La palabra «extensión» en Génesis 1:6-8

Sofiko preguntó.

Al leer Génesis 1:6-8, mi comprensión de Génesis 1:6 era que el significado contextual de «la extensión» era una tierra que separa las aguas de las aguas. En 1:7 parece referirse a la separación de las aguas bajo la tierra y de las que están por encima de ella. Sin embargo, en 1:8 estaba confundido porque la expansión resultó ser el cielo.

  1. Y Dios dijo: «Que haya una extensión en medio de las aguas, y que separe las aguas de las aguas».
  2. Y Dios hizo la expansión y separó las aguas que estaban bajo la extensión de las aguas que estaban por encima la extensión. Y así fue.
  3. Y Dios llamó a la la expansión Cielo. Y fue la tarde y la mañana, el segundo día. (ESV)

¿Cómo debo entender esta palabra en Génesis 1:6-8? ¿Se refiere a lo mismo en los tres versículos?

Comentarios

  • Se refiere a las nubes que componen el cielo. Pero tal vez se refiera a las aguas que ya están por encima de la expansión. Buena observación. Si conoces la historia de la Tierra primitiva, la actividad volcánica era muy alta y se suelen liberar muchos gases, entre ellos el agua. es.wikipedia.org/wiki/Cenizas_volcánicas#Química –  > Por AngelusVastator.
8 respuestas
Jonathan Chell

La división de las aguas

Como el v8 dice la extensión en el ‘cielo’ no podemos tomar la extensión para referirse a la tierra. Cabe señalar que algunas traducciones utilizan aquí la palabra «cielo» en lugar de «cielo». Por ejemplo:

NIB Génesis 1:8 Dios llamó a la expansión «cielo». Y fue la tarde y la mañana: el segundo día.

NET Génesis 1:8 Dios llamó a la expansión «cielo». Hubo tarde, y hubo mañana, un segundo día.

NLT Génesis 1:8 Dios llamó al espacio «cielo». Y pasó la tarde y llegó la mañana, marcando el segundo día.

Mirando el v7 queda claro que este cielo que forma esta división está dividiendo entre las aguas de abajo y de arriba.

Génesis 1:7 Así hizo Dios el firmamento, y dividió las aguas que estaban debajo de del firmamento de las aguas que estaban por encima de del firmamento; y fue así [RVA]

Así que la división fue vertical.

Cielo

Merece la pena considerar la diferencia de traducción que evidencian varias traducciones al inglés en este punto en lo que respecta al término hebreo שָׁמַ֫יִם que se traduce aquí como «cielo» o «cielos».

La palabra שָׁמַ֫יִם se encuentra varias veces en el Antiguo Testamento y se traduce con varios significados; ‘cielo’, ‘aire’, ‘cielo’, incluso ‘astrólogos’ en Isaías 47:13 (aunque el verbo הָבַר – ‘dividir’ parece ser clave en este sentido)

En cuanto a su uso aquí un léxico dice:

  1. a. cielos visibles, cielo, donde están las estrellas, etc., son Ju 5:20; Gn 15:5 (J), Dt 4:19; Gn 1:14, 15, 17 (P), de ahí כּוֹכְבֵי הַשּׁ׳ 22: 17 (JE) + 9 veces (normalmente como incontables), (כָּל-)צְבָא הַשּׁ׳ Dt 4:19; Je 8:2 + (צ׳ 1 c; raramente de ángeles, צ׳ 1 b); ante el cual vuelan las aves Gn 1:20 (P), cf. Dt 4:17; Je 8:7; Pr 30:19, עוֹף הַשּׁ׳ Gn 2:19 (J), 1:19 (P) + (עוֹף 1), צִפֹּר שׁ׳ †ψ 8:9, נִשְׁרֵי שׁ׳ †La 4:19; como רָקִיע (q. v.) Gn 1:8 (P), ψ 19:2, con aguas abajo y arriba Gn 1:9 (P, cf. v 7), ψ 148:4, oscurecido con nubes 1 K 18:45, despejado por el viento Jb 26:13; de donde viene la lluvia Gn 8:2 (J), Ju 5:4; Dt 11:11 +, y el rocío Gn 27:28 (J), v 39 (E), Dt 33:28 (poema) +, cf. בִּרְכֹת שׁ׳ †Gn 49:25 (poema en J), מֶגֶד שׁ׳ †Dt 33:13 (poema), pero también fuego (destructivo) 2 K 1:10(×2); Jb 1:16 + (v. también 2 a infr.); הֹבְרֵי שׁ׳ Is 47:13, i. e. astrólogos, cf. אוֹתוֹת הַשּׁ׳ Je 10:2; como alto Gn 11:4 (J), Am 9:2 (opp. שְׁאוֹל), v 6 (opp. אֶרֶץ) +, עַד-לֵב הַשּׁ׳ Dt 4:11; como sobre toda la tierra, תַּחַת (כָּל-)הַשּׁ׳ Gn 6:17; 7:19 (ambos P), Dt 2:25; Ec 1:13 מִתַּחַת וגו׳ (de exterminio) Ex 17:14 (E), Dt 7:24; 9:14 +; especifica. de Israel, שָׁמֶיךָ Dt 28:23, שְׁמֵיכֶם Lv 26:19 (H); בֵּין הַשּׁ׳ וּבֵין הָאָרֶץ 2 S 18:9 (colgado de un árbol), 1 Ch 21:16 (de ángel), cf. Ez 8:3 (Ezequiel en visión), Zc 5:9 (efa voladora); מִקְּצֵה הַשּׁ׳ וְעַד-קְצֵה הַשּׁ׳ de límites del horizonte Dt 4:32, cf. 30:4 Ne 1:9 ψ 19:7; como hecho por Dios Je 51:15 (opp. תֵּבֵל), ψ 8:4 +; soportando Dt 11:21; Jb 14:12 ψ 89:30; especialmente (הַ)שּׁ׳ וְ(הָ)אָרֶץ = universo (cf. en Sab, SabDenkm nº 41. 42, 1. 3), Dt 3:24; Gn 1:1 (P) (especialmente Dt Je Is 2 ψψ), + הַיָּם Ex 20:11; Hg 2:6, etc., + מַיִם מִתַּחַת לָאָרֶץ Ex 20:4 = Dt 5:8, cf. Pr 30:4, etc.; opp. תְּהוֹם Pr 8:27 ( + אֶרֶץ v 29); שׁ׳ חֲדָשִׁים וְהָאָרֶץ חֲדָשָׁה como parte de la gloria futura †Is 65:17; 66:22. b. las frases son: אֲרֻבּוֹת הַשּׁ׳ (dejar pasar la lluvia) †Gn 7:11; 8:2 (P), Mal 3:10 (fig.), cf. הֲיַעֲשֶׂה י׳ א׳ בַּשּׁ׳ 2 K 7:2, 19, así דַּלְתֵי שׁ׳†ψ 78:23 (para el maná), cf. דְּגַן שׁ׳ †v 24, לֶחֶם שׁ׳ †105:40; מוֹסְדוֹת הַשּׁ׳ 2 S 22:8 (|| הָאָרֶץ; en || ψ 18:8 מ׳ הָרִים), עַמּוּדֵי שׁ׳ Jb 26:11, חוּג שׁ׳ 22: 14; hacia el cielo es הַשָּׁמַ֫יְמָה Jos 8:20 (J), Ex 9:8, 10 (P), Jb 2:12; Ju 13:20; 20:40; 2 Ch 6: 13; עַל-הַשָּׁמַיִם Ex 9:22, 23; 10:21, 22 (todos E), אֶל-שׁ׳ Dt 32:40 (poema), Dn 12:7, שׁ׳ solo 1 K 8:22, 54; Jb 35:5; Pr 23:5.1

