¿Cuántas veces negó realmente Pedro a Cristo?

Fred Oakman preguntó.

Los cuatro evangelios registran que Pedro negó a Jesús 3 veces, pero parece que registran eventos diferentes. O bien se pueden conciliar las tres, o bien hubo más de tres negaciones. Mirando los contextos de las negaciones, parece que Pedro negó dos veces ante una sirvienta, también negó ante otra sirvienta, también ante un hombre y otra vez ante un grupo de hombres. O mirando las preguntas específicas dadas a Pedro, de nuevo parece que hubo más de tres preguntas diferentes a las que Pedro negó.

Supongo que la pregunta podría ser, ¿cuántas negaciones crees que hubo, y si sólo fueron tres, qué negaciones crees que se deben mezclar?

Comentarios

  • La resolución implica: 1) admitir el error en el texto original, o 2) el error en los textos posteriores que tenemos, o 3) confluir las negaciones, estableciendo quizás pautas interesantes sobre lo literal que es un texto o lo que se puede retorcer, o 4) entender que la predicción de Jesús se entiende mejor como «al menos 3 veces me negarás.» –  > Por Fred Oakman.
  • @Fred Oakman Estas sí difieren mucho. Parece que en Mateo y Marcos (RV) Pedro contesta fuertemente a las declaraciones y casi señala con el dedo, a las criadas y luego a los transeúntes; termina maldiciendo y jurando. En Lucas contesta tranquilamente a las declaraciones con un simple «yo no soy» o «no lo conozco», primero a una criada, luego a un hombre y después a otro hombre. En Juan también contesta con calma, pero en realidad respondiendo a preguntas; éstas son de una criada, luego de un grupo, luego de un siervo. –  > Por Juan Martín.
  • @FredOakman o en mi caso, la resolución (ver mi respuesta más abajo) no fue precisamente ninguna de esas cuatro, sino que fue no admitir el error en el texto (original o copias conservadas con exactitud); no confundir estrictamente, sino buscar cuidadosamente ideas paralelas no contradictorias para guiar en alinear de los relatos; todo ello manteniendo una sin torceduras hermenéutica, que incluía mantener tres negaciones antes de de que un gallo cantara (por lo que no se necesita un «al menos» porque hubo 3 antes del primer canto), pero dándose cuenta de que puede haber más negaciones que ocurrieron, porque cada relato se centra en negaciones/detalles separados. –  > Por ScottS.
  • Además, para tener en cuenta, Lucas no fue testigo presencial de nada de la vida de Jesús. Se limita a narrar cosas que escuchó de otros. Afortunadamente, la mayor parte de lo que escribe está corroborado por los otros evangelios. – usuario862
  • @H3br3wHamm3r81: Supongo que estás comentando principalmente el comentario de John Martin. Sin embargo, lo de «simplemente narrar» suena muy «poco inspirado» (en el sentido teológico). No conozco tus presupuestos hermenéuticos, pero para mí, todo lo que Lucas registra es tan inspirado por Dios (y por tanto verdadero) como Mateo, Marcos o Juan, independientemente del proceso. El evangelio de Lucas es tan testimonio de Dios de los eventos a través del registro de Lucas como los otros tres. No necesito ninguna corroboración paralela de los relatos históricos de Moisés en el Génesis y no necesito ninguna para Lucas. Así que si fue «testigo ocular» o no es irrelevante. –  > Por ScottS.
2 respuestas
ScottS

Personalmente creo que Pedro negó a Cristo exactamente Seis veces

Hice un estudio de este problema exacto en mis estudios de seminario para mi M.Div., y sólo mirando los detalles textuales y cotejando las cuentas llegó a la conclusión de que la respuesta se resuelve mejor como verlo como dos conjuntos de negaciones de tres cada uno, con cada grupo de los tres que ocurren antes de un canto de gallo. A continuación ofrezco el resumen de mis observaciones de ese estudio sobre cómo funciona esto.

La profecía relatada en Marcos 14:30 es la única que señala dos cantos de gallo, y la construcción es tal que puede leerse como «que hoy, en esta noche, antes de que cante dos veces el gallo, me negarás tres veces». Ahora bien, esto podría entenderse como tres negaciones seguidas de dos cantos de gallo, o puede ser tres negaciones, seguidas de un canto, y otras tres negaciones, seguidas de un canto. Pero para encajar con las otras grabaciones de los detalles de la profecía, que antes de que cante el gallo ocurrirán tres negaciones, lógicamente sólo puede ser lo último. Además, incluso en el cumplimiento de Marcos, los cantos están separados en el tiempo (Mc 14:68, 72).

