¿Por qué es significativa la Septuaginta (LXX)?

Caleb preguntó.

¿Qué es la LXX y por qué es tan notable que exista una traducción griega del AT? ¿No sería mejor referirse directamente a los manuscritos en las lenguas originales?

Comentarios

  • Relacionado ¿Podemos confiar en la Septuaginta? –  > Por Richard.
  • Esto parece ser un duplicado del enlace –  > Por James Shewey.
  • No, estoy completamente en desacuerdo @JamesShewey. La pregunta enlazada está ⓐ cerrada y ⓑ pide un juicio completamente diferente. Ambas requieren algún nivel de opinión de expertos sobre el mismo tema, pero esta puede ser respondida sin hacer un juicio de valor sobre si debe ser autorizada o no. Ésta sólo requiere cierta documentación sobre cómo (con razón o sin ella) ha afectado a las interpretaciones históricas. –  > Por Caleb.
  • Gracias @Caleb, este apareció en la cola de revisión por alguna razón. Debería haberlo mirado más de cerca. –  > Por James Shewey.
8 respuestas
Jon Ericson

Antes de 1947, se podía argumentar que la Septuaginta representaba una tradición más antigua que las versiones masoréticas del Tanaj. Dado que la Septuaginta fue producida antes del 132 a.C. (y probablemente en el 3er.rd siglo a. C.) y los primeros manuscritos masoréticos conocidos datan del 10 siglo III a.C., la traducción griega podría haber fosilizado una interpretación temprana de las Escrituras mientras el hebreo seguía siendo copiado y potencialmente alterado. Para apoyar aún más la primacía de la Septuaginta, los primeros textos judíos cristianos y helenísticos, tendían a utilizar esa traducción en lugar de remontarse a las fuentes hebreas.

Un interesante contraargumento surge de la observación de que durante los 600 años transcurridos desde la traducción de Jerónimo al latín (la Vulgata) hasta los primeros manuscritos masoréticos, el hebreo parece haber sido copiado fielmente. Eso sugiere que los escribas judíos eran excepcionalmente cuidadosos en la duplicación de sus escrituras.

Después de 1947, la evidencia cambió. Según la Wikipedia:

La mayoría de los fragmentos de Qumran pueden clasificarse como más cercanos al texto masorético que a cualquier otro grupo de textos que haya sobrevivido. Según Lawrence Schiffman, el 60% puede clasificarse como de tipo proto-masorético, y otro 20% de estilo Qumran con bases en textos proto-masoréticos, comparado con el 5% de tipo proto-samaritano, el 5% de tipo septuagintal, y el 10% no alineado. Joseph Fitzmyer señaló lo siguiente respecto a los hallazgos en la cueva 4 de Qumrán en particular: «Estas antiguas formas recensionales de los libros del Antiguo Testamento dan testimonio de una insospechada diversidad textual que existió antaño; estos textos merecen un estudio y una atención mucho mayor de la que se les ha concedido hasta ahora». Así, las diferencias en la Septuaginta ya no se consideran el resultado de un intento pobre o tendencioso de traducir el hebreo al griego, sino que dan testimonio de una forma diferente del texto hebreo antes del cristianismo».

Otro artículo describe detalladamente el significado de las categorías.

Conviene hacer algunas advertencias:

  • Encuestar a los Qumran sobre textos religiosos parece algo parecido a encuestar a una comuna hippie sobre cuestiones políticas: es probable que haya algún sesgo. Si pudiéramos obtener una colección similar de Jerusalén, probablemente encontraríamos más acuerdo y probablemente el lado de MT. Dada la diversidad de textos no escriturales, el 60% parece un apoyo bastante sólido.

  • Aunque es poco probable, existe la posibilidad cronológica de que los rollos asociados al hebreo alineado con la Septuaginta estuvieran influenciados por el griego. (Se agradecería cualquier referencia en un sentido u otro).

Lo que queda, por tanto, es una ventana a la comunidad de judíos alejandrinos que produjo la traducción. Para los que se interesan por el desarrollo de las creencias judías, esto puede ser extremadamente útil. El libro de N. T. Wright La resurrección del Hijo de Diosmuestra que los traductores de los LXX optaron por interpretar los textos clave de Daniel y Ezequiel sobre la resurrección como literales en lugar de metafóricos. A partir de esto, argumenta que la creencia en la resurrección corporal era más común en la época de Jesús de lo que afirman otros estudiosos.

