¿Da Jesús el Espíritu Santo en Juan 20:22?

Soldarnal preguntó.

Después de la resurrección en el evangelio de Juan, Jesús se aparece a los discípulos y en Juan 20:22 sopla sobre ellos y dice: «Recibid el Espíritu Santo». ¿Qué ocurre aquí? ¿Les está dando Jesús el Espíritu Santo al soplar sobre ellos?

Editar: Tal vez esto ayude a responder la pregunta, pero una de las razones por las que me cuestiono lo que está sucediendo aquí es que conectando Juan 7:39, Juan 17:5y Juan 20:17 (y otros) parece que en Juan la venida del Espíritu está conectada con la ascensión de Jesús al Padre.

Comentarios

  • Cuando ocurrió Pentecostés, los creyentes se unieron a Jesucristo, es decir, fueron bautizados en su vida eterna. Cuando los discípulos recibieron el Espíritu Santo en Juan 20:22, no fueron bautizados en el Cuerpo de Cristo, sino que fueron llenos del Espíritu Santo de la misma manera que Juan el Bautista fue lleno del Espíritu. Hay otros ejemplos de tal «enduement» en el Antiguo Testamento (por ejemplo, Sansón, Elías, Saúl, David, Salomón, etc), sobre los que vino el Espíritu. Pentecostés fue el punto de inflexión cuando estos discípulos y otros fueron bautizados ontológicamente en la vida eterna de Jesucristo. –  > Por Joseph.
  • Tal vez la pregunta que deberías hacer es: «¿Jesús está respirando el aliento santo sobre ellos y diciéndoles que lo reciban? Lo que digo es, ¿no está claro por el contexto que el PNEUMA es «aliento»? –  > Por Rumiador.
  • Cuando Jesús murió en la cruz, su misión se completó, lo que significa que Dios insuflaría su Espíritu Santo a todos los que hicieran morir sus impulsos carnales. –  > Por Constantthin.
  • Basado en Jn 20:17; Lc 24:33-49, estoy seguro, humildemente, que Jesucristo debió ascender ‘secretamente’ a su Padre el día de su resurrección, después de detenerse a ver a María. Y luego ‘regresó’. Como Él describe en Jn 14:2-3, 12, 16-21, 23, 26, 28-29; 15:26-27; 16:5-10, 13-23; 17:13, 21-24. Me voy y voy a vosotros. Y ahora os lo he dicho antes de que ocurra, para que cuando ocurra creáis. Un poco de tiempo y ya no me veréis, y de nuevo un poco de tiempo y me veréis.  > Por Walter S.
8 respuestas
Jas 3.1

Respuesta corta: Hay una fuerte evidencia en las Escrituras de que ellos realmente recibieron el Espíritu en Pentecostés, y que lo que vemos en Juan 20:22 era Jesús dándoles una ilustración visual y una orden en preparación para ese evento.

La controversia

Para referencia, aquí está la declaración en cuestión:

Sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo». -Juan 20:22

La pregunta es ¿por qué Jesús dijo esto? Hay dos puntos de vista principales:

  • A) Jesús dijo: «Recibid el Espíritu Santo» porque en realidad estaba impartiendo Espíritu Santo en ese momento, y quería que ellos entendieran lo que estaba sucediendo. La «respiración» era para ilustrar la entrega de Espiritual vida espiritual, y sería una imagen familiar por su conocimiento de Génesis 2:7.

  • B) Jesús sopló sobre ellos para ilustrar1 a sus discípulos que Él y el Espíritu eran unoy que el Espíritu saldría de Él saliera de Él. A continuación ordenó a que recibieran el Espíritu Santo, porque ya era hora de que se fuera al Padre. ir al Padre y para que el Espíritu Santoy Él no estaría con ellos para explicarlo cuando sucediera.

1: Nótese que la palabra griega para Espíritu (πνεῦμα) es la misma palabra griega para vientoy para aliento.

