1ª Juan 2:12-14: los niños pequeños, los jóvenes y los padres

brillante preguntó.

Os escribo, hijitosporque vuestros pecados os son perdonados por su nombre. Os escribo, padresporque habéis conocido al que es desde el principio. Os escribo a vosotros jóvenesporque habéis vencido al malvado. Os escribo a vosotros niños pequeñosporque habéis conocido al Padre. Os he escrito a vosotros padresporque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros jóvenesporque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno. (1ª Juan 2:12-14)

En este pasaje Juan divide a sus destinatarios en tres grupos: niños, padres y jóvenes.

Cada vez que se dirige a uno de estos tres grupos, declara la razón por la que les escribe este mensaje y lo hace dos veces para cada grupo. En forma de esquema, esto se vería así

receptores: razón de la escritura:hijos: 1) sus pecados perdonados; 2) han conocido al Padre;padres:            1) han conocido al que es desde el principio; 2) han conocido al que es desde el principio;jóvenes: 1) han vencido al maligno; 2) son fuertes, la palabra de Dios permanece en ellos, han vencido al maligno;

No veo mucha diferencia entre «haber conocido al Padre» (caso de los hijos) y «haber conocido al que es desde el principio» (caso de los padres) – a no ser, claro está, que se refiera al Hijo de Dios en el segundo caso. Sin embargo, tanto el Padre como el Hijo están relacionados con la Divinidad. Y, si lo miramos desde esa perspectiva, entonces incluso «tener la palabra de Dios permaneciendo en» (caso con los jóvenes) también caería en ese ámbito. Esto significa que el asunto de la Divinidad hasta cierto punto «se extiende» a los tres grupos.

Ahora, si tratamos de mirar lo que es único para cada grupo, entonces probablemente notaremos que en el caso de los niños y en el caso de los jóvenes se está tratando algo negativo: con los niños son los pecados, y con los jóvenes es el malvado. Incluso podemos ir un poco más allá y notar que en el caso de los niños el objeto principal del trato son los resultados negativos (pecados), mientras que en el caso de los jóvenes el objeto del trato es la fuente misma de esos resultados negativos (el malvado). En cuanto a los padres, lo único que tienen es que en lo que se escribe sobre ellos no se menciona nada negativo como objeto de tratamiento – sólo tienen algo positivo, la Divinidad, que, como he dicho, puede verse en cada uno de los tres grupos.

Por lo tanto, si tratamos de enumerar las cosas únicas para cada grupo, obtendremos esto

niños - tener sus pecados perdonadospadres - no tener nada negativo mencionadojóvenes - haber vencido al malvado

Y lo que los tres grupos tienen en común es su conexión con (su conocimiento interno y experiencia de) la Divinidad.

Entonces, mi pregunta principal aquí es esta: ¿Por qué Juan eligió exactamente estas cosas únicas para cada uno de los tres grupos (en otras palabras, por qué es específicamente sobre los pecados cuando se trata de los niños, por qué es específicamente sobre el malvado cuando se trata de los jóvenes, y por qué no hay nada negativo en absoluto, cuando se trata de los padres)?

Comentarios

  • Dos preguntas relacionadas (no duplicadas en mi opinión): ¿Quiénes son los «hijos», «padres» y «jóvenes» a los que se dirige 1 Juan 2? y ¿Cuál es el significado del cambio de presente a aoristo en 1 Juan 2:12-14? Sería útil que, después de leer las respuestas a estas preguntas, pudieras enfocar esto un poco más. Está bien tener más de una pregunta estrechamente relacionada, pero parece que tienes 3-4 «conjuntos» de preguntas aquí. Creo que son demasiadas. Puedes hacer otra pregunta si es necesario. –  > Por Susan.
  • @Susan ver también este meta post –  > Por Dan.
3 respuestas
Apocalipsis Lad

Si la estructura repetitiva y los grupos individuales en 2:12-2:14 son elementos clave del esquema del escritor, entonces el siguiente paso es examinar todo el pasaje para ver cómo la estructura repetitiva se conecta con el resto del capítulo y el mensaje principal.