Así que aquí está un resumen de lo que se me ocurrió como síntesis de los relatos:

Profecía (Mt 26:34, Mc 14:30, Lc 22:34, Jn 13:38)

La comparación indica que no puede producirse el canto del gallo hasta que se produzcan al menos tres negaciones, pero que hay dos cantos de gallo que se producirán (como acabo de señalar más arriba).

1ª Negación (Mt 26:51a-b; Mc 14:54a-b; Lc n/a; Jn 18:16-17)

Una joven en la puerta al entrar en el palacio. Sólo Juan registra la negación, Mateo y Marcos sólo anotan la entrada en el palacio, y Lucas no dice nada al respecto.

Segunda negación (Mt n/a; Mc n/a; Lc 22:55a; Jn 18:18, 25)

Lucas sólo señala el fuego, y de nuevo es el evangelio de Juan el único testigo de esta negación, que se refiere a los «sirvientes y oficiales» que estaban de pie calentándose junto al fuego, mientras Pedro estaba de pie calentándose. Son «ellos» los que se enfrentan a él (v. 25).

3ª Negación (Mt 26:58c-d; 69-71a; Mc 14:54c-d, 66-68; Lc 22:55b-57; Jn n/a)

Juan no es testigo de este encuentro. Pedro está ahora sentado junto al fuego (la noche se alarga), y una joven se acerca y afirma haber visto a Pedro con Jesús, lo que él niega, pero ahora se pone nervioso, porque el grupo creía que era uno, y luego esta joven vino entre ellos y afirmó lo mismo. Así que Pedro deja el fuego y sale «al pórtico», en ese momento se…

1. El canto del gallo ocurrió (sólo en Mc 14:68)

Afirma que fue al salir Pedro al pórtico cuando se produce el canto del gallo.

4ª Negación (Mt 26:71b-72; Mc 14:69-70a; Lc n/a; Jn n/a)

Lucas y Juan guardan silencio aquí, pero viene otra joven, que sabemos que fue después de que sabemos que fue después de su salida al pórtico según ambos relatos, y después del primer canto del gallo según el relato de Marcos, y ella se enfrenta a Pedro y él niega.

Quinta negación (sólo Lc 22:58)

Se trata de una única mención por parte de Lucas, que ocurre después de sentarse junto al fuego (negación nº 3), ya que Lucas registró esa negación, pero esta negación es, basándose en la respuesta de Pedro, a un «hombre» (lo que significa que no es una referencia a la negación nº 4, que era una mujer joven).

Sexta negación (Mt 26:73-74a; Mc 70b-71; Lc 22:59-60a; Jn 18:26-27a)

Esta es la única negación señalada por los cuatro relatos. El hecho de que sea la última pone énfasis en ella. Los tres evangelios sinópticos (Mt, Mc, Lc) mencionan el aspecto del habla/étnico que los alerta sobre Pedro. Hay un grupo que lo acusa, pero Juan parece mencionar a uno específico que acusa a Pedro, que estaba en relación con aquel a quien Pedro le cortó la oreja en el huerto (y él mismo estaba aparentemente en el huerto en ese momento, lo que puede ser la razón por la que confiaba en que Pedro estaba con Jesús, como registra Lucas de este testigo, y el porqué de la vehemente reacción registrada de la negación de Pedro en los otros tres relatos). No hay nada contradictorio en que Juan se centre en uno, aunque otros relatos señalan un grupo.1 Obviamente, ¡ese era un testigo clave contra Pedro! Ahora bien, podría ser posible que el relato de Juan se refiera a la 5ª negación, pero hay una prueba que me lleva a situar el relato final de Juan en línea con estos otros: tanto él como Mateo y Lucas señalan que «inmediatamente» después de esa negación…

Ocurrió el segundo gallo (Mt 26:74b-75; Mc 14:72; Lc 22:60b-62; Jn 18:27b)

De nuevo, sólo sabemos que es el 2º canto por Marcos, pero es la negación final en los cuatro relatos. Los otros tres relatos sólo registran este cacareo.

¿Por qué tan críptico – donde a primera lectura parecen ser tres?