El debate

El A le decía al grupo B grupo B:

  • Jesús dijo: «Recibe el Espíritu Santo». Claramente eso significa que recibieron el Espíritu Santo.

  • El Espíritu iba a ser dado después de que Jesús fuera glorificado, y Él fue glorificado a través de su crucifixión y resurrección

El B grupo diría a los A grupo A:

Obviamente, no está claro de este pasaje por sí solo cuándo Espíritu Santo fue dado. Tenemos que interpretar los pasajes poco claros de la Escritura a la luz de lo que sabemos de los pasajes más claros de la Escritura.

El contexto de la Escritura

El evento en Hechos 2 se menciona en las Escrituras como la promesa del Padre, el bautismo en el Espíritu, el Espíritu Santo que viene sobre ellosrecibir el poder de ser poder de ser sus testigosy ser llenos del llenos del Espíritu Santo.

1) Jesús dijo a sus discípulos:

Yo voy al que me envió… os conviene que me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Consolador; pero si me voy, os lo enviaré. -Juan 16:5-7

Este pasaje indica (A) que Jesús tenía que ir al Padre para que el Espíritu viniera, y (B) que Jesús «enviaría» el Espíritu después de irse. Jesús fue al Padre en Hechos 1:9-11.

  • El A podría argumentar que Jesús pudo haber ido al Padre entre su crucifixión y Juan 20, pero Juan 20:17 parece decir lo contrario.

  • Supongo que el grupo A grupo podría tratar de explicar el pasaje argumentando que el Espíritu vino de acuerdo con la previsión del Padre de que Jesús que Jesús iría al Padre, pero eso echaría por tierra toda la discusión al invalidar por completo la cronología bíblica.

La solución más obvia es que Jesús fue al Padre en Hechos 1y el Espíritu fue enviado en Hechos 2.

2) Juan 15:26-27 indica que la venida del Espíritu les haría ser testigos. Esto ocurrió en Pentecostés. (Véase Hechos 1:4 y Hechos 1:8.)

3) Juan 16:7-11 indica que la venida del Espíritu resultaría en la convicción del mundo. Esto ocurrió en Pentecostés. (Ver Hechos 1:4 y Hechos 2:14-41.)


Véase aquí para una larga lista de pruebas adicionales en apoyo de esta interpretación.

Comentarios

  • Esta respuesta supone una doctrina cristiana del Espíritu Santo que no se desarrolló hasta décadas después de la redacción del evangelio. Plantea la cuestión como un debate teológico y luego busca una «solución» teológica que se corresponda con una determinada sistemática. Esto no es exégesis como yo la entiendo, ni como el propio autor la describe aquí: hermeneutics.stackexchange.com/a/5325/6884 –  > Por Schuh.
  • Pablo desarrolla plenamente la experiencia de Cristo Espíritu antes de que se escribiera este Evangelio. Además, el Mesías nació del Espíritu y habló del Espíritu de la Realidad claramente justo antes de su ejecución, como registra Juan el testigo seis décadas después. En cualquier caso, el Espíritu fue dado y recibido tanto en Jn 20 como en Hch 2. Ninguna de las dos es una ‘ilustración’ sin sentido; en Hch 1, 40 días después de Jn 20, Jesús explicó el bautismo que iban a recibir; Jesús ‘estaba allí’ en Hch 2, ‘Él y el Espíritu eran uno’, recordándoles lo que había dicho (Jn 14:26); y el Espíritu tiene dos aspectos: vida y poder –  > Por Walter S.
Richard

Referencia del Génesis

El W. Hall Harris sobre los temas dice lo siguiente

El uso del verbo ejnefuvshsen para describir la acción de Jesús aquí recuerda a Gn 2:7 en los LXX, donde «Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y el hombre fue un ser viviente». Esta vez, sin embargo, es Jesús quien insufla el aliento/espíritu de vida eterna, la vida de lo alto, a sus discípulos.