El capítulo 2 comienza dirigiéndose a dos grupos:

Hijitos míos (τεκνία – teknia), estas cosas os escribo para que no pequéis. Y si alguno peca, tenemos un Abogado ante el Padre, Jesucristo el justo. Y Él mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. (2:1-2)1

Hermanos, no os escribo ningún mandamiento nuevo, sino un mandamiento antiguo que tenéis desde el principio. El mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio. De nuevo os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas están pasando y la luz verdadera ya brilla. (2:7-8)

El escritor comienza dando teknia Los niños son instruidos para no pecar y si pecan, tienen un abogado, Jesús, que es la propiciación por los pecados de todo el mundo. La instrucción continúa con ejemplos de cómo pueden saber si conocen o no a Jesús. Si guardan sus mandatos (2:3); guardan su palabra (2:5); andan en sus caminos (2:6). Cada condición es «o». O lo conocen y guardan Sus mandatos, o no guardan Sus mandatos y son mentirosos. (La mentira es «lo conocen»).

La instrucción a los hermanos sigue un patrón similar usando la luz y las tinieblas; un hermano puede estar en la luz o en las tinieblas basado en el amor al hermano. Odiar a un hermano lo coloca a uno en la oscuridad, amar en la luz. El mismo «o» se aplica con una sutil distinción: el foco está en la comunidad. En otras palabras, el odio hacia uno sigue dando lugar a las tinieblas a pesar del amor hacia otro.

A continuación, las traducciones inglesas dan la impresión de que comienza el recurso de la repetición:

2:12 – Os escribo a vosotros, hijitos τεκνία – (teknia)
2:13 – Os escribo a vosotros, padres… Os escribo a vosotros, jóvenes… Os escribo a vosotros, niños pequeños παιδία – (paidia)
2:14 – Os he escrito a vosotros, padres…os he escrito a vosotros, jóvenes…

Teknia (niños pequeños) no se repite. No forma parte de la estructura (se utiliza una tercera vez en 2:28). En su lugar, el escritor utiliza «niños pequeños» paidia en la estructura de repetición.

Ya que el escritor reconoce dos grupos diferentes de «niños pequeños», teknia y paidiael pasaje general reconoce cinco grupos a los que se dirige. El primero es el de los niños pequeños teknia (2:1) que se repite en 2:12 y 2:28. El segundo (que no se repite) es el de los hermanos (2:7). Luego los padres, los jóvenes y otro tipo de niños paidiaforman la estructura.

La secuencia de repetición comienza en realidad en el versículo 13:

Primera secuencia:
Os escribo, padresPorque habéis conocido al que es desde el principio. Os escribo a vosotros jóvenesporque habéis vencido al malvado. Os escribo a vosotros niños pequeños (paidia)porque habéis conocido al Padre. (2:13)

Segunda secuencia:
Os he escrito a vosotros padresporque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros jóvenesPorque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, Y habéis vencido al inicuo. (2:14)…Niños pequeños (paidia)es la última hora; y como habéis oído que viene el Anticristo, ya han venido muchos anticristos, por lo cual sabemos que es la última hora. Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubieran sido de nosotros, habrían seguido con nosotros; pero salieron para que se manifestara que ninguno de ellos era de nosotros. (2:18-19)

Aquí está el uso del escritor de la repetición y la comparación del receptor y la razón:

Destinatario:              Versículo: Niños (teknia) 2:1, 2:12 y 2:28Padres 2:13 y 2:14Jóvenes 2:13 y 2:14Hijos (paidia) 2:13 y 2:18Recipiente:               Razón de la escritura:Niños (teknia): 1) (2:1) para que no pequen 2) (2:12) sus pecados son perdonados 3) (2:28) no se avergüenzan en su venidaPadres:                 1) (2:13) han conocido al que es desde el principio 2) (2:14) han conocido al que es desde el principioJóvenes: 1) (2:13) han vencido al inicuo 2) (2:14) son fuertes (2: 14) la palabra de Dios permanece en ellos (2:14) han vencido al inicuoNiños (paidia): 1) (2:13) han conocido al Padre 2) (2:18) saben que es la última hora y conocen al anticristo 3) (2:20) conocen todas las cosas

El teknia reciben un triple mensaje sobre el pecado. Los padres reciben un mensaje repetido textualmente; a los dos jóvenes se les dice que venzan al malvado y los segundos tienen la fuerza y la Palabra de Dios habitando en ellos; los paidia conocen al Padre, y es la última hora, y, puesto que el anticristo está identificado, lo saben también porque conocen todas las cosas (v20).