Comentarios

  • No sé de dónde saca las cifras que cita. Ya no están en el artículo de Wikipedia. Una fuente más primaria sería la traducción de Abegg et. al. de los Rollos del Mar Muerto. Ellos repasan cada versículo y muestran con qué manuscritos concuerda. No veo ninguna estadística resumida, pero sólo hojeando parece que un número muy grande está de acuerdo con la Septuaginta y no con el MT. Además, las listas de porcentajes no tienen en cuenta los versículos que concuerdan con el MT, los LXX y el SP. Una revisión parece estar en orden. – usuario15733
  • @TheNonTheologian: Gracias por señalar la cita que falta. He encontrado otra fuente (que coincide con el resumen del artículo «Septuaginta» de Wikipedia) que cita a Lawrence Schiffmande la estimación. Mi opinión es que las estadísticas sólo tienen en cuenta los versículos que realmente difieren. En cualquier caso, las pruebas de la DSS sugieren que durante el período del Segundo Templo circulaban más tradiciones textuales que la LXX y el MT. Por lo tanto, es mucho más difícil afirmar que una sola fuente pueda tener prioridad. –  > Por Jon Ericson.
  • @TheNonTheologian En general, se acepta que estos mss se dividen en «familias» que pueden clasificarse como M-like, G-like, etc.; están contando manuscritos, no versos. También se puede apreciar los números citados a menudo por Emanuel Tov: «en los 46 textos de la Torá que son lo suficientemente extensos para su análisis, 22 (48%) son similares a (o, en unos pocos casos, se acercan por igual a y a ⅏), 5 reflejan exclusivamente a ⅏ (11%), uno refleja a (2%), y 18 son no alineados+ (39%)…» –  > Por Susan.
  • (Ver el enlace para los números no Torá y la nota #184 en la página 154 para la metodología) -.  > Por Susan.
Richard

¡Excelente pregunta!

La Septuaginta (LXX) fue la versión de la Biblia utilizada por los autores del Nuevo Testamento. Por lo tanto, los autores a veces citan la Septuaginta en lugar del texto masorético (hebreo).

Un ejemplo:

Mateo 1:23 NRSV «Mira, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel», que significa «Dios está con nosotros».

El texto masorético de este verso citado en Isaías:

Isaías 7:14 NRSV
Por eso, el Señor mismo os dará una señal. Mira, la joven está encinta y dará a luz un hijo, y le pondrá el nombre de Emanuel.

La diferencia es bastante llamativa.

Por ello, los traductores de algunas versiones de la Biblia tienden a utilizar la Septuaginta en el Antiguo Testamento.

El texto de la Septuaginta de ese mismo versículo:

Isaías 7:14 RVR
Por tanto, el Señor mismo os dará una señal. He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.

Resumen

En definitiva, la Septuaginta es útil para ayudar a comprender por qué los autores del Nuevo Testamento utilizaron las citas que utilizaron. Ayuda a aclarar la comprensión de cómo se utilizaba el griego.

Comentarios

    6

  • La cita del Salmo 40:6 en Hebreos 10:5 es otro ejemplo sorprendente. –  > Por Soldarnal.
  • Esta es la mejor respuesta que he leído hasta ahora. –  > Por swasheck.
  • @swasheck: Sí. ¡Extrañamos a Richard! –  > Por Jon Ericson.
blundin

Uno de los aspectos más importantes de la Septuaginta es que nos ayuda a entender cómo usaban el griego los judíos del siglo III a.C. para hablar de Dios y de las Escrituras. Esto la convierte en una valiosa herramienta para ver el griego del NT y entender cómo traducirlo y examinarlo.

Aquí hay un extracto de una respuesta de Christianity.SE que proporcioné para ilustrar un uso de la Septuaginta de esta manera:

Este documento debería arrojar algo de luz sobre el uso de la palabra porneia y la familia de palabras griegas a la que pertenece.

He aquí un extracto de la conclusión: «En este estudio hemos examinado la familia de palabras -porn- en la literatura griega extrabíblica, en el AT y en el NT. En todas las fuentes, porneia y los términos relacionados se refieren únicamente a actos sexuales. Tanto el AT como el NT se corresponden en gran medida cuando se trata de la palabra familia. Aunque el AT favorece el sentido figurado y el NT el literal, los diferentes aspectos de porneia se encuentran en ambos testamentos. Incluyen la prostitución, las relaciones sexuales prematrimoniales, el adulterio, el incesto y la homosexualidad, en resumen, las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Por lo tanto, el AT y el NT amplían la comprensión de la fornicación tal como se encuentra en el mundo griego».

