semilla» de Abraham; «No es un novato, para que no se ensoberbezca y caiga en la condenación del diablo». 1Timoteo 3:6, y cuando la palabra «novato» aparece, la palabra griega es «neófito», que significa nuevo convertido, o semilla recién plantada. Así que usando esas pocas escrituras meditamos en eso y entendemos que Pablo nos está diciendo acerca de ser iniciados en los misterios del reino a través de enfrentar la muerte de la naturaleza natural inferior, («Yo enfrento la muerte cada día-sí, tan ciertamente como me jacto de ti en Cristo Jesús nuestro SEÑOR» 1 Cor 15:31). De hecho, toda la Epístola a los Romanos de Pablo es un tratado sobre el tema de reclutar la mente humana para iniciar el proceso de recibir la revelación de Cristo en el Evangelio. Romanos sería el trabajo del primer grado de iniciación, que es morir en la carne y sembrar en el espíritu, así es como ofrecemos nuestros cuerpos como un sacrificio vivo. Este es el comienzo de la adoración espiritual adecuada. Manténgalo simple y la revelación ocurre.

¿Qué significa el sacrificio vivo en Romanos 12:1?

La contraparte del Antiguo Testamento de Romanos 12:1 se encuentra en todo el capítulo 1 de Levítico: el holocausto. Este sacrificio NO es obligatorio.

Quemado significa detener las pasiones carnales.Este sacrificio debe ser sin fermentar o sin levadura (sin pecado).Debe ser horneado (para evitar que la levadura o el pecado dentro del alma suba). La harina de trigo fina simboliza las revelaciones refinadas. Debemos masticar o rumiar las revelaciones divinas. Las pezuñas partidas hablan de dos Testamentos, el asno (AT) y el potro (NT).El aceite es símbolo de la unción del Espíritu Santo.

Levítico 11:2-3 Biblia de Estudio Berea

«Di a los israelitas: ‘De todos los animales de la tierra, podéis comer cualquier animal de pezuñas partidas y que rumie’.

Jesús recomendó que un buen maestro bíblico debe alinear las revelaciones fundacionales con las revelaciones del nuevo pacto.

Mateo 13:52 (NKJV)

«Entonces les dijo: «Por lo tanto, todo escriba (maestro) instruido acerca del reino de los cielos es como un padre de familia que saca de su tesoro cosas nuevas (del Nuevo Testamento) y antiguas (del Antiguo Testamento)».


Extractos de Orígenes Adamantius «Hombre de Acero», Homilía del Levítico 1

  1. Por eso, al principio del Levítico, dice: «El Señor llamó a Moisés y le habló desde la Tienda del Encuentro» para que anunciara públicamente a los hijos de Israel las leyes de los sacrificios y las ofrendas. Dice: «Si una persona trae una ofrenda al Señor, debe hacer la ofrenda de ganado vacuno u ovino», es decir, de corderos o cabras. «Pero si es de aves, entonces tórtolas o palomas jóvenes».

(2) «Pero si» no una persona sino «el alma debe traer una ofrenda a Dios», dice, «debe ofrecer pan sin levadura cocido con harina de trigo fina en un horno, o al menos harina de trigo fina cubierta en una sartén con aceite o al menos volteado en aceite de una plancha pequeña».

(3) Luego se nos enseña que nada en absoluto «fermentado» debe ser ofrecido en el altar de Dios. Tampoco se debe mezclar la «miel» con los sacrificios de ninguna manera. Más bien, todo el sacrificio u ofrenda debe salado con sal.

(4) En segundo lugar, enseñó sobre los «sacrificios de primicias» que manda ofrecer al Señor «frescos, cocidos y bien limpios».

(5) Después de estas cosas, bajo las mismas clases de ley relativas a los «sacrificios saludables», se nos manda ofrecer primero «de terneros», segundo, «de ovejas». Entre éstos pueden ofrecerse «corderos» o «cabras», «machos» o «hembras». Y prescribe que, además de estos animales, no se ofrezca nada en los sacrificios salutíferos.

(6) Pero retrocedamos un poco y veamos en primer lugar lo que quiere decir cuando dice: «Si una persona presentara una ofrenda como si otra persona pudiera ofrecer algo. Y, en todo caso, debería haber bastado con decir: «Si alguno de vosotros presentara una ofrenda», pero ahora dice: «Si una persona presentara una ofrenda»; y en lo que sigue, dice «Pero si un alma presenta una ofrenda».