En la LXX se lee:

Génesis 1:8 καὶ ἐκάλεσεν ὁ θεὸς τὸ στερέωμα οὐρανόν καὶ εἶδεν ὁ θεὸς ὅτι καλόν καὶ ἐγένετο ἑσπέρα καὶ ἐγένετο πρωί ἡμέρα δευτέρα

El término griego οὐρανόν comparte un rango semántico similar al hebreo y puede significar: cielo, cielo, aire, morada de Dios 2

En relación con este término un comentarista señala:

Por tercera vez Dios nombra su creación; aquí la extensión se denomina šāmayim, «cielo», la misma palabra traducida como «cielos» en el v. 1. La «extensión» se considera parte de los «cielos», y los dos aparecen juntos en la descripción «la extensión del cielo» (1:15, 17, 20). Los «cielos» son los cielos visibles para el ojo humano, mientras que la morada de Dios son los cielos de arriba, donde su corte se reúne pero no se puede ver.3

Parece, pues, que la mejor comprensión de la palabra שָׁמַ֫יִם (cielo/cielo) es nuestro cielo, o atmósfera, de ahí que podamos concluir que el agua que hay debajo de la atmósfera es lo que serán los «mares 4 sin embargo como las nubes son parte de nuestro cielo entonces sugeriría que las aguas de arriba son algo distinto a las nubes 5

¿Qué es el firmamento?

La palabra ‘firmamento’ en hebreo רָקִ֖יעַ tiene el sentido de algo que se extiende, se extiende o se golpea, 6.

Se ha creído en el pasado que este firmamento era un cuerpo sólido (la bóveda del cielo) por ejemplo leemos «Tosotros, que tradujeron rakiʾa por firmamentum, lo consideraron un cuerpo sólido7 y «KNOBEL: «El cielo era para los hebreos una sustancia material (Éxodo 24:10), una bóveda fija establecida sobre las aguas que rodeaban el círculo de la tierra (Prov. 8:27), firme como un espejo fundido (Job 37:18), y sostenido por las colinas más altas, que por ello se llaman pilares y cimientos del cielo (2 Sam. 22:8; Job 26:11); se le atribuyen aberturas o puertas (cap. 7:11; 28:17; Sal. 78:23). Existen las mismas representaciones en otros lugares.«» 8

Sin embargo, hay que señalar que la interpretación de los lectores y la intención del autor no siempre coinciden. Sailhammer señala que

«… debemos tener cuidado de no dejar que nuestra propia visión de la estructura del universo ni lo que pensamos que fue la visión de los antiguos controle nuestra comprensión de la descripción del autor bíblico9

El comentario de Lange contiene esto:

Pero no debemos olvidar que los modos de expresión hebreos para los objetos que tienen una relación religiosa, contienen siempre un elemento simbólico que desdeña la presión literal.10

Esto puede ir más allá del alcance de la pregunta actual, pero para los interesados hay una interesante discusión sobre la intención del autor con respecto al firmamento aquí Para nuestra comprensión, probablemente baste con afirmar que el firmamento es el cielo según Gn 1:8 y que no hay pruebas de que el autor concibiera el firmamento como una masa sólida. «El «firmamento» describe tanto el lugar en el que se colocaron las luminarias (v. 14-15; 17) como el cielo donde se observan las aves (v. 20).«11

Reflexiones finales

Lo más probable es que el uso de «firmamento» en el relato del Génesis tenga una intención fenomenológica (desde la perspectiva de un observador en la Tierra), aunque no siempre se ha entendido así. En este sentido, se refiere a la atmósfera de la tierra que el escritor está diciendo que Dios utilizó para dividir las aguas de arriba y de abajo.


Notas a pie de página

1 Brown, F., Driver, S. R., & Briggs, C. A. (2000). Enhanced Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon (ed. electrónica, pp. 1029-1030). Oak Harbor, WA: Logos Research Systems.

2 El léxico de Friberg contiene las siguientes entradas (1) como la atmósfera directamente sobre la tierra, cielo, aire, firmamento (MT 6.26; LU 17.24); (2) como el firmamento del cielo estrellado, cielo (MT 24.29a); (3) como la morada de Dios (MT 5.16), los ángeles (MT 22.30), y los justos muertos (2C 5. 1, 2) cielo; (4) por metonimia, como sinónimo de Dios o de los habitantes del cielo (LU 15.18; RV 12.12 [posiblemente personificación]); (5) plural oi` ouvranoi, cielo, los cielos, un concepto judío, que se encuentra originalmente en la Septuaginta, según el cual el cielo se compone de varias esferas, con Dios habitando en el cielo más alto (2C 12.2; EP 1.10 )

3Mathews, K. A. (1996). Genesis 1-11:26 (Vol. 1A, p. 150). Nashville: Broadman & Holman Publishers.

4 Génesis 1:9-10 «Entonces dijo Dios: «Reúnanse las aguas debajo de los cielos en un solo lugar, y aparezca la tierra seca»; y así fue. 10 Y llamó Dios a la tierra seca Tierra, y a la reunión de las aguas la llamó Mares. Y vio Dios que era bueno».

5 Las diferentes opiniones al respecto parecen estar fuera del ámbito de la cuestión.

6 Lange, J. P., Schaff, P., Lewis, T., & Gosman, A. (2008). Un comentario sobre las Sagradas Escrituras: Génesis (p. 168). Bellingham, WA: Logos Bible Software.

7. Easton, M. G. (1893). En Easton’s Bible dictionary. Nueva York: Harper & Brothers.

8 Lange, J. P., Schaff, P., Lewis, T., & Gosman, A. (2008). Un comentario sobre las Sagradas Escrituras: Génesis (p. 168). Bellingham, WA: Logos Bible Software.

9 Sailhamer, J.H., The Pentateuch as Narrative, Zondervan, Grand Rapids, MI, p. 89, 1992

10Lange, J. P., Schaff, P., Lewis, T., & Gosman, A. (2008). Un comentario sobre las Sagradas Escrituras: Génesis (p. 168). Bellingham, WA: Logos Bible Software.

11Mathews, K. A. (1996). Génesis 1-11:26 (Vol. 1A, p. 150). Nashville: Broadman & Holman Publishers.