Mi estudio se basó simplemente en la correlación de los hechos señalados para resolver los relatos como si todos fueran veraces e inerrantes. Tuvo que haber una razón retórica (y quizás otra) por la que Dios hizo que cada escritor registrara conjuntos diferentes de sólo tres negaciones cada uno. Todavía no he estudiado eso, y no estoy seguro de que se pueda tener una respuesta completa (en ese punto estamos entrando en «por qué» Dios lo hizo así, no en «que» lo hizo así).

Sin embargo, mi primer pensamiento fue que era una piedra de tropiezo potencial para los incrédulos. Un lector incrédulo y superficial pensará que hay «error» en la Biblia porque una lectura rápida haría imposible ver las conexiones de los relatos. La historia ha demostrado que los incrédulos tratan de utilizar estas discrepancias para refutar la veracidad de las Escrituras. Siempre hay que acercarse a la palabra de Dios como verdadera (en la fe, como SU palabra de VERDAD [parte de mi hermenéutica]) y luego tratar de resolver las tensiones que pueda generar el verla como verdad. Creo que siempre hay una resolución lógica y verdadera para cualquier tensión en la Escritura – pero si siempre tenemos todo el conocimiento que necesitamos para resolverla puede que no sea así.

¿Pondría Dios intencionadamente un obstáculo potencial de este tipo? Ciertamente. Él pone a prueba la fe de muchas maneras, y esto no es diferente a la prueba de Adán de no comer de ese árbol en el jardín. Ese era un obstáculo potencial para no tener fe, si es que alguna vez lo hubo. El hecho de que Dios pueda establecer un escenario como el de la negación de Pedro y registrarlo de cuatro maneras diferentes, y aún así hacer que cada relato siga comunicando la verdad es fascinante (cualquier relato leído por sí solo habla de la verdad, pero de diferentes verdades; y todos los relatos cotejados hablan de la verdad).

Por supuesto, mi punto de vista estropea (ligeramente) el bonito paralelismo de las tres afirmaciones de amor a Cristo de Pedro en Juan 21 (que muchos predicadores que he oído comparan con las tres negaciones). Sin embargo, retóricamente hablando, todavía existe la posibilidad de conexión, porque Juan sólo registra tres negaciones. Así que en el contexto del evangelio de Juan, el paralelismo todavía se sostiene bien.

Seis veces no originales para mí

El estudio que realicé fue propio, pero fue impulsado por una rápida declaración que aludía a la posibilidad de seis negaciones por parte de un profesor mío en la escuela. Él, a su vez, sacó la idea de una nota final o a pie de página de un libro. Lamentablemente, en este momento no tengo la referencia de ese libro para darla (pero pensé que debía señalar que en última instancia provocó la reacción en cadena de mi investigación de los pasajes).2

ACTUALIZACIÓN (6-11-2014)

Desde entonces he encontrado una larga discusión de seis o más negaciones en el Apéndice H (a partir de la página 229 [235 del pdf]) de la obra de Wilbur Pickering La identidad del texto del Nuevo Testamento IV (2014) que también discute algunas de las cuestiones de variantes textuales entre los manuscritos.


NOTAS

1 La razón para no alinear las negaciones 2ª y 3ª no es principalmente porque la 2ª mencione a un grupo, y la 3ª a una mujer joven, ya que un grupo sigue presente durante la 3ª negación. Más bien, la clave es la postura de Pedro. En la 2ª está de pie y en la 3ª está sentado. En la 6ª negación, no hay nada que contradiga el hecho de situar el relato de Juan con los otros cuatro, haciendo que el individuo se centre en uno dentro de del grupo, que parece estar interrogándolo.

2 Una rápida búsqueda en internet encontró algunos otros señalando o abogando por (no exactamente en línea con mi articulación) una visión de seis negaciones. La primera referencia dice«El enfoque de las seis negaciones fue popularizado por Harold Lindsell en su libro de 1976, La batalla por la Biblia.» Este podría ser el libro al que se refería mi instructor.

Comentarios

  • Esta es una excelente respuesta y la estudiaré más. Me gustaría recibir más respuestas antes de «concederle el premio a la respuesta». El primero que expone su caso siempre suena bien. –  > Por Fred Oakman.
  • Lo entiendo. La mía es ciertamente una opinión minoritaria. Sería interesante ver la argumentación que otros aportan para intentar conciliar a sólo tres (no creo que se pueda hacer con plenas conexiones lógicas y fidelidad al testimonio textual, pero seguro que no he leído todas las defensas de tres, ya que hay variantes de eso). Debo decir que no he visto nada que defienda lo que comentas como «al menos 3 veces me negarás», (el énfasis es mío), pero puedo imaginar que existen. –  > Por ScottS.
Dick Harfield