Más adelante, en las cosas que vienen a continuación, cuando el Señor habla ahora a Moisés por segunda vez y ordena acerca de los sacrificios que deben ofrecerse por el pecado, habla así «Si el sumo sacerdote peca, ofrecerá esto y aquello. O bien, «si toda la sinagoga peca» o «si el príncipe peca» o «si una sola alma peca, se ordena a cada uno lo que ofrecerá». ¿Por qué, pues, pensamos que esta distinción de personas no es importante para que, efectivamente, a uno se le ordene ofrecer bajo el nombre de «una persona», a otro bajo el de «un alma», a otro bajo el de «un sumo sacerdote», pero a otro bajo el de «sinagoga», incluso a otro bajo el de «un príncipe», o bajo el apellido de «un alma sola»?

Yo mismo, mientras tanto, en mi humilde entendimiento, pienso que, a quien llamó «una persona» en este lugar y colocó en primer lugar entre todos para hacer un sacrificio a Dios, debe entenderse como toda la raza humana y que se llama «una persona» a quien ofrece «un ternero sin defecto del rebaño como holocausto completo».

(7) Además, fíjate si este «ternero sin defecto» no es aquel «ternero cebado’ que el padre, que había perdido a su hijo que «había malgastado todos sus bienes», mató por aquel que había regresado y le había sido devuelto; e hizo una gran fiesta y tuvo una gran alegría, de modo que también, «los ángeles del cielo se alegran por un pecador que se arrepiente.» Esta persona que «se había perdido y fue encontrada», ya que no tenía nada de su propia sustancia que pudiera ofrecer, pues «había despilfarrado todas las cosas viviendo lujosamente, encontró este ternero que, en efecto, fue enviado del cielo, pero que provenía del orden de los patriarcas y seguía de las generaciones sucesivas de Abraham.

Por eso no dice «becerro» y se detiene, como si pudiera parecer que se mandaba cualquier becerro, sino «un becerro de los toros»; es decir, uno que provenía de la generación de los patriarcas.

(8) Además, es «un macho sin defecto». Es verdaderamente «un macho» que no conoce el pecado que es de la fragilidad femenina. Por lo tanto, sólo ese «varón», sólo él es «sin mancha», que «no pecó y no se halló engaño en su boca, y que «es aceptable ante el Señor», es ofrecido «a la puerta del tabernáculo». «A la puerta del tabernáculo» no es dentro de la puerta, sino fuera de ella. Porque Jesús estaba fuera de la puerta, «porque vino a los suyos y los suyos no lo recibieron. Por lo tanto, no entró en ese tabernáculo al que había venido, sino que «a la puerta del mismo» fue ofrecido en holocausto completo, ya que sufrió «fuera del campamento».

(2) Yo mismo pienso que el sacerdote que quita la piel «del becerro’ ofrecido como «holocausto completo» y arranca la piel con la que están cubiertos sus miembros es el que quita el velo de la letra de la palabra de Dios y descubre sus partes interiores que son miembros del entendimiento espiritual. No pone estos miembros de la Palabra que se conocen interiormente en un lugar vil, sino en uno alto y santo, es decir, lo pone «sobre el altar» cuando explica los misterios divinos no para los hombres indignos que llevan una vida vil y terrenal, sino para aquellos que son el altar de Dios, en los que el fuego divino siempre arde y la carne siempre se consume.

(3) Sobre estos, se coloca el «becerro del holocausto completo» que fue dividido miembro por miembro. Porque divide «el ternero miembro por miembro» quien puede explicar en orden y hablar con la debida distinción qué ventaja tuvo «tocar el borde» de Cristo; «haber lavado sus pies con lágrimas y haberlos limpiado con los cabellos de su cabeza; y cuánto más (una ventaja) debería ser «haber ungido su cabeza con ungüento»; pero también «haberse recostado sobre su pecho que tiene preeminencia». Por lo tanto, discutir las causas de estas cosas individuales y acomodar algunas, ciertamente, a los que están comenzando; otras a los que ahora están progresando en la fe de Cristo; y otras a los que ya son perfectos en su conocimiento y amor: esto es «haber dividido el ternero miembro por miembro.»