La conclusión es que la Septuaginta y el NT coinciden estrechamente en el término. Si recordamos que la Septuaginta se remonta al siglo III a.C., nos da una idea de cómo se usaba y traducía el griego en relación con el hebreo. La concordancia entre el uso de esta palabra en el NT y la Septuaginta proporciona una fuerte evidencia al uso coloquial en aquellos tiempos.

Frank Luke

La razón por la que más a menudo uso la LXX es para encontrar el concepto que los autores del NT estaban usando. Sí, escribieron en griego, pero estaban pensando en pensamientos judíos. Muchas veces, puedes tomar las palabras griegas en el NT, encontrarlas en los LXX, y ver qué palabras hebreas tradujeron.

Por ejemplo, la palabra ecclesia se utiliza en el NT en Mateo 16:18 y 18:17. Algunos argumentan que esto significa que Mateo se escribió tarde porque los judíos de la época de Jesús no usaban el concepto de ecclesia. Patentemente falso. Si se revisa la LXX, se encuentra la palabra ecclesia traduce comúnmente qhl, que significa «asamblea sagrada». Y eso significa 2 cosas. 1) Como la LXX fue traducida siglos antes de Cristo, los judíos estaban familiarizados con el concepto de ecclesia y lo utilizaban. 2) El uso que hace Mateo de ecclesia no significa que sea tardío.

Jack Douglas

En mi opinión, es un error considerar a los LXX demasiado notables. Los autores del NT citan de ella bajo la inspiración del Espíritu Santo, sin embargo eso no debe ser tomado para implicar que la traducción de los LXX como un todo es inspirada.

¿No sería mejor hacer referencia al original hebreo?

Sí, excepto cuando se trata de las citas del NT en cuestión. Y los traductores cometen un error si utilizan la LXX como base autorizada para traducir el antiguo testamento incluso para los pasajes citados en el NT

Por supuesto, nada de esto quiere decir que los LXX no sean útiles, ya que pueden arrojar luz sobre cuestiones de traducción, como se ha mencionado en otras respuestas.

Comentarios

  • No sé por qué esta respuesta fue votada negativamente. Es una postura legítima. –  > Por Jon Ericson.
  • @H3br3wHamm3r81 Así es como yo interpreto 2 Pedro 1:20-21: «sabiendo esto en primer lugar, que ninguna profecía de la Escritura proviene de la propia interpretación de alguien. Porque ninguna profecía fue producida por la voluntad del hombre, sino que los hombres hablaron de parte de Dios llevados por el Espíritu Santo.» ¿Lo lees de forma diferente a mí? Sería estupendo saludarte en La Biblioteca si te animas a compartir tus pensamientos conmigo allí? –  > Por Jack Douglas.
  • El primer párrafo es una conjetura. ¿Qué se entiende por «demasiado notable»? Entonces, si el Espíritu Santo inspira a los apóstoles a citar la Septuaginta, ¿qué argumento se puede esgrimir para decir que el texto hebreo o arameo habría sido mejor? Ciertamente, el Espíritu Santo disponía de él. Las visiones y el discurso reportado por Juan el Revelador, también citan la Septuaginta–ver rhomphaia. –  > Por Dieter.
Dieter

No hay que descartar la Septuaginta simplemente porque es una traducción, aunque todas las traducciones son imperfectas. Los idiomas simplemente no pueden ser mapeados uno a uno.

El proyecto fue emprendido por 72 eruditos judíos con la aprobación del Sanedrín y del Sumo Sacerdote de Jerusalén. Sólo en Alejandría había en aquella época alrededor de un millón de judíos de habla griega, por lo que la creación de una traducción griega fiable habría sido una gran prioridad en la comunidad judía. Hay que tener en cuenta que el proyecto tardó unos 100 años en completarse y, como en todos los documentos, también hay variaciones.

Como se ha mencionado, las citas del Nuevo Testamento del Tanaj provienen de la Septuaginta, y podemos rastrear algunas de las disparidades, y hay disparidades entre el texto masorético y los textos anteriores. Los principales puntos de control de las variantes y traducciones son la Septuaginta griega, los Rollos del Mar Muerto, la Vulgata latina y el texto masorético hebreo. También hay que tener en cuenta la Peshitta siríaca.Emanuel Tov, profesor emérito del Departamento de Biblia de la Universidad Hebrea de Jerusalén y editor jefe del Proyecto Internacional de Publicación de los Rollos del Mar Muerto, dejó claro este punto en su conferencia de 2006, «Explorando los orígenes de la Biblia». En esta presentación, el Dr. Tov comparó varios pasajes seleccionados del texto masorético, la Septuaginta y los Rollos del Mar Muerto. Por ejemplo, señala que en Deuteronomio 32:43, el Salmo 29 y el Salmo 82, las referencias a «los hijos de Dios» y a la «asamblea divina» están presentes en la Septuaginta y en los rollos de Qumrán, pero fueron, en sus palabras, «probablemente eliminadas del texto masorético en un acto de edición teológica».