Dick Harfield

Sí, la Biblia King James (KJV) traduce esto como ‘firmamento’, y la Nueva Biblia Católica Americana (NAB) dice ‘cúpula’ en Génesis 1:6-7:

KJV: Y dijo Dios: «Haya un firmamento en medio de las aguas, que separe las aguas de las aguas». E hizo Dios el firmamento, y dividió las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban encima del firmamento; y fue así.

NAB: Entonces Dios dijo: «Que haya una cúpula en medio de las aguas, para separar una masa de agua de la otra». Y así sucedió: Dios hizo la cúpula, y ésta separó el agua que estaba por encima de la cúpula del agua que estaba por debajo.

Los antiguos creían que esta extensión era una barrera física entre las aguas por encima de la tierra y el agua en la tierra, aunque la lluvia a veces pasaba por esta extensión. En Génesis 1:14-18, el sol, la luna y las estrellas fueron creados y colocados en esta extensión (firmamento/domo).

Diagrama: Firmamento del Antiguo Testamento

Comentarios

  • Hola, Dick. Es posible que quieras incluir alguna imagen. 😉 –  > Por Paul Vargas.
  • @PaulVargas ¡Gracias por una sugerencia tan útil! –  > Por Dick Harfield.
  • ¿Fueron los antiguos los que creyeron que «la lluvia a veces venía a través de esta extensión», o es según tu apreciación? –  > Por Constantthin.
René Nyffenegger

Llegué a la misma conclusión de que el firmamento mencionado en los versículos 6 a 8 está por debajo de los pies de los hombres, pero por encima de un agua, e igualmente me irritó el hecho de que el mismo firmamento se denomine después cielo.

Ahora creo que mi concepto de cielo era erróneo, ya que de alguna manera lo atribuía a un lugar en la parte superior.

Si se toma al pie de la letra, el pasaje indica que Adán y Eva fueron colocados en el cielo cuando fueron creados. Originalmente, antes de pecar, no tuvieron que morir para ir al Cielo.

John Ackerman

Citando a Zacaria Sitchin.

Al darse cuenta de que la palabra hebrea Shama’im se utiliza para hablar del Cielo o de los cielos en general, los redactores del Génesis se esforzaron por utilizar dos términos para referirse al «Cielo» creado como resultado de la destrucción de Tiamat. Lo que separaba las «aguas superiores» de las «aguas inferiores», subraya el texto del Génesis, era la raki’a; traducida generalmente como «firmamento», significa literalmente «brazalete martillado». Luego el Génesis pasa a explicar que Elohim llamó entonces al Raki’a, el llamado Firmamento, Shama’im, «el Cielo» -un nombre que en su primer uso en la Biblia consiste en las dos palabras sham y ma’im, que significa literalmente «donde estaban las aguas». En el relato de la creación del Génesis, «el Cielo» era un lugar celestial específico, donde habían estado Tiamat y sus aguas, donde el cinturón de asteroides fue martillado.

Nadie parece haber tomado nota de esta importante interpretación.

usuario2672

Comentarios

  • ¡Bienvenido a BHSE! Por favor, asegúrese de tomar nuestro Tour. (Ver abajo a la izquierda) Gracias. –  > Por John Martin.
Kore Burgett

https://www.blueletterbible.org/faq/don_stewart/don_stewart_685.cfm

1.La separación inicial del agua por encima y por debajo del firmamento (extensión, cielo, atmósfera) puede referirse al origen de un dosel (Génesis 1:6,7)

2.Génesis 2:5,6 insinúa que en la Tierra primitiva no llovía. Un dosel habría afectado en gran medida los patrones climáticos, limitando muy probablemente las precipitaciones.

3.Durante el gran diluvio, las ventanas o compuertas del cielo se abrieron durante cuarenta días y una noche (Génesis 7:11,12). La atmósfera actual no podría retener suficiente humedad para un diluvio tan prolongado. Por lo tanto, es probable que el cielo fuera diferente en el pasado de manera que pudiera haber incluido un dosel de vapor.

4.Muchas culturas antiguas tienen tradiciones que hablan de un fenómeno de tipo dosel sobre la tierra. El relato babilónico de la creación, Enuma Elish, se refiere a Mummu, que representa la niebla, las nubes o la bruma. Tal vez se trate de una descripción de un dosel.

5.Hay abundantes pruebas de una tierra más cálida en el pasado. Hemos encontrado fósiles de palmeras en Alaska, cocodrilos en Nueva Jersey y madera petrificada en el desierto. Un dosel habría calentado toda la tierra como una manta. El frío y el calor estacionales se mencionan por primera vez después del Diluvio en Génesis 8:22.

6.Un dosel habría aumentado la presión atmosférica, tal vez duplicando su valor actual. Esto puede explicar el misterio de los reptiles voladores, como el pteranodonte con su envergadura de setenta pies. En el mundo actual es dudoso que tales criaturas pudieran volar. Sin embargo, con una mayor presión atmosférica en la época anterior al diluvio, es posible que se impulsaran gracias a la mayor presión atmosférica. Estas magníficas criaturas fueron ciertamente creadas y diseñadas para volar sobre la tierra primitiva.

7.El dosel puede tener la clave para entender la longevidad en las cronologías del Antiguo Testamento, y también el gigantismo de las plantas y los animales en el registro fósil. 8.El aumento de la presión atmosférica puede ser muy beneficioso para la salud, como demuestran los experimentos con la cirugía hiperbárica o de alta presión. A veces se comprueba que el proceso de curación se acelera cuando se somete al paciente a una presión de aire superior a la normal. También es posible que el dosel de vapor haya aumentado la duración de la vida humana al absorber las radiaciones nocivas. El proceso de envejecimiento todavía no se conoce bien hoy en día, por lo que es difícil especular sobre los efectos beneficiosos de un dosel prebendario.

Un indicio bíblico de que un tipo de dosel puede ser restaurado durante los tiempos milenarios se encuentra en el Salmo 148:4,6, que describe las aguas que estarán por encima de los cielos por siempre y para siempre. Isaías también menciona la futura protección meteorológica sobre el monte Sión (Isa. 4:5,6). (Donald B. DeYoung, Weather And The Bible, Grand Rapids, Baker Book House, 1992, pp. 110-112).

Ozzie Ozzie

La palabra «extensión» en Génesis 1:6-8

6.Y dijo Dios: «Haya una expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas».

7.Y Dios hizo la expansión y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban encima de la expansión. Y así fue.

8.Y Dios llamó a la expansión Cielo. Y fue la tarde y la mañana, el segundo día. (ESV)

SEGUNDO DÍA DE LA CREACIÓN

Al comienzo del segundo día de la creación, la superficie de la tierra estaba totalmente cubierta de agua e inmediatamente por encima de ella había un denso dosel de vapor. Dios separó o levantó el denso vapor de la superficie acuosa, creando así una brecha y llamó a la expansión «Cielo». La Biblia NET llama a la expansión «cielo».