Creo que no hubo más de tres negaciones, basadas en la hipótesis de las Dos Fuentes, aceptada de una u otra forma por la mayoría de los estudiosos críticos del Nuevo Testamento. Esta hipótesis afirma que los Evangelios de Mateo y Lucas se basaron sustancialmente en el Evangelio de Marcos, con algún material adicional, principalmente dichos atribuidos a Jesús, del hipotético documento «Q». Al ver los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas sinópticamente en el idioma griego original, podemos ver que no son relatos independientes, porque hay una evidente relación literaria entre ellos. Raymond E. Brown también describe, en Introducción al Nuevo Testamentonumerosos pasajes de Mateo y Lucas que sólo pueden explicarse como basados en el Evangelio de Marcos. En El nacimiento del cristianismocapítulo 8, John Dominic Crossan describe con detalle técnico algunos de los indicios que demuestran la primacía de Marcos frente a Mateo, Lucas y finalmente Juan. Señala (ibid, p20-21) que los relatos canónicos son todos de autores anónimos, ninguno de los cuales conoció personalmente a Jesús.

Si los autores de Mateo, Lucas y Juan se basaron en Marcos para gran parte de su narración, entonces podemos deducir que no sabían realmente nada de los acontecimientos Marcos que no fuera lo que leyeron en ese Evangelio. Los cambios introducidos en el relato de Marcos sobre las tres negaciones de Pedro deben considerarse elaboraciones de los respectivos autores y, por tanto, no son históricamente exactos.

Comentarios

  • Tenemos premisas muy diferentes en nuestra hermenéutica. En mi caso, rechazo la teoría de la fuente. Ninguna demostración de «relación literaria» podrá jamás refutar que dicha relación no se debe simplemente a que el Autor Divino que está detrás los movió a escribir las mismas palabras. Además, mi Dios de la verdad no comunica cosas «no históricamente exactas» a través de sus escritores elegidos. Sin embargo, puedo ver desde tu punto de vista cómo se resuelven las tres negaciones… ¿o no? ¿Fue ese número históricamente exacto? ¿O su negación? ¿O lo que dicen las Escrituras? ¿Por qué «cree» algo del relato? Sólo por curiosidad. –  > Por ScottS.
  • Puedes rechazar la teoría de la fuente, como es tu derecho. Al hacerlo, pareces decir que la «mera» evidencia de una relación literaria no cambiaría tu opinión. He citado a dos respetados autores cristianos y profesores de teología en apoyo de la hipótesis de las dos fuentes, así que es un concepto digno de consideración. –  > Por Dick Harfield.
  • Cuando, en Marcos 14:30, Jesús le dijo a Pedro que lo negaría tres veces antes de que cantara el gallo, estaba siendo notablemente clarividente, pero sólo si Pedro lo negaba sólo las tres veces. Cualquier otro número y Jesús sólo estaba adivinando. Eso nos deja con las contradicciones en otros evangelios, que parecen apuntar a más de tres negaciones, pero esto hace que la inerrancia bíblica sea tan difícil. –  > Por Dick Harfield.
  • Cierto, «‘meras’ pruebas de una relación literaria no cambiarían [y no cambiaron] mi opinión». La teoría de la fuente surgió en un clima de antisupernaturalismo de finales del siglo XVIII y del XIX. Se presupone Que Dios no está directamente detrás de la autoría humana del texto de la Escritura, en contra del testimonio de la Escritura. Que muchos «autores cristianos respetables» la sostienen es incuestionable (también muchos no lo hacen), pero en mi opinión, que están equivocados que lo sostienen es igualmente incuestionable desde la propia Escritura. El «problema sinóptico» sólo es un problema si uno no cree que Dios dio las palabras a los autores. –  > Por ScottS.
  • En realidad, en Mc 14:30, Jesús profetiza que el gallo cantará «dos veces» antes de tres negaciones. Son los otros evangelios los que exigen que haya tres negaciones antes de que cante simplemente un gallo. Por eso, para mí, Pedro debe haber negado seis veces (2 x 3) para evitar «contradicciones» entre los evangelios y afirmar que en este caso, una vez más, se mantiene la inerrancia bíblica. Sigo deseando (si estás dispuesto) una respuesta más directa de tu parte sobre por qué «crees» en la exactitud de los testigos de las tres negaciones, o de cualquiera de los testigos de los evangelios en cualquier punto, si potencialmente «no son históricamente precisos»? –  > Por ScottS.