La idea que se presenta en este comentario no es que sea el Espíritu Santo, sino el aliento o espíritu de vida eterna. Al igual que Dios insufló vida al hombre en Génesis 2:7Jesús insufló vida eterna en el hombre en Juan 20:22.

Alusión a Ezequiel

El comentario de Harris va más allá, diciendo que también evoca las imágenes de Ezequiel 37:1-14 y el valle de los huesos secos. En particular, parece evocar este pasaje:

Ezequiel 37:9-10
9 Entonces me dijo: «Profetiza al aliento; profetiza, hijo de hombre, y dile: ‘Esto es lo que dice el Señor soberano: Ven, aliento, desde los cuatro vientos y sopla en estos muertos, para que vivan'». 10 Así que profeticé como él me ordenó, y el aliento entró en ellos; volvieron a la vida y se pusieron de pie, un vasto ejército

La vida eterna

Es muy claro aquí que Jesús estaba dando el Espíritu Santo:

Juan 20:22 (NVI)
Y con esto sopló sobre ellos y dijo: «Recibid el Espíritu Santo.

Lo más probable es que este soplo fuera Jesús dándoles la vida eterna en forma de Espíritu Santo. Esto puede verse en el paralelo del Génesis, así como en la alusión a Ezequiel.

Esto se ve apoyado por la referencia que se hizo anteriormente en Juan:

Juan 7:38-39 (NVI)Énfasis añadido
38 «A todo el que crea en mí, como dice la Escritura, le brotarán ríos de agua viva». 39 Con esto se refería al Espíritu, que más tarde recibirían los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, ya que Jesús aún no había sido glorificado.

Sin embargo, en este punto de Juan 20, Jesús había sido crucificado (es decir glorificado (Juan 12:23)).

Por lo tanto, el Espíritu Santo estaba siendo claramente dado aquí.

Reconciliación con Pentecostés

Podemos ver en Hechos 2 el Espíritu Santo dando poder para hablar en lenguas en el día de Pentecostés. Muchos presumen que esto cuando el Espíritu Santo fue dado a los humanos.

El comentario de Harris argumenta que la vida eterna del Espíritu Santo fue dada en Juan 20 y el poder del Espíritu Santo fue dado en Hechos 2.

Personalmente creo que Juan 20 es claro que el Espíritu Santo fue dado en ese momento. Aunque la manifestación de poder no se dio hasta Hechos 2, eso no excluye la idea de que el Espíritu Santo ya había sido dado.

Resumen

Juan 20:22 fue el punto, después de la resurrección (es decir, después de la glorificación), cuando los discípulos recibieron el Espíritu Santo. Este es el punto en el que recibieron la vida eterna a través del Espíritu Santo. Y Hechos 2 fue la primera manifestación del poder del Espíritu Santo.

Comentarios

  • Richard, me gusta tu respuesta. ¿Pero no parece incoherente que Jesús diga «Recibid el Espíritu Santo» cuando quería decir «recibid la vida eterna»? ¿Sigues manteniendo esta respuesta? –  > Por C. Kelly.
norwebian

Por lo que he entendido, se trata de un paralelismo con el relato de la creación en el Génesis, donde Dios da vida a Adán insuflando en sus narices el aliento de vida (Gn 2,7). Supongo que esto debe leerse a la luz de la promesa de, por ejemplo, Ezequiel 11,19 y una respuesta a la oración del Salmo 51,12.

No creo que este versículo deba verse por separado del siguiente, que se refiere al poder de atar y desatar, y por tanto está relacionado con la palabra de Jesús a Pedro. Creo que «lo que ocurre aquí» es algo diferente de lo que ocurre et pentecostés, donde todo el mundo recibe este espíritu: esto es algo exclusivo para el círculo íntimo de Jesús, los apóstoles.

Comentarios

  • ¡Bienvenido a BibleHermeneutics.SE! –  > Por Richard.
  • 🙂 ¡Gracias, amigo! Hacía muchos años que no ejercía en este terreno, por así decirlo. –  > Por norwebian.