(4) Pero también sabe mostrar cuáles eran los principios de la Ley, qué progresos se añadieron en los Profetas, pero qué terminación se encuentra en la plenitud de los Evangelios; o quién puede enseñar con qué «leche» de la palabra «han de ser alimentados los niños pequeños en Cristo», y con qué alimento han de ser restaurados aquellos «que están debilitados en la fe», e incluso cuál es el «alimento sólido y fuerte, con el que han de ser «engordados» los atletas de Cristo; El que sabe separar estas cosas tan diversas con la razón espiritual, tal maestro puede ser visto como el sacerdote que «coloca sobre el altar todo el holocausto que fue dividido miembro por miembro. «

(5) Y el que añade «la leña sobre el altar con la que se enciende y arde el fuego, es aquel cuya palabra trata no sólo de las virtudes corporales de Cristo, sino también de su divinidad. Pues la divinidad de Cristo es de lo alto por lo que este fuego se inflama. Por lo tanto, el fuego celestial consumió todas estas cosas que fueron hechas en el cuerpo por el Salvador y restauró todas las cosas a la naturaleza de su divinidad. Sin embargo, este fuego se enciende por la madera que se le lleva; porque el sufrimiento de Cristo en la carne fue hasta la «madera». Pues cuando fue suspendido en el madero, la dispensación de la carne estaba terminada; resucitando de entre los muertos, ascendió al cielo, donde de nuevo se pone de manifiesto su naturaleza ardiente. Y desde este lugar, el Apóstol dijo: «Aunque hayamos conocido a Cristo según la carne, ahora ya no lo conocemos así. En efecto, todo el holocausto de su carne que se ofreció a través del madero de la cruz unió lo terrenal con lo celestial, lo humano con lo divino.

(6) La palabra de instrucción manda «lavar con agua las partes internas junto con los pies, anunciando el sacramento del bautismo mediante una profecía figurada. Pues quien limpia su conciencia lava «las partes internas»; se lava los pies quien recibe la plenitud del sacramento y sabe que «quien está limpio no necesita nada más que lavarse los pies, y que «nadie puede tener parte con Jesús si no se ha lavado los pies».

5. Pero si quieres entender estas cosas en el sentido moral, entonces tienes «un becerro’ que debes ofrecer. El «becerro» es tu carne y es en verdad sumamente orgulloso. Si deseas presentarlo como ofrenda al Señor, entonces lo mantienes inmaculado y puro, lo traes «a la puerta de la Tienda», es decir, donde pueda escuchar los libros divinos. Tu ofrenda debe ser «un macho». No debe conocer a una hembra; debe evitar la concupiscencia; debe evitar la debilidad. No debe requerir nada disoluto o pervertido. Y también, «pon tu mano sobre tu ofrenda» para que sea aceptable al Señor.

Mátala «ante el Señor», es decir, ponle la brida de la continencia y no retires de ella la mano de la disciplina, como aquel que puso la mano sobre su propia carne, aquel que dijo: «Torturo mi cuerpo y lo someto a la esclavitud, no sea que, habiendo predicado a otros, yo mismo me vuelva réprobo». Y mátalo «ante el Señor» mortificando sin vacilar tus «miembros» «que están sobre la tierra». Y «los hijos del sacerdote Aarón» deben ofrecer su sangre. El sacerdote y sus hijos son en ti la mente que es también su entendimiento en ti que eres llamado con razón sacerdote e «hijos de un sacerdote», pues son los únicos que perciben a Dios y son capaces del conocimiento de Dios. Por eso, la palabra divina desea que ofrezcáis vuestra carne a Dios en pureza con entendimiento razonable, como dice el Apóstol: «Ofrenda viva, santa, agradable a Dios, vuestro servicio razonable». Ofrecer sangre en el altar por medio del sacerdote o de los hijos del sacerdote es hacerse puro tanto en cuerpo como en espíritu.

(2) Porque también hay otros que ofrecen su carne como holocausto completo, pero no por medio del ministerio del sacerdote. No ofrecen a sabiendas ni según la Ley que está en la boca del sacerdote. En efecto, son puros de cuerpo, pero se encuentran impuros de espíritu. Porque, o bien se contaminan con la concupiscencia de la gloria humana, o se contaminan con la lujuria de la avaricia, o se ensucian con la desgracia de los celos y la malicia, o se atormentan por estar locos de odio y con un exceso de ira. Es posible que tales personas sean puras de cuerpo. Sin embargo, no ofrecen sus holocaustos completos a través de las manos y el ministerio del sacerdote. Porque no tienen en ellos el consejo y la prudencia con los que realizar la función sacerdotal en la presencia de Dios. Son como aquellas «cinco vírgenes insensatas» que ciertamente se mantenían vírgenes y tenían la pureza de cuerpo. Pero no supieron almacenar el «aceite» de la caridad y de la paz y las restantes virtudes «en sus jarrones»; y por eso fueron excluidas de la cámara nupcial del novio. De ahí que la sola continencia de la carne no pueda llegar al altar del Señor si le faltan las restantes virtudes y el ministerio sacerdotal.