La escritura hebrea que Jesús citó según consta en Juan 10:31-39 fue revisada posteriormente para que dijera «seres divinos» en la versión hebrea.

El rabino Simeón ben Pazi, que vivió en el siglo III de nuestra era, llama a las lecturas variantes de su época «emendaciones de los escribas» (tikkune Soferim; Midrash Génesis Rabbah xlix. 7). Los eruditos cristianos hicieron observaciones similares. He aquí el primer ejemplo.

«Pero estoy lejos de confiar en vuestros maestros, que se niegan a admitir que la interpretación hecha por los setenta ancianos que estaban con Ptolomeo de los egipcios sea la correcta; y tratan de enmarcar otra. Y quiero que observéis que han eliminado por completo muchas Escrituras de las traducciones efectuadas por aquellos setenta ancianos que estaban con Ptolomeo…» – Justino Mártir, Diálogo con Trifón, Capítulo 71, ~150 EC

Alrededor del año 130 de la era cristiana, los líderes religiosos judíos renunciaron a la Septuaginta en favor de otras versiones. La evidencia parece indicar que esto se debió a que la Septuaginta había sido ampliamente utilizada por los cristianos judíos y gentiles para argumentar que Y’shua min Natzaret era el Mesías prometido de la profecía después de todo.

Uno de los puntos más importantes es que los escritores de la LXX conservaron el «nombre personal de Dios, Jehová, en el texto griego

Mugridge concluye que los primeros cristianos gentiles podían escribir el tetragrámaton en sus copias caseras, pero que los cristianos posteriores «sustituyeron el Tetragrámaton por Kyrios, cuando el nombre divino escrito en letras hebreas dejó de entenderse. «[24] Según Edmon Gallagher, miembro de la facultad de la Heritage Christian University, algunos escribas cristianos «habrían producido un Tetragrammaton paleo-hebreo», concluyendo que «si el escriba copió mal la escritura paleo-hebrea… como πιπι, que puede ser una corrupción sólo del Tetragrammaton en escritura cuadrada. «[25] Jerónimo escribió que para el año 384CE, algunos lectores ignorantes de los LXX asumieron que el tetragrámaton era una palabra griega, πιπι (pipi), sugiriendo que su pronunciación había sido olvidada, pero afirmando su existencia a finales del siglo IV.[26] El profesor Robert J. Wilkinson sugiere que los judíos de las comunidades mixtas no tolerarían las articulaciones del tetragrámaton, y que los gentiles tendrían problemas para pronunciarlo si no fuera ΙΑΩ o Κύριος.[27] Es posible que algunos judíos siguieran pronunciando YHWH de una u otra forma, (por ejemplo, ιαω en griego) hasta finales del período del Segundo Templo.[28] Según Pavlos Vasileiadis, doctor en teología de la Universidad Aristóteles de Tesalónica, «los indicios denotan que «todavía era pronunciado por algunos judíos helenistas» y también por los no judíos hasta el siglo III de nuestra era».

Sidney Jellicoe concluyó: «Kahle tiene razón al sostener que los textos de la LXX [Septuaginta], escritos por judíos para judíos, conservaron el nombre divino en letras hebreas (paleo-hebreo o arameo) o en la forma imitativa de letras griegas ΠΙΠΙ, y que su sustitución por Κύριος fue una innovación cristiana»[30] Jellicoe cita a varios eruditos (B. J. Roberts, Baudissin, Kahle y C. H. Roberts) y varios segmentos de la Septuaginta, llegando a la conclusión de que la ausencia de Adonai en el texto sugiere que la inserción del término Κύριος fue una práctica posterior;[30] que el Κύριος de la Septuaginta se utiliza para sustituir a YHWH; y que el tetragrámaton aparecía en el texto original, pero los copistas cristianos lo eliminaron.»-https://en.wikipedia.org/wiki/Names_and_titles_of_God_in_the_New_Testament

PRUEBA DE QUE EL NOMBRE JEHOVAH ESTABA EN LA LXX SEPTUAGINT DEL SIGLO I ¿Era el nombre personal de Dios JEHOVAH en la Septuaginta del siglo I?