Jesús no está dando a los discípulos «el Espíritu» porque «espíritu» es un concepto falso. «Espíritu» es sólo un sinónimo de «aliento». Les está dando el aliento sagrado. Desde Génesis 2:7 la idea de que Dios llena a las personas con su propio aliento ha impregnado las escrituras. Pablo llama a esto «el principio del aliento de vida»:

Rom 8:2 Porque la ley del Espíritu [aliento] de vida en Cristo Jesús me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.

Este principio, que el aliento da vida es declarado explícitamente por Jesús:

Juan 6:63 [limpiado] El aliento da la vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son aliento y vida.

Observe que Jesús relaciona sus palabras con «el aliento de vida» en contraste con el «pan de vida». Primero dice que él es el pan de vida que da y que da vida al mundo:

Joh 6:51 Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; si alguien come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, que daré para la vida del mundo.

Habla de «comer» su carne, pero luego aclara para decir que su carne es un mensaje evangélico y no una comida y que comerla implica la fe en el mensaje de su muerte y resurrección, no una comida física literal:

Juan 6:63 [limpiado] El aliento da la vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son aliento y vida.

La idea de que las palabras son «aliento» no es difícil porque el aliento es el medio de las palabras. De hecho, el Pablo original no creía que alguien pudiera ser impactado por el evangelio si no era hablado por alguien lleno del aliento de Dios:

2Cor 3:3 Y mostráis que sois una carta de Cristo entregada por nosotros, escrita no con tinta sino con el Espíritu [aliento] del Dios vivo, no en tablas de piedra sino en tablas de corazones humanos. 2Cor 3:4 Tal es la confianza que tenemos por medio de Cristo hacia Dios. 2Cor 3:5 No es que nos bastemos a nosotros mismos para pretender que algo proviene de nosotros, sino que nuestra suficiencia proviene de Dios, 2Cor 3:6 quien nos ha hecho suficientes para ser ministros de un nuevo pacto, no de la letra sino del Espíritu [aliento]. Porque la letra mata, pero el el Espíritu [aliento] da vida.

Rom 10:14 ¿Cómo, pues, van a invocar a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo van a creer en aquel de quien nunca han oído? ¿Y cómo van a oír sin que alguien les predique?

Eze 37:5 Así dice el Señor DIOS a estos huesos: He aquí, haré que entre el aliento en vosotros, y viviréis. Eze 37:6 Pondré tendones sobre vosotros, y haré que os entre carne, y os cubriré de piel y pondré aliento en ti, y vivirásy sabrás que yo soy el Señor». … Eze 37:8 Y miré, y he aquí que había tendones en ellos, y la carne había venido sobre ellos, y la piel los había cubierto. Pero no había aliento en ellos. Eze 37:9 Entonces me dijo: «Profetiza al aliento; profetiza, hijo de hombre, y di al aliento: Así dice el Señor DIOS: Ven de los cuatro vientos, oh aliento, y sopla sobre estos muertos, para que vivan.» Eze 37:10 Así que profeticé como él me ordenó, y el aliento entró en ellos, y vivieron y se pusieron en pie, un ejército muy grande.

Más adelante, en 2 Tim, una carta supuestamente de Pablo sugiere que el texto escrito también puede ser vivificante porque es «soplado por Dios»:

RVR 2 Timoteo 3:16 Toda la Escritura es exhalada por Dios y es útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia,

Los desobedientes respiran un aire completamente diferente:

Ef 2:2 en el cual anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, siguiendo al príncipe de la potestad del el aire del soplo que ahora actúa en los hijos de la desobediencia-.

Contrasta esta sólida intertextualidad con la idea de «respirar Espíritu». Sencillamente, no se respira «espíritu» porque el «espíritu» (como lo definen los que abrazan el Dualismo de Sustancia) es inmaterial. No tiene fisicidad, ni propiedades físicas y, por tanto, es una abstracción.