(3) Y, por tanto, los que leemos o escuchamos estas cosas debemos atender a ambas partes para ser puros de cuerpo, rectos de mente, puros de corazón, reformados en nuestras costumbres. Debemos esforzarnos por progresar en las obras, ser vigilantes en el conocimiento, en la fe y en las acciones, y ser perfectos en las obras y en el entendimiento, a fin de que seamos dignos de ser conformados a la semejanza de la ofrenda de Cristo, por medio de nuestro Señor Jesucristo mismo, por quien a Dios Padre Todopoderoso con el Espíritu Santo sea «la gloria y el poder por los siglos de los siglos». Amén.

usuario26078

Rumiador

En todo el imperio romano (y en todo el mundo) tanto los judíos como los gentiles estaban acostumbrados a la idea de que el culto implicaba sacrificios. ¿Qué deidad en su sano juicio no aprecia una barbacoa sazonada con sal? Y después de haber comido una buena comida, la deidad está más dispuesta a ser misericordiosa y proporcionar lluvia y victorias militares a los adoradores.

Los gentiles de Atenas, al querer cubrir sus bases, colocaron ofrendas en un altar con una nota que decía esencialmente «Estas ofrendas son para cualquier deidad no cubierta por las ofrendas a las deidades que ya conocemos»:

RV Hechos 17:23 Porque al pasar y ver vuestras devociones, encontré un altar con esta inscripción: AL DIOS DESCONOCIDO. A quien, pues, adoráis ignorantemente, os lo declaro.

Pablo, al igual que los profetas judíos, señala que el único Dios verdadero no necesita nada y que no se le adora propiamente con regalos de comida y bebida u oro o plata:

Hechos 17:

24 Dios, que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él, siendo el Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas; 25 ni es adorado por manos de hombres, como si necesitara algo, pues él da a todos la vida, el aliento y todas las cosas;

NIV Salmo 50:

7 «Escucha, pueblo mío, y hablaré; testificaré contra ti, Israel: Yo soy Dios, tu Dios. 8No tengo ninguna acusación contra ti en cuanto a tus sacrificios o a tus holocaustos, que siempre están delante de mí. 9No tengo necesidad de un toro de tu establo ni de cabras de tus corrales, 10pues todo animal del bosque es mío, y el ganado de los mil montes. 11Conozco todas las aves de las montañas, y los insectos de los campos son míos. 12Si tuviera hambre no te lo diría, porque mío es el mundo y todo lo que hay en él. 13¿Acaso como carne de toro o bebo sangre de cabra? 14 «Sacad ofrendas de agradecimiento a Dios, cumplid vuestros votos al Altísimo, 15e invocadme en el día de la angustia; os libraré y me honraréis.»

El nuevo enfoque de Pablo: «servicio divino según el conocimiento»

En Romanos 12 Pablo expone el nuevo paradigma del culto a Dios que implica un «sacrificio vivo» en el que se ofrece el propio cuerpo, vivo para el servicio divino (λατρείαν). Les exhorta a barrer el pensamiento característico de los que no conocen a Dios y a pensar de una manera nueva, según el conocimiento del Dios verdadero para poder agradar a Dios y determinar la voluntad de Dios en base al entendimiento:

Biblia NET Romanos 12:

1 Por eso os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio, vivos, santos y agradables a Dios, que es vuestro culto racional (τὴν λογικὴν λατρείαν ὑμῶν). 2 No os conforméis a este mundo actual [ignorante], sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que podáis probar y aprobar cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno y agradable y perfecto.

Lavapiés

Excelente observación de Juan. El profesor N. T. Wright plantea este punto de vista en su debate en Youtube sobre «Cómo Dios se convirtió en rey» cuando señala que los cristianos se contentan con aceptar que Cristo murió por nuestros pecados, ganando así la entrada al cielo para todos los que creen en Él, y descartan todo lo que ocurrió entre su bautismo y la expiación. Los Evangelios Sinópticos se toman muchas molestias para describir ese período, y por una razón. Son un modelo, una senda, un Camino para que sus discípulos, pasados y presentes, se EMULEN. Wright dice que la Cruz proyecta una sombra sobre todo su ministerio. Cada vez que Cristo habla o actúa, está ENTREGANDO SU VIDA. Trataré de ampliar esta respuesta. ¡HAGA, HAGA AVANZAR HASTA EL 45:00 y vea hasta el 49:30 en el clip de video de arriba!