Introducción al AT en griego de Swete, capítulo 2.6.5: «El Tetragrammaton no está transliterado, sino escrito en letras hebreas, y los caracteres son del tipo arcaico , no יהזה cf. Orig. en Sal. ii, καὶ ἐν τοῖς ἀκριβεστάτοις δὲ τῶν ἀντιγράφων Ἐβραίοις χαρακτῆρσιν κεῖται τὸ ὄνομα, Ἐβραικοῖς δὲ οὐ τοῖς νῦν ἀλλὰ τοῖς ἀρχαιοτάτοις -donde las «copias más exactas» son, sin duda, las de la versión de Aquila, pues no hay razón para suponer que ningún copista de la versión alejandrina dudara en escribir Ο ΚΣ o ΚΕ por (יהזה)» ¡AQUÍ ESTÁ LA EVIDENCIA PARA PROBARLO! Foead 266 siglo I a.C. La colección Foead-papyrus (Foead; inv. n° 266) está en posesión de la Société Egyptienne de Papyrologie de Caïro. Esta colección está fechada en el siglo I a.C. La colección fue descubierta en Egipto en 1939 e incluye partes de los libros bíblicos del Génesis y el Deuteronomio. En los fragmentos del Génesis no se puede encontrar el Nombre, porque el texto está incompleto. Pero en el libro del Deuteronomio, en medio del texto griego, está escrito 49 veces en caracteres hebreos. El Tetragrammaton se encuentra tres veces más en fragmentos no identificados (fragmentos 116, 117 y 123). En un comentario sobre esta colección de papiros, Paul Kahle escribió en «Studia Evangelica», editado por Kurt Aland, F. L. Cross, Jean Danielou, Harald Riesenfeld y W. C. van Unnik, Berlín 1959, página 614: «Una característica distintiva del papiro es el hecho de que el nombre de Dios está escrito como el Tetragrammaton en forma cuadrada hebrea [(יהזה)]. Tras mi petición de que el padre Vaccari examinara los fragmentos publicados del papiro, llegó a la conclusión de que el papiro debe estar escrito 400 años antes del códice B, probablemente el texto más perfecto de la Septuaginta que ha llegado hasta nosotros».

usuario26950

Daniel

Hay algunas razones importantes por las que uno debería preocuparse por las traducciones griegas del Antiguo Testamento.

  1. Los manuscritos griegos son cientos de años más cercanos a la escritura que los manuscritos hebreos.
  2. Basándose en lo anterior, el griego proporciona algunas lecturas que no se conservan en el hebreo posterior.
  3. Los manuscritos griegos proporcionan traducciones e interpretaciones de palabras que aparecen sólo un par de veces en hebreo.
  4. El griego proporciona el vocabulario y los antecedentes del NT griego.
  5. Los autores del Nuevo Testamento suelen citar una de las traducciones griegas.

Edición: Permítanme dar algunos ejemplos del punto 2, a partir de mi investigación. En Zacarías 11:14la vara rota anula el κατάσχεσιν en el griego. Esto corresponde al hebreo הָאְַחֻזַּה, «posesión», mientras que los manuscritos hebreos sólo atestiguan הָֽאַחֲוָה, «hermandad».

Otro ejemplo se puede ver en Zacarías 12:3que se lee καταπατούμενον, en el griego. Esto corresponde al hebreo, מִרְמָסָה, «una piedra que se pisa». Sin embargo, los manuscritos hebreos sólo proporcionan la lectura, מַֽעֲמָסָה, «una piedra gravosa».

Finalmente, en Zacarías 13:1, el griego se lee «se abrirá un lugar (τόπος)». En hebreo se lee «se abrirá una fuente». La diferencia en hebreo es una mera letra entre מָקוֹם y מָקוֹר.

En general, hay muchos casos como los que he citado. Aunque las lecturas existen en griego, eso no significa que un texto hebreo lo acompañe. Puede haber un error en la lectura de las cartas. Por lo tanto, el papel de los eruditos es evaluar cada lectura en su contexto, para ver qué lectura es probablemente la original.

Comentarios

  • ¿Puede citar alguna prueba de estas afirmaciones? Por ejemplo, ¿dónde está la investigación y la crítica textual para apoyar la idea de que algunas cosas no se conservaron en los manuscritos hebreos? –  > Por Caleb.
  • Es difícil proporcionar citas. Espero que le resulten útiles. Si desea ejemplos de las otras razones, hágamelo saber. –  > Por Daniel.