Asi que uno puede separarse de los dualistas y abrazar el principio de las escrituras o rechazar el principio de las escrituras y abrazar el dualismo pero estos dos estan en desacuerdo. Solo con el conocimiento de que lo que Jesús respiró es el aliento se puede dar algún sentido real al pasaje.

La excepción a esta regla es que uno puede entender que «espíritu» es un sinónimo de «aliento». En los idiomas originales, y en todos los idiomas relevantes antes de la KJV, cuando acuñaron la palabra «espíritu» a partir de la palabra latina para «aliento», «spiritus», sólo había una palabra. Personalmente creo que lo ideal sería tener sólo la palabra «espíritu» y perder la palabra «aliento» porque los antiguos creían que el aliento era una fuerza divina, no sólo gases. Lo concebían como una especie de «órgano inteligente» con propiedades místicas. Cuando entró en la estatua de arcilla de Yehovah (Adán) la animó y la hizo inteligente.

Así que Jesús estaba dando «el aliento de vida» y si consideramos correctamente «espíritu» como sinónimo de «aliento» entonces sí, estaba dando «el espíritu» pero no el «espíritu del mundo»:

1Cor 2:10 Estas cosas nos las ha revelado Dios por medio del aliento. Porque el aliento lo escudriña todo, hasta lo más profundo de Dios. 1Co 2:11 Porque ¿quién conoce los pensamientos de una persona sino el aliento de esa persona, que está en ella? Así también nadie comprende los pensamientos de Dios, sino el aliento de Dios. 1Co 2:12 Pero nosotros no hemos recibido el aliento del mundo, sino el aliento que viene de Dios, para que entendamos las cosas que Dios nos ha dado gratuitamente.

Una vez que te despojas del Dualismo de Sustancia y ves que «el principio del aliento de vida» comienza en el Génesis y pasa por el Apocalipsis, entonces las escrituras se abren. Hablar de «espíritu» sólo enturbia las aguas y convierte cada verso en un enigma sin sentido.

usuario10231

Comentarios

  • Esta respuesta es polémica pero llena de material de reflexión. Tengo entendido que el «dualismo de la sustancia» no entró en el pensamiento cristiano hasta mucho después de los escritores de los evangelios, por lo que una exégesis adecuada de este texto debe lidiar con la comprensión anterior de pneuma como un aliento físico, no como un personaje divino abstracto. Por tanto, «Espíritu Santo» ya no es una buena traducción de este texto. Excelente. –  > Por Schuh.
Dick Harfield

Juan 20:22 y Hechos 2:1-4 están en tensión, por lo que los comentaristas del Nuevo Testamento tratan de armonizar los dos relatos en el marco de su fe. Los tres ejemplos siguientes son diferentes formas de armonizar los dos relatos:

  • El comentario bíblico de Jamieson-Fausset-Brown dice que fue una entrega simbólica del Espíritu, por lo que no recibieron nada tangible.
  • Matthew Poole dice que antes de esto habían recibido el Espíritu como un Espíritu de santificación, y habían recibido un poder para hacer milagros, pero Jesús aquí les asegura la presencia del Espíritu Santo con ellos, en su ministerio más ordinario, al instruir y gobernar la iglesia. Para Poole, esto era de nuevo un signo o símbolo exterior.
  • La Biblia de Cambridge para Escuelas y Colegios resuelve la cuestión diciendo que había un don pascual distinto del don pentecostal del Espíritu Santo, uno preparatorio del otro. No se nos dice en qué se diferencia un Espíritu Santo pascual de un Espíritu Santo pentecostal.

J. Carl L. Laney (Comentario del Evangelio de Juan- Moody) dice que los que toman Juan 20:22 como una promesa de la venida del Espíritu no aprecian todo el significado del gesto simbólico asociado a las palabras de Jesús. Él bregó sobre ellos y dijo: «Recibid el Espíritu Santo». No dijo: «Recibiréis el Espíritu Santo». En opinión de Laney (y de Plumer), esto implica claramente que algo fue otorgado allí mismo, muy probablemente una provisión provisional para los discípulos durante los cincuenta días hasta Pentecostés. No se nos dice por qué sería necesaria una provisión provisional, y podría ser una dificultad para el trinitarismo si Jesús no pudiera otorgar una provisión completa del Espíritu Santo.