Como era habitual en esta época, se ha colocado un punto principal en medio del pasaje: a la izquierda viene el v19. Lo que había sido un solo grupo ahora está dividido. Uno de los propósitos de la estructura repetitiva es mostrar a los que se quedan que siempre habían estado formados por diferentes grupos. De hecho, puesto que el pasaje se cierra como empieza, dirigiéndose a los teknia niños, los mismos grupos siguen permaneciendo. La iglesia no era ni es homogénea. Los falsos discípulos se fueron, pero quedan personas de diferentes edades y diferentes etapas del verdadero discipulado.

El escritor ha utilizado la familia natural mostrando que la comunidad siempre ha estado formada por diferentes partes antes de presentar su argumento central:

  1. Los que se fueron no estaban verdaderamente con ellos. Su marcha es la prueba de que no eran verdaderos miembros.

  2. Los que se quedan han adquirido conocimiento, en particular, conocen la verdad: «Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. No os he escrito porque no conozcáis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira es de la verdad.» (2:20-21)

El uso de la familia natural vincula la estructura al Evangelio: 2

Entonces Jesús dijo a los judíos que le habían creído: «Si permanecéis en mi palabra, sois verdaderamente mis discípulos. Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres». (Juan 8:31-32)

y dijo: «Os aseguro que si no os convertís y os hacéis como niños (paidia), no entraréis en el reino de los cielos». (Mateo 18:3 – también Lucas 18:16)

Los que se quedaron resistieron el ataque (desde adentro); al hacerlo se fortalecieron, tienen la Palabra de Dios morando en ellos, resistieron al maligno y conocen todas las cosas. En esencia, son verdaderos discípulos (Juan 8:32) porque son paidia hijos.

Por último, ¿quiénes son los teknia niños?

Y ahora, hijitos (teknia), permaneced en Él, para que cuando se presente, tengamos confianza y no nos avergoncemos ante Él en su venida. Si sabéis que Él es justo, sabéis que todo el que practica la justicia ha nacido de Él. (2:28-29)

El capítulo termina como empieza, con un mensaje a los teknia niños. Al igual que los demás mensajes, se centra en los preceptos básicos o elementales de la fe cristiana. Por lo tanto, este grupo está formado o bien por creyentes nuevos o inmaduros (que todavía eran lo suficientemente fuertes como para no marcharse), o bien son personas que todavía no se han comprometido a creer (y por lo tanto necesitan que se les repita lo básico del Evangelio).

Tradicionalmente se considera que la carta de Juan fue escrita en Éfeso y que circularía a las demás iglesias de Asia (de forma similar a las cartas a las iglesias en el Apocalipsis). Así que mientras la división tuvo lugar en una ciudad, otras ciudades pueden no haber sido afectadas todavía. Los falsos maestros pueden haber estado circulando entre todas las localidades, pero la división ha afectado a una. Por lo tanto, el mensaje del escritor también aborda la situación en la que la división no ha llegado al punto de la ruptura real, o la situación en la que la ruptura ha comenzado pero hay algunos «indecisos» sobre si quedarse.


1. Todas las escrituras son de la Nueva Versión Reina Valera.
2. El Evangelio de Juan utiliza teknia una vez (13:33) y paidia una vez (21:5). El uso de los dos términos en la carta sigue la pauta del «crecimiento» de los discípulos desde la Última Cena hasta el desayuno junto al mar de Tiberas. Después de lavarles los pies son teknia que buscarán a Jesús, pero no pueden ir donde Él va; después de la resurrección, son paidia que van al mundo.