MSW

Paz.Génesis 1 es una parábola de la regeneración del hombre en este tiempo venidero. Jesús habló de la «regeneración» del hombre:

Mateo 19:28 KJV (28) Y Jesús les dijo: En verdad os digo que los que me habéis seguido en la regeneración cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

La «extensión» en Génesis 1 es la «audición» expandida de la Palabra de Dios hablada desde el Cielo (en comparación con la palabra de los hombres que descifran las Escrituras). Que haya una «audición» entre las «aguas» de la gente en esta tierra que separe a los creyentes de los incrédulos.

Jesús dijo a menudo «Si alguno tiene oídos para oír», que oiga como se le dará más. El conocimiento de Dios será expandido por la forma en que escuchamos. A los que oyen, se les dará más…. una expansión del conocimiento de Dios…. los misterios del Cielo. Sólo los creyentes entrarán en el conocimiento completo, mientras que los incrédulos tendrán lo que creían que se les había quitado.

Marcos 4:23-25 RVR (23) Si alguno tiene oídos para oír, que oiga. (24) Y les dijo: Mirad lo que oís; con la medida que medís, se os medirá; y a los que oís, se os dará más. (25) Porque al que tiene, se le dará; y al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.

El oír viene por la Palabra (Expresión) de Dios. La fe viene del oír.

Romanos 10:16-17 RV (16) Pero no todos han obedecido al evangelio. Porque Esaias dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? (17) Así que la fe viene por el oír y el oír, por la palabra de Dios.

Esta «palabra» de Dios se encuentra en Génesis 1:6 cuando «Dios dijo …. Que haya una extensión en medio de las aguas…». Es decir, Dios dijo que hubiera una expansión en medio de las aguas.

Génesis 1:6 KJV (6) Y dijo Dios, Que haya un firmamento en medio de las aguas, y que divida las aguas de las aguas.

Las «aguas» en este versículo hablan de personas, multitudes, naciones y lenguas (o idiomas) como las que encontramos en Apocalipsis 17:15.

Apocalipsis 17:15 KJV (15) Y me dijo, Las aguas que has visto, donde se sienta la ramera son pueblos, multitudes, naciones y lenguas.

Que la extensión (el oído) divida las aguas de las aguas. En otras palabras, que el oír la Palabra de Dios hablada desde el Cielo separe a los creyentes de los incrédulos.

La fe viene del oír y el oír viene de la Palabra de Dios… la expresión de que haya una expansión en medio de las aguas.

Las «aguas» que están debajo de la expansión son los incrédulos que oyen pero no tienen fe en lo que oyen. Las «aguas» que están por encima de la expansión son los creyentes que creen en lo que oyen hablar desde el Cielo. Hay una división entre los creyentes y los incrédulos causada por escuchar la Palabra de Dios hablada en Cristo… en verdad y sinceridad.

Génesis 1:7-8 RVR (7) E hizo Dios el firmamento, y dividió lasepartió las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban encima del firmamento: y fue así.

Lo que se oye (la Palabra abierta de Dios) se oye desde el Cielo. Dios llamó a la expansión «Cielo» porque es de allí de donde viene lo que oímos cuando el corazón brilla más y más en el conocimiento de Dios hasta que no hay más oscuridad en el interior (como la luz de 7 días).

(8) Y Dios llamó al firmamento Cielo. Y la tarde y la mañana fueron el segundo día.

Jesús nos habla desde el Cielo….en el Espíritu enviado desde el Cielo….al abrir las Escrituras a nuestros oídos y no debemos apartarnos de Aquel que habla desde el Cielo.

Hebreos 12:25 KJV (25) Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon los que rechazaron al que hablaba en la tierra, mucho más no escaparemos nosotros si nos apartamos del que habla desde el cielo:

Debemos «inclinar» (estirar) nuestro oído («ozen» = amplitud, expandir) y venir a Él y OIR.

Isaías 55:3 RVR (3) Inclina tu oído y ven a mí oye, y vivirá tu alma; y haré contigo un pacto eterno, las misericordias seguras de David.

Dios puso las 2 grandes luces en la expansión del cielo… en la audiencia del Cielo.

Génesis 1:16-17 RV (16) E hizo Dios dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para gobernar el día, y la lumbrera menor para gobernar la noche; hizo también las estrellas. (17) Y las puso Dios en el firmamento del cielo para alumbrar la tierra,

«ESCUCHA» O, Israel….(la extensión de la audiencia del Cielo).

Marcos 12:28 KJV (29) Y Jesús le respondió: El primero de todos los mandamientos es, Escucha, El Señor nuestro Dios es un solo Señor:

La luz mayor es el primer mandamiento y la luz menor el segundo. no hay otro mayor que estos.

(30) Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con todas tus fuerzas: este es el primer mandamiento. (31) Y el segundo es semejante, a saber: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

Cuando Jesús curó a la persona sorda y muda, no es casualidad que mirara al Cielo y dijera «ábrete», ya que nosotros debemos escuchar Su voz que viene del Cielo para que también podamos hablar claramente los misterios del Cielo.

Marcos 7:32-35 RVR (32) Y le trajeron a uno que era sordo y tenía un impedimento para hablar, y le rogaron que le pusiera la mano encima. (33) Y apartándole de la multitud, le metió los dedos en los oídos, y escupió, y le tocó la lengua; (34) Y mirando al cielo, suspiró, y le dijo: Ephphatha, es decir, Sé abierto. (35) Y en seguida se abrieron sus oídos, y se soltó la cuerda de su lengua, y habló claramente.

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu (del Cielo) dice.

Apocalipsis 3:6 KJV (6) El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Ivan Alexander

Una cuestión textual

Génesis 1:6-8 no es una alusión al mundo natural. Sé que hay una tendencia a que cada vez que algo desafía, incluso borra nuestro sentido de la narrativa hay esta tendencia a cerrarse.

En mi caso, sólo utilizo la KJV porque es lo más cercano que tenemos al texto real de los escribas originales. Otras interpretaciones se comportan como trampas porque reflejan el sentido de la interpretación del autor.

En este caso, el autor comienza con la traducción de la ESV, que, en lo que respecta al segundo día de la creación, dice

6 Y dijo Dios: «Hágase una expansión en medio de las aguas, y que separe las aguas de las aguas». 7 Y Dios hizo la expansión y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban encima de la expansión. Y así fue. 8 Y Dios llamó a la expansión Cielo. Y fue la tarde y la mañana, el segundo día.

Desde el principio, esta traducción coloca al lector en una grave desventaja. Utiliza la palabra «expansión», que es una palabra utilizada en la ampliación del contexto en el que la KJV emplea «firmamento» (7549-7554; los números de la Concordancia de Strong de Génesis 1:7 están entre paréntesis desde la base hasta la raíz). Donde, dado el elemento más complejo de firmamento es en su raíz (7554). Es allí donde encontramos que firmamento es, en el hebreo raqa` (raw-kah’), y alude a la acción de «golpear la tierra (en señal de pasión); por analogía, expandir (martillando)».