Craig S. Keener (Hechos: An Exegetical Commentary : Volume 1) dice que algunos estudiosos piensan que Lucas y Juan ven el mismo evento pero con diferentes énfasis teológicos. Esto lleva a Keener a preguntarse si Lucas se inventó su versión de Pentecostés o si Juan alteró el escenario para incluir el Pentecostés antes de que terminara su Evangelio.

Una posición alternativa es que Juan y Hechos simplemente provienen de dos tradiciones diferentes y cada una fue escrita sin conocimiento de la otra. No son relatos diferentes del mismo evento, simplemente porque las narraciones y las imágenes son muy diferentes.

Cannabijoy

Sí, porque:

«Y habiendo dicho esto, les mostró sus manos y su costado. Entonces los discípulos se alegraron al ver al Señor.

Entonces Jesús les volvió a decir: Paz a vosotros; como mi Padre me ha enviado, así os envío yo.

Y dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo Recibid el Espíritu Santo» Juan 20:22

En primer lugar, observe que Yeshua sopló sobre sus «discípulos». Esto significa que Matías también recibió el espíritu apartado este día (Hechos 1:21 lo confirma). Tomás no necesitaba estar allí para recibir el espíritu. Vio a Yeshua más tarde, y no hay ninguna razón por la que Yeshua no pudiera haber soplado sobre él también. Sin embargo, sabemos que Tomás sí lo recibió, porque:

«Y cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes en un mismo lugar.

Y de repente vino un ruido del cielo como de un viento impetuoso, que llenó toda la casa donde estaban sentados.

Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se posaron sobre cada uno de ellos.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santoy comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen». Hechos 2:1-4

Este pasaje dice que los doce Apóstoles fueron «llenos» del espíritu apartado. Nada en Hechos dice que los Apóstoles lo «recibieron» en este día. Ser «lleno» con el espíritu es común en los Hechos:

«Entonces Pedro lleno con el Espíritu Santo, les dijo: «Gobernantes del pueblo y ancianos de Israel» Hechos 4:8

Y cuando hubieron orado, el lugar donde estaban reunidos fue sacudido; y todos fueron llenos con el Espíritu Santo, y hablaban la palabra de Dios con denuedo». Hechos 4:31

«Y los discípulos fueron llenos de alegría y del Espíritu Santo». Hechos 13:52

Así que los discípulos sí recibieron el espíritu cuando Yeshua sopló sobre ellos, y Tomás también lo recibió. Además, creo que Matías y todos los discípulos lo recibieron. Les dio la autoridad para perdonar pecados, y les dio el poder de hablar otros idiomas en Hechos 2.

Ozzie Ozzie

¿Está Jesús dando el Espíritu en Juan 20:22?

Juan 20:22 (NASB)

» Y dicho esto, sopló sobre ellos y *les dijo: «Recibid el Espíritu Santo».

No, fue sólo un gesto simbólico de que pronto recibirían el espíritu santo.

Mientras los apóstoles estaban encerrados en una habitación, el día que resucitó, Jesús se les apareció,Juan escribió: 21 «La paz esté con vosotros; como el Padre me ha enviado, yo también os envío». 22 Y dicho esto, sopló sobre ellos y *les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. 23 Si perdonáis los pecados a alguno, le son perdonados; si se los retenéis, le son retenidos» Juan 20:21-23

De los versos 19 a 24 observamos que los discípulos mencionados son sus fieles apóstoles y al soplar sobre ellos y decir: «Recibe el Espíritu Santo», simbólicamente les dio aviso de que pronto recibirían el espíritu santo, en armonía con esto, el verso 7: 39 dice: «Pero esto lo dijo del Espíritu, que iban a recibir los que creyeran en él iban a recibir; porque el Espíritu no se había dado aún, porque Jesús no había sido glorificado todavía».