Comentarios

  • Sinceramente, bastante confuso. –  > Por brillante.
carpala

Veo que Juan nos revela la simplicidad del hecho, que es la misma Palabra de Dios la que ministra a cada grupo de personas. Es la misma Palabra que Juan habla a lo largo de sus epístolas a toda la iglesia, pero es el Espíritu de Dios el que es capaz de ministrar la Palabra a cada persona en cualquier etapa de desarrollo en la que se encuentre.Primero, escribe a los niños:

1Jo:2:12: Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os son perdonados por su nombre.

Porque es esencial que los recién nacidos comprendan que se les han perdonado los pecados. Sin este entendimiento, cómo podríamos tener confianza para acercarnos a Dios y comenzar a tener una relación adecuada con Él. Debemos tener esta confianza en la promesa de Dios, que si confesamos nuestros pecados Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados (1Jn.1:9, Ef.3:12). Es primordial que los hijos comprendan que son aceptados por el Padre no por su propio mérito sino por los méritos de la obra de Cristo; teniendo sus corazones establecidos con la gracia;

Heb:13:9: No os dejéis llevar por doctrinas diversas y extrañas. Porque es bueno que el corazón sea afirmado con la graciay no con carnes, que no han aprovechado a los que se han ocupado de ellas.

Juan escribe a los jóvenes en 1 Jn. 2:13 que han vencido al inicuo. Pero en el versículo 2:14, Juan muestra cómo los jóvenes han vencido al inicuo: porque vosotros sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros. La fortaleza aquí no está en relación con la fuerza física sino con la espiritual (Ec:9:11-18) y se obtiene a través del conocimiento de Dios. Una vez que, como hijos, hemos comprendido que nuestros pecados han sido perdonados, debemos seguir creciendo en la Palabra y permanecer dentro de la verdad que nos ha sido revelada (Jn. 15:1-8).El ejemplo de cómo vencer al maligno nos ha sido dado cuando Jesús venció al diablo citando y obedeciendo hábilmente la Palabra en cada ocasión que fue tentado (Mat. 4:1-11).

Y finalmente Juan se dirige también a los padres (ancianos) recordándoles que han conocido el Padre; reiterando lo mismo en ambos versos de 1 Jn. 2:13+14. Esta palabra conocido se utiliza para establecer que estos padres han tenido una relación íntima con el Padre. A estos ancianos, a diferencia de los niños e incluso de los jóvenes, se les reconoce que han sido establecidos en la fe y en el conocimiento de la Palabra como resultado de sus experiencias en asuntos espirituales. Este conocimiento habla de la comprensión que tienen de la naturaleza y los caminos del Padre (Jer.9:24):

Heb:5:13: Porque todo el que usa leche es inhábil en la palabra de justicia, pues es un niño. los que son mayores de edadlos que por el uso tienen sus sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal.

Estos versos en 1 Jn. 2:12-14 nos permiten entender que hay una correlación entre cómo en lo natural hay un proceso de crecimiento de niños a jóvenes a padres, así también en lo espiritual hay un patrón similar. Los creyentes deben tener paciencia para ser nutridos por el Espíritu de Dios en cada grupo de edad. Pedro en sus epístolas ministra de manera similar:

1Pe:2:1: Por lo tanto, desechando toda malicia, todo engaño, toda hipocresía, toda envidia y toda conversación malintencionada,1Pe:2:2 Como niños recién nacidos, desead la leche sincera de la palabra, para que crezcáis por ella1Pe:2:3: Si es que habéis probado que el Señor es bondadoso.

Pedro explica con más detalle en 2 Pe.1:1-15 este proceso de crecimiento y cómo debemos recordarnos continuamente que existe este proceso en nuestro desarrollo espiritual.