Los autores de la versión inglesa entienden que el uso de «expanse» alude a un «dosel». En este contexto, «expanse» no se traduce bien. La noción de un dosel, sugiere una estructura estática, y por lo tanto no hay eficacia subyacente. Con «expanse» no hay acción «para golpear la tierra (como signo de pasión)». Aunque el dosel apela a ser un «arco visible en el cielo», sin embargo, ¿cómo se calcula la eficacia dentro del uso de la KJV de firmamento (7554), en el que existe la acción de «golpear», ya que se refiere al firmamento?

Más aún, el autor de la pregunta se pregunta si firmamento significa lo mismo en todo Génesis 1:6-8. Lo que le preocupa es que Dios llame al firmamento «Cielo» (Génesis 1:8).

Lo que revelamos aquí es cómo el «firmamento» es una característica o herramienta que Dios emplea para aclarar la naturaleza de las aguas. No se trata simplemente de que haya agua por encima y por debajo del firmamento. Más bien, dado que Dios hace y afirma el intento de «dividir» las aguas, la inferencia es que estos cuerpos de agua son distintos entre sí. Como las consideramos aguas etéreas y efímeras.

El Firmamento: El instrumento de Dios

El firmamento es un dispositivo empleado por la Divinidad. Es, en sí mismo, de su propia significación. Sólo una vez que Dios establece el firmamento, se da cuenta de su empleo único al nombrar el firmamento «Cielo» (Génesis 1:8).

Ante todo, debemos saber que la creación bíblica es una creación metafísica. Es metafísica, en el sentido de que, desde el Primer hasta el Sexto día de la creación, la preocupación de Dios es nombrar todo lo que existe. Es decir, la creación bíblica busca imprimir en el lector el poder de la palabra. En este sentido retomamos los acontecimientos que tienen lugar en el Segundo Día de la creación (Génesis 1:6-8), cuando

6 …Dios dijo: «Que haya un firmamento en medio de las aguas, y que separe las aguas de las aguas». 7 Y Dios hizo el firmamento, y dividió las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban encima del firmamento; y fue así. 8 Y llamó Dios al firmamento Cielo. Y la tarde y la mañana fueron el segundo día. (Génesis 1:6-8)

El «firmamento» no es un cuerpo de tierra. Este firmamento no es una alusión a una isla, continente o a Pangea. Un cuerpo de tierra no responde a las preocupaciones del «firmamento» (Génesis 1:6-8), porque Pangea no separa la atmósfera de los lagos, arroyos y océanos. Una masa de tierra no separa las aguas de arriba de las de abajo, sino que simplemente exagera lo que constituye las aguas de abajo. Cuando, por ser un cuerpo de tierra, en lugar de ser un océano continuo, hay afluentes, lagos y arroyos. Y así, a causa de la evaporación y la condensación, resolvemos que Dios no está hablando de un firmamento natural.

Si queremos ahondar en la sustancia del segundo día de la creación (Génesis 1:6-8), es necesario que empecemos por despojarnos del barniz natural. Nos abre el camino el verbo «hizo» (Génesis 1:7). En el contexto de Génesis 1:7, hecho (6213) es, en hebreo `asah (aw-saw’). Este contexto de hecho (6213) es una raíz primitiva. Es decir, se trata de la eficacia de la palabra hecho (6213) desde el principio.

En este contexto, hecho (6213) significa, «en el sentido más amplio», «hacer o fabricar». Lleva los sinónimos de «realizar», «adelantar», «designar», etc. En estos ejemplos resolvemos que hecho (6213) tiene la eficacia de hacer o juntar cosas, un instrumento nacido de elementos que ya existen. Y en este sentido de hecho (6213), Dios unió las cosas para hacer el firmamento.

Así, en Génesis 1:7 leemos

7 E hizo Dios el firmamento, y separó las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban encima del firmamento; y fue así. (Génesis 1:7)

Es mejor reconocer esto como el efecto el herramienta nacido del deseo de la Divinidad de elaborar un instrumento para dicho propósito de «dividir las aguas». La Escritura nos da a conocer el deseo de Dios cuando Él:

6 …dijo: «Que haya un firmamento en medio de las aguas, y que divida las aguas de las aguas». (Génesis 1:6)

La inferencia es que el primer firmamento (Génesis 1:6), es una alusión a un efecto que aclara. Mientras que el último firmamento (Génesis 1:6) es el objeto que Dios previó para hacer la aclaración pretendida. Lo que debemos entender en el deseo (Génesis 1:6) de que se haga realidad (Génesis 1:7), es eso, lo que se refiere a las aguas y al firmamento. Lo que Dios pretendía al dividir las aguas (Génesis 1:6), fue aclarar lo que existía en y desde el Principio (Génesis 1:1).

Es decir, aquí mismo, la implicación es que no sólo existe el hombre, como varón y mujer, como seres físicos. Sino que también lo son todos los demás seres vivos. Con el verbo hizo (6213; Génesis 1:7) nos damos cuenta de que Dios no está «creando» algo, en lo que se requiere que Él le «insufle» vida. En cambio, Dios emplea un «firmamento» con el propósito de aclarar lo que ya existe.

El asunto de la imagen pilar

Dado que Dios busca aclarar y no crear. Es mejor que prestemos atención al propio firmamento. Dentro del contexto lo encontramos en Génesis 1:6-8, firmamento (7549-7554). Dentro del hebreo, firmamento, es raqiya` (raw-kee’-ah) (7549), y significa «una extensión». En esencia, es es un «arco visible del cielo». Esta alusión es esencial para calcular la metafísica de lo que ocurre en el segundo día de la creación. Lo que conlleva un «arco visible» es la expectativa de que haya puntos finales, o pilares que el arco salva. Nuestro reto es articular los pilares sobre los que se apoya el arco y la brecha que salva.

Para ver el firmamento (7549) con mayor plenitud, debemos ahora retomar su eficacia (7554). Para comprender su eficacia debemos entender la finalidad de este arco. Para ello nos dirigimos a su raíz (7554; Génesis 1:7). En hebreo, la raíz de firmamento (7554; Génesis 1:7) es raw-kah’y significa «golpear la tierra (en señal de pasión)». Como su propósito más amplio es «expandirse (mediante el martilleo)». La razón por la que estas son concepciones difíciles de una eficacia, es porque las analogías e implicaciones aluden a acciones, cuando entendemos el firmamento como un elemento fijo.

¿Cómo conciliamos entonces estas eficacias? Cómo conciliamos este firmamento (Génesis 1:7) con las acciones de que pueda «golpear la tierra», y que golpee la tierra «como señal de pasión», es teniendo en cuenta que, como herramienta o dispositivo empleado, el firmamento no es en sí mismo el fin. Es la alusión a un fin. Es decir, este firmamento alude a lo que Dios emplea como «firmamento». Y que, lo que Dios emplea se asienta dentro de estas aguas efímeras y etéreas como un «arco en el cielo».

Asentando el Firmamento: El asunto de los Diez Mandamientos

Siendo la creación bíblica metafísica, la implicación es que lo que ocurre en el segundo día de la creación es una alusión a algo. Y lo que alude encarna los Diez Mandamientos.