El evento real ocurrió en el día de Pentecostés, cincuenta días después, Jesús derramó el espíritu santo sobre unos 120 discípulos y fueron inspirados. Hechos 2:2-4 (NASB) dice:

2″ Y de repente vino del cielo un ruido como de un viento violento, y llenó toda la casa donde estaban sentados. 3 Y se les aparecieron lenguas como de fuego que se distribuían y se posaban sobre cada uno de ellos. 4 Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba [e]palabra».

Antes de la muerte y resurrección de Jesús, él habló de sus seguidores que recibirían el espíritu santo, comenzando en Pentecostés 33 E.C., diciendo que de sus partes más íntimas «fluirán ríos de agua viva». Escribió Juan:

Después de ser exaltado a la diestra de Dios, Jesús, «recibió del Padre la promesa del espíritu santo» (Hechos 2:33) Aunque Jesús fue ungido por su Padre y a su vez ungió a sus fieles seguidores con espíritu santo, es Dios quien invita a cada persona.

Hechos 2:33 (NASB)

33 «Por lo tanto, habiendo sido exaltado a la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que ustedes ven y oyen.»

Bob Jones

Adenda:

La alusión de Ezequiel es buena. Después de que él habló a los huesos ellos volvieron a la vida pero «no había aliento en ellos» v.8. aunque él dijo que pondría aliento en ellos. Esto nos dice que el aliento que puso en ellos se gastó en dar vida a la carne.

Así que ordenó al viento, después de lo cual tuvieron aliento.

Recibir el Espíritu Santo fue un proceso de dos pasos. 1 Fueron traídos a la vida cuando Jesús sopló sobre ellos (por el Espíritu de Cristo)[2] y luego recibieron el aliento en Pentecostés.

Jesús gastó su aliento (vida) en la cruz para darnos vida. El don del Espíritu Santo vino después.

Al igual que en la Trinidad, hay tres Espíritus que son uno (el Espíritu de Dios, el Espíritu de Jesucristo y el Espíritu Santo). Se puede hablar de ellos indistintamente de la misma manera que de la Trinidad cuando se refiere a Dios, o de manera distintiva cuando se habla de una de las personas de la Trinidad.


Referencias

[1]

Mi respuesta sobre cómo se relacionan el pan y la palabra apoya la recepción del Espíritu en dos etapas. Así como el hombre no vive sólo de pan (la cruz), nosotros vivimos de toda palabra. En la cruz es donde el Espíritu de Cristo nos hace nacer de nuevo, para que podamos ver el reino de los cielos. Su espíritu se gasta en darnos vida. El Espíritu Santo es dado para que podamos caminar en esa nueva vida.

[2]

Php 1:19 Porque sé que esto se convertirá en mi salvación por medio de su oración, y el suministro del Espíritu de Jesucristo,

Comentarios

  • Hmm… El Espíritu del Espíritu Santo parece un concepto extraño. ¿Tienes alguna referencia para ello? No recuerdo ningún texto bíblico que lo exprese así… –  > Por Jon Ericson.
  • «El Espíritu del Espíritu Santo» ¿de dónde sacas eso? –  > Por Bob Jones.
  • Estoy confundido por lo que quieres decir con «tres Espíritus». –  > Por Jon Ericson.
  • No sé cómo aclararlo. Los enumeré: El Espíritu de Dios, El Espíritu de Jesucristo y el Espíritu Santo. Puedes encontrar los tres usados en el NT. Son una expresión más de la Trinidad. –  > Por Bob Jones.
  • Supongo que considerarlos términos redundantes no es malo, ya que todos son un solo Dios. Pero se pierde parte de la profundidad del significado cuando se difuminan las distinciones que se hacen entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. –  > Por Bob Jones.