Espero que el uso de las escrituras citadas anteriormente ayude a comprender un poco la cuestión

El hecho de que Juan comience con los niños es porque ahí es donde un creyente comienza su caminar (relación)–vs.12 «porque vuestros pecados os son perdonados por causa de su nombre»; y como un bebé recién nacido lo que es imperativo es que un creyente entienda que ha sido recibido en la familia Dios (Gal. 4:4-8) y ahora es considerado un «hijo» y ahora conoce a Dios como Padre–vs.13 «porque habéis conocido al Padre». En cuanto al orden de los padres primero, luego los jóvenes en segundo lugar y los niños en último lugar en los versículos 13+14, yo diría que es en orden de autoridad en el cuerpo de Cristo. Los ancianos que tienen más experiencia y tienen sus sentidos ejercitados para discernir entre el bien y el mal, conocen (entienden) «a Aquel (Dios) que es desde el principio» y tienen el cargo de cuidar a los más jóvenes (1 Pedro 5:1-5, Hebreos 13:17). Y los más jóvenes tienen el encargo de someterse a los mayores (1Tim. 5:1, Heb.13:17, 1Pe.5:5).Como has notado el mensaje a los padres en los versos 13+14 es el mismo, «habéis conocido al que es desde el principio» Y el mensaje a los jóvenes es esencialmente el mismo «habéis vencido al inicuo»; la diferencia en el verso 14 es que Juan muestra cómo los jóvenes vencieron, «hombres, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros». Como es común a menudo la misma cosa se declara dos veces para traer énfasis a la declaración.Pero donde parecemos ver las cosas de manera diferente es en su declaración:

«Entonces, mi pregunta principal aquí es esta: ¿Por qué Juan eligió exactamente estas cosas únicas para cada uno de los tres grupos (en otras palabras, por qué es específicamente sobre los pecados cuando se trata de los niños, por qué es específicamente sobre el malvado cuando se trata de los jóvenes, y por qué no hay nada negativo en absoluto, cuando se trata de los padres)?»

Sólo veo cosas positivas dirigidas a los niños: vs.12 «vuestros pecados os son perdonados por su nombre» y vs.13 «habéis conocido al Padre». Y sólo positivas a los jóvenes: vs.13 «habéis vencido al maligno» y vs.14 «sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno». Parece que tu pregunta es más una afirmación que una investigación. Como si hubiera algún significado oculto más profundo al buscar lo negativo en el discurso a los niños y jóvenes (donde no se dice nada). Para mí, los niños son introducidos en el reino y se dan cuenta de que sus pecados son perdonados. Los jóvenes continúan en el camino y se dan cuenta de que están en una guerra espiritual y aprenden a vencer al enemigo a través de su conocimiento de la Palabra y la confianza en la gracia de Dios. Los padres se asientan (1P 5:10) en el camino y ayudan a los más jóvenes a alcanzar «la estatura de la plenitud de Cristo» (Ef 4:11-14).

Comentarios

  • (1) «Estos versículos de 1 Jn. 2:12-14 nos permiten entender que existe una correlación entre cómo en lo natural hay un proceso de crecimiento de niños a jóvenes a padres«A lo largo de toda su respuesta, usted hace hincapié en esta progresión de crecimiento espiritual: niños pequeños -> jóvenes -> padres, e ignora completamente el hecho de que Juan, de hecho, sigue otra secuencia: niños pequeños -> padres -> jóvenes; ¡y lo hace dos veces! ¿Tienes alguna explicación de por qué Juan eligió esa secuencia? –  > Por brillante.
  • (2) De hecho, si tuviera que escribir sobre un crecimiento espiritual, seguiría naturalmente la secuencia «niños pequeños -> jóvenes -> padres» – eso sería más claro y coherente con mi pensamiento. No habría ninguna razón para cambiar esa secuencia. Sin embargo, Juan eligió otro orden de cosas. ¿Por qué?  > Por brillante.

El autor de 1 Juan no se identifica en el texto y no afirma ser un apóstol, pero sugiere que conoció a Jesús personalmente:

1Jn 1:1 Lo que fue desde el principio [del ministerio de Jesús], lo que hemos oído [de primera mano], lo que hemos visto [directamente] con nuestros ojos, lo que hemos mirado [directamente] y hemos tocado [físicamente] con nuestras manos, en cuanto a la palabra [mensaje] de vida-

Este autor escribe con afecto, pero también con autoridad, sugiriendo que es un apóstol. Tradicionalmente esta carta se atribuye al autor del cuarto evangelio canónico que a su vez se atribuye tradicionalmente a «Juan».

Juan está en el círculo íntimo de Jesús. Se le llama «el discípulo a quien Jesús amaba»:

Joh_19:26 Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo al que amaba que estaban cerca, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo».