Si hemos de conciliar todo lo que ocurre en el segundo día de la creación (Génesis 1:6-8) con los Diez Mandamientos, entonces nos corresponde dar cuenta de todo lo que debemos resolver. Conscientes de que el firmamento (7549-7554; Génesis 1:7) es una gran extensión, metafóricamente un «arco visible en el cielo». No sólo debemos contar con el arco, sino también con los pilares sobre los que se apoya el arco, ya que entonces nos permite apreciar el abismo salvado.

En segundo lugar, hay que contar con que lo que sirve de metáfora al firmamento (7549-7554), aunque «fijo» y «sólido», tiene una naturaleza activa con propiedades no sólo de «golpear la tierra», sino de «expandirse» «a martillazos». Como veremos, las inferencias que se desprenden de esta propiedad activa de expandir la extensión a golpe de martillo, se centran en lo que significa ampliar y, por tanto, iluminar.

Por último, nos corresponde hacer una aplicación para ver, presenciar y experimentar mejor la totalidad de lo que la Divinidad pretendía con los efectos nacidos en el segundo día de la creación (Génesis 1:6-8).

Mediante las etimologías que siguen a las palabras hecho (6213; Génesis 1:7) y firmamento (7549-7554; Génesis 1:7), Dios se esfuerza por aportar claridad a las aguas primordiales. Primordiales, en el sentido de que estas aguas tienen una existencia en sí mismas, que son Eternas. Lo que esto infiere, en lo que respecta al hombre y al Universo natural, es que todo efecto físico ya existe. Y por todo lo que hay que ser, estar en existencia. Lo que Dios está haciendo aquí es establecer la regla o ley por la que el hombre ha de contar con todo lo que Dios va a asignar una esencia.

El modo en que Dios asigna una esencia a algo, es en el mismo sentido en que el hombre asigna una esencia a todas las cosas. Es el poder principal que afecta al hombre como imagen de Dios, pero que no es Dios. Todo tiene una existencia. Sean animadas o inanimadas, efímeras o etéreas, todas las cosas tienen una existencia. Sin embargo, no atienden a tener una esencia hasta que asignamos al objeto o experiencia un nombre. Una vez que le asignamos un nombre a la entidad, es cuando sacamos al objeto del olvido, a la realidad que hemos formado, una realidad nacida de los nombres que hemos asignado a las cosas que para nosotros tienen una esencia.

Cuando se observa el resto de la creación, en la estela del Segundo Día de la creación, lo que se descubre es que la palabra hecha (6213) está a lo largo de cada día. Salvo lo que ocurre en el quinto día de la creación (Génesis 1:19-23), en el que Dios «creó» los peces y las aves, en todas las demás partes aparece el verbo hacer (6213). La excepción de los peces y las aves de corral se debe a que estas entidades no son tan evidentes en la vida cotidiana del hombre. En el caso de las aves, se necesita una paciencia especial y aguda para observar cómo se comporta cada especie de ave en su entorno. Cuando se trata de los peces del mar, el hombre debe confiar totalmente en su imaginación hasta que la tecnología le permita estudiar la vida marina de cerca. Por eso hay una diferencia en el uso de «hecho» y «creado».

Llamamos la atención sobre esto para poder asentar mejor las acciones de Dios que asientan la Creación de la Biblia como algo abrumadoramente metafísico. Y lo que lo hace metafísico es que en cada día, después del Segundo Día, el esfuerzo de Dios es asignar un nombre a todo lo que ya existe. La implicación para el hombre es que para desentrañar los misterios que hay detrás de cada especie de ser vivo, asegurando su inteligencia con un nombre. En cada caso se acerca a la inteligencia del Creador de todas las cosas.

Esta es la razón que subyace a todo lo que ocurre en el Segundo Día. Es en el Segundo Día cuando Dios establece la ley por la cual, si el hombre la observa, crea para sí mismo los medios y el camino para desentrañar los misterios del Universo. La Ley. o código de la ley, que sirve para crear las condiciones y climas espirituales por los que el hombre desbloquea los misterios del Universo son los Diez Mandamientos.

Con esto, estamos mejor ahora para establecer el firmamento. Conscientes de que el firmamento (7549-7554; Génesis 1:7) es una gran extensión, en esencia, un «arco visible en el cielo», la cuestión pasa a ser cuáles son los pilares que le sirven de extremos, y cuál es el abismo que salva el arco. En cuanto a los pilares, son una composición de los Diez Mandamientos. Jesús crea para nosotros los medios sobre cómo dividirlos mejor, al responder a la preocupación de un fariseo sobre cuál es el gran mandamiento:

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. 38 Este es el primer y gran mandamiento. 39 Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. (Mateo 22:37-40)

En Mateo 22:37-40, Jesús despliega una forma de ver el Decálogo. Es una visión que nos hace recordar el Segundo Día, ya que Jesús desglosa los mandamientos en dos códigos, el primero donde amamos a nuestro dios; el segundo en cómo amamos a nuestro prójimo. Es el asunto que «cuelgan» es donde entretenemos el firmamento, ya que el firmamento sirve para atar los dos códigos de la ley. Y al servir de estructura sobre la que todo pende, el firmamento también nos sirve para presenciar la acción de «golpear la tierra».

Jesús alude a este «golpeteo» cuando declara cómo cuelgan toda la ley y las palabras de los profetas. Consciente de que, dentro de la etimología del firmamento, este golpeteo, se refiere a «un signo de pasión». Dentro de la concepción de los Diez Mandamientos, es que se trata de un corpus de ley que toma la medida de todas las leyes, enseñanzas, mandamientos, y declaraciones. Este sentido de «colgar», es que el Espíritu de los Diez Mandamientos sirve para determinar la veracidad de todo efecto espiritual del hombre, sea de palabra o de obra. No se realiza tal pasión más que en el servicio y la adoración del hombre a su dios. Tal servicio y adoración da testimonio de la unión de matrimonios, así como de su disolución; de la construcción de naciones, culturas y civilizaciones, así como de su caída. Y nos hacemos conscientes de tal pasión, dado que se convierte en el medio por el que desvelamos el firmamento en medio de las aguas.

Teniendo en cuenta lo que Jesús nos revela en Mateo 22:37-40, es mejor que ahora establezcamos el firmamento y los pilares sobre los que se apoya. Donde hemos de amar a nuestro Dios con todo nuestro corazón, es donde Jesús alude a los cuatro primeros mandamientos: el pilar espiritual o etéreo. Donde Jesús revela que el segundo se asemeja a éste, y por lo tanto es un complemento del primero. Lo que fundamenta el segundo, nos dice Jesús, es hacer a nuestro prójimo lo que quisiéramos que hiciera con nosotros–el pilar secular o efímero. Este pilar está compuesto por los últimos cinco mandamientos, empezando por el sexto (Éxodo 20:13).

Ahora, con nuestras columnas, tenemos los medios para asentar el firmamento. Separar las aguas de arriba de las de abajo, la metáfora del firmamento que Dios estableció en el Segundo Día, preside el Quinto Mandamiento (Éxodo 20:12). Es ese mandamiento en el que Yahveh ordena a cada hijo con el mandato de:

12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Yahveh tu Dios te da.