Transcripción del Video Cómo Dios se convirtió en Rey

47:10 (TIEMPO) Pres MBI: ¿Cómo se evita el error de añadir la historia de la crucifixión como el triste final de una historia prometedora del reino de Dios? Si puedo aclarar esto en relación con la pregunta «¿Cuál sería la conexión entre la crucifixión y la resurrección y el reino de Dios que Él proclamó en su breve ministerio terrenal?»

NTW: El libro aborda exactamente eso con cierto detalle. A lo largo de todo el libro, desde el principio de Marcos, cuando Jesús está haciendo todo eso del reino, hay oposición, hay amenazas, hay complots, hay acusaciones. La sombra de la Cruz se proyecta sobre la historia del reino de Dios desde el principio. Al igual que cuando Jesús va a la Cruz, el evangelista deja claro que esto no es otra cosa que el clímax de su obra del reino cuando es crucificado con las palabras «Rey de los judíos» sobre su cabeza.

El punto es que cuando Jesús está haciendo todas esas «cosas del reino», está entregando figurativamente su vida, recogiendo su cruz, DIARIAMENTE.

Lucas 9:23-24 NET Entonces les dijo a todos: «Si alguno quiere ser mi seguidor, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la salvará.

No es tarea fácil asomar el cuello y proponer una interpretación de un texto o rezar para que un ciego sea curado (ambas cosas son curar la ceguera, aunque una sea espiritual frente a la física). El fracaso en cualquiera de los dos casos invita al ataque. La confianza en Dios es reivindicada cuando se producen las curaciones, siendo Jesús resucitado en cada ocasión. La gente cree y se salva.

Juan 15:13 NET Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos.

La confianza en Dios es lo que permite superar los obstáculos, ya sean los «gigantes» de Canaán o la Ley del Sinaí. La victoria conduce a la entrada en la Tierra Prometida, el Reino de Dios. La confianza de Josué limpia al pueblo, pero para limpiar la tierra la confianza debe ser un sacrificio físico, el acto epónimo en el Calvario. Recoger la cruz no es allí sólo figurativo, sino real.

Un pueblo puro en una tierra pura es una combinación poderosa. Jesús purificó su mente y su cuerpo, durante la estancia en el desierto, allí donde Israel fracasó. Ahora vive la vida eterna, el poder subyugante que la vida asignó a Adán: hasta el viento y las olas le escuchan. Sin embargo, cada vez que ejerce ese poder, toma su vida en sus manos. ¿Seguirá Dios reivindicando su paso por la fe? Los resultados se ven claramente, ya que las maldiciones de la Caída retroceden, hasta que incluso la muerte física debe ser vencida.

Ahora Jesús entrega su vida, rindiéndose a las autoridades, regresando a Jerusalén, a una muerte segura. ¿Vindicará Dios de nuevo la obediencia de Jesús, confirmando que el Segundo Adán tiene el poder de ordenar que incluso la muerte venga y se vaya, además de derrotar de nuevo a sus adversarios demostrando sus afirmaciones (y salvando incluso a más personas en el proceso)? La obediencia previamente recompensada por la entrada en la Tierra Prometida, donde la obediencia empoderada es nuevamente recompensada al ser confirmada como perteneciente a Dios. Y quién mejor para ser usado como prueba para esto que Aquel que entregará Su vida sólo para tomarla de nuevo.

Juan 10:17 NET Por eso me ama el Padre: porque doy mi vida, para volver a tomarla.

Hebreos 3:15-19 NET Como dice: «¡Oh, que hoy escuchéis como él habla! No endurezcáis vuestros corazones como en la rebelión». Porque ¿quiénes escucharon y se rebelaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto bajo el liderazgo de Moisés? ¿Y contra quiénes provocó Dios durante cuarenta años? ¿No fueron los que pecaron, cuyos cadáveres cayeron en el desierto? ¿Y a quiénes juró que nunca entrarían en su reposo, sino a los desobedientes? Vemos, pues, que no pudieron entrar a causa de la incredulidad.

Hermanos y hermanas, esforzaos por entrar en ese reposo. Tengan presente este versículo, como un recordatorio de que el empoderamiento es de Dios, para que no se esfuercen en la carne:

Éxodo 14:14 NET El Señor luchará por ti, y tú puedes estar tranquilo».

Por eso el descanso es un verdadero descanso:

Mateo 11:28 NET Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os haré descansar.

Por favor, critique lo anterior y aporte lo que pueda mejorarse.