Joh_20:2 Entonces ella corrió y fue a Simón Pedro y y al otro discípulo, al que Jesús amabay les dijo: «Se han llevado al Señor del sepulcro y no sabemos dónde lo han puesto».

Joh_21:7 Aquel discípulo al que Jesús amabad dijo a Pedro: «¡Es el Señor!». Cuando Simón Pedro oyó que era el Señor, se vistió con su ropa exterior, pues estaba despojado para el trabajo, y se arrojó al mar.

La intimidad de Juan con Jesús se describe gráficamente como «el que se apoyó en Jesús durante la cena»:

Joh_21:20 Pedro se volvió y vio **al discípulo a quien Jesús amaba siguiéndolos, el que también se había apoyado en él durante la cena y había dicho: «Señor, ¿quién es el que te va a entregar? «**.

Excursis:Aunque soy de la humilde opinión de que las escrituras insisten en que el matrimonio es «un hombre, una mujer para toda la vida» hay que admitir que esta descripción sugiere que Jesús no tuvo problemas y participó en un «amor» especial con uno de sus discípulos y se reconfortó en la intimidad física con él. En otras palabras, esto se describe como una especie de «bromance» al estilo de David y Jonatón y puede ser una alusión. No hay una dimensión sexual en ninguna de las dos narraciones, ni se niega, pero esa intimidad del mismo sexo también se practica entre Jesús y su padre, así que no es un componente necesario:

Darby Joh 1:18 Nadie ha visto a Dios en ningún momento; el Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, él lo ha declarado .

Lázaro no está numerado entre los 12, sin embargo también es descrito como alguien a quien Jesús amaba particularmente:

Joh 11:3 Entonces las hermanas le enviaron a decir: «Señor aquel a quien amas está enfermo». … Joh 11:5 Ahora bien Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.

Y en una fábula Jesús habla de un Lázaro que está cenando con Abraham, recostado sobre su pecho:

Luk 16:22 Y sucedió que el mendigo murió, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahamel rico también murió y fue sepultado;

Es una característica de nuestros tiempos que los hombres no pueden disfrutar de un profundo afecto entre ellos sin estigmatizarlos.

Volviendo al tema, lo que quiero decir es que el autor, ya sea Juan o Lázaro (lo más probable es que sea Juan) tenía una relación íntima con Jesús y cuando escribe se basa en este conocimiento directo de primera mano de la vida y el ministerio de Jesús para proporcionar credenciales a sus oyentes.

Los «padres» también conocieron a Jesús de primera mano:

1Jn_2:13 Os escribo a vosotros padres, porque vosotros [también] conocéis [de primera mano] al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijos, porque conocéis al Padre. 1Jn_2:14 Os escribo a vosotros padres, porque vosotros conocéis [directamente] al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

Los «jóvenes» han aprendido de estos «padres» por lo que ellos también comparten un conocimiento robusto del mensaje. Los «niños» son los que carecen de este conocimiento directo y dependen de los «padres» para que les enseñen y entrenen.

usuario10231

Comentarios

  • ¿Puedes aportar fuentes? –  > Por brillante.
  • @brilliant He proporcionado las escrituras para cada una de mis afirmaciones. ¿Qué afirmación he hecho que carece de fuente? – usuario10231
  • Entonces… ¿es como si tú fueras la única fuente de todas esas afirmaciones? –  > Por brillante.
  • @brilliant Yo soy la fuente de esas interpretaciones, no del texto en cuestión. Para esta discusión los escritos de «Juan» son el texto primario y por lo tanto la fuente más verdadera. ¿Hay alguna afirmación en particular que te parezca que carece de fuente? – usuario10231
  • (1) «Para esta discusión los escritos de «Juan» son el texto primario y por lo tanto la fuente más verdadera«Ya que esas afirmaciones no son más que interpretaciones de dichas escrituras, las propias escrituras no son la fuente de esas afirmaciones porque las escrituras no afirman los puntos expuestos en esas interpretaciones. Por ejemplo, las escrituras SI afirman que –  > Por brillante.