Ahora, con el Quinto Mandamiento (Génesis 20:17) como nuestro firmamento (extensión), habiendo establecido lo que sirve como sus pilares que lo contamos como «el arco visible» en el cielo. Podemos responder mejor a cómo la familia es el «arco visible en el cielo», comprendiendo el abismo que este firmamento salva. Y el abismo que la familia salva es el que existe entre el cielo y la tierra.

La familia: La metáfora del firmamento

Es el Espíritu de los Diez Mandamientos que encontramos establecido desde el principio. Es en el séptimo día cuando Dios establece el sábado (Génesis 2:1-3). Y porque es desde el principio, Dios hace, no sólo la observancia del sábado obligatoria para todos los hombres y pueblos. Sino a todo el Decálogo. Y ningún hombre o pueblo participa de la observancia del Decálogo más que como padre y madre.

Cuando participamos en la tierra como padre y madre, es cuando participamos en el sábado sin cesar. Como padres, servimos a nuestros hijos como puente, o «firmamento», entre el ayer y el hoy, lo que no se ve y lo que se ve. Como padre y madre, tenemos la obligación de revelar y vincular a nuestros hijos a las luchas y sacrificios de los padres ancestrales. Cuando, al vincularlos, somos nosotros los que debemos imprimir en nuestros hijos las creencias y lecciones por las que vivieron sus padres, y contar esos espíritus con la forma en que debemos entrar y habitar en el mundo presente.

En lo que respecta al mundo actual, nuestra obligación como padres es atar a nuestros hijos a las costumbres y creencias que los ciñen a por qué no deben codiciar; por qué está mal mentir; por qué está mal robar; por qué está mal cometer adulterio; y por qué es espiritualmente fatal asesinar. Este último mandamiento es de especial importancia, ya que quitarle la vida a otro hombre implica haber convertido a Yahveh en adversario. La venganza es para el Señor. Y no hay mayor vengador para el asesinado que el propio Yahveh.

Golpeando y expandiéndose: La actividad del firmamento

Teniendo a la familia como metáfora del firmamento, estamos ahora en condiciones de retomar la actividad del firmamento para «golpear» y «expandir». Volviendo al tema de la etimología, encontramos el principio activo de toda palabra bíblica en su raíz. Cuando se trata de «firmamento», en su base (7549; Génesis 1:7), alude a una extensión que tiene la apariencia de un arco visible en el cielo. Mientras que, en cuanto a la eficacia que sigue a este arco visible, en su raíz (7554) lleva la eficacia «de golpear la tierra (como signo de pasión)», y «por analogía de expandirse (por martilleo)».

La cuestión es que lo que nos sirve de «arco visible» es el Quinto Mandamiento (Éxodo 20:12), ya que es este mandamiento el que une el Cielo (las aguas de arriba, los cuatro primeros mandamientos) y la tierra (las aguas de abajo, los cinco últimos mandamientos). Para ver los principios activos del firmamento, debemos notar primero que existe el literal «golpeteo de la tierra», que lleva la analogía de que al final de una labor tan intensa, hay un ensanchamiento, o continuación de lo que se ha establecido.

La forma en que llegamos a esto es considerando el testimonio de Salomón en lo que respecta a su padre y a su madre. Al testificar a su padre y a su madre, en el 4º capítulo de Proverbios, Salomón declara

3 Porque yo era hijo de mi padre, tierno y único amado a los ojos de mi madre. 4 También me enseñó y me dijo: Retenga tu corazón mis palabras; guarda mis mandamientos y vive. (Proverbios 4:3-4)

Lo que Salomón nos presenta en Proverbios 4:3-4, es lo que son las funciones providentes de un padre y una madre. En el cumplimiento de sus funciones como complementos del pilar, lo que observamos es que la función providente, la única función de una madre, es la de inculcar a sus hijos a su padre, y cómo están a la vista de su padre. La razón, es que, una vez asentado en este conocimiento, el niño se encuentra entonces en un lugar espiritual donde está listo para recibir el golpear de su padre, las enseñanzas, instrucciones y mandamientos por los cuales el niño debe vivir y tener vida.

Hay un concepto más amplio de esto, ya que se refiere a la novia y al novio, con respecto a la iglesia y a Jesús, un paralelo que se hace claro cuando consideramos la función providente del padre.

En cuanto al padre, ahora se ve reforzado por su madre, Betsabé, en cómo David, el rey de Israel es su padre, y cómo David lo amaba. Salomón testifica entonces de su padre que «Él también me enseñó, y me dijo: Retenga tu corazón mis palabras; guarda mis mandamientos, y vive» (Proverbios 4:4).

Es en lo que Salomón revela de su padre, que nos presenta ese elemento transitorio abierto a golpear. Conscientes de que al honrar a nuestro padre y a nuestra madre nos reconocemos en presencia de nuestro padre y de nuestra madre, la extensión que une el cielo y la tierra. Sirven como nuestro firmamento para tender un puente entre lo que no se ve, lo que concierne a nuestro pasado ancestral, y el mundo actual. Donde nuestra madre sirve como la fuente de la que recogemos la seguridad de quién es nuestro padre. Es nuestro padre quien nos sirve de fuente de fuerza en cuanto a cómo debemos entrar en el mundo para poder vivir.

En cuanto al martillares un trabajo de nuestro padre. Se trata de un esfuerzo para enderezar el camino de la justicia. Nuestra madre es la fuente de una verdad, y lleva la obligación de la misma. No hay nada sobre lo que «machacar», dado que todo su esfuerzo es entrenar continuamente nuestros ojos en nuestro padre.

Es en este sentido que una madre prevalece como la iglesia, la sinagoga, o la mezquita dentro del hogar, en que, es la obligación de la sinagoga, la iglesia, y la mezquita para entrenar los ojos de sus respectivas congregaciones en su SEÑOR, si su SEÑOR es Moisés, Jesús, o Muhammad. Es Moisés, Jesús o Mahoma porque es por sus espíritus, es por sus enseñanzas y mandamientos que nos encontramos entregados a los dioses llevados en y por sus espíritus.

De estos ejemplos de la novia y el novio resolvemos que es el padre quien sirve como legislador dentro del hogar. Es el padre quien prevalece como fuente de revelación y verdad dentro del hogar, ya que es él quien asume el papel de quien funda una religión. Salomón nos revela cómo su padre David desempeñó tal función, en la admonición de su padre de «guardar mis mandamientos, y vivir» (Proverbios 4:4).

Y así, es con el padre que observamos quien hace el martilleo. La razón por la que habría necesidad de un martilleo es porque es el padre el que determina si el Espíritu del SEÑOR prevalece en su casa, o el mamón. Si las enseñanzas y los mandamientos del padre están en armonía con el espíritu del SEÑOR, entonces él sirve como el proverbial martillo en su casa. Un martilleo cuyos efectos atestiguamos en los hijos del padre, ya que ellos son la extensión. Siendo esta extensión el resultado del martilleo del padre, que es su esfuerzo por formar a sus hijos en el Espíritu de Yahveh.

Sin embargo, si las enseñanzas y los mandamientos del padre chocan con los espíritus del SEÑOR, entonces hay causa y necesidad de golpear al padre. Y la necesidad de golpear al padre se centra en la urgencia de que se arrepienta, y por lo tanto ponga su rostro en el SEÑOR para que se corrija a sí mismo y por lo tanto a los espíritus que lo animan. Desde entonces él es mejor en la formación de sus hijos en el camino del SEÑOR. Pero para tal padre, si ha de haber una expansión de sus hijos en sus generaciones, entonces tiene que ser poco a poco, ya que cada generación debe aprender de los errores de su padre ancestral.

Con esto, ahora que hemos resuelto cómo, como encarnación del Quinto Mandamiento, la familia sirve de «arco en el cielo». Estamos mejor para observar el principio activo que tiene lugar en el interior, que es el golpeo. Ahora estamos mejor para establecer cómo este firmamento sirve para separar las aguas superiores de las inferiores.

El Primer y Gran Mandamiento: Una práctica

Es una revelación que nos sirve para desvelar que, aunque el firmamento sí separa las aguas de arriba de las de abajo. No significa que no sea posible cruzar, o atravesar las aguas.

Aquí es donde entramos para ver cómo los acontecimientos del Segundo Día, se centran en los esfuerzos de Dios por traer claridad a las aguas Eternas que son el Decálogo. Al entrar, es para preguntar: ¿Cómo «atravesamos» las aguas? ¿Cómo nos encontramos ascendiendo desde las profundidades de las aguas de abajo para ascender al cenit que son las aguas de arriba? Todo se centra en si codiciamos.

Si y cuando codiciamos, lo que hacemos, es que nos establecemos en transgresión con el SEÑOR. Lo específico de lo que hacemos cuando codiciamos, es que nos declaramos un dios que creemos que vale la pena servir. Tal dios toma un número infinito de posibilidades, ya que se deja a la imaginación del individuo en cuanto a lo que es su dios, y cómo este dios llega a su posesión.

El predicado para la existencia de este dios es que es algo que hemos percibido y por lo tanto anhelamos poseerlo. Cuando tal pasión llega a su punto máximo, que nos abriríamos a hacer cualquier cosa bajo el sol para conseguir aquello que deseamos. Es entonces cuando codiciamos, ya que es entonces cuando nuestro «anhelo» asiste ahora como un dios.

Es en este mismo momento que ascendemos al cenit de las aguas sobre el firmamento, donde profundizamos nuestra transgresión con el SEÑOR. Avanzamos o afianzamos nuestra transgresión en el sentido de que hemos tomado para nosotros un dios que no es Dios, y por lo tanto contravenimos el Primer Mandamiento (Éxodo 20:3), en el que el SEÑOR nos ordenó con el mandato de:

3 …no tener otros dioses delante de mí. (Éxodo 20:3)

Ahora, al atravesar, habiéndonos reconciliado con nuestro recién fundado dios. Volvemos a descender a las profundidades de las aguas bajo el firmamento. Habiendo atravesado las aguas, ahora volvemos a las profundidades de las aguas de abajo. Ahora nos encontramos en el umbral de cómo podemos entretenernos con lo que queda de los últimos cinco mandamientos para poder tomar posesión de nuestro Dios. ¿Damos falso testimonio (Éxodo 20:16); robamos (Éxodo 20:15); cometemos adulterio (Éxodo 20:14); cometemos asesinato (Éxodo 20:13); o hay alguna combinación ordenada de todos ellos.

Y la razón por la que nos valemos de tales elecciones, es porque cuando un hombre se forja para sí mismo un dios, si su artificio es vivir y tener vida en su vida. Es un dios que necesita desesperadamente mandamientos y enseñanzas que lo hagan real y espiritualmente aceptable. Es por esta razón, que el primero de todos los mandamientos, por el cual vienen los artificios, es el Diez Mandamiento. Aquel en el que el SEÑOR nos ordena con el mandamiento «No codiciarás» (Éxodo 20:17). Mammon nos ordena con su mandamiento «Codiciarás», es decir, si es posible que alguna vez realicemos ese dios que buscamos.

Así que, en conclusión en cuanto a lo que la palabra «expansión». Debemos saber desde el principio que es una mala elección de palabra, dada la etimología que fundamenta la palabra firmamento. Sin embargo, teniendo la familia como metáfora, el firmamento alude al Quinto Mandamiento. En el segundo día de la creación, la razón por la que Dios establece un firmamento en medio de estas aguas primordiales espirituales, es para aportar claridad a su naturaleza. En nuestro ejemplo de atravesar las aguas, vemos cómo el firmamento asiste como un imperativo, ya que, en su ausencia, no hay medios para que podamos discernir cuándo hemos infringido los mandamientos del Señor y dónde nos encontramos en el ámbito de tal infracción.

Sobre esta base resolvemos por qué Dios llama al firmamento «Cielo». Ya que esta es la esperanza de toda unión de padre y madre, que en su hogar el espíritu que prevalece es el Espíritu del SEÑOR.

Comentarios

  • (-1) Me doy cuenta de que pretendes actualizar esto, pero después de cinco párrafos de escritura aún no has llegado a la pregunta del OP, ¡que es la parte importante! Te sugiero que vuelvas a escribir esto para centrarte en la pregunta real que se ha formulado. Tal vez usted podría «hacer» una nueva pregunta sobre los otros versos que está queriendo escribir, ya que no son realmente en el ámbito aquí. –  > Por Steve Taylor.
  • Steve Taylor, mucho de lo que creemos saber sobre este tema es una completa basura…a saber, si el firmamento es para dividir las aguas superiores e inferiores, entonces no puede ser un cuerpo de tierra dado que los procesos de clima, evaporación y condensación aseguran que un cuerpo de tierra no puede servir como «firmamento». …además un firmamento no es «creado» Dios «puso» un firmamento, lo que significa que existe en sí mismo…llamarlo «cielo» significa que sirve para un propósito único en la división de las aguas…así que por favor tenga cuidado en presumir lo que es, y no es relevante…algunas cosas toman tiempo… –  > Por Ivan Alexander.
  • ¿Qué he presumido? Sólo digo que esto no es una respuesta real a la pregunta. Es más bien un divague de pensamientos relacionados. –  > Por Steve Taylor.
  • Y lo que estoy diciendo es que hay tanta suciedad que hay que atravesar para incluso apelar al Segundo Día de la creación… No hay absolutamente ningún beneficio en que yo entre en el tema bajo el auspicio de «todo lo que te han enseñado está equivocado… la creación de la Biblia es una creación metafísica» sin ninguna evidencia para afirmar esa afirmación. Si me encontrara con eso, incluso le bajaría 10 puntos a esa respuesta por no establecer la base en la que el intérprete se entretuvo con la exégesis…. No voy a fallar en hacer relevante y sustantivo todo lo que expongo… se lo debo al lector… –  > Por Ivan Alexander.